Mises Wire

Home | Wire | ¿Deberían los libertarios dar respaldo a los Estados que hacen guerras «humanitarias»?

¿Deberían los libertarios dar respaldo a los Estados que hacen guerras «humanitarias»?

  • fp

Etiquetas Guerra y política exterior

08/19/2022

En su valioso artículo «War and Humanitarian Intervention», en The Routledge Companion to Libertarianism (pp. 441-56), Fernando R. Tesón plantea algunas críticas interesantes a las opiniones de Murray Rothbard sobre la guerra como parte de una discusión más general del tema, y me gustaría dedicar el artículo de esta semana a ellas. Hay que decir, sin embargo, que varias de estas críticas se basan en lecturas erróneas de Rothbard, lo que no quiere decir que a Tesón le guste más la verdadera posición rothbardiana que aquella a la que presta atención.

Tesón piensa que los libertarios han visto con razón la guerra con recelo, e incluye algún buen material sobre los costes de la guerra, pero también piensa que la posición de Rothbard es indebidamente restrictiva. Tesón permitiría un mayor margen de maniobra para la guerra que Rothbard, y desea especialmente dar cabida a las intervenciones humanitarias «para evitar el genocidio».

Tesón tiene un buen comienzo, señalando lo central que es el principio de no agresión (PNA) para Rothbard, pero piensa erróneamente que el principio lo compromete a algo cercano al pacifismo. Tesón considera que el principio dice que sólo se puede usar la fuerza para repeler la fuerza dirigida a uno, de modo que si alguien robara su propiedad de forma no violenta, violaría el NAP si se apoderara de su cuerpo para detenerlo.

Si Tesón se hubiera tomado la molestia de consultar el principio del capítulo 12 de La ética de la libertad, pronto habría visto su error:

Si todo hombre tiene el derecho absoluto a su propiedad justamente poseída, se deduce entonces que tiene el derecho a conservar esa propiedad— a defenderla mediante la violencia contra la invasión violenta. Los pacifistas absolutos que también afirman su creencia en los derechos de propiedad —como el Sr. Robert LeFevre— están atrapados en una contradicción interna ineludible: porque si un hombre posee una propiedad y, sin embargo, se le niega el derecho a defenderla contra un ataque, entonces está claro que se le está negando un aspecto muy importante de esa propiedad. Decir que alguien tiene el derecho absoluto a una determinada propiedad pero carece del derecho a defenderla contra un ataque o una invasión es también decir que no tiene el derecho total a esa propiedad. Además, si todo hombre tiene derecho a defender su persona y su propiedad contra los ataques, entonces también debe tener derecho a contratar o aceptar la ayuda de otras personas para hacer esa defensa: puede emplear o aceptar defensores del mismo modo que puede emplear o aceptar los servicios voluntarios de jardineros en su césped.

Rothbard hace aún más evidente su posición sobre el punto preciso que plantea Tesón:

Para ser más concretos, si Jones descubre que su propiedad está siendo robada por Smith, tiene derecho a repelerlo e intentar atraparlo; pero no tiene derecho a repelerlo bombardeando un edificio y asesinando a personas inocentes o a atraparlo rociando con fuego de ametralladora a una multitud inocente. Si hace esto, es tan (o más) agresor criminal como Smith.

Quizá te preguntes por qué Tesón cometió este error. Sugiero que la respuesta está en un error de interpretación mucho más importante que este caso concreto. Si se observa el PNA como una frase aislada, se puede ver cómo Tesón se equivocó. El NAP dice: «El axioma fundamental de la teoría libertaria es que nadie puede amenazar o cometer violencia («agredir») contra la persona o la propiedad de otro hombre. La violencia sólo puede emplearse contra el hombre que la comete; es decir, sólo a la defensiva contra la violencia agresiva de otros» (p. 442). Si se mira sólo la segunda frase, se podría llegar a la lectura de Tesón. Pero fijarse sólo en una frase de la obra de un autor no es una buena idea; hay que tener siempre presente el contexto completo. Tesón se obstina en el error al decir que «Rothbard no acepta la justificación de usar la violencia contra quienes no la han usado contra nosotros, incluso cuando han violado nuestros derechos de propiedad» (p. 445), y en consecuencia, Tesón le imputa la opinión de que no se puede usar la fuerza para expulsar a un intruso que duerme pacíficamente en tu sofá.

Por desgracia, éste no es el mayor error de Tesón. Comienza bien, señalando que en la visión libertaria, los grupos no tienen derechos que no provengan de los derechos individuales de sus miembros. A continuación, argumenta que al permitir responder a los ataques no sólo contra uno mismo, sino también contra otros, un país está justificado para responder con la fuerza a la agresión contra otros países, no sólo contra sí mismo, y también para prohibir por la fuerza el genocidio dirigido contra parte de la propia población de otra nación.

Al argumentar de este modo, Tesón pasa por alto un punto fundamental. Los Estados no tienen más derechos que los individuos a los que gobiernan, pero de ello no se deduce que tengan los mismos derechos que los individuos y que sean «dueños» de su territorio del mismo modo que las personas son dueñas de sus propiedades. De hecho, para Rothbard, los Estados son bandas criminales. Como dice en «War, Peace, and the State», un artículo que cita Tesón,

Ha llegado el momento de introducir el Estado en nuestro debate. El Estado es un grupo de personas que ha conseguido adquirir prácticamente el monopolio del uso de la violencia en un área territorial determinada. En particular, ha adquirido el monopolio de la violencia agresiva, ya que los Estados suelen reconocer el derecho de los individuos a utilizar la violencia (aunque no contra los Estados, por supuesto) en defensa propia. El Estado utiliza entonces este monopolio para ejercer el poder sobre los habitantes de la zona y disfrutar de los frutos materiales de ese poder. El Estado, por tanto, es la única organización de la sociedad que obtiene regular y abiertamente sus ingresos monetarios mediante el uso de la violencia agresiva; todos los demás individuos y organizaciones (excepto si el Estado les delega ese derecho) sólo pueden obtener riqueza mediante la producción pacífica y el intercambio voluntario de sus respectivos productos. Este uso de la violencia para obtener sus ingresos (llamados «impuestos«» ) es la piedra angular del poder del Estado.

Tesón no comprende que para Rothbard, las pretensiones soberanas del Estado no son corolarios de los derechos individuales. Así, al considerar la discusión de Rothbard sobre el caso de un Estado que ha ocupado el territorio de otro Estado, Tesón dice que la posición de Rothbard «implica que un gobierno no puede usar la fuerza letal para recuperar un territorio que fue ocupado pacíficamente por otra nación» (p. 445). Aquí vuelve a apoyarse en su interpretación incorrecta del PNA, de que no se puede usar la violencia contra el robo no violento. Lo que se le escapa es que Rothbard no está hablando de un caso de violación de los derechos de propiedad; más bien, en su ejemplo, acaba de haber un cambio de gobierno. Un gobierno que intentara recuperar violentamente «su» territorio no estaría defendiendo los derechos de propiedad.

Merece la pena leer el artículo de Tesón, pero habría sido aún mejor si hubiera estudiado más detenidamente la obra de Rothbard.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here