Mises Wire

Home | Wire | Cómo la izquierda utiliza las «crisis de salud pública» para conseguir lo que quiere.

Cómo la izquierda utiliza las «crisis de salud pública» para conseguir lo que quiere.

  • ph
0 Views

07/09/2020

Después de insistir durante semanas en que salir de casa o reunirse en grupos de cualquier tamaño era «irresponsable» y una «bofetada en la cara» a los profesionales médicos, los médicos y enfermeras cambiaron completamente de opinión. El punto de vista prohibicionista hacia las reuniones se aplicó específicamente a los que protestaban contra las órdenes de quedarse en casa. «¡Vergüenza!» era la actitud general de muchos profesionales médicos que se oponían a las protestas. «¡Cómo se atreven a no seguir los edictos de la ciencia!» Pero, cuando las protestas y disturbios estallaron a raíz del aparente asesinato de George Floyd por la policía de Minneapolis, muchos médicos, enfermeras, expertos y activistas cambiaron completamente de opinión. Estas protestas, los médicos y enfermeras nos aseguraron, estaban perfectamente bien.

La inconsistencia en esta posición era obvia, por supuesto. Claramente no había diferencia científica entre una reunión diseñada para protestar por la paralización forzosa de negocios y una protesta contra el racismo. Muchos sospecharon (con razón) que la única diferencia relevante entre ambas era que las protestas contra el racismo coincidían con los puntos de vista de la izquierda de los médicos y enfermeras en cuestión. De repente, la moral y el movimiento de los dedos de las enfermeras desapareció y fue reemplazada por el entusiasmo por las reuniones públicas.

Pero entonces los partidarios de las nuevas protestas encontraron la manera de dar una palmada en la cabeza a la naturaleza obviamente política e incoherente de las opiniones expresadas por grupos como «Trabajadores de la Salud por la Justicia»: llamemos al racismo una crisis de salud pública.

La frase se convirtió inmediatamente en moneda corriente entre los expertos y los principales medios de comunicación. La idea de que el racismo no es sólo una cosa mala sino una «crisis de salud pública» puso así a las protestas de George Floyd en pie de igualdad con las órdenes de quedarse en casa como algo necesario diseñado para combatir una grave amenaza a la salud pública. Surgieron innumerables titulares que declaraban que «el racismo sistémico es un problema de salud pública» y que así como necesitamos máscaras para protegernos de COVID-19, también necesitamos reuniones y protestas masivas para protegernos del racismo.

Sin embargo, no hay nada nuevo en esta estrategia. Declarar una amplia variedad de males sociales como una «crisis de salud pública» es una táctica muy usada para elevar el perfil de un tema político específico. Así, la pobreza, la pornografía, la desigualdad, la vivienda inadecuada, las muertes por accidentes de tráfico y el capitalismo han sido declarados como crisis de salud pública.

La «crisis de salud pública» es esencialmente una frase de izquierdas en este momento, como se refleja en el hecho de que las soluciones que se ofrecen a los males sociales en cuestión son prácticamente siempre algún tipo de regulación gubernamental o plan de redistribución de ingresos impuesto a la población de la nación.

«La violencia con armas» es una «enfermedad social»

 Tal vez el ejemplo más sólido de esto puede encontrarse en la literatura de cómo la «violencia con armas» es una crisis de salud pública. Actualmente es común encontrar investigaciones sobre homicidios y suicidios con armas de fuego en revistas académicas dedicadas a la epidemiología y la salud pública.

En un artículo de International Journal of Epidemiology titulado «El papel de la epidemiología en la prevención de la violencia con armas de fuego», los autores concluyen que «la violencia con armas de fuego ha alcanzado niveles pandémicos» y es una «enfermedad social». La solución prescrita puede ser fácilmente predecible por cualquier persona familiarizada con este tipo de artículos. La demanda de los autores:

La salud pública puede crear, ampliar y evaluar intervenciones destinadas a abordar los factores sociales y de comportamiento asociados a la violencia con armas de fuego. Hacemos un llamamiento a los gobiernos, los líderes comunitarios y los miembros de la comunidad para que adopten medidas significativas en apoyo de la salud pública para hacer frente al problema de la violencia con armas de fuego.

Por supuesto, se supone que todas estas intervenciones son más bien prohibiciones y regulaciones gubernamentales punibles con multas y cárcel.

En otro caso, los investigadores del Annual Review of Public Health se centran en los suicidios cometidos con armas de fuego. Pero en lugar de cuestionar los problemas de salud mental que llevan al suicidio, la respuesta fácil y sencilla es simplemente más prohibición de las armas de fuego, con la suposición de que esto no puede tener ningún inconveniente. También se ignora el hecho de que los datos no apoyan la noción de que los suicidios disminuyen en ausencia de armas de fuego.

No es sorprendente que estos investigadores a menudo tengan poca o ninguna experiencia en justicia penal o en la historia real de los homicidios y el uso de armas. Al calificar el delito y el uso de armas como una cuestión de «salud pública», se han designado a sí mismos, en virtud de ser médicos, «expertos» en la materia. Peter Klein ha notado cómo se manifiesta esta actitud:

Hace unos años un colega economista mío debatió con un profesor de la escuela de salud pública de nuestra universidad sobre la violencia y el control de armas. Mi colega repasó la evidencia empírica sobre los efectos de las leyes de control de armas en el crimen, las lesiones accidentales y otros males sociales, citando estudios bien conocidos de economistas y académicos legales... El profesor de salud pública—un doctor en medicina que también enseña en la escuela de medicina—ignoró estos temas por completo, y en su lugar contó historias emocionales sobre pacientes de emergencias que había tratado por heridas de bala y cómo se debe hacer todo lo posible para detener esta «epidemia» de violencia con armas de fuego.

Es natural, por supuesto, que los estudiosos de la salud pública asuman automáticamente que las medidas coercitivas del estado son la solución a casi todos los problemas. Así es como piensan los funcionarios de salud pública y los académicos. Además, en el último siglo el campo de la salud pública se ha expandido para cubrir casi todos los campos de la política pública como una preocupación de salud pública. Ya sea que hablemos de planificación urbana, crimen, diseño de carreteras o cambio climático, los burócratas y académicos—realmente no hay diferencia entre ambos—en el campo de la salud pública tienen una «solución» fácil para usted. Lo más probable es que implique un nuevo conjunto de leyes y regulaciones gubernamentales.

Hace tiempo, la salud pública era mucho más limitada en su alcance. «La salud pública» implicó una vez que las enfermedades infecciosas estaban involucradas de alguna manera. Esto fue notable, por ejemplo, en las cruzadas de salud pública contra la tuberculosis, que a menudo se propagó rápidamente en los sucios y superpoblados barrios urbanos de principios del siglo XX. En muchos casos, debido a la debilidad de las instituciones estatales, los funcionarios de salud pública dependían de la educación y de la adopción voluntaria de mejores prácticas sanitarias.

Esta ya no es la práctica habitual. En una época de instituciones estatales sobrecargadas, la salud pública se caracteriza mucho más por las leyes, los reglamentos, la coacción, el castigo y el «cumplimiento» obligatorio. El propio uso de la frase «crisis de salud pública» tiene por objeto justificar estas medidas. Después de todo, si algo es una amenaza para la salud pública, seguramente todos debemos estar de acuerdo en que es de la mayor importancia. La Izquierda ha dominado el uso de esta frase como una estratagema política. «Salud pública», después de todo es sólo una cuestión de objetividad científica, y los que no están de acuerdo son «anti-ciencia».

Es una treta muy efectiva. Queda por ver cuánto tiempo la gente caerá en ella.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire