Mises Wire

Home | Wire | El crimen del 71: cuando Nixon eliminó la última conexión del dólar con el oro

El crimen del 71: cuando Nixon eliminó la última conexión del dólar con el oro

  • cut thread

Etiquetas Historia de EEUU

Hace casi cincuenta años, el 15 de agosto de 1971, la administración americana del presidente Richard Nixon (1913-94) abolió la posibilidad de canjear el oro del dólar americano. Mediante esta decisión unilateral, las principales monedas del mundo se convirtieron en dinero irredimible: dinero que ya no está respaldado por el oro físico. Este golpe sorpresa puso fin al sistema de Bretton Woods, que había sido adoptado en 1944.

Del 1 al 22 de julio de ese año, 730 delegados de cuarenta y cuatro países se reunieron en la localidad de Bretton Woods, en el estado de EEUU de New Hampshire, para determinar el orden monetario mundial para el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Allí se acordó otorgar al dólar americano el estatus de moneda de reserva mundial. Treinta y cinco dólares de EEUU correspondían a una onza troy de oro (es decir, 31,10347 ... gramos). Todas las demás monedas (el franco francés, la libra esterlina, el franco suizo, etc.) estaban vinculadas al billete verde a un tipo de cambio fijo, y podían convertirse en billetes verdes en cualquier momento. De este modo, también estaban vinculadas, al menos indirectamente, al oro físico.

Sin embargo, no hay que pensar que el sistema de Bretton Woods fue algo así como el restablecimiento del patrón oro. Ni mucho menos. En el mejor de los casos, fue algo así como un pseudopatrón oro. Aunque el dólar americano se definía en términos de su peso físico en oro, el oro ya no circulaba en el día a día de las principales economías del mundo. En Estados Unidos, el presidente Franklin D. Roosevelt (1882-1945) declaró ilegal la posesión de oro para los ciudadanos americanos en 1933. Los bancos y los consumidores tuvieron que entregar su oro al Tesoro de EEUU. A cambio, recibían billetes en dólares y saldos en el banco central de EEUU. Sólo en las transacciones de pago internacionales entre bancos centrales el dólar de EEUU seguía siendo canjeable en oro.

En la conferencia de Bretton Woods hubo consenso en que no podía haber un sistema monetario mundial fiable sin que el oro desempeñara un papel. Las propuestas para el diseño del sistema monetario mundial que compitieron en la conferencia —el llamado Plan Keynes y el Plan White— asignaban al oro una función de ancla. El metal amarillo se consideraba una especie de dinero perfecto; al menos nadie podía decir cómo podría sustituirse por algo mejor.

Sin embargo, al final sólo se acordó en Bretton Woods un «patrón monetario del dólar». Es decir, el mundo confiaba en la promesa de Estados Unidos de que cambiaría el dólar en su totalidad por oro físico si se le pedía. No fue una buena decisión, resultó ser. Pero al principio el sistema de Bretton Woods funcionó razonablemente, a pesar de una serie de deficiencias estructurales. Las economías de todo el mundo se recuperaron, el comercio mundial y los movimientos de capital se expandieron.

Sin embargo, pronto se acumularon los nubarrones. Ya en la década de 1950, Estados Unidos comenzó a enfrascarse en una política exterior cada vez más belicosa. Financiaron los costes de las guerras de Corea y Vietnam principalmente mediante el gasto de nuevos dólares de EEUU no respaldados por oro físico. Como era de esperar, la inflación de los precios de los bienes comenzó a dispararse. El poder adquisitivo del dólar americano disminuyó notablemente, y con ello la confianza en la moneda de reserva mundial. Cada vez más países comenzaron a exigir que sus tenencias de dólares se convirtieran en oro físico.

La reserva de oro americano —que en ese momento ascendía a unos dos tercios del oro monetario mundial— se derritió como la nieve al sol. Estados Unidos se vio amenazado por la insolvencia en cuanto a los pagos en oro. Y por eso el presidente Nixon echó el freno de emergencia en el verano de 1971 y decidió no canjear más el dólar de EEUU en oro, como se había acordado por contrato. La decisión de poner fin a la redención en oro del billete verde fue probablemente el mayor acto de expropiación monetaria de los tiempos modernos.

El sistema monetario del mundo cambió fundamentalmente de un plumazo. De hecho, todas las monedas se convirtieron en papel moneda no redimible, o «dinero fiduciario», dinero que puede incrementarse en cualquier cantidad que se considere políticamente deseable en cualquier momento. El método preferido para producir nuevo dinero fiduciario es la expansión del crédito por parte de los bancos centrales y los bancos comerciales. No es de extrañar que el dinero fiduciario provoque una inflación crónica de los precios: el fenómeno de que los precios de los bienes y servicios sigan subiendo con el tiempo.

Además, la emisión de dinero fiduciario a través de los préstamos bancarios provoca oleadas recurrentes de especulación, burbujas y crisis financieras y económicas. Los más conocidos son los llamados ciclos de auge y caída: en un esfuerzo por mantener la expansión de la oferta de dinero fiduciario, los bancos centrales suprimen artificialmente los tipos de interés del mercado, induciendo así una pseudo-elevación (»boom»), que tarde o temprano tiene que terminar en una recesión (»caída»). Y como durante un ciclo la deuda suele aumentar más rápido que los resultados económicos, la pirámide de la deuda global sigue creciendo y se vuelve abrumadora con el tiempo.

Además, el dinero fiduciario hace al Estado más grande y más poderoso. El banco central del Estado le proporciona cualquier cantidad deseada de dinero creado de la nada a crédito, proporcionado a los costes de financiación más favorables. Como resultado, el Estado puede comprar literalmente cualquier cosa y expandir su poder; puede hacer crecer muy convenientemente el estado de bienestar y de guerra. La expansión del Estado se produce inevitablemente a costa de las libertades de los ciudadanos y de los empresarios.

Dicho esto, el abandono de la moneda de oro hace unos cincuenta años ha tenido consecuencias de gran alcance para las economías y sociedades occidentales. Fue fundamental para socavar y hacer retroceder el orden económico y social libre, sustituyéndolo por el intervencionismo y la planificación estatal. Además, es probable que las cosas den un giro dramático, ya que el sistema de dinero fiduciario parece estar a punto de alcanzar sus límites.

Tras la crisis de bloqueo dictada políticamente en 2020/21, la deuda mundial ha alcanzado niveles récord alarmantes. El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) estima que a finales del primer trimestre de 2021, la deuda mundial ascendía a 289 billones de dólares, o el 360% de la producción económica mundial. Visto con seriedad, se trata de una montaña de deuda que nadie puede ni quiere pagar.

Los principales bancos centrales del mundo han reducido los tipos de interés del mercado a cero o incluso por debajo de cero, y mantienen en funcionamiento las imprentas electrónicas para financiar a los Estados y bancos en dificultades mediante la emisión de enormes cantidades de dinero fiduciario de nueva creación. En otras palabras, los responsables políticos han recurrido descaradamente a la inflación para mantener el sistema a flote. Como demuestra la experiencia, la inflación engendra con demasiada facilidad más inflación, lo que podría resultar en extremo autodestructivo para el sistema mundial de dinero fiduciario.

Si se quiere salvar el sistema monetario fiduciario del colapso, las economías tendrán que tirar por la borda, desgraciadamente, lo poco que queda del sistema económico y social libre, ya que básicamente habrá que poner a descansar todas las fuerzas correctoras que quedan del libre mercado. De hecho, los gobiernos tendrán que recurrir a más regulaciones, prohibiciones, impuestos, controles, etc. En otras palabras, el sistema económico y social libre será víctima del esfuerzo por preservar el sistema de dinero fiduciario.

Visto de este modo, el alejamiento del dinero de oro, que alcanzó su dramático punto final en el verano de 1971, fue mucho más que un simple acontecimiento histórico bien pasado. Fue un acontecimiento bastante fatídico, el último clavo en el ataúd de la idea del dinero sano; incluso podemos hablar del «crimen de 1971». En realidad, también puede verse como una especie de comercio mefistofélico: el buen dinero de oro se cambió por el mal dinero fiduciario; como en el trato fáustico, los valores morales supremos, o el alma personal, se entregaron a un espíritu maligno. En cualquier caso, la desvinculación del dinero del oro y la entrega de la empresa de producción de dinero al Estado y a su banco central, se convertirá probablemente en una de las mayores locuras de la historia de la humanidad.

Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire