Mises Wire

Home | Wire | Cuidado con el enganche y engaño de la retirada de tropas

Cuidado con el enganche y engaño de la retirada de tropas

  • war propaganda

Etiquetas Guerra y Política Exterior

01/18/2021

Uno se convierte en un cínico empedernido cuando sigue la política exterior de EEUU. Ese pesimismo está justificado: si se considera el valor de casi dos décadas de construcción de la nación en el extranjero y un consenso aparentemente inamovible sobre el intervencionismo en la política exterior en DC 6 billones de dólares y aproximadamente siete mil vidas estadounidenses más tarde, la maquinaria de la política exterior de Estados Unidos parece estar funcionando muy bien.

La elección de Joe Biden como presidente puede representar un cambio partidario en términos de quién será el rostro del país. En términos de sustancia, sin embargo, puede que no sea gran cosa. Biden tiene un largo historial de promover intervenciones en el extranjero como el bombardeo de Serbia en 1999, y votó para autorizar la invasión de Irak en 2003. Aunque Biden ha expresado anteriormente su escepticismo sobre el aumento de tropas en el Afganistán y la intervención en Libia, el gabinete que está reuniendo en la actualidad—en el que figuran varios intervencionistas neoliberales como Neera Tanden, Anthony Blinken y Jake Sullivan—no muestra verdaderos signos de una reorganización de la política exterior.

De hecho, la administración Biden no puede empujar directamente a los EEUU a nuevos conflictos. El mismo Biden ha sugerido incluso que quiere poner fin a las interminables excursiones de EEUU en el extranjero. Sin embargo, el grupo de expertos de Biden probablemente mantendrá políticas coercitivas como sanciones, revoluciones de color y operaciones en negro en la cubierta para asegurar un grado de continuidad para el proyecto hegemónico liberal americano. El propio Biden todavía quiere mantener fuerzas residuales en el extranjero bajo la apariencia de llevar a cabo operaciones antiterroristas en países como Afganistán.

¿Es la posibilidad de retiros permanentes de tropas un sueño imposible?

Los estadounidenses naturalmente se han cansado de las aventuras extranjeras de los activistas de DC, lo que en muchos casos los llevó a tirar de la palanca para Donald Trump en 2016-quien fue percibido como el candidato más precavido tanto en las primarias republicanas como en las elecciones generales de ese año. A pesar de la prometedora retórica sobre la inversión de los errores de política exterior anteriores, la administración Trump terminó siendo una mezcla. Sin embargo, las cosas se pusieron algo interesantes en 2020. A finales de julio, la administración Trump anunció que Estados Unidos reduciría su presencia militar en Alemania—un país que ha tenido una ocupación militar estadounidense desde 1945—sacando doce mil tropas de Alemania. Avance rápido hasta noviembre: la administración Trump anunció sus planes de retirar veinticinco mil tropas de Afganistán.

En la superficie, estos anuncios sonaban bien, pero el diablo siempre está en los detalles. En un artículo para el Wall Street Journal publicado el verano pasado, el asesor de seguridad nacional de Donald Trump, Robert C. O'Brien, aseguró a los lectores neoconservadores del periódico que las tropas estacionadas en Alemania se trasladarían a otros puntos calientes en el Indo-Pacífico y Europa del Este.

Poco después, EEUU firmó un acuerdo de cooperación en materia de defensa con Polonia para trasladar mil tropas estadounidenses de Alemania al país de Europa del Este. Aunque se ha hablado de trasladar tropas a los países bálticos, nada se ha materializado hasta ahora.

Sin embargo, la fuerte presencia de Estados Unidos en la Organización del Tratado del Atlántico Norte garantiza algún tipo de golpe de sable hacia Rusia. A principios de agosto, la OTAN intensificó su agresión cuando seis B-52 de EEUU volaron sobre el Mar Negro para probar las defensas aéreas rusas. Uno sólo podía imaginar cómo EEUU habría respondido a los aviones de guerra rusos volando sobre el patio trasero de EEUU en la cuenca del Caribe.

Del mismo modo, no se sabe qué pasará con las tropas que se retiren de Afganistán. Por lo que sabemos, podrían estar estacionadas en otro lugar y no ser traídas de vuelta a casa. Para un imperio, el mundo entero puede servir como un almacén militar dependiendo del contexto político. Estacionarlos en Arabia Saudita, que fue testigo de la llegada de mil quinientas tropas en 2019, cuando las tensiones entre el reino y su amargo rival Irán comenzaron a aumentar, probablemente no estaría fuera de la cuestión. Del mismo modo, estas mismas tropas podrían ser útiles para el llamado pivote a Asia, donde las elites de la política exterior estadounidense quieren una OTAN asiática, mediante el establecimiento del Diálogo cuatripartito de seguridad (QUAD), para frenar el ascenso de una China ascendente.

El establishment de la seguridad nacional está constantemente buscando monstruos para destruir

Es seguro decir que la mancha de la política exterior está constantemente buscando nuevos enemigos. Incluso cuando un conflicto concluye, el gobierno de EEUU tiene una asombrosa habilidad para lanzarse rápidamente a nuevas luchas exteriores. Aunque hasta ahora no se ha manifestado nada, los apparatchiks de política exterior son astutos en cuanto a que saben cómo hacer creer al público que están trayendo tropas de vuelta a casa, cuando en realidad están cambiando las tropas o haciendo reducciones graduales. Este último caso es particularmente peligroso porque crea la ilusión de que las tropas están siendo retiradas inmediatamente de ciertas áreas y traídas de vuelta a casa. Esto genera un falso optimismo y pacífica al público de una manera que le impide comprender lo que realmente está pasando. El hecho es que, con una presencia residual de tropas en puntos calientes como el Medio Oriente, los legisladores siempre pueden crear una excusa para desplegar más tropas después de que se produzca el inevitable retroceso contra estas fuerzas.

A pesar de las suposiciones de política exterior de la clase dominante, las relaciones internacionales no son estáticas. Tanto Europa como Asia tienen ahora múltiples países marcados por la prosperidad, o al menos por un desarrollo prometedor, lo que les da los recursos para construir un duro poder militar. Ryan McMaken observó que la adhesión a una economía de mercado permite a los países no sólo elevar su nivel de vida, sino que también les facilita la movilización de la maquinaria bélica para disuadir a los posibles agresores. Los Estados Unidos no necesitan mimar a los países desarrollados, ni tampoco deben llevar a cabo funciones militares en su nombre cuando son lo suficientemente ricos como para construir y mejorar sus defensas. Además, naturalmente surgirán coaliciones equilibradas si los países intentan hacer jugadas hegemónicas en sus respectivas esferas de influencia.

Incluso los fracasos de los proyectos de construcción de naciones en Afganistán e Irak no han disuadido a los responsables políticos de encontrar nuevos ociosos. En la última década, un consenso de política exterior se ha cristalizado en DC que apunta a peces más grandes en el escenario internacional. La estrategia de defensa nacional del Pentágono para 2018 marcó un cambio significativo en las prioridades de la política exterior al poner el énfasis en la competencia de las «grandes potencias» contra China y Rusia, en lugar del enfoque previo en la lucha contra las amenazas terroristas transnacionales. Tal pivote será sin duda una ayuda para el complejo militar-industrial, que estará presionando para que los gigantescos presupuestos de defensa se hagan cargo de estas amenazas percibidas. Se nos recordará cada día cómo estos países plantean amenazas «existenciales» que justifican un mayor gasto en defensa y una posible intromisión en el extranjero. Un guión de película muy familiar, pero con un reparto de personajes diferente.

Las viejas formas de pensar deben ser abandonadas

La Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría han terminado; los responsables de la formulación de políticas deberían salir de su urdimbre temporal geopolítica del siglo XX y reconocer que las relaciones internacionales han cambiado drásticamente. Ya no hay un momento unipolar en el que los EEUU puedan simplemente poner su peso y esperar que los países se den la vuelta. Habrá una costosa resistencia en cada rincón del mundo en el que el gobierno estadounidense intente meter las narices.

Dado que el poder ejecutivo ha demostrado ser incapaz de librarse de una serie de conflictos controvertidos como la Guerra civil de Yemen, el Congreso tendrá que reafirmarse para contrarrestar las maquinaciones de arriba hacia abajo del establecimiento de la seguridad nacional. Gracias al creciente reajuste en la política estadounidense, hay un bloque emergente bipartidista de congresistas que están empezando a desafiar el deseo de DC de un conflicto perpetuo. Este es un buen comienzo.

Los funcionarios electos deben rechazar el impulso intervencionista y reconocer que la sobre-extensión militar de EEUU es una gran preocupación para los restrictores de la política exterior. Mientras los recursos militares estén estacionados en todo el mundo, pueden ser manipulados y utilizados como piezas de ajedrez para hacer que EEUU entren en otro conflicto—ya sea convencional o por poder.

Sólo un Congreso bien informado y con una columna vertebral puede poner fin a la política exterior demasiado entusiasta del poder ejecutivo. Pero primero, esto requiere un cambio en la forma en que los legisladores, expertos y académicos ven la política exterior. Ciertamente, cambiar la sabiduría convencional de la política exterior implicará una larga e interminable batalla ideológica. Pero tiene que empezar en alguna parte.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a freelance writer based in Austin, Texas. Sign up for his mailing list here. Contact him via Facebook or Twitter. Get his premium newsletter here.

 
 
 
 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire