Mises Wire

Home | Wire | El gasto gubernamental es el verdadero impuesto; el déficit es un espectáculo secundario

El gasto gubernamental es el verdadero impuesto; el déficit es un espectáculo secundario

  • leech

Etiquetas Política económicaProgresismoTeoría Fiscal

05/26/2022

Muchos economistas creen que, durante una depresión económica, el gobierno debe incurrir en grandes déficits presupuestarios para mantener la economía en marcha con el aumento de los gastos del gobierno, con el consiguiente déficit presupuestario que da a los individuos más dinero disponible. Esto, a su vez, dará lugar a un aumento del gasto de los consumidores que elevará el producto interior bruto (PIB) de la economía en un múltiplo del aumento del gasto de los consumidores.

Por ejemplo, suponemos que de un dólar adicional recibido los individuos gastan noventa céntimos y ahorran diez céntimos. Además, supongamos que los consumidores han aumentado su gasto en 100 millones de dólares. Debido a ello, los ingresos de los minoristas aumentan en 100 millones de dólares. Los minoristas, en respuesta al aumento de sus ingresos, consumen el 90% de los 100 millones de dólares, por lo que aumentan el gasto en bienes y servicios en 90 millones de dólares. Los beneficiarios de estos 90 millones gastan a su vez el 90% de los 90 millones, es decir, 81 millones. A continuación, los receptores de los 81 millones de dólares gastan el 90% de esta suma, lo que supone 72,9 millones de dólares, y así sucesivamente.

Obsérvese que la clave de este escenario es que el gasto de una persona se convierte en el ingreso de otra. En cada etapa de la cadena de gasto, las personas gastan el 90% de los ingresos adicionales que reciben, y el proceso termina finalmente con una producción total superior en 1.000 millones de dólares (10*100 millones de dólares) a la que había antes de que los consumidores hubieran aumentado su gasto inicial en 100 millones de dólares.

Obsérvese que cuanto mayor sea el porcentaje gastado de cada dólar, mayor será el multiplicador y, por tanto, mayor será el impacto del gasto inicial en la producción global. Por ejemplo, si los individuos cambian sus hábitos y gastan el 95 por ciento de cada dólar, el multiplicador será de 20. Por el contrario, si deciden gastar sólo el 80 por ciento y ahorrar el 20 por ciento, el multiplicador sólo será de 5. En otras palabras, cuanto menos se ahorre, mayor será el impacto en la producción global.

En el marco del multiplicador, la demanda global de la economía se debilita debido al menor gasto de los consumidores. Por lo tanto, el gobierno debe intervenir e impulsar su gasto para evitar que la demanda global disminuya. Según estos economistas, el aumento del déficit presupuestario en respuesta a un mayor gasto gubernamental puede impulsar la economía.

Los economistas que se oponen a este punto de vista creen que ampliar el déficit presupuestario lleva a monetizarlo y, por consiguiente, a aumentar la inflación. Esta perspectiva sostiene que el gobierno debe evitar la ampliación del déficit presupuestario, haciendo hincapié en un presupuesto equilibrado.

El objetivo de hacer hincapié en el déficit, ya sea para aumentarlo o eliminarlo por completo, es una política equivocada. Lo que importa para la economía no es el tamaño del déficit presupuestario, sino el tamaño de los gastos del gobierno, los recursos que el gobierno desvía a sus propias actividades.

Cuanto más gasta el gobierno, más recursos quita a los generadores de riqueza

El gobierno no genera riqueza. Por el contrario, cuanto más gasta, más recursos debe tomar de los generadores de riqueza. Esto, a su vez, socava el proceso de generación de riqueza de la economía, lo que significa que el nivel efectivo de impuestos es la cantidad de gasto del gobierno. Por ejemplo, si el gobierno planea gastar 3 billones de dólares y financia estos desembolsos mediante 2 billones de impuestos, habrá un déficit de 1 billón de dólares.

Dado que los gastos del gobierno deben ser financiados, el gobierno consigue otros medios de financiación como el préstamo, la impresión de dinero o el aumento de los impuestos. El gobierno empleará numerosos medios para obtener recursos de los generadores de riqueza para apoyar su gasto. Por lo tanto, lo que importa es que los desembolsos del gobierno sean de 3 billones de dólares, no el déficit de 1 billón de dólares. Por ejemplo, si el gobierno subiera los impuestos a 3 billones de dólares y como resultado tuviera un presupuesto equilibrado, ¿alteraría esto el hecho de que sigue tomando 3 billones de dólares de recursos de los generadores de riqueza?

Sostenemos que un aumento de los gastos públicos pone en marcha un aumento de la desviación de la riqueza de las actividades generadoras de riqueza a las actividades no generadoras de riqueza, lo que conduce al empobrecimiento económico. Por lo tanto, un aumento del gasto gubernamental para impulsar la demanda global debería considerarse una mala noticia tanto para el proceso de generación de riqueza como para la economía.

Los impuestos gubernamentales ahogan los procesos de mercado

Los impuestos obligan a los productores a desprenderse de su riqueza a cambio de proyectos gubernamentales no deseados, lo que implica que los productores se ven obligados a cambiar más por menos, lo que obviamente perjudica su bienestar. Cuantos más proyectos emprenda el gobierno, más riqueza se quita a los productores de riqueza. Por lo tanto, podemos deducir que el nivel de riqueza que se quita al sector privado está determinado por el tamaño de las actividades del gobierno.

Al ser un consumidor de riqueza y no un productor de riqueza, el gobierno no puede contribuir a la reserva de ahorro. Además, si las actividades del gobierno hubieran podido generar riqueza, entonces se habrían autofinanciado y no habrían necesitado ningún apoyo de otros generadores de riqueza. Si este fuera el caso, los impuestos no serían un problema.

En la economía monetaria, el gobierno cobra impuestos (toma dinero de los generadores de riqueza) y paga el dinero recibido a varios individuos que son empleados directa o indirectamente por el gobierno, y el dinero da a estos individuos acceso a los bienes de consumo final. Las personas empleadas por el gobierno pueden ahora intercambiar el dinero recaudado por diversos bienes de consumo que mantienen y mejoran sus vidas.

El significado de un superávit presupuestario en una economía monetaria

¿Qué significa entonces un superávit presupuestario en una economía monetaria? Significa que las entradas de dinero del gobierno superan sus gastos de dinero. El superávit presupuestario no es más que un superávit monetario. La aparición de un superávit produce el mismo efecto que una política monetaria restrictiva.

Un superávit presupuestario no permite automáticamente bajar los impuestos. Sólo si se reducen los gastos del gobierno, es decir, sólo si el gobierno reduce el número de pirámides que planea construir, se producirá una reducción efectiva de los impuestos.

Un menor gasto gubernamental implica que los generadores de riqueza tendrán ahora una mayor parte del conjunto de la riqueza a su disposición. Sin embargo, si los gastos públicos siguen aumentando, no es posible una reducción efectiva de los impuestos; por el contrario, la parte del conjunto de la riqueza a disposición de los productores de riqueza disminuirá.

Los críticos de los gobiernos más pequeños argumentarán que no se puede confiar en el sector privado para construir y mejorar las infraestructuras de la nación. Sin embargo, ¿pueden los americanos permitirse la mejora de las infraestructuras? El árbitro aquí debería ser el libre mercado, donde los individuos, comprando o absteniéndose de comprar, deciden el tipo de infraestructura que va a surgir dados los recursos disponibles.

Si el tamaño de la reserva de ahorros no es suficiente para permitirse una mejor infraestructura, se necesita tiempo para acumular ahorros y poder asegurar algo mejor. La acumulación de la reserva de ahorros no puede hacerse más rápido aumentando los gastos del gobierno, y un aumento del gasto del gobierno sólo debilitará la reserva de ahorros.

Por qué el gobierno no puede ser un prestatario genuino

Una de las formas que emplea el gobierno para conseguir los fondos necesarios es mediante el endeudamiento. ¿Pero cómo puede ser esto? Un prestatario debe ser un generador de riqueza para poder devolver el préstamo principal más los intereses. Sin embargo, este no es el caso del gobierno, ya que éste no es un generador de riqueza, sino que sólo consume riqueza. Entonces, ¿cómo puede el gobierno, como prestatario, que no produce riqueza, devolver su deuda? La única manera de hacerlo es pidiendo prestado de nuevo al mismo prestamista, el sector privado generador de riqueza. Se trata de un proceso en el que el gobierno le pide prestado para devolverle el dinero.

Resumen y conclusión

El gobierno no es un generador de riqueza; depende, en cambio, de la empresa privada para sus fuentes de financiación. Esto, a su vez, significa que cuanto más gaste el gobierno, menos ahorros estarán disponibles para el sector privado generador de riqueza. Obviamente, esto impide la creación de riqueza y empobrece la economía en su conjunto. El nivel efectivo de impuestos viene dictado por los desembolsos del gobierno: cuanto más gaste el gobierno, más ahorros desviará del sector privado generador de riqueza.

vate sector.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty