Mises Wire

Home | Wire | El mito de Wakanda: cómo Hollywood distorsiona el legado del colonialismo

El mito de Wakanda: cómo Hollywood distorsiona el legado del colonialismo

  • wak

Etiquetas Medios y CulturaPobrezaHistorial Mundial

10/07/2020

La película Pantera Negra es una de las más rentables de los últimos años, con ingresos superiores a 1.300 millones de dólares en taquilla. Además, algunos esperan que a la secuela le vaya aún mejor. En todo el mundo, el público fue cautivado por el glamour de Wakanda, un sofisticado Estado africano no tocado por el colonialismo. Simbólicamente, Wakanda tiene un inmenso atractivo para los negros. Para muchos, Wakanda es una encarnación del logro negro en ausencia de la influencia occidental. Demostrando el éxito de un país negro no contaminado por los europeos, la película afirma la narración de que la interferencia occidental intimidó las perspectivas de África. Adam Serwer, escribiendo en el Atlantic ilustra la popularidad de esta presunción: «Pantera Negra es una carta de amor a las personas de ascendencia africana... Sus actores, su diseño de vestuario, su música y otras innumerables facetas de la película proceden de todo el continente y su diáspora, en una celebración de ciencia ficción del país imaginario de Wakanda, una utopía de alta tecnología que es una manifestación ficticia del potencial africano no limitado por la esclavitud y el colonialismo». A nivel emocional, ofrece a las personas de ascendencia africana la oportunidad de reimaginar su lugar en el mundo. El único problema con esto es que el Pantera Negra es un dudoso contrafactual.

Las películas rara vez son históricamente correctas; sin embargo, Pantera Negra fue creada para desafiar las inexactitudes sobre los negros. Por lo tanto, esta película y las adaptaciones posteriores deben tener como objetivo presentar una interpretación realista de la historia. Si todavía viviéramos en una época en la que las películas se vieran sólo como entretenimiento, entonces no habría necesidad de discutir las falacias de Pantera Negra. Sin embargo, por desgracia, varios comentaristas piensan que deberíamos aprender de las películas basadas en supuestos poco fiables. De acuerdo con la historia de Pantera Negra, Wakanda es una nación aislada cuya riqueza se debe a un metal extremadamente poderoso conocido como vibranium. Para proteger sus recursos de las invasiones extranjeras, Wakanda estableció una tecnología de camuflaje para ocultar la nación del mundo exterior. Pero Wakanda es una anomalía como la descrita por Mariama Soy y Amadou Sy en un artículo reciente: «Debido a su autoaislamiento, Wakanda parece tener un modelo económico donde no comercia sus recursos naturales con el resto del mundo: Vive en la autarquía e invierte fuertemente en tecnología». En la vida real, Wakanda sería Liberia, no Singapur, porque las naciones aisladas son a menudo pobres y atrasadas. Como señala un estudio histórico: «El crecimiento puede ser alcanzado por todos o prácticamente todos los países que siguen un conjunto razonable de políticas políticas y económicas, incluyendo la paz civil, la adhesión básica a los derechos políticos y civiles, y una economía abierta, a través de la ausencia de cuotas comerciales, monopolios de exportación o divisas incontrovertibles. Todos los países que siguieron esta pauta lograron entre 1970 y 1989 un crecimiento per cápita del 2% anual de mayor».

Contrariamente al mensaje de Pantera Negra, los poderosos imperios africanos nunca fueron aislacionistas. Axum, un gran imperio africano en la antigüedad, por ejemplo, fue una gran potencia comercial. Los africanos siempre han mantenido contactos con extranjeros. Dar a entender que las interacciones con extranjeros pueden dar lugar a la subyugación de los africanos es bastante insultante. De hecho, el aislamiento aumenta la vulnerabilidad de los Estados si son atacados, ya que es poco probable que las culturas insulares sean superpotencias intelectuales. El economista Thomas Sowell lamenta esta realidad en un ensayo fascinante: «Las pequeñas islas aisladas en el mar rara vez han sido fuente de nuevos avances científicos o tecnológicos, independientemente de dónde se encuentren y de la raza de los habitantes de esas islas». Aunque fue elogiada por retratar una imagen positiva de África, Pantera Negra logró confirmar una representación estereotipada de los africanos. A pesar de las proezas tecnológicas de Wakanda, el subtexto de la película es que, independientemente de sus logros, las civilizaciones africanas no son todavía rivales para Occidente. Después de todo, si Wakanda es la nación más sofisticada tecnológicamente del mundo, entonces sus líderes no deberían tener ninguna razón para temer una invasión.

Otra insinuación lamentable que perpetúa la película es la afirmación errónea de que la pobreza en África se debe en gran medida a la trata de esclavos. Esta es una opinión muy exagerada. Los estudiosos han descubierto un vínculo negativo entre el desarrollo y la trata de esclavos. Nathan Nunn ha escrito que existe una «sólida relación negativa entre el número de esclavos sacados de un país y su posterior desarrollo económico». Las personas razonables aceptan las implicaciones de la trata de esclavos; sin embargo, el subdesarrollo de África es más fundamental que su historia de esclavitud. Contrarrestando a Nunn, Javier Birchenall relata lo siguiente: «Utilizando las estimaciones de Nunn, argumentamos que las numerosas trata de esclavos experimentadas por África tienen grandes efectos absolutos en los ingresos..... Sin embargo, en términos relativos, la esclavitud sigue sin poder explicar la mayor parte de la pobreza de África». Asimismo, Margherita Bottero y Björn Wallace también disputan la tesis de Nunn en su investigación de 2013:

La esclavitud estaba hasta hace poco extendida por todo el mundo, y hoy en día muchas regiones que antes exportaban esclavos son comparativamente ricas. Así pues, no parece existir una relación determinante a largo plazo entre las exportaciones de esclavos y los resultados económicos. Creemos que cualquier documento en el que se argumente que la trata de esclavos tuvo efectos negativos a largo plazo en los resultados económicos debe abordar estos hechos y mirar más allá de África.

Análogamente, se suele aducir el colonialismo como una explicación prominente de la pobreza en África. Evan Narcisse, coautor de la miniserie Rise of the Black Panther, describe a Wakanda como la manifestación de una «cadena ininterrumpida de logros de excelencia negra que nunca fue interrumpida por el colonialismo». Su punto de vista es bastante compatible con el pensamiento de la izquierda. Numerosos estudiosos sostienen fervientemente que el subdesarrollo de África se debe a las instituciones extractivas impuestas por los europeos o a la institucionalización de la discriminación étnica. Tales posiciones contienen un núcleo de verdad, pero como es habitual, el asunto es mucho más complicado. Las investigaciones más recientes están dando gran primacía al papel de las instituciones precoloniales en la determinación de la fortuna de África. Stelios Michalopoulos y Elias Papaioannou, en su documento de 2013 titulado «Pre-colonial Ethnic Institutions and Contemporary African Development», enumeran la importancia de los arreglos precoloniales: «Aprovechando la variación dentro de un mismo país, mostramos que el desarrollo regional es significativamente mayor en las patrias históricas de las etnias con instituciones políticas precoloniales centralizadas y jerárquicas». Además, los estudios indican además que las instituciones precoloniales también influyen en la calidad de la gobernanza. Obsérvese la observación de Nicola Gennaioli e Ilia Rainer en el artículo acertadamente titulado «Precolonial Centralization and Institutional Quality in Africa» (2005):

Encontramos que las instituciones políticas precoloniales centralizadas de los grupos étnicos africanos redujeron la corrupción y fomentaron el imperio de la ley en el África colonial y poscolonial. Estos resultados complementan nuestras conclusiones anteriores de que la centralización precolonial mejoró la provisión de bienes públicos en el África colonial y poscolonial. Los datos respaldan la opinión de que las instituciones precoloniales son cruciales para comprender la calidad del gobierno en África y en las antiguas colonias en general.

Por otra parte, es igualmente importante la prominencia de la geografía en el impacto del desarrollo de África. El destacado economista Paul Collier, en su estilo autoritario, explica cómo la geografía determina las perspectivas de África en relación con el mundo en desarrollo no africano:

La diferencia más notable entre África y otras regiones en desarrollo es la proporción de la población de los países sin litoral y con escasez de recursos…. En el mundo en desarrollo distinto de África, alrededor del 88% de la población vive en los países costeros y con escasez de recursos, alrededor del 11% en los países ricos en recursos y apenas el 1% en los países sin litoral y con escasez de recursos. En África la población está aproximadamente distribuida de manera uniforme entre los tres grupos. Así pues, la población africana está muy sesgada hacia la categoría de países sin litoral, de crecimiento lento y escasos recursos, y alejada de la categoría de países costeros, de crecimiento rápido y escasos recursos.

Además, después de cuantificar los obstáculos al crecimiento, Jeffrey Sachs y David Bloom afirman que:

Tal vez nuestra conclusión más importante sea que la política económica y la gobernanza, que reciben la mayor parte de la atención de los economistas, tal vez no sean los factores dominantes que impiden el crecimiento económico en África. Más bien, encontramos que varios aspectos de la geografía, la demografía y la salud pública de los trópicos son de vital importancia…. Nuestras estimaciones estadísticas... en realidad dan alrededor de dos tercios del peso del crecimiento de África a esas condiciones «no económicas» y sólo un tercio a la política y las instituciones económicas.

Pantera Negra es sin duda una obra de arte asombrosa. Sin embargo, esta película no es un sustituto de la historia real. Si el objetivo de su producción era competir con narraciones racistas sobre africanos o no occidentales, entonces la película fracasó. La evidencia sugiere que los países africanos tienen éxito cuando permiten el comercio y colaboran con socios extranjeros. Por lo tanto, la glorificación del aislacionismo va en contra de su supuesto mensaje edificante del empoderamiento de los negros. Además, aunque las películas pueden proporcionar contrafácticos convincentes, el análisis de la historia proporcionado por Pantera Negra es asombrosamente inepto y desequilibrado. Hay más variables fundamentales que deben examinarse cuando se trata de evaluar la pobreza relativa de África que la trata de esclavos y el colonialismo. Pantera Negra es una película interesante, pero no la traten como historia o como una hipótesis alternativa.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Mises.org, The Federalist, and the Jamaica Gleaner. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or twitter @matthewslipton

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Delbars via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire