Mises Wire

Home | Wire | Cuando se trata de defensa nacional, más grande no siempre es mejor

Cuando se trata de defensa nacional, más grande no siempre es mejor

  • great wall china

Etiquetas Guerra y Política ExteriorHistorial Mundial

01/18/2021

En el debate sobre si China se levantará pronto para desafiar a Estados Unidos como el hegemón del mundo, se suele suponer que los Estados con grandes economías agregadas son necesariamente más poderosos desde el punto de vista militar.

Esto se deriva de métodos de décadas de antigüedad que siguen siendo populares entre los estudiosos y expertos que escriben sobre relaciones internacionales y política exterior.

La teoría es la siguiente: los Estados que gobiernan las economías con un gran producto interno bruto (PIB) tienen más acceso a los recursos. Esto significa más acceso a armas, alimentos, personal y una variedad de otros recursos necesarios para llevar a cabo operaciones militares o proyectar poder en la esfera internacional.

En consecuencia, los teóricos de las relaciones internacionales han utilizado durante mucho tiempo el PIB y medidas similares —como el Índice Compuesto de Capacidad Nacional— como medidas sustitutivas del poder de un Estado.

El uso generalizado de estos métodos ha llevado a muchos a comparar las proezas de las naciones en materia de política exterior sobre la base de medidas agregadas. Hoy en día, por ejemplo, es común escuchar cómo China, que tiene un PIB que se aproxima al de Estados Unidos, es ahora una nación par en términos de política exterior y poder de guerra.

Pero esto puede ser engañoso. Las medidas agregadas son menos útiles de lo que muchos imaginan.

Ciertamente, el PIB obviamente tiene algo que ver con la capacidad de un Estado para proyectar el poder. Es, después de todo, una medida de la producción, y las sociedades que pueden producir un gran número de bienes y servicios pueden presumiblemente producir una gran cantidad de armamento a la vez que suministran grandes ejércitos.

Pero medir la capacidad militar no es tan sencillo. Las medidas de riqueza agregada como el PIB no pueden explicar las diferencias en la riqueza neta de la que disfruta una sociedad. Es la riqueza neta la que realmente demuestra el poder de una nación cuando se trata de relaciones internacionales. Una vez que tenemos en cuenta estas diferencias, pronto nos encontramos con que muchos grandes países de ingresos medios que se supone que son muy poderosos militarmente —el ejemplo actual es China, por supuesto— no son tan poderosos como se supone.

La importancia de la riqueza neta y el «superávit disponible»

Los Estados que dominan grandes poblaciones suelen tener acceso a grandes cantidades de recursos. China y la India, por ejemplo, se encuentran entre las diez primeras naciones en términos de PIB.

A primera vista podríamos concluir que, en términos militares, estos Estados pueden, por lo tanto, compararse fácilmente de manera favorable con Estados con economías más pequeñas y con un PIB agregado más reducido.

Pero hay mucho más en la ecuación que eso. En muchos casos, la gran producción de un país se debe en gran medida a su considerable población y no a su eficiencia económica o productividad. En un artículo de 2018 en Seguridad Internacional, el politólogo Michael Beckley explicó por qué una gran población no siempre es un activo para un Estado que desea aumentar su poder en la esfera internacional:

Una gran población es obviamente un importante activo de poder. Luxemburgo, por ejemplo, nunca será una gran potencia, porque su fuerza de trabajo es un punto débil en los mercados mundiales y su ejército es más pequeño que el departamento de policía de Cleveland. Una gran población, sin embargo, no es garantía de un estatus de gran potencia, porque las personas producen y consumen recursos; 1.000 millones de campesinos producirán una inmensa producción, pero también consumirán la mayor parte de esa producción en el acto, dejando pocos recursos para comprar la influencia global o construir un poderoso ejército.

Para estar entre las naciones más poderosas del mundo, un Estado necesita acumular una gran cantidad de recursos, y para ello un Estado debe ser grande y eficiente. Debe producir una alta producción a bajo costo. No sólo debe movilizar enormes insumos, sino también producir una producción significativa por unidad de insumo. En resumen, el poder de una nación no proviene de sus recursos brutos, sino de sus recursos netos, es decir, los recursos que quedan después de restar los costos.1

La relativa escasez de recursos netos limita la capacidad de un Estado para extraer recursos de la población con fines militares. Si bien un Estado puede teóricamente hacer pasar hambre a una población hasta un punto en la búsqueda de objetivos militares, esto también presenta importantes problemas políticos en términos de resistencia política interna. Además, una población hambrienta -o incluso una población empobrecida- no es conocida por su eficiencia en la producción de tropas bien entrenadas y material militar de alta calidad.

En esta línea, Klaus Knorr, en su libro The War Potential of Nations, señala que el control de un Estado sobre algunos factores necesarios para hacer la guerra es decididamente limitado. Variables como «consumo mínimo civil», «producción de reservas productivas» y «productividad laboral» no pueden ser cambiadas mucho por orden del gobierno.2 Estas son limitaciones del poder del Estado. Para Knorr lo que importa es el «superávit disponible» de un Estado, o la cantidad de recursos por encima de lo necesario para mantener un nivel de vida políticamente aceptable para el grueso de la población.

Podemos ver que un Estado de una nación con una población relativamente rica, trabajadores altamente productivos y un nivel de vida muy por encima de la subsistencia es menos limitante para un Estado que una fuerza de trabajo relativamente improductiva que vive más cerca de un nivel de subsistencia.

No obstante, durante décadas los académicos de las relaciones internacionales se han centrado principalmente en los totales de recursos agregados. Esto ha dado lugar a una dependencia del PIB y del Índice Compuesto de Capacidad Nacional (CINC), que combina datos sobre población, población urbana, totales de tropas, gasto militar, producción de hierro y acero y consumo de energía.

¿Por qué los Estados pequeños superan a los grandes?

Beckley ofrece varios ejemplos de cómo estas medidas agregadas no han logrado explicar por qué los países más pequeños y ricos a menudo superan a los países mucho más grandes en los conflictos internacionales:

Por ejemplo, ¿por qué China perdió repetidamente ante Gran Bretaña en las Guerras del Opio durante el siglo XIX? China tenía un PIB mucho mayor que el de Gran Bretaña en esa época y, de hecho, Gran Bretaña nunca superó a China en términos de PIB. Aunque la medida de CINC sugiere una ventaja británica para el período, la ventaja no fue de ninguna manera abrumadora. Sin embargo, Gran Bretaña devastó repetidamente a China en una serie de conflictos militares.

Las medidas agregadas tampoco pueden explicar por qué el Japón humilló repetidamente a China a finales del siglo XIX y principios del XX. Durante este período, como hoy, el PIB de China era mucho más grande que el del Japón. La medida CINC para el período muestra una ventaja aún mayor de China contra Japón. Pero Japón prevaleció repetidamente.

Las medidas agregadas tampoco explican cómo Alemania derrotó fácilmente a Rusia en el frente oriental durante la Primera Guerra Mundial. Sobre el papel, en términos de PIB, Alemania y Rusia estaban casi igualados. De acuerdo con la medida CINC, Rusia tenía la ventaja. Pero Alemania abrumó al Imperio Ruso durante la guerra, y el régimen ruso se derrumbó poco después.

Para ver el cuestionable poder explicativo de las medidas agregadas en una «guerra fría», no necesitamos mirar más allá del conflicto entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. Aunque los EE.UU. tenían una ventaja en el PIB en las décadas de los setenta y ochenta, el CINC de ese período indica una ventaja soviética. En la década de los setenta, la Unión Soviética era el líder mundial en términos de tamaño del ejército y de I+D militar (investigación y desarrollo). Además, «el analista principal de la Unión Soviética en la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos... llegó a la conclusión de que la Unión Soviética era dos veces más poderosa que los Estados Unidos, y en aumento».3

Aunque la Unión Soviética tenía una población más grande que la de EEUU y era tres veces el tamaño físico de EEUU, la Unión Soviética esencialmente se rindió a EEUU en la Guerra Fría en 1990.

En estos casos encontramos que los países con economías y poblaciones más pequeñas son a menudo, de hecho, los Estados más poderosos en los conflictos interestatales. Son las naciones más productivas, bien organizadas y más ricas las que parecen tener la ventaja.

La medida CINC distorsiona la realidad en los tiempos modernos también. Como señala Beckley, si usáramos el CINC como un medidor de poder global, concluiríamos que:

Israel es, y siempre ha sido, uno de los países más débiles del Oriente Medio; Singapur es uno de los más débiles del Asia sudoriental; el Brasil domina América del Sur con aproximadamente cinco veces los recursos de poder de cualquier otro Estado; Rusia dominó Europa durante todo el década de los noventa, con más recursos de poder que Alemania, Francia y el Reino Unido juntos; y China ha dominado el mundo desde 1996 y actualmente tiene el doble de recursos de poder que los Estados Unidos.4

Obviamente, ninguno de estos escenarios es cierto.

Medir el poder de la política exterior con más precisión

Gran parte del problema de la descripción del poder relativo en estos casos proviene del hecho de que el PIB y el CINC exageran la población como una ventaja.

Más bien, sería mejor llegar a una fórmula que tenga una visión más realista de la importancia relativa tanto de la riqueza como del tamaño de la población.

¿Pero cómo podemos medir esto?

En esto, Beckley se inspira en el historiador económico suizo Paul Bairoch, quien sugirió que «la fuerza de una nación podría encontrarse en una fórmula que combinara el PIB per cápita y el total».5

¿Por qué utilizar el PIB per cápita? La razón puede encontrarse en el hecho de que el PIB per cápita es un indicador bastante fiable del desarrollo económico. Las naciones más desarrolladas son mejores en muchas cosas que hacen que un Estado tenga más posibilidades de ganar en poder militar y proyección de poder. Las economías desarrolladas tienen trabajadores más eficientes, tecnología más fiable, materiales más duraderos, soldados más capacitados técnicamente, etc. Los países más desarrollados también son capaces de producir grandes cantidades de armamento sin que se produzcan caídas devastadoras en el nivel de vida de la población. En otras palabras, las sociedades altamente desarrolladas son más eficientes.

Por lo tanto, no basta con mirar las medidas que están fuertemente influenciadas por el tamaño total de la población. Beckley explica cómo la incorporación del PIB per cápita en las medidas de poder es importante para poner el tamaño de la población total en la perspectiva adecuada:

Dividiendo el PIB por los controles de población para algunos de los costos que marcan la diferencia entre los recursos brutos y netos de un Estado. La combinación del PIB con el PIB per cápita da por tanto un indicador que tiene en cuenta el tamaño y la eficiencia, las dos dimensiones principales de los recursos netos.

Para crear una aproximación de los recursos netos, sigo el consejo de Bairoch simplemente multiplicando el PIB por el PIB per cápita, creando un índice que da igual peso a la producción bruta de una nación y a su producción por persona. Este índice de dos variables obviamente no mide los recursos netos directamente, ni resuelve todas las deficiencias del PIB y del CINC. Sin embargo, al penalizar a la población, proporciona una mejor idea de los recursos netos de una nación que el PIB, el CINC u otros indicadores brutos por sí solos.6

Con este método, Beckley «predice» correctamente los resultados de los conflictos militares mencionados anteriormente. Se hace mucho más evidente por qué países comparativamente más pequeños, menos poblados y menos militarizados (es decir, la Gran Bretaña del siglo XIX) han prevalecido tan a menudo contra los Estados que gobiernan sobre economías y poblaciones más grandes.

Esto es, por supuesto, relevante para las comparaciones modernas entre China y los Estados Unidos.

Si miramos el PIB, encontramos que el PIB de China se está acercando al de los Estados Unidos. El PIB de China es un 70 por ciento del tamaño del PIB de los Estados Unidos, y el segundo más grande del mundo. EEUU tiene un PIB de 20 billones de dólares mientras que el PIB de China es de 14 billones de dólares.

Esto parecería hacer que China sea un partido bastante parejo para los Estados Unidos, especialmente cuando se lucha en su propio territorio. Además, la medida CINC, usando los datos del índice más reciente —para 2007— muestra que China tiene una ventaja. De acuerdo con el Proyecto Correlatos de Guerra, el valor del índice CINC de China es 0.19, pero el de los Estados Unidos es sólo 0.14.

¿Pero qué hay del PIB per cápita? Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB per cápita de los Estados Unidos en 2020 fue de 63.051 dólares. En China, el PIB per cápita era de 17.206 dólares. Eso es sólo el 27 por ciento del tamaño de la medida de EEUU.

Si utilizamos la fórmula de Beckley y «simplemente multiplicamos el PIB por el PIB per cápita», descubrimos que la ventaja de China desaparece. En esta medida, el poder de EEUU es cinco veces mayor que el de China. Aunque la deuda del régimen estadounidense y la disminución del poder relativo de los Estados Unidos son factores importantes, el hecho es que China sufre las mismas dolencias económicas que los Estados Unidos, pero sin los altos niveles de productividad de los trabajadores y sin las docenas de aliados económicos de los Estados Unidos en todo el mundo.

La importancia de mirar más allá de las medidas agregadas de poder militar se extiende naturalmente más allá de la relación entre EEUU y China. Encontramos situaciones similares cuando usamos el método Beckley para mirar el poder de los estados europeos en relación con Rusia. El PIB per cápita de Rusia, por ejemplo, es sólo la mitad del de Alemania, y cuando comparamos los dos Estados combinando el PIB y el PIB per cápita, la eficiencia militar de Alemania es cinco veces mayor que la de Rusia. Combinando el poder militar potencial de Alemania con el de otros Estados europeos, como Francia o el Reino Unido, Rusia permanece muy, muy por detrás de sus supuestos adversarios de Europa occidental.

Obviamente, ninguna medida por sí sola puede proporcionar una imagen completa de los muchos factores relevantes para analizar la potencia relativa de los Estados. Sin embargo, los expertos y académicos que comentan las relaciones internacionales se han basado durante demasiado tiempo en crudas medidas agregadas que sugieren niveles mucho más altos de poder militar relativo de lo que es probable en casos como el de Rusia y China, o incluso India, Brasil y muchos Estados árabes. Esto no quiere decir que Estados como China o Rusia sean irrelevantes. Sus considerables ejércitos convencionales significan que pueden proyectar poder a sus vecinos inmediatos, al igual que los Estados Unidos. Pero no es el caso de que los Estados grandes y populosos tengan todas las cartas en la mano, y el desarrollo económico es un factor mucho más importante del que muchos le dan crédito.

  • 1. Michael Beckley, «The Power of Nations: Measuring What Matters», International Security 43, no. 2 (Otoño 2018): 14, https://doi.org/10.1162/ISEC_a_00328
  • 2. Klaus Knorr, The War Potential of Nations (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1956), pp. 231-32.
  • 3. Beckley, «The Power of Nations», p. 33.
  • 4. Ibídem, pág. 41.
  • 5. Paul Bairoch, «Europe’s Gross National Product: 1800–1975», Journal of European Economic History 5, no. 2 (Otoño 1976): 282.
  • 6. Beckley, «The Power of Nations», p. 19.
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire