Mises Wire

Home | Wire | El fraude de Roosevelt en Yalta y el espejismo de la «buena guerra»

El fraude de Roosevelt en Yalta y el espejismo de la «buena guerra»

  • yal

Etiquetas Historia de EEUUGuerra y Política ExteriorHistorial Mundial

09/07/2020

Este año es el septuagésimo quinto aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial. Uno de los mayores fraudes de la etapa final de esa guerra fue la reunión en Yalta del dictador soviético Joseph Stalin, el primer ministro británico Winston Churchill y el presidente Franklin Roosevelt. Yalta se ha convertido en sinónimo de abandono de los oprimidos y ayudó a inspirar el tema de la campaña republicana de 1952 «20 años de traición».

Los medios de comunicación americanos destaparon un aluvión de tributos a Roosevelt en el septuagésimo quinto aniversario de su muerte en abril. La CNN, por ejemplo, pregonó a Roosevelt como «el presidente de la guerra del que Trump debería aprender». Pero hubo escasa cobertura de una de sus mayores traiciones.

Roosevelt pintó la Segunda Guerra Mundial como una cruzada por la democracia—aclamando a Stalin como un socio en la liberación. De 1942 a 1945, el gobierno de EEUU engañó constantemente al pueblo estadounidense sobre el carácter de la Unión Soviética. Roosevelt elogió a la Rusia soviética como una de las «naciones amantes de la libertad» y subrayó que Stalin «conoce a fondo las disposiciones de nuestra Constitución». Pero como Rexford Tugwell, uno de los cerebros de Roosevelt y un abierto admirador del sistema soviético, se quejó, «La Constitución era un documento negativo, destinado principalmente a proteger a los ciudadanos de su gobierno». Y cuando el gobierno es la personificación de la benevolencia, no se necesita protección.

Harold Ickes, uno de los principales ayudantes de Roosevelt, proclamó que el comunismo era «la antítesis del nazismo» porque se basaba en la «creencia en el control del gobierno, incluyendo el sistema económico, por el propio pueblo». El hecho de que el régimen soviético hubiera sido el gobierno más opresivo del mundo en la década de los treinta era irrelevante, en lo que respecta a Roosevelt. Como el profesor de la Universidad de Georgetown Derek Leebaert, autor de Magic and Mayhem, observó, «FDR comentó que la mayor parte de lo que sabía del mundo provenía de su colección de sellos».

Dándole todo a Stalin

La administración Roosevelt diseñó una película de homenaje a Stalin—Misión en Moscú—que fue tan servil que el compositor ruso Dimitri Shostakovich observó que «ninguna agencia de propaganda soviética se atrevería a presentar tan escandalosas mentiras». En su discurso sobre el Estado de la Unión de 1944, Roosevelt denunció a aquellos americanos con «almas tan suspicaces, que temían que hubiera hecho “compromisos” para el futuro que pudieran comprometer a esta Nación con tratados secretos» con Stalin en la cumbre de los líderes aliados en Teherán el mes anterior. Roosevelt ayudó a establecer el ataque en dos niveles que impregnó gran parte de la política exterior estadounidense de posguerra—denunciar a los cínicos y traicionar a los extranjeros que el gobierno de EEUU decía defender. (Alguien debería preguntar a los kurdos si algo ha cambiado en ese aspecto).

Antes de la conferencia de Yalta, Roosevelt confió al embajador de EEUU en Rusia que creía que si le daba a Stalin «todo lo que pueda y no pido nada a cambio, nobleza obliga, no intentará anexar nada y trabajará conmigo por un mundo de democracia y paz». Stalin quería garantías de Roosevelt y Churchill de que millones de ciudadanos soviéticos que habían sido capturados durante la guerra por los alemanes o que habían abandonado la Unión Soviética serían devueltos por la fuerza. Después de que la guerra terminó, la Operación Keelhaul envió por la fuerza a 2 millones de soviéticos a una muerte segura o a un largo período de encarcelamiento en Siberia o en otro lugar. Aleksandr Solzhenitsyn llamó a la Operación Keelhaul «el último secreto» de la Segunda Guerra Mundial, y fue encubierta o ignorada por los medios de comunicación occidentales hasta la década de los setenta. El hecho es que esas muertes en masa que fueron facilitadas por los gobiernos de EEUU y Gran Bretaña rara vez fueron calificadas ni siquiera con un asterisco por los historiadores queridos por los medios que pregonan la «buena guerra».

En el comunicado final de Yalta, Roosevelt, junto con Churchill y Stalin, declaró que «se ha creado una nueva situación en Polonia como resultado de su completa liberación por el Ejército Rojo». ¿Liberación? Díselo a los marines. Unas semanas después, el 1 de marzo de 1945, dio un discurso en el Congreso pregonando su triunfo en Yalta. En él declaró, «La decisión con respecto a las fronteras de Polonia fue, francamente, un compromiso... Incluirá, en la nueva y fuerte Polonia, una gran parte de lo que ahora se llama Alemania». Estuvo de acuerdo con Stalin en Yalta en desplazar la frontera de la Unión Soviética hacia el oeste—reclutando así 11 millones de polacos como nuevos ciudadanos de la Unión Soviética.

Polonia fue «compensada» con una enorme franja de Alemania, una simple revisión cartográfica que estimuló una vasta carnicería humana. Como el autor R.M. Douglas señaló en su libro Orderly and Humane de 2012: The Expulsion of the Germans after the Second World War (publicado por Yale University Press), el resultado fue «el mayor episodio de migración forzada, y tal vez el mayor movimiento de población, de la historia de la humanidad». Entre 12 y 14 millones de civiles de habla alemana—la inmensa mayoría de los cuales eran mujeres, ancianos y niños menores de 16 años—fueron expulsados por la fuerza de sus lugares de nacimiento en Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Yugoslavia y lo que hoy son los distritos occidentales de Polonia». Al menos medio millón de personas murieron como resultado. George Orwell denunció la reubicación como un «enorme crimen» que «equivalía a transplantar a toda la población de Australia». El filósofo Bertrand Russell protestó: «¿Son las deportaciones en masa un crimen cuando son cometidas por nuestros enemigos durante la guerra y medidas justificables de ajuste social cuando son llevadas a cabo por nuestros aliados en tiempo de paz?» Roosevelt firmó esas órdenes de muerte en Yalta. Freda Utley, la madre del difunto editor y autor Jon Utley, hizo algunos de los primeros y mejores reportajes sobre el vasto sufrimiento derivado de las expulsiones alemanas (los capítulos de su libro The High Cost of Vengeance están disponibles en fredautley.com). (El gobierno de los EEUU aprobó transferencias masivas brutales similares en la ex Yugoslavia durante la administración Clinton). Pero los civiles alemanes muertos después de la guerra eran simplemente otro asterisco que podía ser ignorado con seguridad por los cronistas de la buena guerra.

Roosevelt se jactó ante el Congreso, «Como los ejércitos aliados han marchado a la victoria militar, han liberado a la gente cuyas libertades habían sido aplastadas por los nazis durante cuatro largos años». En ese momento, él y el Departamento de Estado sabían que esto era una mentira total para las áreas que habían caído bajo el control del Ejército Rojo, que estaba ocupado matando o deportando a Siberia a cualquier oponente político potencial. Roosevelt afirmó que el acuerdo de Yalta era «el acuerdo más esperanzador posible para un pueblo polaco libre, independiente y próspero». Pero traicionó al gobierno polaco exiliado en Londres y firmó las elecciones al estilo soviético sin observadores internacionales, lo que dio a Stalin una influencia ilimitada en la elección de los gobernantes de Polonia. Cualquier ilusión sobre la benevolencia soviética hacia Polonia debería haber sido desterrada cuando el Ejército Rojo masacró al cuerpo de oficiales polacos en el bosque de Katyn—una atrocidad que el gobierno estadounidense encubrió asiduamente (y culpó a los nazis) durante la guerra.

La fachada de la benevolencia

En una conversación privada en Yalta, Roosevelt aseguró a Stalin que se sentía «más sediento de sangre» que cuando se habían conocido anteriormente. Inmediatamente después de que la conferencia de Yalta concluyera, las fuerzas aéreas británicas y americanas convirtieron a Dresde en un infierno, matando hasta cincuenta mil civiles. La Associated Press informó que los «jefes aéreos aliados» habían adoptado «el bombardeo terrorista deliberado de los grandes centros de población alemanes como un despiadado recurso para acelerar la perdición de Hitler». La devastación de Dresden tenía como objetivo «“añadir inconmensurablemente” a la fuerza de Roosevelt en la negociación con los rusos en la mesa de paz de la posguerra», como señaló Thomas Fleming en The New Dealers' War. El gran número de mujeres y niños muertos se convirtió en una ficha de póquer más. Poco después de que los residentes de Dresden fueran eliminados, Roosevelt anunció pomposamente, «Sé que no hay suficiente espacio en la Tierra para el militarismo alemán y la decencia cristiana». La censura y la intimidación del gobierno ayudaron a minimizar la cobertura crítica de la carnicería de civiles resultante de los bombardeos con alfombras de los Estados Unidos en ciudades tanto de Alemania como de Japón.

Roosevelt le dijo al Congreso que el Acuerdo de Yalta «significa el fin del sistema de acción unilateral y la alianza exclusiva y las esferas de influencia». Cuando murió al mes siguiente, sabía que la democracia estaba condenada en cualquier territorio conquistado por el Ejército Rojo. Pero la farsa había sido inmensamente rentable políticamente para Roosevelt, y sus sucesores mantuvieron gran parte de la farsa.

El secreto del gobierno de los EEUU y los esfuerzos de propaganda hicieron todo lo posible para seguir presentando la Segunda Guerra Mundial como el triunfo del bien sobre el mal. Si a principios de 1945 se hubiera informado a los americanos de las barbaridades que Yalta había aprobado con respecto a los soldados soviéticos capturados y el brutal traslado masivo de mujeres y niños alemanes, gran parte de la nación se habría horrorizado. El corresponsal de guerra Ernie Pyle ofreció una evaluación mucho más honesta que la de Roosevelt: «La guerra se vuelve tan complicada y confusa en mi mente; en días especialmente tristes, es casi imposible creer que algo valga la pena tal matanza masiva y miseria».

En las décadas posteriores a Yalta, los presidentes siguieron invocando objetivos nobles para justificar la intervención militar de EEUU en Vietnam, Afganistán, Irak, Libia y Siria. En cada caso, el secreto masivo y las mentiras perennes fueron necesarios para mantener una fachada de benevolencia. Los estadounidenses aún no han visto los archivos secretos que hay detrás de las descabelladas y contradictorias intervenciones en Siria desde la administración de George W. Bush en adelante. La única certeza es que, si llegamos a saber toda la verdad, muchos políticos y otros funcionarios del gobierno se revelarán como mayores sinvergüenzas de lo que se sospecha. Algunos de los orquestadores de la miseria masiva podrían incluso ser obligados a reducir sus honorarios de orador.

«Los presidentes nos han mentido tanto sobre la política exterior que han establecido casi un derecho del derecho consuetudinario para hacerlo», observó en 1998 el profesor de historia de la Universidad George Washington, Leo Ribuffo. Los presidentes han usado perennemente una retórica edificante para borrar sus atrocidades. En el septuagésimo quinto aniversario de Yalta, los estadounidenses no tienen motivos para presumir que los presidentes, los altos funcionarios del gobierno o gran parte de los medios de comunicación son más dignos de confianza ahora que durante el final de la buena guerra. ¿Ha habido otros equivalentes de la Operación Keelhaul en los últimos años de los que los americanos aún no se han enterado? El hecho de que Yalta pueda verse claramente como una traición es otra razón para ser cautelosos cuando los expertos y los presentadores de los programas de entrevistas se suben al carro para la próxima matanza en el extranjero.

Author:

James Bovard

James Bovard is the author of ten books, including 2012’s Public Policy Hooligan, and 2006’s Attention Deficit Democracy. He has written for the New York Times, Wall Street Journal, Playboy, Washington Post, and many other publications.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikipedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire