Mises Wire

Home | Wire | Cómo América abandonó la descentralización y abrazó al Estado

Cómo América abandonó la descentralización y abrazó al Estado

  • puzzle

Etiquetas Descentralización y secesión

09/04/2021

Chaining Down Leviathan: The American Dream of Self-Government 1776—1865.
Por Luigi Marco Bassani.
Abbeville Institute Press, 2021. Vii + 356 páginas.

Marco Bassani es un historiador del pensamiento político europeo y es desde la perspectiva de su disciplina que examina el sistema político americano que llegó a su fin en 1865. Tal y como él lo ve, Estados Unidos, desde sus inicios como país independiente, se resistió a la tendencia dominante en la Europa del siglo XIX, el ascenso del Estado todopoderoso. Antes de la Guerra de Secesión, Estados Unidos, como su nombre en plural indica, tenía una forma federal y no central, y la soberanía residía en última instancia en el pueblo de los distintos estados, tomados por separado, y no en una entidad unificada. El libro de Bassani es rico y complejo y, en lugar de intentar resumir sus numerosas y valiosas ideas, sólo comentaré algunas de ellas.

El Estado, nos dice, es un invento moderno. «De hecho, el Estado es moderno. De hecho, el propio término "modernidad" tiene muy poco sentido político si no es en relación con el Estado. El Estado es europeo en el sentido de que se originó y se desarrolló en Europa (aunque luego se volvió altamente exportable). Es moderno porque comenzó su historia durante un período que coincide más o menos con la era moderna. Y es una "invención", no un descubrimiento». (pp. 12-13)

Esto lo pone en desacuerdo con Franz Oppenheimer y Albert Jay Nock, y Bassani es explícito sobre este desacuerdo, pero no creo que los admiradores de estos autores tengan que molestarse demasiado por ello. Bassani no niega que las bandas depredadoras que se asentaban permanentemente en un territorio extraían recursos por la «vía política» de la población súbdita. Lo que argumenta como novedad es el Estado tomado en el sentido weberiano, una entidad que pretende ser la única fuente de autoridad legítima. «En resumen, el primer punto de la agenda del Estado moderno fue la centralización del poder. En los albores de la era moderna, el Estado comenzó su larga andadura cuando los monarcas absolutos crearon un único centro de mando para la toma de decisiones, que se fue imponiendo a todos los demás responsables. Los centros que constituían el «cosmos medieval» fueron borrados. El Estado se impuso como centro único, preponderante y exclusivo: con el tiempo no quedó ningún otro poder político». (p.24)

América tomó otro camino, aunque los centralizadores, sobre todo Alexander Hamilton, habrían estado encantados de seguir el modelo europeo. Pero aunque la Constitución aumentó el poder del gobierno central sobre los débiles acuerdos previstos en los Artículos de la Confederación, no promulgó los planes de los centralizadores. Además, la Constitución sólo fue ratificada tras una amarga lucha. Bassani subraya la continua influencia de la oposición Antifederalista a la Constitución en el partido jeffersoniano, la principal oposición a los centralizadores Federalistas, cuya máxima figura era Hamilton. «Los Antifederalistas no desaparecieron en absoluto de la escena política americana, sino que simplemente se hicieron menos visibles durante unos años... Las opiniones divergentes de la sociedad —esencialmente, si se dirige a sí misma o debe ser dirigida por el puño de hierro paternal de un gobierno nacional— fueron el núcleo de las divisiones sobre el poder entre el recién surgido partido jeffersoniano y los Federalistas en el poder. Y éstas, a su vez, no eran sino el desarrollo posterior y la cristalización ideológica de las cuestiones políticas planteadas durante el debate de ratificación». (p.119)

Bassani dedica mucha atención a Jefferson y Calhoun como líderes de la oposición a los centralizadores. A Calhoun, en particular, lo considera el mayor teórico político americano desde los debates constitucionales, opinión que también comparte John Stuart Mill. «El juicio de John Stuart Mill reservado a la Disquisición [de Calhoun] es mucho más conocido. Calhoun, escribió, "ha mostrado poderes más agudos como pensador político especulativo superiores a cualquiera que haya aparecido en la política americana desde los autores del 'Federalista'"». (p.233, nota 111) Pero dejaré a los lectores que investiguen lo que dice sobre ellos, para concentrarme en otra cosa.

Este es el papel de Abraham Lincoln como defensor del Estado central europeo. «Las profundas convicciones políticas de Lincoln surgieron con gran claridad y marcaron el declive de todas las concepciones que habían presidido el desarrollo de la República hasta ese momento. Lincoln declaró que sostenía que la Constitución era una "ley orgánica", introduciendo así una idea europea que tenía pocos precedentes en América. En el espacio de unas pocas frases nos encontramos con todos los elementos constitutivos de la teoría del Estado moderno, expresados por un hombre que probablemente nunca había oído hablar de Maquiavelo, Bodin o Hobbes, pero que sin embargo seguía sus pasos». (p.278)

Lincoln consideraba la unión nacional americana como un asunto de importancia histórica mundial. «Como prueba del concepto de Lincoln sobre la Unión y sus objetivos, no hay documento más importante que su mensaje al Congreso del 1 de diciembre de 1862. Su apasionada descripción de  Estados Unidos como un ser vivo, como nuestra "patria nacional", es la premisa sobre la que el Presidente erigió su argumento a favor de la unión. En todas sus adaptaciones y aptitudes exige la Unión y aborrece la separación. De hecho, pronto forzaría la reunificación, por mucho que la separación haya costado sangre y tesoro». En resumen, la Unión, al ser un artículo de fe y estar exenta de un análisis racional de costes y beneficios, no tiene precio». (pp.284-285)

Bassani ve en la tradición de los derechos de los estados el principal foco de resistencia en el contexto americano al Estado Leviatán. «Independientemente de lo que se pueda decir sobre la tradición de los derechos de los estados, una cosa es cierta: A lo largo de la era moderna ha demostrado ser el freno intelectual más potente al crecimiento del Leviatán. La Constitución no es suficiente: El Estado moderno, al autorregularse y juzgar el alcance de su propio poder, crea inevitablemente un monopolio absoluto. Por el contrario, en un auténtico sistema federal el gobierno está sujeto a los controles de otros poderes gubernamentales. La historia institucional de América, al menos en el marco temporal que comentamos, puede verse claramente como un gran laboratorio en el que se corrobora claramente el estribillo de Calhoun: El poder sólo puede ser controlado por el poder». (p.311, énfasis en el original)

Marco Bassani ha escrito un libro excepcional, basado en un profundo conocimiento de la teoría política y la historia americana. Sólo he observado algunos errores. No es cierto que «la formidable acusación de la Declaración de Independencia se dirige sólo a Jorge III» (p. 66). (p.66) El cambio en la Declaración de las cláusulas que comienzan con «Él tiene» a las que comienzan con «Para» marcan un movimiento de acusación al rey a una acusación al parlamento. La 10ª Enmienda no utiliza la frase «expresamente delegada». Hubiera preferido también un mayor énfasis en la importancia de los derechos individuales. Pero todos los estudiantes de teoría política e historia americana aprenderán mucho de la impresionante obra de Bassani.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire