Mises Wire

Home | Wire | El fin del patrón oro. Cincuenta años de locura monetaria

El fin del patrón oro. Cincuenta años de locura monetaria

  • gold_cert.png

Etiquetas Patrón OroDinero y Banca

08/21/2021

Este año se cumple el quincuagésimo aniversario desde que Nixon suspendió la convertibilidad del dólar americano en oro. Así comenzó la era del dinero fiduciario global, la economía alimentada por la deuda. Desde entonces, las crisis son más frecuentes pero también más cortas y siempre se «resuelven» añadiendo más deuda y más impresión de dinero.

La suspensión del patrón oro fue un catalizador de la expansión masiva del crédito mundial y cimentó la posición del dólar americano como moneda de reserva del mundo, ya que sustituyó de facto al oro como reserva de los principales bancos centrales.

Así, desde la ruptura del patrón oro, las crisis financieras son más frecuentes pero también más cortas que antes.

El nivel de endeudamiento mundial se ha disparado hasta superar el 350% del PIB, y se ha multiplicado lo que erróneamente se llama «economía financiera», que en realidad es la economía basada en el crédito.

El patrón oro suponía un límite a la voracidad monetaria y fiscal de los gobiernos, y su suspensión desencadenó un impulso sin precedentes para aumentar el endeudamiento y el perverso incentivo de los Estados para trasladar los desequilibrios actuales a las generaciones futuras.

Al sustituir el oro por el dólar como reserva mundial, Estados Unidos ha podido endeudarse y aumentar su oferta monetaria de forma masiva sin provocar una hiperinflación, porque exporta sus desequilibrios monetarios al resto del mundo. Otras monedas siguen la misma expansión monetaria sin la demanda global de la que goza el dólar de EEUU, por lo que los crecientes desequilibrios siempre acaban debilitando esas monedas frente al billete verde y las economías más dependientes del dólar americano.

Esta carrera hacia el cero emprendida por la mayoría de los bancos centrales también ha provocado que no haya una alternativa real al dólar de EEUU como reserva, porque el resto de los países abandonaron la ortodoxia monetaria y fiscal al mismo tiempo, debilitando su capacidad de ser una alternativa de reserva mundial.

En los años sesenta, cualquier moneda de un país líder podía competir con el dólar si sus reservas de oro eran suficientes. Hoy, ninguna de las monedas fiduciarias puede competir con el dólar ni en capacidad financiera ni como reserva. El ejemplo del yuan es paradigmático. La economía china representa casi el 17% del PIB mundial y su moneda se utiliza en menos del 4% de las transacciones mundiales, según el Banco de Pagos Internacionales.

Con la suspensión del patrón oro, Nixon cimentó y garantizó la hegemonía financiera y monetaria de Estados Unidos a largo plazo, al tiempo que desencadenó una economía global alimentada por el crédito, en la que el riesgo financiero supera desproporcionadamente a la economía real.

Los defensores de la suspensión del patrón oro sostienen que las crisis financieras son más cortas y que la economía mundial se ha fortalecido en este periodo. Sin embargo, es más que discutible que la expansión masiva de la deuda sea la causa del progreso. La deuda no productiva se ha disparado y la cuña fiscal sobre los ciudadanos es elevada, mientras que la gravedad de las crisis financieras, que siempre se «resuelven» añadiendo más deuda y más asunción de riesgos, también ha aumentado.

Una economía alimentada por la deuda y la creación masiva de dinero benefician desproporcionadamente a los primeros receptores de dinero y crédito, que son el gobierno y los ricos, creando un problema mayor para las clases medias y los pobres a la hora de acceder a mejores niveles de vida, dado que los precios de los activos se inflan artificialmente pero los salarios reales aumentan más lentamente que el precio de los gastos esenciales como la vivienda, la sanidad y los servicios públicos, mientras que los impuestos aumentan.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire