Mises Wire

Home | Wire | ¿Cómo podemos restaurar la libertad y el dinero sólido en los EEUU y el RU? Algunas ideas

¿Cómo podemos restaurar la libertad y el dinero sólido en los EEUU y el RU? Algunas ideas

  • gold bars

Etiquetas Burocracia y regulaciónMercados libresPolítica monetariaPatrón Oro

01/18/2023

El propósito de este ensayo no es convencer al lector de la necesidad del cambio. Se trata de presentar algunos cambios políticos de sentido común para intentar mitigar el daño económico que han sufrido las economías occidentales, especialmente los Estados Unidos y el Reino Unido, desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Vea la reciente entrevista de Godfrey Bloom y Alasdair Macleod con Sonia Poulton.

El vídeo describe la actual debilidad financiera y de reputación de Occidente. Para un análisis más profundo de la amenaza financiera a Occidente, lea cualquiera de los ensayos semanales de Alasdair Macleod de los últimos meses.

En la entrevista a Poulton, Macleod describe hábilmente las implicaciones financieras de las políticas de desindustrialización de Occidente y la devaluación de la moneda. Bloom describe el daño a la reputación derivado de las «sanciones» de Occidente contra Rusia, además de las consecuencias de la desindustrialización debida a la insensata búsqueda de un Nuevo Pacto Verde.

El objetivo de este ensayo no es convencer al lector de la gravedad de la situación actual, cosa que Bloom y Macleod hacen muy bien, sino presentar las políticas que deben cambiarse para detener la destrucción de las economías occidentales y revertir el daño a su reputación. Las naciones occidentales deben forjarse una reputación de honradez, trato justo y adhesión al Estado de derecho en el ámbito internacional, adoptando el libre comercio y la neutralidad.

No es necesario señalar que, en los EEUU y el RU, ninguno de los dos partidos políticos principales, en su estado actual, promulgará ninguno de los cambios políticos que se enumeran a continuación. O bien uno de los principales partidos de cada país debe cambiar de liderazgo, o bien debe surgir un tercer partido. Tanto en América como en Gran Bretaña existen precedentes de la aparición de un nuevo partido. A mediados de la década de 1850, el Partido Whig americano fue arrojado al basurero de la historia cuando fue suplantado por el antiesclavista Partido Republicano. En la primera mitad del siglo XX, el Partido Laborista suplantó al Partido Liberal británico. Ha ocurrido antes y puede volver a ocurrir.

Los siguientes «imperativos políticos» parten del supuesto de que se ha producido dicho cambio interno y de que el nuevo partido gobernante debe mitigar y, en última instancia, revertir el daño causado por sus predecesores a lo largo de varios años. La tarea no será fácil ni indolora, pero debe hacerse.

Imperativos políticos

  1. Recortar drásticamente el gasto público. El poder adquisitivo del dólar y de la libra esterlina se está debilitando constantemente por la necesidad del Tesoro de pedir prestado más dinero del que compensan los impuestos y los mercados de bonos. Actualmente, los bancos centrales «compran» el exceso de deuda con dinero creado de la nada. Esto conduce inevitablemente a que más dinero persiga menos bienes, lo que se traduce en precios más altos y en el ciclo de auge y caída del crédito, entre otros perjuicios económicos.
  2. Abolir el llamado Green New Deal, que se basa en la ciencia basura que rodea al «cambio climático». Las economías occidentales no sólo deben poner fin a la destrucción de sus economías industriales, sino que deben reavivar el emprendimiento en los individuos eliminando las regulaciones sobre la actividad empresarial que no causa directamente un daño real a las personas. Por ejemplo, Occidente debe dejar de imponer costosos y lentos estudios de impacto ambiental, que elevan la vida no humana por encima de la vida humana. Los EEUU debe abolir la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), y el RU debe abolir el Ejecutivo de Salud y Seguridad (HSE). Ambos países cuentan con precedentes de derecho consuetudinario bien establecidos que protegen e indemnizan a los trabajadores por las lesiones sufridas en el trabajo.
  3. Reinstaurar el patrón oro. El dólar y la libra deben considerarse como sustitutos del dinero real, es decir, del oro. Esto significa que no se puede emitir moneda a menos que el banco central tenga oro con el que respaldarla. Hay una larga lista de ventajas económicas que se derivan de una moneda estable, pero quizá la más importante sea la disciplina del gasto. Las innumerables orgías de gasto del gobierno se enfrentarán a la disciplina en tiempo real de los contribuyentes y los mercados.
  4. Albergar el oro de la nación, que se utiliza para respaldar su moneda, en un lugar neutral y supervisado internacionalmente —por ejemplo, Suiza— que canjeará la moneda de la nación por oro a petición. No se debe permitir que el gobierno suspenda el canje de la moneda. Recuerde, el oro es dinero y todo lo demás es crédito. Si el crédito de un país está en entredicho, es decir, el mercado teme que no haya oro suficiente para canjear toda la moneda o que el gobierno pueda suspender el canje, entonces la demanda para mantener su moneda con fines de liquidación caerá o incluso se evaporará por completo.
  5. Devuelve los bienes robados a sus legítimos propietarios. El robo es una violación de la ley a todos los niveles. Las potencias occidentales confiscaron propiedades rusas como parte de las llamadas sanciones tras la invasión rusa de Ucrania. Este insulto a la justicia debe terminar. Ningún país ha declarado la guerra a Rusia, pero las sanciones son instrumentos de guerra bien conocidos. Poner fin a las sanciones es una cuestión tanto moral como económica. Si el mundo cree que sus bienes pueden ser confiscados por algún acto que el gobierno de un país desaprueba, el comercio internacional de todo tipo caerá drásticamente para ese país y será difícil recuperarlo. ¿Quién en el mundo puede volver a confiar en un país así?
  6. Adoptar una política exterior no intervencionista. El mundo está lleno de controversias que a menudo llevan a las naciones a la guerra. A menos que sus intereses se vean directamente amenazados, los EEUU y el RU no deben intervenir en disputas extranjeras, sino permanecer neutrales, aunque estas disputas lleven a la guerra a naciones extranjeras amigas. No hay forma de que las potencias occidentales puedan adjudicar honestamente estas disputas interminables. Occidente debe fomentar la diplomacia en lugar de hacer la guerra. De lo contrario, manténgase al margen.

Conclusión

El mundo occidental ha violado las normas internacionales de trato justo hasta el punto de que su reputación está a punto de ser destruida a largo plazo. El valor de las monedas occidentales está a punto de caer debido a la impresión de dinero sin precedentes durante varias décadas. Los gobiernos occidentales creen tontamente que el resto del mundo no puede hacer nada. Creen que el resto del mundo debe someterse a las normas internacionales que dicten los EEUU y el RU.

Pero están terriblemente equivocados. El resto del mundo está superando la hegemonía del dólar y el alcance de las sanciones de los EEUU y el RU. Está construyendo una nueva moneda de reserva para la liquidación del comercio internacional. El mundo no occidental es mucho más grande que Occidente en términos de población y materias primas. Y lo que es más importante, el mundo no occidental está dispuesto a explotar sus materias primas en beneficio de sus ciudadanos, mientras que Occidente ha puesto sus materias primas fuera de los límites debido a su creencia y compromiso con la ciencia medioambiental de pacotilla que postula un inminente desastre medioambiental.

El proceso puede invertirse, pero para ello es necesario un nuevo liderazgo. No se puede hacer nada a menos que los nuevos líderes cambien la política. Occidente no necesita «gobernar el mundo» para ser pacífico y próspero.

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here