Mises Wire

Home | Wire | Cómo el miedo y la incertidumbre impulsan la demanda de oro

Cómo el miedo y la incertidumbre impulsan la demanda de oro

  • gold prices fiat currencies

Etiquetas InflationMercado Financiero

Incluso aquellos en los medios no financieros han notado el aumento vertiginoso del precio del oro este año. Algunos identifican parcialmente, pero no entienden del todo, algunos de los muchos (y más mensurables) efectos intermedios en la cadena de causalidad como un «dólar debilitado» y «bajo rendimiento de los bonos». Los que están en la prensa financiera añaden a estos factores otros como la gestión de las «reservas del banco central», junto con la producción minera y la «demanda de joyería e industrial». Un titular de la corriente principal sorprendentemente se acercó más a la marca en lo que respecta a las pocas (y menos mensurables) causas subyacentes: «El miedo y el dinero barato hacen que el precio del oro se dispare».

Pero la causa principal de este y todos los grandes aumentos en el precio del oro no es «el miedo y» sino el miedo al dinero barato.

En una entrevista de 2013 titulada «¿Cuál es la clave para la formación del precio del oro?» Robert Blumen hace los siguientes siete puntos clave, no sólo para entonces, sino para hoy y el futuro previsible (dinero fiduciario):

  • «Podría existir una correlación estadística entre, por ejemplo, una entrada neta en un sector y precios más altos (o más bajos). Si alguien tiene un modelo estadístico que funciona, eso es genial. Pero no es causal. Pero me parece que incluso si alguien ha descubierto correlaciones como esa, serán coincidentes con el precio, en lugar de predictivas. Para poder predecir el precio, necesitas un indicador que se mueva antes que el precio».
  • «[Hay] una gran cantidad de poder mental que se dedica a cuantificar los flujos de oro en los segmentos de mercado, como la industria, la joyería, las monedas y los fondos. Estas cantidades pueden ser interesantes para algunos propósitos, pero no son realmente tan relevantes si lo que tratas de hacer es entender el precio del oro, porque no hay una conexión entre las cantidades y el precio de la manera en que la mayoría de la gente piensa que la hay».
  • «El mercado de oro no está segregado en un mercado para el oro que se extrajo este año y otro mercado para el oro que se extrajo en años anteriores. Al comprador no le importa si compra una onza de oro recién extraída o si compra a alguien que compró oro que fue extraído hace 100 años. Todos los compradores compiten por comprar y todos los vendedores compiten por vender».
  • «El oro es principalmente un activo. Es cierto que se produce una pequeña cantidad de oro y una muy pequeña cantidad de oro se destruye en los usos industriales. Pero la proporción entre las reservas y la producción anual está en el rango de 50 a 100:1. Casi todo el oro del mundo que se ha producido desde el principio de los tiempos se mantiene de alguna forma».
  • «En un mercado de activos, el consumo y la producción no limitan el precio. El proceso de licitación se trata de quién tiene la mayor motivación económica para mantener cada unidad del bien. El proceso de fijación de precios es principalmente una subasta sobre las existencias del bien. Quien valore más el activo terminará poseyéndolo, y quien lo valore menos será dueño de otra cosa en su lugar. Y esa, en mi opinión, es la forma de entender la formación del precio del oro».
  • «La mayor parte de la investigación de mercado sobre el oro trata de la demanda de intercambio, que tiene la ventaja de que se puede medir. Pero la demanda de reserva es mucho más relevante para el precio. El perfil de la demanda de reserva entre las personas que poseen oro es el principal determinante del precio del oro desde el punto de vista de la oferta... La demanda de reserva es cuando exiges algo reteniéndolo en lugar de venderlo... Tengo demanda de reserva en este momento para un auto, una mesa de comedor, un sofá, un teléfono móvil, y así sucesivamente.»
  • Así: «El precio del oro se establece por las preferencias de los inversores, que no pueden medirse directamente. Pero creo que entendemos los principales factores del mundo que influyen en las preferencias de los inversores en relación con el oro. Estos factores son la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, el volumen y la calidad de la deuda, la incertidumbre política, el riesgo de confiscación y el atractivo (o la falta de él) de otros posibles activos».

El libro de 2015 Austrian School for Investors: Austrian Investing between Inflation and Deflation sirve como un complemento importante al trabajo de Blumen sobre la formación del precio del oro. Los cuatro autores no son sólo austriacos en un sentido económico, sino literalmente austriacos del país del mismo nombre. Lo que sigue son siete puntos clave de la sección «Metales preciosos» del capítulo 9 sobre «Práctica de inversión austriaca»:

  • «La utilidad marginal del oro disminuye a un ritmo más lento que la de otros bienes. Es debido a esta característica superior que el oro y la plata disfrutan de su estatus monetario, y no de su supuesta escasez. Su alta comerciabilidad representa también su ventaja decisiva sobre otras reservas de valor... Por esta razón, los bancos centrales mantienen el oro como reserva monetaria, y no como bienes inmuebles, obras de arte o mercancías».
  • «La mayoría de los analistas afirman que el oro tiene las características de una cobertura contra la inflación. Sin embargo, también hay voces críticas. Opinan que no existe una correlación estadística entre el precio del oro y las tasas de inflación, y concluyen que la noción de cobertura de inflación es, por lo tanto, un mito. Examinamos esta cuestión y llegamos a la siguiente conclusión: el oro no se correlaciona con la tasa de inflación como tal, sino con la tasa de cambio de la tasa de inflación.
  • «Si el oro ya se está debilitando en un período de desinflación, debe ser aún más débil en un período de deflación. Sin embargo, esto es una falacia. Apenas se ha analizado la tendencia del oro en un entorno deflacionario, entre otras cosas porque sólo existen muy pocos ejemplos de períodos deflacionarios... En un período de deflación pronunciada, [no sólo] los presupuestos gubernamentales se ven sobrecargados [sino que] la confianza en el sistema financiero y las monedas de papel disminuye, mientras que el oro gana en importancia debido a su calidad crediticia de primera categoría».
  • «Como en un reloj de arena, la liquidez del sistema financiero fluye gradualmente hacia abajo a medida que disminuye la voluntad de asumir riesgos. En el fondo está el oro. Debido al escepticismo general, la circulación del oro disminuye a medida que se acumula cada vez más. El grado de acaparamiento es siempre proporcional a la confianza en el gobierno y su moneda».
  • «El oro exhibe una correlación muy baja con la mayoría de las otras clases de activos, especialmente acciones y bonos.»

La respuesta a la pregunta de por qué el oro se está disparando es «sigue la impresión del dinero». El suministro de dinero del M0 de EEUU ha estado sujeto a un número de programas de alivio cuantitativo (QE) desde 2008, empujando el crecimiento del suministro de dinero cada vez más alto.

Todo esto sugiere que el «miedo al dinero barato» es realmente un factor primordial para impulsar la demanda de oro. Tal miedo aumenta en tiempos de agitación económica. Tal agitación es casi siempre causada, y empeorada, por la intervención del gobierno. En 2020 eso incluye, no sólo más QE, sino también las respuestas caóticas del gobierno al coronavirus y a los disturbios civiles. Pero no esperen que los economistas o los inversores se pongan de acuerdo sobre todo esto en un futuro próximo. Terminaré con una cita de un artículo del economista Bob Murphy:

Hay un viejo chiste que dice que el precio del oro lo entienden exactamente dos personas en todo el mundo. Ambos trabajan para el Banco de Inglaterra y no están de acuerdo.

Author:

Contact Darren Brady Nelson

Darren Brady Nelson is an Austrian School economist and evangelion as well as C.S. Lewis and Hillsong style Christian. He is currently the Chief Economist at LibertyWorks in Brisbane, QLD, Australia and Associate Scholar of the Center for Freedom and Prosperity in Washington, DC. He is also a regular commentator in the Australian and American print, radio, and TV media.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire