Mises Wire

Home | Wire | El REAL ID significa un Leviatán real

El REAL ID significa un Leviatán real

  • license

Etiquetas El Estado policialHistoria de EEUU

11/22/2021

Las molestias de los edictos gubernamentales, por insignificantes que sean, desafían mi equilibrio emocional de una manera diferente a los diversos caprichos de la vida. Claro que no quiero experimentar algo como un pinchazo, pero tampoco quiero ocuparme de tareas inútiles requeridas para satisfacer un capricho del Estado, aunque, en el balance, lo primero lo acepto como un mosquito en una calurosa noche de verano, mientras que lo segundo me duele como un martillo en el pulgar.

Robert Higgs escribió Crisis y Leviatán una docena de años antes del 9/11, una crisis que envalentonó al indomable Leviatán. En el libro, Higgs detallaba cómo el Estado utiliza las crisis para arrogarse poderes y abolir derechos, una tesis que es aún más cierta hoy. Y un repaso a la historia confirma que los acontecimientos que el gobierno llamaba antes crisis no eran amenazas existenciales; nunca lo son. Sin embargo, ante la evidencia, el Leviatán nunca se desprende de lo que ha robado.

El 9/11 vio cómo los aviones se estrellaban contra los edificios, un retroceso de la política exterior americano. Las imágenes de edificios en llamas y derrumbándose, así como la visión de personas que elegían una muerte segura por un salto antes que una muerte segura por un incendio, crearon los elementos visuales para justificar todas las respuestas del gobierno. La mayoría de los ciudadanos se reunieron al llamado de la trompeta política y permitieron, y muchas veces alentaron, lo que se consideraron guerras de venganza.

Pero la guerra no se libró sólo contra los adversarios extranjeros del gobierno, sino también contra los americanos de a pie. La crisis nos dio las leyes USA PATRIOT (Uniting and Strengthening America by Providing Appropriate Tools to Restrict, Intercept and Obstruct Terrorism) y el Homeland Security Acts, proteínas para un Leviatán en crecimiento, con ambas leyes anulando porciones significativas de nuestros derechos naturales y constitucionales.

Además, con el pretexto de luchar contra las supuestas amenazas existenciales en casa, el gobierno aprobó la Ley de Identificación Real (REAL ID Act) para imponer un documento de identificación federal que distinguiera a los amigos de los enemigos. El argumento era que el federalismo es ineficaz contra los adversarios comprometidos, ya que los estados son incapaces de expedir correctamente los documentos de identidad. Sólo DC podía mantener los cielos y otros lugares seguros. Estábamos en una crisis. La ley era necesaria, y lo era de inmediato.

Las Leyes Patriota y de Seguridad Nacional se aprobaron poco después del 9/11. Los defensores de la libertad —al menos los que no estaban bajo el hechizo de la luz de gas del gobierno— se opusieron a las leyes. Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos permitió que el ataque bipartidista a la libertad se impusiera.

Con la ley REAL ID, nos encontramos a cuatro años del 11 de septiembre, por lo que hubo una disidencia adicional, suficiente para que el Estado procediera con cautela.

Estamos en 2021, veinte años después de la crisis, veinte años después del pánico y veinte años sin un ataque similar. Sin embargo, la fecha límite para el pleno cumplimiento de la ley REAL ID sigue siendo el futuro: la nueva fecha es 2023, veintidós años después del suceso. Sin embargo, como necesitaba renovar mi licencia de conducir, y como me gusta viajar en avión, decidí obtener una que cumpliera con la ley. ¿Por qué? El permiso de conducir de Ohio tiene una validez de cuatro años, mientras que la fecha límite para obtener un documento de identidad conforme es de dos años.

Y luego el martillo a mi pulgar. Para obtener la licencia, tenía que conseguir copias de mi tarjeta de la Seguridad Social y de mi certificado de nacimiento, que no poseía. No son tareas fáciles. Claro que se pueden conseguir por Internet. Pero, ¿a quién le gusta perder tiempo y dinero en los sitios web y las tasas del gobierno? A mí, desde luego, no.

Así que mi equilibrio se vio sacudido por la necesidad de obtener un documento de identidad que cumpliera con los requisitos para hacer frente a una crisis que ocurrió hace décadas. De hecho, ocurrió años antes del nacimiento de muchos de los que ahora están obligados a obtenerlo. Lamentablemente, la mayoría de ellos no tienen conocimiento de la ley y de por qué se aprobó. Sólo saben que los DMV de Ohio ofrecen dos tipos de permisos de conducir, uno de los cuales será necesario para volar.

Sin embargo, el DNI nunca fue realmente necesario, lo cual es evidente, ya que todavía no es obligatorio. Si la ausencia de documentos de identidad conformes fuera el medio que empleaban los terroristas para eludir la detección y secuestrar aviones, su cumplimiento no habría sido obligatorio para que entrara en vigor dentro de dos años, sino que habría sido exigido por la ciudadanía incluso antes de que se aprobara la ley en 2005. Los aviones no han sido secuestrados y el documento de identidad es inútil, pero al Leviatán no le importa. Para volar después de marzo de 2023, hay que cumplir con la ley.

Mientras que el 9/11 se olvida en su mayor parte, una trompeta ensordecedora anuncia la presencia de otras supuestas crisis, como el covid y el cambio climático. El Leviatán está ahora emocionado y alentado por las posibilidades de nuevas reglas y nuevos documentos de identidad, ninguna de las cuales es una solución a los problemas, reales o no.

Si bien el REAL ID me magulló el pulgar, las acciones actuales y propuestas del Estado son dolores severos para mi corazón. Si no defendemos la libertad desafiando y exponiendo las maldades del estado, especialmente durante los tiempos de supuestas crisis, podemos encontrarnos en 2043 usando máscaras y mostrando tarjetas de vacunas con la misma indiferencia que mostramos hoy en día al rastrear los certificados de nacimiento y las tarjetas de la Seguridad Social-oh, es sólo la vida.

Author:

Jim Fedako

Jim Fedako, a business analyst and homeschooling father of seven, lives in the wilds of suburban Columbus. Send him mail.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire