Mises Wire

Home | Wire | CNN admite que existen serios problemas con la política de bajos tipos de interés de los bancos centrales

CNN admite que existen serios problemas con la política de bajos tipos de interés de los bancos centrales

  • wealth2.JPG
0 Views

Tags Dinero y Bancos

06/27/2019

El lunes, CNN informó sobre cómo, a pesar de todas las conversaciones sobre el crecimiento del empleo en los últimos años, la acumulación de riqueza y los ingresos han tenido un impacto significativo y negativo para muchos grupos en Estados Unidos.

Mucho de lo que el artículo explorado ha sido enfatizado desde que comenzó la Gran Recesión. Por ejemplo, se ha observado desde hace mucho tiempo el impacto en los trabajadores más jóvenes: «La gente que entra al mercado laboral durante las recesiones tiene menos ganancias de por vida.»

Lo más interesante del artículo de CNN, sin embargo, fue su admisión de que una política persistente de bajas tasas de interés –que el banco central ha seguido desde la crisis financiera de 2008– trae consigo una seria desventaja. En una sección titulada «La bendición mixta de los tipos de interés bajos», la autora Lydia DePillis analiza cómo los tipos de interés bajos han reducido el nivel de vida de las personas con ingresos mixtos y han desestabilizado los fondos de pensiones. Las bajas tasas también han hecho que las grandes empresas sean aún más grandes a expensas de las empresas más pequeñas:

Pero al igual que tomar analgésicos durante demasiado tiempo puede tener efectos secundarios, el remedio de la política monetaria de la Reserva Federal dio lugar a algunas consecuencias no deseadas. Por ejemplo, el bajo rendimiento de los bonos llevó a los grandes fondos que controlan billones de dólares en inversiones a invertir su dinero en fondos de capital privado y fondos de cobertura que pagaban altas tasas. Como resultado, las ofertas públicas iniciales, que permiten a un grupo más amplio de personas beneficiarse de la creación de nuevas empresas, prácticamente se agotaron.

Mientras tanto, los bajos tipos de interés han sido una mala noticia para los fondos de pensiones, que dependen en gran medida del rendimiento de los bonos para seguir siendo solventes. Los activos de las pensiones públicas ascendían a sólo el 66% de sus pasivos en 2016, frente al 86% en 2007, según los Pew Charitable Trusts. Para las 100 mayores pensiones privadas, esa relación fue de 87,1% en 2018, según la firma actuarial Milliman, en comparación con 105.7% en 2007.

Para los jubilados que cuentan con títulos de renta fija como los bonos del Estado, las bajas tasas de interés también pueden significar un menor nivel de vida.

«Los bajos tipos de interés, aunque tienen muchos beneficios, también tienen muchos costos para la sociedad», dijo.

Kevin Kliesen, economista del Banco de la Reserva Federal de San Luis.

Y eso son sólo tasas a corto plazo, que la Reserva Federal controla directamente. Los tipos de interés a largo plazo estaban en descenso antes de la crisis financiera, y la recesión subsiguiente los deprimió aún más; los funcionarios de la Reserva Federal ahora están luchando para empujar la inflación hasta su objetivo del 2%.

Estas bajas tasas de interés pueden estar minando la economía de su vitalidad. Un estudio publicado este año encontró que dan a las empresas más grandes un mayor incentivo para invertir que a las más pequeñas. Esto alimenta la concentración del mercado y reduce el dinamismo empresarial, es decir, la capacidad de las nuevas empresas para perturbar a los operadores tradicionales.

«A medida que bajan las tasas de interés, favorecen desproporcionadamente a los líderes del mercado en comparación con los seguidores del mercado», dijo Atif Mian, profesor de finanzas de la Universidad de Princeton y coautor del estudio. Ese efecto, encontró, «es lo suficientemente grande como para que las bajas tasas de interés ya no tengan ningún efecto expansivo en la economía».

Hay tres grandes aportes para llevar aquí, y es sorprendente que CNN las haya mencionado.

  • Los bajos tipos de interés han producido una búsqueda de rendimiento que favorece a los ricos por encima de la clase media.
  • La política de bajos tipos de interés perjudica a las personas comunes que dependen de ingresos fijos y de fuentes de ingresos por intereses de bajo riesgo.
  • Los bajos tipos de interés favorecen a las grandes empresas establecidas en comparación con las empresas de nueva creación.

En otras palabras, las bajas tasas de interés favorecen a los ricos sobre la clase media, al tiempo que amplían las brechas de ingresos.

Esto no será terriblemente sorprendente para aquellos que siguen la crítica de la escuela austriaca a las políticas de interés ultra bajo y de dinero barato.

Aunque los críticos de los mercados y el llamado «neoliberalismo» insisten en ignorar el poder destructivo de los bancos centrales, el hecho es que la política monetaria expansiva sirve para aumentar la desigualdad de ingresos al tiempo que favorece a los que ya son ricos. En otras palabras, los bancos centrales son la causa de tanto que se culpa al capitalismo.

Cómo destruyen la riqueza los bancos centrales

La política del Banco Central es problemática de diversas maneras. Uno de ellos –no mencionado en el informe de CNN– son los efectos Cantillon provocados por la creación de dinero que es utilizado en primer lugar por las instituciones financieras más cercanas al banco central y los espigados del dinero fácil.

Un problema de escondite se produce cuando una «hambruna» es el resultado de una política de bajas tasas de interés, pero la gente común no puede permitirse los productos de inversión de alto rendimiento que están disponibles para los ricos.

Por lo tanto, la gente común y corriente se queda tratando de obtener ingresos por intereses de los bonos del gobierno, cuentas de ahorro y certificados de depósito. En muchos casos, esta estrategia puede que ni siquiera permita al inversor mantenerse al día con la inflación de precios.

Un tercer problema se deriva de las cuestiones relacionadas con la producción de la economía.

El artículo de CNN señala un informe reciente que sugiere que las grandes empresas se benefician más de las tasas bajas que las pequeñas empresas. El informe, titulado «Low Interest Rates, Market Power, and Productivity Growth» (por Ernest Liu, Atif Mian y Amir Sufi) encontró que «la brecha entre el líder y su seguidor aumenta a medida que las tasas de interés disminuyen, haciendo que la industria sea menos competitiva y más concentrada». En otras palabras, los bajos tipos de interés reducen la competencia y aumentan el poder de monopolio de un pequeño número de empresas.

Además, los autores concluyen su informe

introduce la posibilidad de tipos de interés bajos como el «factor» global común que impulsa la desaceleración del crecimiento de la productividad. El mecanismo que postula la teoría ofrece una serie de predicciones importantes que se apoyan en pruebas empíricas. Una reducción de los tipos de interés a largo plazo aumenta la concentración del mercado y el poder de mercado en el modelo. Una caída en el tipo de interés también hace que el liderazgo de la industria y el poder monopólico sean más persistentes.

El aumento del poder monopólico inducido por los tipos de interés bajos ahoga la innovación, lo que conduce a una menor productividad y a un crecimiento económico mundial más lento. Según Liu, et al, esto no se limita a los Estados Unidos. Puede observarse como resultado de la política del banco central en todo el mundo.

El año pasado, la analista Karen Petrou describió cómo las bajas tasas han favorecido a los grandes

Como muestra nuestra investigación, la educación de calidad exacerba la desigualdad porque saca los activos seguros del mercado financiero de Estados Unidos, llevando a los inversionistas a los mercados de valores y a otros activos financieros no sólo para colocar sus fondos, sino también en busca de rendimientos más altos que los posibles con tasas ultra bajas. La Reserva Federal esperaba que la absorción de 4,5 billones de dólares en activos seguros avivaría los préstamos, y en un grado limitado lo hizo. Sin embargo, el nuevo crédito se destina en gran medida a las grandes empresas y a otros prestatarios que lo han utilizado con fines tales como los préstamos de margen y las recompras de acciones, y no a inversiones que apoyarían un fuerte crecimiento del empleo. El creciente endeudamiento de los hogares en los EE.UU. se debe principalmente al consumo o a la vivienda de alto precio y, por lo tanto, también es una causa –no una cura– de la desigualdad.

Lejos de impulsar a los consumidores de clase media a niveles cada vez más altos de prosperidad, la política de tipos de interés bajos está llevando a un estancamiento de las pérdidas de riqueza.

Pero estas revelaciones no deberían ser escandalosas.

Después de todo, el artículo de Edward Wolff de 2014 «Household Wealth Trends in the United States, 1962-2013» sugiere que nuestro mundo de bajas tasas de interés ha hecho poco para aumentar el bienestar económico o contrarrestar los efectos de las recesiones:

De 2007 a 2010, los precios de la vivienda cayeron un 24% en términos reales, los precios de las acciones un 26% y la mediana de la riqueza un asombroso 44%. La mediana de ingresos también se redujo, pero en un 6,7% más modesto y la mediana de la riqueza no doméstica se desplomó en un 49%. La proporción de hogares con un patrimonio neto cero o negativo aumentó considerablemente, pasando del 18,6% al 21,8%.

Sin embargo, de 2010 a 2013, los precios de los activos se recuperaron, con un aumento del 39% en los precios de las acciones y del 8% en los de la vivienda. A pesar de ello, tanto la mediana como la riqueza media se estancaron, mientras que el ingreso medio se redujo en un 1,3%, pero el ingreso medio aumentó en un 0,9%. El porcentaje de hogares con un valor neto cero o negativo se mantuvo sin cambios.

Según Wolf en este seguimiento de 2017, a partir de 2016, «la mediana de riqueza seguía bajando en un 34%».

wolff1_0_0.PNG

La evidencia se acumula en contra de la narrativa habitual que afirma que la política de tipos de interés bajos ha sido un bien claro porque ha estimulado la demanda y el consumo.

Por el contrario, hay razones para creer que la política de bajos tipos de interés ha reducido la productividad, disminuido el crecimiento económico y favorecido a las grandes empresas a expensas de las pequeñas empresas y la innovación.

La mediana de ingresos también se ha visto afectada.

Pero los bancos centrales claramente tienen miedo de hacer cualquier otra cosa que no sea patear la lata de bajo interés en el futuro. El balance multimillonario de la Reserva Federal no va a ninguna parte, y la Reserva Federal no tiene apetito para subir los tipos de interés. Pero cuando llegue la próxima recesión, es probable que la Reserva Federal y los bancos centrales del mundo paguen más de lo mismo: tipos de interés cercanos a cero en nombre de la recuperación y la creación de riqueza. Pero el historial de cumplimiento de esta estrategia ha sido cuestionable en el mejor de los casos.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire