Mises Wire

Home | Wire | El Acuerdo Verde Europeo es tan malo como se esperaba

El Acuerdo Verde Europeo es tan malo como se esperaba

  • windpower
0 Views

Tags El Medio AmbienteEconomía GlobalProteccionismo y Libre Comercio

01/15/2020

La Comisión Europea ha revelado su «Acuerdo verde europeo», después de tomar notas sobre la denominación de su homólogo americano, el «New Deal Verde». Aunque la legislación introducida en el Congreso de Estados Unidos sigue siendo ficción bajo un ejecutivo y un senado republicanos, la iniciativa de Bruselas se convertirá en ley a menos que haya una oposición considerable por parte de los Estados miembros de la UE.

En mayo tuve el placer de ser invitado a un evento del Centro Económico Austriaco en Viena, en el que discutimos el panorama político antes de las elecciones europeas. Mi predicción en aquel entonces: más verdes, más políticas verdes extáticas por venir. La recién elegida presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha intentado apaciguar a las fuerzas verdes del Parlamento Europeo dedicándose a la agenda ambientalista y, como resultado, ahora persigue los ambiciosos objetivos políticos que expuso en su discurso de candidatura en Estrasburgo.

El Nuevo acuerdo verde tiene importantes implicaciones para la industria y los consumidores, entre las que se incluyen una mayor fiscalidad de la energía, mayores gravámenes sobre el transporte marítimo y aéreo, mayores derechos de emisión en las carreteras, obligar a las empresas a replantearse el reciclaje y la reparación de aparatos electrónicos y hacer más difícil la conclusión de acuerdos de libre comercio. Todas estas medidas merecen sus propios artículos de opinión, pero por el bien de este, vamos a reducirlo.

Son importantes tres puntos del paquete de medidas ejecutivas y legislativas propuestas:

  1. La Comisión quiere introducir un impuesto fronterizo de carbono.
  2. La Comisión quiere actualizar los objetivos de emisiones para 2030.
  3. La Comisión quiere gastar más dinero en un esfuerzo por «reinvertir» (o comprar a los Estados miembros).

El impuesto fronterizo de carbono

El principal objetivo de este «ajuste fronterizo» es evitar la reubicación de la producción intensiva en carbono a países no pertenecientes a la UE, un problema conocido como «fuga de carbono». Cuando las empresas subcontratan la producción para evitar los costes del carbono, trasladan sus emisiones al extranjero. Esto, afirma la UE, reduce la eficacia de las políticas climáticas de la UE. Esto es de excepcional interés para Bruselas, ya que los países no pertenecientes a la UE, como los de los Balcanes, así como Moldavia, Bielorrusia y Ucrania, podrían llegar a rivalizar con los productores de la UE como resultado de ello. La lógica es muy europea: primero frenamos nuestra propia eficiencia empresarial a través de la regulación, luego llamamos a otros países competidores desleales.

No es la primera vez que los líderes europeos restringen el comercio debido a preocupaciones medioambientales. Fue la razón más notable por la que el acuerdo de libre comercio de la era de Obama, la Asociación de Comercio e Inversión Transatlántica (ACIT), fue congelado, y por la que el bloque todavía no tiene una relación de libre comercio con China. El presidente francés Emmanuel Macron amenaza incluso con bloquear un acuerdo comercial con los países sudamericanos (llamado Mercosur) en caso de que Brasil abandone el Acuerdo de París sobre el clima de 2015.

Peor que la politización de sus acuerdos comerciales, von der Leyen extenderá ahora su política climática a los no miembros de la UE, intimidando efectivamente a todo el continente para que se establezcan celosos objetivos de emisiones. Especialmente para los países de Europa del Este como Ucrania, esto es una verdadera pesadilla.

Como era de esperar, los periodistas europeos se aferran a la retórica de la Comisión al llamarla un impuesto fronterizo sobre el carbono. Por mi parte, lo llamo proteccionismo europeo politizado.

Actualización de destino

Se informa que Bruselas está considerando una ley climática que establecería una fecha límite de 2050 para lograr emisiones netas cero, y un plan para impulsar el objetivo de reducción de emisiones del bloque para 2030 de una reducción de por lo menos 40 por ciento a entre 50 y 55 por ciento en comparación con los niveles de 1990. La Comisión tiene previsto presentarlo en marzo de 2020. La actualización del objetivo es sólo un argumento para legitimar medidas legislativas más duras. Una vez aprobado, el Parlamento Europeo dirá que las nuevas y costosas restricciones a las emisiones están «en línea con los objetivos climáticos de la UE».

La buena noticia para la Comisión es que su ley del clima no requerirá una votación por unanimidad en el Consejo Europeo, sino sólo una mayoría cualificada. Dicho esto, Polonia, Hungría y la República Checa están actualmente reteniendo su consentimiento.

El aumento de las ambiciones para reducir las emisiones en un 55 por ciento encontrará probablemente una mayoría en el Parlamento, y en el Consejo ocho países han dicho que apoyan ese objetivo. La cuestión es si los oponentes pueden reunir una oposición viable.

Eso nos lleva al quid de la cuestión.

La apropiación del dinero del clima

El presidente de la Comisión von der Leyen ya ha propuesto un paquete financiero llamado Fondo de Transición Justa, que apoyará a las regiones en su transición hacia el abandono de los combustibles fósiles. Sin embargo, los objetivos climáticos actuales ya requieren

260.000 millones de euros de inversión anual adicional, lo que significa que los objetivos actualizados necesitarán aún más financiación. Por el momento, se rumorea que el Fondo de Transición Justa está incluido en el presupuesto de la UE para 2021-27 y se espera que recaude 100.000 millones de euros en inversiones. Sigue siendo un misterio quién exactamente invertirá de forma privada (a su propio riesgo) en molinos de viento y paneles solares ineficientes.

Una cosa es cierta: una apropiación de efectivo de este tamaño puede ciertamente atraer los intereses de las naciones centroeuropeas que actualmente dudan en unirse. Dicho esto, Alemania y los Países Bajos están favoreciendo las ambiciones presupuestarias limitadas.

Es la mezcla definitiva de la ideología climática y la extravagancia del gasto. Dado que Bruselas tiende a equivocarse en cada respuesta, confío en que obtendremos lo peor de ambos.

Publicado originalmente por el  Austrian Economics Center.

Author:

Bill Wirtz

Bill Wirtz is a political commentator from Luxembourg. His works have been published in The Times of London, the Washington Examiner, Newsweek, Die Welt, and Le Monde.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire