Mises Wire

Home | Wire | Dominando el futuro: las ambiciones megalómanas del FEM

Dominando el futuro: las ambiciones megalómanas del FEM

  • WEF

Etiquetas Burocracia y regulaciónBeneficencia corporativaAmiguismo y corporativismoProgresismoSocialismoEstrategiaEconomía de EEUUHistorial mundial

La reunión anual cincuenta y tres del Foro Económico Mundial (FEM) congregó a cincuenta y dos líderes mundiales, mil setecientos ejecutivos de empresas, artistas varios y otras personalidades para tratar el tema de la «Cooperación en un mundo fragmentado». La fragmentación es la némesis del Foro Económico Mundial y de sus socios corporativos y de las Naciones Unidas (ONU). «Fragmentación» significa que segmentos de la población mundial no se adhieren a la agenda del catastrofismo del cambio climático y a los preceptos del Gran Reajuste.

El Gran Reajuste, por su parte, equivale a un cártel híbrido entre el Estado y las empresas que administra la economía mundial (y, por extensión, los sistemas políticos del mundo) bajo la dirección del FEM, la ONU, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Organización Mundial de la Salud, así como de altos responsables empresariales como el consejero delegado de BlackRock, Larry Fink.

Para que no nos imaginemos que el FEM y sus reuniones representan simplemente los delirios grandiosos de algunos payasos ineficaces, hay que señalar que el «capitalismo de las partes interesadas» del FEM —introducido en 1971 por Klaus Schwab, fundador y presidente del FEM, y Hein Kroos, en Modern Enterprise Management in Mechanical Engineering ha sido adoptado por la ONU, por la mayoría de los bancos centrales, así como por las principales empresas, bancos comerciales y gestores de activos del mundo. El capitalismo participativo se considera ahora el modus operandi del sistema económico mundial.

En el libro de 1971, Schwab y Kroos sugerían que «la gestión de una empresa moderna debe servir no sólo a los accionistas sino a todas las partes interesadas para lograr el crecimiento y la prosperidad a largo plazo». Las partes interesadas son las empresas y los gobiernos complacientes y cómplices, no la ciudadanía.

BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, posee más de 10 billones de dólares en activos bajo gestión (AUM), incluidos los fondos de pensiones de muchos estados de EE. UU. En 2019, el consejero delegado de BlackRock, Larry Fink, lideró la Mesa Redonda Empresarial de EE. UU. sobre el capitalismo de las partes interesadas. Los CEO de 181 grandes empresas redefinieron el propósito común de la corporación en términos de la creación de Schwab, el capitalismo de los accionistas, señalando el supuesto fin del capitalismo impulsado por los accionistas. En su carta de 2022 a los consejeros delegados, Fink dejó muy clara la postura de BlackRock sobre las decisiones de inversión. «El riesgo climático es un riesgo de inversión», declaró Fink. Prometió un «cambio tectónico en el capital», una mayor aceleración de las inversiones destinadas a empresas «centradas en la sostenibilidad».

Fink advirtió a los consejeros delegados: «Y como esto tendrá un impacto tan dramático en cómo se asigna el capital, cada equipo directivo y consejo de administración tendrá que considerar cómo afectará a las acciones de su empresa»(el subrayado es mío). Según Fink, el capitalismo participativo no es una aberración. Fink aporta pruebas del imperativo «woke» del capitalismo stakeholder en su negación del mismo: «No es una agenda social o ideológica. No es 'woke'. Es capitalismo». Esta definición de capitalismo habría sido sin duda una novedad para Ludwig von Mises.

Fink forma parte del patronato del FEM, junto con el ex vicepresidente de EEUU Al Gore; la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva; la presidenta del BCE, Christine Lagarde, y la viceprimera ministra y ministra de Finanzas canadiense, Chrystia Freeland, entre otros.

En sus palabras de bienvenida a 2023 y en su discurso especial, Schwab señaló las múltiples crisis a las que se enfrenta el mundo: «la transformación energética, las consecuencias de la covida, la remodelación de las cadenas de suministro están sirviendo todas ellas como fuerzas catalizadoras de la transformación económica». Por cierto, todos estos son factores que el FEM ha promovido y/o exacerbado. Y juntos se han sumado a la «alta inflación, el aumento de los tipos de interés y la creciente deuda nacional» que Schwab también denunció.

Schwab señaló el problema de la fragmentación social y geopolítica y «un mosaico desordenado de poderes», en alusión a la guerra de Ucrania. Pero Schwab también lamentó «los grandes poderes corporativos y de las redes sociales, todos compitiendo cada vez más por el poder y la influencia. Como resultado, la tendencia se dirige de nuevo hacia una mayor fragmentación y confrontación», sin duda refiriéndose, al menos en parte, a la reciente adquisición de Twitter por Elon Musk, la pérdida de una importante plataforma para la propaganda y la censura. Naturalmente, Schwab se refirió al «cambio climático» y a los «virus» como amenazas existenciales que podrían llevar a «la extinción de gran parte de nuestra población mundial». La cuestión es si el «cambio climático» y los «virus», o más bien las respuestas a estas supuestas amenazas, serán la causa de extinciones masivas.

Pero la amenaza de «fragmentación más crítica», argumentó Klaus, la plantean quienes «van a lo negativo» y mantienen una «actitud crítica y de confrontación» con la agenda de Davos: quienes tienen la temeridad de oponerse a una agenda global de catastrofismo del cambio climático, con el consiguiente control de la producción y el consumo y la práctica eliminación de la propiedad y los derechos de propiedad para la inmensa mayoría.

Un tema central que abordó la quincuagésima tercera reunión anual fue «las actuales crisis energética y alimentaria en el contexto de un nuevo sistema para la energía, el clima y la naturaleza». El tema concuerda con las anteriores y reiteradas afirmaciones del FEM de que la cadena de suministro agrícola está demasiado «fragmentada» para una agricultura «sostenible». «Un sistema alimentario resiliente y respetuoso con el medio ambiente requerirá alejarse de nuestras actuales cadenas de suministro fragmentadas», escribió Lindsay Suddon, directora de estrategia de Proagrica, en 2020. En el documento de Suddon y en muchos otros del FEM se repite el estribillo de la «fragmentación». La agricultura sostenible no puede lograrse en las condiciones agrícolas «fragmentadas» que existen actualmente.

Una de las ponencias, titulada «¿Puede la acción colectiva curar lo que está enfermando a nuestros sistemas alimentarios?», parte de la reunión anual del FEM de 2020, argumentaba que la fragmentación representa la última barrera para la sostenibilidad:

Como responsables de las principales instituciones multilaterales y comerciales de financiación agrícola, estamos convencidos de que la fragmentación de los actuales sistemas alimentarios representa el obstáculo más importante para alimentar a una población creciente de forma nutritiva y sostenible.

Escrito por Wiebe Draijer, entonces presidente del consejo de administración de Rabobank, y Gilbert Fossoun Houngbo, director general electo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el documento era bastante revelador. En él se advertía de que, a menos que se aborde la fragmentación, «tampoco tendremos esperanzas de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de cero emisiones netas para 2050, dado que la cadena de suministro agrícola actual, de la granja a la mesa, representa alrededor del 27% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)».

Rabobank es uno de los patrocinadores financieros de la Alianza para la Acción Alimentaria del FEM (de la que se habla más adelante). En su sitio web, Rabobank señala que opera en los Países Bajos, atendiendo a clientes minoristas y corporativos, y a escala mundial, financiando al sector agrícola. La OIT es una agencia de la ONU que establece normas laborales en 187 países.

¿Qué intereses pueden tener en común un banco internacional y una agencia internacional del trabajo de la ONU? Según su documento conjunto, tienen en común la determinación de eliminar la fragmentación en la agricultura. El interés de la banca en la desfragmentación es obtener una participación mayoritaria en menos explotaciones y más grandes. El interés de la dirección sindical es tener más trabajadores bajo su supervisión y control. Los intereses bancarios y laborales combinados dan como resultado grandes explotaciones agrícolas explotadas por trabajadores agrícolas organizados —no propietarios— bajo el control del banco. Una justificación adicional (más probablemente la principal) de este «esquema» es que los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU pueden así implementarse más fácilmente a través de «cadenas de valor agrícola y prácticas agrícolas». Los autores concluyen: «Lo más crítico es que necesitamos agregar oportunidades, recursos y experiencia complementaria en proyectos a gran escala que puedan desbloquear la inversión y generar impacto» (el énfasis es mío). La «acción colectiva» es la «cura».

En términos de agricultura, es decir, «fragmentación» significa demasiadas explotaciones discretas y dispares. La solución a este problema es la consolidación, o la propiedad de los activos agrícolas por parte de cada vez menos entidades. Bill Gates en EEUU. Los «proyectos a gran escala» serán propiedad de quienes puedan permitirse cumplir la estrategia «de la granja al tenedor» de la Comisión Europea (CE). «La Estrategia»de la granja a la mesa» es el núcleo del «Pacto Verde Europeo». El objetivo del Pacto Verde Europeo es «ninguna emisión neta de gases de efecto invernadero para 2050». (Más información sobre la Estrategia «de la granja al tenedor» y sus efectos sobre el hambre y la inanición a continuación).

La cuestión del suministro de alimentos se abordó en una sesión titulada «Servir de forma sostenible». El sumario de la sesión señala que «casi 830 millones de personas sufren inseguridad alimentaria y más de 3.000 millones no pueden permitirse una dieta sana. Los retos para la salud humana y planetaria se han visto agravados por el aumento de los costes, las interrupciones de la cadena de suministro y el cambio climático».

El punto culminante de la mesa redonda, que por lo demás no fue más que una señal de virtudes, fueron las preguntas formuladas por un miembro del público, «Jacob, de América»:

Quiero hacer una pregunta sobre la producción de alimentos. El año pasado, el gobierno holandés anunció duras restricciones al uso de fertilizantes nitrogenados. Estas restricciones obligaron a muchos agricultores a dejar de producir gran parte de sus tierras. Y estas políticas llevaron a 30.000 agricultores holandeses a protestar contra estas políticas gubernamentales. Y esto se hacía en un momento en el que la producción de alimentos ya estaba sufriendo graves recortes a causa de la guerra en Ucrania. Mis preguntas son, una, ¿apoya el panel que se apliquen políticas similares en todo el mundo? ¿Y apoya a los agricultores holandeses que protestan? ¿Acaso políticas tan estrictas que conducen a una reducción de la producción de alimentos no perjudican en última instancia a los más pobres del mundo y agravan el problema de la malnutrición?

El interrogador era uno de cuatro, pero sus preguntas dominaron el resto de la sesión y llevaron al moderador, Tolu Oni, y a la panelista Hanneke Faber, presidenta de nutrición de Unilever, con sede en los Países Bajos, a ponerse bastante a la defensiva. Esta última replicó:

Soy holandés y nuestra empresa tiene su sede en Holanda. La situación es muy difícil en Holanda. Siento mucha simpatía por los agricultores que protestan, porque es su medio de vida y sus negocios los que están en peligro. Pero también simpatizo mucho con lo que intenta hacer el gobierno, porque las emisiones de nitrógeno son demasiado elevadas. . . . . Así que hay que hacer algo. . . .

Pero es un problema muy holandés. No creo que haya que preocuparse de que esas mismas soluciones tengan que ir a otro sitio.

Esta última afirmación queda desmentida por el hecho de que los Países Bajos son la sede del programa Alianza para la Acción Alimentaria del FEM y la sede de la Secretaría de Coordinación Global (GCS) de los Centros de Innovación Alimentaria del FEM. Lanzados en la reunión de la Agenda de Davos en 2021, los Centros de Innovación Alimentaria tienen como objetivo alinearse con la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU: «El papel de la GCS será coordinar los esfuerzos de los Hubs regionales, así como alinearse con procesos e iniciativas globales como la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU». Y el objetivo declarado de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU es alinear la producción agrícola con los ODS de la Agenda 2030: «La Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU, celebrada durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York el 23 de septiembre [de 2021], sentó las bases para la transformación de los sistemas alimentarios mundiales con el fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030».

«Sostenibilidad» y «desarrollo sostenible» no significan, como parecen sugerir las palabras, la capacidad de resistir choques de diversa índole —crisis económicas, desastres naturales, etc— . Significan un desarrollo limitado por imperativos ecologistas utópicos y acientíficos, que incluyen la reducción de la producción y el consumo en el mundo desarrollado y la frustración del desarrollo que daría lugar a la producción de GEI adicionales en el mundo en desarrollo. En lo que respecta a la agricultura, esto implica una reducción del uso de fertilizantes ricos en nitrógeno y su eventual eliminación, así como el abandono progresivo del ganado productor de metano y amoníaco. En los Países Bajos, la iniciativa Food Hubs ya ha llevado al gobierno a la compra obligatoria y el cierre de hasta tres mil granjas, lo que provocará una drástica reducción del rendimiento de las cosechas del segundo exportador mundial de productos agrícolas.

La situación en los Países Bajos también forma parte de la estrategia «de la granja a la mesa» de la Comisión Europea. Bajo la administración Trump, el Departamento de Agricultura de los los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) descubrió que la adopción del plan daría lugar a una disminución de la producción agrícola de entre el 7 y el 12 por ciento para la Unión Europea, dependiendo de si la adopción es a nivel de toda la UE o global. Con la adopción exclusiva en la UE, se preveía que el descenso de la producción agrícola de la UE sería del 12%, frente al 7% en caso de que la adopción fuera mundial. En el caso de la adopción global, se preveía que la producción agrícola mundial descendiera un 11%. Además, el USDA informó:

El descenso de la producción agrícola reduciría el suministro de alimentos en la UE, lo que provocaría un aumento de los precios que repercutiría en los presupuestos de los consumidores. Los precios y los costes per cápita de los alimentos serían los que más aumentarían en la UE, en cada uno de los tres escenarios [en el estudio se incluyó un escenario intermedio de adopción de la estrategia «De la granja al tenedor» por parte de la UE y los estados-nación vecinos]. Sin embargo, los aumentos de precios y costes alimentarios serían significativos en la mayoría de las regiones si las estrategias [de la granja a la mesa] se adoptaran a escala mundial. En el caso de los Estados Unidos, los precios y los costes de los alimentos permanecerían relativamente inalterados, salvo en el caso de una adopción global.

El descenso de la producción en la UE y en otros lugares provocaría una reducción del comercio, aunque algunas regiones se beneficiarían en función de los cambios en la demanda de importaciones. Sin embargo, si el comercio se restringe como consecuencia de la imposición de las medidas propuestas, las repercusiones negativas se concentrarán en las regiones con las poblaciones más inseguras del mundo desde el punto de vista alimentario. . . .

La inseguridad alimentaria, medida como el número de personas que carecen de acceso a una dieta de al menos 2.100 calorías al día, aumenta significativamente en los 76 países de renta baja y media incluidos en nuestro análisis debido al incremento de los precios de los productos alimentarios básicos y al descenso de los ingresos, especialmente en África. Para 2030, el número de personas en situación de inseguridad alimentaria en caso de adopción exclusiva por la UE aumentaría en 22 millones más de lo previsto sin las Estrategias propuestas por la CE. La cifra ascendería a 103 millones en el escenario intermedio y a 185 millones en el de adopción global. (el subrayado es mío)

Así, vemos que «sosteniblemente servido» significa sosteniblemente hambriento.

Otro panel destacado fue el titulado «Stewarding Responsible Capitalism», en el que participaron, entre otros, Brian T. Moynihan, Consejero Delegado de Bank of America y Presidente del Consejo Empresarial del FEM. Moynihan, ardiente defensor del capitalismo de las partes interesadas, sugirió que las empresas que no cumplan los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza (ASG) simplemente se quedarán atrás. Nadie hará negocios con esas empresas, afirmó.

Los comentarios de Moynihan revelaron hasta qué punto el capitalismo de las partes interesadas y la métrica para medirlo, el índice ESG, han penetrado en la banca comercial. De hecho, más de trescientos grandes bancos son signatarios de los «Principios para una Banca Responsable» de la ONU, «lo que representa casi la mitad del sector bancario mundial». Mientras tanto, cuarenta y setecientas empresas de gestión de activos, propietarios de activos y proveedores de servicios de activos han firmado los seis «Principios para la Inversión Responsable» de la ONU. Estos principios se centran por completo en el cumplimiento de las ASG y en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de la ONU. La indexación ASG impregna ahora todos los aspectos de los negocios bancarios y de inversión, incluyendo en qué empresas invierten, cómo se adhieren ellos mismos a las métricas ASG y cómo cooperan con sus competidores para promover los ASG. Así pues, el objetivo de los principios es universalizar la inversión ASG. La indexación ASG aumenta el coste de hacer negocios, priva de capital a los incumplidores y crea un cártel de productores preferentes.

En la sesión «Filantropía: Un catalizador para proteger nuestro planeta», el enviado de EEUU para el clima, John Kerry, sugirió que él y la gente de Davos eran «un selecto grupo de seres humanos, [que], por lo que sea que nos haya tocado en algún momento de nuestras vidas, somos capaces de sentarnos en una sala y reunirnos y hablar realmente de salvar el planeta». Traicionando el carácter religioso y de culto del grupo de Davos, Kerry sugirió que su unción y la de otros como salvadores del planeta era «casi extraterrestre». Si les dices que estás interesado en salvar el planeta, «la mayoría de la gente», continuó Kerry, «piensa que eres un bienhechor liberal de izquierdas que abraza árboles». Pero yo sostengo que «la mayoría de la gente» piensa que Kerry y los de su calaña no son en absoluto bienhechores, sino fanáticos del control y megalómanos empeñados en controlar a la población mundial.

En otros paneles, los ponentes afirmaron que debería prohibirse comer carne, conducir coches y vivir fuera de los límites de las ciudades de quince minutos.

En resumen, con la agenda de Davos nos enfrentamos a una campaña concertada y coordinada para desmantelar las capacidades productivas en energía, fabricación y agricultura. Este proyecto, impulsado por las élites y que redunda en su beneficio, está suponiendo el mayor Gran Salto Atrás de la historia. Si no se detiene y revierte, conducirá al desastre económico, incluyendo una drástica reducción del consumo y del nivel de vida. Y es casi seguro que provocará más hambre en el mundo desarrollado y hambrunas en el mundo en desarrollo. El presidente del FEM, Schwab, puede superar al presidente Mao. Si se lo permitimos.

Author:

Contact Michael Rectenwald

Michael Rectenwald is the author of twelve books, including The Great Reset and the Struggle for Liberty: Unraveling the Global AgendaThought CriminalBeyond WokeGoogle Archipelago, and Springtime for Snowflakes. He is a distinguished fellow at Hillsdale College.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock