Mises Wire

Home | Wire | Covid: cómo Occidente adoptó la planificación centralizada y abandonó los derechos humanos

Covid: cómo Occidente adoptó la planificación centralizada y abandonó los derechos humanos

  • twister

Etiquetas Historial mundial

08/27/2021

En enero de 2020, Hubei y más de una docena de otras provincias de China continental aplicaron medidas de confinamiento totalitario, como el cierre de escuelas y centros de trabajo, y estrictas restricciones a los viajes y la movilidad, incluida la suspensión de todo el transporte público, la cancelación de vuelos, el bloqueo de las rutas de trenes y autobuses, y el cierre de las entradas a las autopistas. Los esfuerzos para controlar los brotes en estas provincias también incluyeron mandatos de enmascaramiento y órdenes estrictas de permanecer en casa. A finales de febrero de 2020, la pandemia estaba en gran medida bajo control en la mayoría de las provincias chinas, lo que llevó al gobierno a empezar a suavizar muchas de las medidas de bloqueo opresivas al mes siguiente. El confinamiento se levantó oficialmente el 8 de abril de 2020, setenta y seis días después de su aplicación inicial.

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró que el brote de covid-19 pasaba de ser una emergencia de salud pública a una pandemia. En respuesta, los funcionarios gubernamentales de muchos países liberales, junto con un puñado de expertos médicos no elegidos, no dudaron en adoptar medidas de contención similares a las impuestas en China, incluyendo cierres de fronteras internas y externas, y «confinamientos extremadamente coercitivos y restrictivos y medidas de distanciamiento físico con el propósito declarado de poner la pandemia bajo control y prevenir futuros brotes». Es decir, en lugar de gestionar una situación que surgió espontáneamente con las herramientas del orden espontáneo (también conocido como sociedades libres y abiertas), que F.A. Hayek describió como un sistema autogenerador, autorregulador y autocorrector, estos políticos y sus expertos médicos no elegidos optaron conscientemente por aplicar un orden artificial importado de China. Esto se hizo a pesar de que, históricamente, estos países han sido persistentemente críticos con el orden artificial (también conocido como orden diseñado, involuntario o exógeno), que se refiere a la planificación central deliberada de todos los aspectos de una sociedad por parte de un jefe de Estado (o un grupo de personas) con el fin de alcanzar unos fines predeterminados. Hayek advirtió que los Estados que recurrieran al orden artificial para alcanzar sus objetivos predeterminados recurrirían inevitablemente a la coerción y a la imposición de un conjunto de normas prácticas que dictarían las acciones, la conducta y los valores de los individuos tanto en la esfera pública como en la privada. Según él, todos los regímenes totalitarios, incluyendo la Rusia bolchevique, la Alemania nazi y la Italia fascista, eran sociedades artificialmente ordenadas. A diferencia de una sociedad ordenada espontáneamente, en la que no hay objetivos colectivos predeterminados e intrincadamente planificados a gran escala que deban ser alcanzados por una autoridad superior, y cada individuo ejecuta sus propios planes basándose en su propia voluntad, valores y elecciones, en un orden artificial, «el propio plan del planificador» sustituye a «los planes de sus semejantes».1 En otras palabras, el planificador busca «privar a todas las demás personas del poder de planificar y actuar según sus propios planes. Sólo pretende una cosa: la preeminencia absoluta y exclusiva de su propio plan».2

Aunque el orden artificial es un sistema novedoso para países anteriormente liberales, sus gobiernos han abrazado con entusiasmo sus recién adquiridos poderes totalitarios, así como los discursos, técnicas de propaganda, lenguaje y políticas opresivas, coercitivas y dictatoriales asociadas. También han silenciado y censurado las opiniones discrepantes, incluidas las de muchos escritores y científicos y médicos con credenciales, que han sido atacados y tachados de «covidiotas», teóricos de la conspiración y egoístas. Quizás lo más preocupante es la forma en que han promovido incesantemente la vacunación total de sus poblaciones con vacunas de ARNm con efectos secundarios futuros desconocidos mediante técnicas de marketing y propaganda muy sofisticadas diseñadas para inducir el miedo y la paranoia. En las últimas semanas, muchos de estos regímenes totalitarios, que aún están en pañales, han redoblado sus esfuerzos para vacunar a los ciudadanos que se muestran más reacios o indecisos a ser inyectados con la tecnología del ARNm, recurriendo a medidas punitivas como la retención de «privilegios» con pasaportes vacunales y la amenaza a sus medios de vida mediante mandatos de vacunación. De hecho, la introducción de pasaportes de vacunas se está llevando a cabo en varios países occidentales a pesar de que los datos recientes de Israel, el Reino Unido y muchas otras naciones con altas tasas de vacunación sugieren que las inyecciones de ARNm tienen una eficacia muy limitada para prevenir la propagación de enfermedades. La imposición gradual de diversas medidas totalitarias destinadas a coaccionar a las masas para que se inyecten no debería ser especialmente sorprendente, dada la advertencia de Hayek de que la consecución de los fines del gobernante a través de acuerdos artificiales implicaba una intervención, regulación y coacción continuas por parte de la autoridad gobernante.

Hasta ahora, las medidas opresivas adoptadas por los dictadores novatos de las sociedades anteriormente liberales han creado «un estado de cosas que, desde el punto de vista de sus defensores, es peor que el estado anterior que pretendían alterar».3 Por desgracia, es poco probable que esto les disuada de seguir adelante y empeorar aún más las cosas. Según Ludwig von Mises, ante el fracaso de su «primera intervención», estos dictadores no estarían «preparados para deshacer... [su] interferencia», volver a comprometerse con las fuerzas del orden espontáneo y regresar a una sociedad libre; en cambio, probablemente añadirían a su «primera medida más y más regulaciones y restricciones». Mises añadió además que «procediendo paso a paso por este camino se llega finalmente a un punto en el que toda la libertad económica de los individuos» ha desaparecido, junto con la libertad general.4 Esto deja la puerta abierta para el surgimiento del «socialismo del patrón alemán, la Zwangswirtschaft de los nazis».5

Hayek señaló que los partidarios del orden artificial son incapaces de reconocer la naturaleza diversa de los seres humanos en cuanto a su voluntad, objetivos, características, creencias, hábitos, costumbres, situaciones y capacidades físicas, intelectuales y psicológicas. En consecuencia, los gobernantes del orden artificial determinan las actividades cotidianas de los individuos, despojándolos totalmente de su diversidad. Los gobernantes hacen esto bajo el supuesto de que una mayoría masiva de personas son de naturaleza homogénea, y que son demasiado mecánicas, sumisas, primitivas y egoístas para distinguir entre la información y el adoctrinamiento a través de los medios de comunicación de masas, los sofisticados métodos de publicidad y las diversas técnicas de propaganda. Al mismo tiempo, los partidarios del orden artificial también son conscientes de que no podrán llegar a las almas de la minoría mediante sus sofisticadas técnicas de propaganda. En consecuencia, tratarán de seducir a estos individuos para que cumplan mediante diversas formas de incentivos y sobornos (por ejemplo, ofreciendo a los vacunados loterías, tarjetas de regalo, joyas, ordenadores, teléfonos, planes de telefonía, descuentos en diversas tiendas, dinero en efectivo, etc.). Por último, para hacer frente a los más obstinados que no se sometan a estos incentivos, aplicarán medidas cada vez más coercitivas, como multas costosas, vilipendio, maltrato físico y mental, despido y encarcelamiento. A través de estas políticas y medidas, los gobernantes del orden artificial son capaces de crear un «estado de cosas en el que la estructura que aún posee la sociedad le es impuesta por el gobierno y en el que los individuos se han convertido en unidades intercambiables [como cualquier objeto] sin ninguna otra relación definida o duradera entre sí».6

Los practicantes contemporáneos del orden artificial «pretenden que sus planes son científicos y que no puede haber desacuerdo con respecto a ellos entre personas bien intencionadas y decentes», no como los planificadores de varios regímenes totalitarios durante el siglo pasado.7 Sin embargo, Mises advirtió que «no existe el deber ser científico. La ciencia es competente para establecer lo que es. Nunca puede dictar lo que debe ser y los fines que debe perseguir la gente».8 Desde la importación del orden artificial chino, los dictadores novatos de sociedades anteriormente abiertas han estado imponiendo valores fijos que no sólo están más allá de los límites de la acción de un Estado según el pensamiento liberal, sino que también exceden el alcance y los propósitos de la ciencia. Además, se niegan a aceptar que «los hombres discrepan en sus juicios de valor».9

La idea de que los países occidentales pudieran importar y aplicar con éxito un orden artificial que la República Popular China tardó más de siete décadas en dominar no sólo era errónea, sino que también ponía de manifiesto la pobreza de pensamiento, juicio, conocimiento, elaboración de políticas, atención e imaginación de los líderes occidentales y sus expertos médicos elegidos a dedo, que se han encargado de violar los principios fundamentales del liberalismo, la democracia y los derechos humanos. Después de más de dieciocho meses, no hay pruebas científicas que sugieran que el orden artificial importado de China haya eliminado el virus, ni que haya mejorado las condiciones sociales y económicas o los sistemas sanitarios de las antiguas «sociedades abiertas».

Desgraciadamente, parece que las estrategias totalitarias que han adoptado los gobiernos anteriormente liberales seguirán persistiendo en un futuro previsible a pesar de su pobreza. Se mantienen firmes en su compromiso de mantener su orden artificial, a pesar de las considerables pruebas de que ya ha causado daños irreparables al contribuir a la muerte de muchas personas, privar a muchas otras de estilos de vida saludables, violar la libertad y facilitar el daño y la ruina económicos. De hecho, algunos expertos creen que los daños físicos, morales, intelectuales y emocionales que han causado los confinamientos son peores que una muerte rápida. Mientras tanto, muchos economistas están preocupados por los efectos de la pérdida masiva de puestos de trabajo, el aumento de la inflación, la reducción de los ingresos, las crecientes brechas de género, el aumento de la pobreza extrema y los grandes déficits que se han atribuido a las medidas coercitivas de bloqueo. Además, al implantar el orden artificial chino, los políticos occidentales y su puñado de expertos médicos no elegidos han demostrado desconocer que el pensamiento y los principios liberales se han opuesto firme y sistemáticamente al orden artificial por el peligro que supone para el avance y el progreso del orden espontáneo. Es decir, no han comprendido la premisa de que si se deja a los hombres «libres» para actuar de forma espontánea, a menudo consiguen «más de lo que la razón humana individual podría diseñar o prever».10 En consecuencia, las acciones espontáneas de los individuos suelen producir resultados «que pueden entenderse como si se hubieran hecho según un plan único, aunque nadie lo haya planeado».11

Mises sería muy crítico con el tipo de orden artificial que se aplica actualmente en los países liberales, ya que argumentaba que «es insolente arrogarse el derecho de anular los planes de otras personas y obligarlas a someterse al plan del planificador».12 Se preguntaba: [«¿Qué plan debe ejecutarse? ¿El plan de Trotsky o el de Stalin? El plan de Hitler o el de Strasser133. Además, advirtió que «si se sustituye un plan maestro por los planes de cada ciudadano, surgirán luchas interminables. Aquellos que no están de acuerdo con el plan del dictador no tienen otro medio para seguir adelante que derrotar al déspota por la fuerza de las armas».14 Del mismo modo, Alexis de Tocqueville advirtió que si la libertad se pierde alguna vez como consecuencia del despotismo y el pueblo se ha visto abocado a la desesperación, entonces inevitablemente «apelará a la fuerza física», lo que llevará a la aparición de la anarquía.15 La historia ha demostrado que «cuando los pueblos se comprometieron con la idea de que en el campo de la religión sólo debía adoptarse un plan, se produjeron guerras sangrientas. Con el reconocimiento del principio de la libertad religiosa estas guerras cesaron».16

  • 1. Ludwig von Mises, Socialism: An Economic and Sociological Analysis, trans. J. Kahane (New Haven, CT: Yale University Press, 1962), p. 538.
  • 2. Mises, Socialism, p. 538.
  • 3. Mises, Socialism, p. 533.
  • 4. Mises, Socialism, p. 533.
  • 5. Mises, Socialism, p. 533.
  • 6. F.A. Hayek, «Individualism: True and False», en Individualism and Economic Order (Chicago: University of Chicago Press, 1948), pp. 1-32, esp. p. 27.
  • 7. Mises, Socialism, p. 539.
  • 8. Mises, Socialism, p. 539.
  • 9. Mises, Socialism, p. 539.
  • 10. Hayek, «Individualism: True and False», p. 11.
  • 11. F.A. Hayek, «Economics and Knowledge», en Individualism and Economic Order, pp. 33-56, esp. p. 54.
  • 12. Mises, Socialism, p. 539.
  • 13. Mises, Socialism, p. 539.
  • 14. Mises, Socialism, p. 539.
  • 15. Alexis de Tocqueville, Democracy in America: Historical-Critical Edition of «De la démocratie en Amérique», vol. 2, ed. Eduardo Nolla, trans. James T. Schleifer. Ed. francés-inglés. (Indianápolis, IN: Liberty Fund, 2010).
  • 16. Mises, Socialism, p. 539.
Author:

Birsen Filip

Birsen Filip holds a Ph.D. in philosophy and master’s degrees in economics and philosophy. She has published numerous articles and chapters on a range of topics, including political philosophy, geo-politics, and the history of economic thought, with a focus on the Austrian School of Economics and the German Historical School of Economics. She is also the author of The Rise of Neo-liberalism and the Decline of Freedom (Palgrave Macmillan, 2020).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire