Mises Wire

Home | Wire | El cierre de escuelas es una gran amenaza para el poder de las escuelas públicas

El cierre de escuelas es una gran amenaza para el poder de las escuelas públicas

  • cla
0 Views

Etiquetas Educación

05/14/2020

El 2020 es probable que sea un año decisivo en la historia de la educación pública. Y las cosas no se ven bien para las escuelas públicas.

Durante décadas, hemos sido alimentados con una dieta casi diaria de afirmaciones de que la escuela pública es una de las instituciones más importantes, si no la más importante, de América. También nos dicen que no hay suficiente, y esto lleva a demandas de más horas de escuela, más años escolares, y cantidades cada vez mayores de dinero gastado en más instalaciones y más tecnología.

Y entonces, de repente, con el pánico por COVID-19, desapareció.

Resulta que la educación pública no era tan importante después de todo, y que extender la vida de los mayores de 70 años tiene prioridad.

Sí, las escuelas han tratado de mantener la artimaña de que los estudiantes están haciendo diligentemente su trabajo escolar en casa, pero a finales de abril ya era evidente que el viejo modelo de «hacer la escuela pública» a través de Internet no está funcionando. En algunos lugares, la participación en clase se ha derrumbado en un 60 por ciento, ya que los estudiantes simplemente no se presentan a las clases virtuales.

Las repercusiones políticas de todo esto serán considerables.

Las actitudes cambiantes entre las clases medias

Irónicamente, las escuelas públicas se han deshecho de las familias de bajos ingresos casi por completo, a pesar de que los burócratas de los distritos escolares han basado durante mucho tiempo la legitimidad política de las escuelas públicas en la idea de que son un recurso esencial para los estudiantes de bajos ingresos. Así que mientras las escuelas físicas permanezcan cerradas, esta afirmación será cada vez menos convincente. Después de todo, la escolarización pública «virtual» simplemente no funciona para estas familias, ya que es más probable que los hogares de bajos ingresos dependan de los ingresos de ambos padres y los padres pueden tener horarios de trabajo menos flexibles. Esto significa menos tiempo para que los padres se aseguren de que la pequeña Sally se conecte a sus clases virtuales. Muchos hogares de bajos ingresos ni siquiera tienen acceso a Internet o equipos de computación más allá de sus teléfonos inteligentes. Sólo el 56 por ciento de los hogares con ingresos inferiores a 30.000 dólares tienen acceso a Internet de banda ancha.

Sin embargo, es probable que los padres de clase trabajadora y de bajos ingresos regresen a sus hijos a las escuelas cuando éstas vuelvan a abrir. Muchos creen que no tienen otra opción.

Sin embargo, las actitudes de las clases medias serán un poco diferentes y pueden ser políticamente más perjudiciales para el futuro de las escuelas públicas.

Al igual que sus homólogos de bajos ingresos, los padres de la clase media han estado felices de aprovechar las escuelas como un servicio de cuidado de niños. Pero los servicios no educativos no se detuvieron ahí. Los padres de la clase media en especial han abrazado por mucho tiempo la idea de que los miles de millones de dólares gastados en programas de música escolar, deportes escolares y otras actividades extracurriculares eran absolutamente esenciales para el éxito de los estudiantes. Los deportes proveían una importante función social tanto para los estudiantes como para la comunidad en general.

Pero a medida que la lista de servicios que una vez asociamos con la escolaridad se hace cada vez más corta, los hogares de todos los niveles de ingresos comenzarán a preguntarse qué es exactamente lo que están pagando.

Despojadas del lado no académico, las escuelas públicas ahora deben venderse sólo como proveedores de habilidades académicas. Es probable que muchos padres se queden sin impresionar, y esto será aún más cierto para las familias de clase media donde los padres pueden adoptar fácilmente la educación en el hogar como un verdadero sustituto. Los hogares que sí tienen la infraestructura para hacer esto son ahora mucho más propensos a concluir que simplemente no necesitan las escuelas públicas gran parte del tiempo. En la actualidad, se proporcionan tantos recursos gratuitos fuera de las escuelas (como la Academia Khan, por nombrar sólo una) que quienes ya conocen los recursos informativos en línea comprenderán rápidamente que las escuelas no son esenciales.

Además de esto, muchos padres que estaban en piloto automático en términos de asumir que estaban obteniendo el valor de su dinero pueden de repente darse cuenta de que las escuelas públicas, incluso cuando estaban físicamente abiertas, no eran una ganga después de todo. Como Gary North observó recientemente,

Por primera vez, los padres pueden ver exactamente lo que se les enseña a sus hijos. Pueden ver la calidad de los maestros. Pueden aprender sobre el contenido de los materiales educativos.

A muchos padres puede no gustarles lo que ven, y como muchos cada vez más asumen el trabajo de proporcionar instrucción en persona, los maestros de escuela no se parecerán a los héroes altamente capacitados que por mucho tiempo han afirmado ser.

Recortes presupuestarios

Al desvanecerse rápidamente la imagen de las escuelas como instituciones sociales indispensables, la ventaja política de la que han disfrutado durante mucho tiempo también desaparecerá rápidamente. No hace mucho tiempo que las escuelas podían volver a los contribuyentes una y otra vez con demandas de más dinero, más recursos y salarios más altos. Los sindicatos de maestros sermoneaban sin cesar a los contribuyentes sobre la importancia de llevar a su hijo a un aula con uno de sus maestros. Los votantes, sin importar la ideología política o el partido, eran a menudo enmendables a la idea.

Esa narrativa ya está en gran peligro, y cuanto más tiempo el pánico de COVID-19 asegure que las escuelas permanezcan cerradas, más lejano se hará el recuerdo de la vieja narrativa. Mientras los presupuestos escolares se contraen, los distritos escolares desde Las Vegas a Denver y a través de la nación se preparan para permisos y despidos.

Con un personal más pequeño, menos profesores y presupuestos más reducidos, se espera que el aprendizaje público virtual se convierta en algo aún más simple y menos gratificante y atractivo para los estudiantes.

¿Cómo se verán las cosas este otoño?

Incluso si las escuelas abren este otoño, las reformas que se están impulsando actualmente garantizarán que las escuelas sigan careciendo de muchas de las comodidades que muchos esperan. Si se adoptan estas reformas, los estudiantes pueden olvidarse de los eventos sociales. Pueden esperar días de escuela más cortos, y un papel continuo para la escolarización en línea. Los deportes de equipo desaparecerán. Las viejas nociones de asistencia obligatoria universal y días largos parecerán cada vez más pintorescas y anticuadas, o incluso peligrosas.

Para muchos padres, esto sólo reforzará sus crecientes sospechas de que las escuelas públicas ya no valen la pena. Tal vez nunca lo valieron.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire