Mises Wire

Home | Wire | Chile corre el riesgo de convertirse en un país latinoamericano más en crisis

Chile corre el riesgo de convertirse en un país latinoamericano más en crisis

  • chilemain.PNG
0 Views

Tags Medios y CulturaSocialismoHistorial Mundial

12/23/2019

Aunque nosotros los latinoamericanos pensábamos que Chile era inmune al populismo, las pequeñas protestas se han convertido en las más grandes desde la redemocratización de la nación en los años noventa. Inicialmente, los manifestantes eran grupos de estudiantes que se quejaban de un aumento en la tarifa del metro de Santiago — un incremento del 3,75 por ciento o unos cinco centavos de dólar (que podrían sumar hasta 1,15 dólares durante las horas punta). Exigieron que los precios se mantuvieran más bajos, y algunos incluso pidieron tickets gratis.

Ahora, el movimiento ha tomado un carácter totalmente nuevo, con las quejas de los manifestantes convirtiéndose en la desigualdad de ingresos y un pobre estado de bienestar. La violencia también entró en escena, ya que los manifestantes comenzaron a amotinarse, quemando diecinueve estaciones de metro. El presidente Sebastián Piñera declaró entonces el estado de emergencia, llamando a las tropas para restaurar el orden.

¿Quién tiene la culpa? Pues bien, los manifestantes atribuyen estos problemas al nefasto legado de la dictadura de Augusto Pinochet y a su implacable implementación de una agenda «neoliberal», con una amplia liberalización del mercado y privatizaciones en los años setenta y ochenta. ¿Están justificadas sus reclamaciones y solicitudes? ¿O es que no se dan cuenta de todo y abogan por las malas políticas? Para responder a estas preguntas, debemos mirar un poco de historia.

Pinochet y su legado

Chile siempre ha sido un ejemplo bien conocido de reformas exitosas de libre mercado y sus resultados positivos. Irónicamente, todo se hizo bajo el régimen dictatorial de Augusto Pinochet, iniciado en 1973, después de un golpe de estado al Presidente Salvador Allende, un socialista cuyas políticas intervencionistas habían llevado al país a la ruina.

Pinochet y sus asesores económicos — fuertemente influenciados por Milton Friedman y los asesores de la escuela de Chicago conocidos como los «Chicago boys» — presentaron una agenda económica radical que creó un auge para la economía chilena. Además de la eliminación de los controles de precios, la privatización y la desregulación, la medida más conocida de la era de Pinochet es la implementación de un sistema privado de pensiones en lugar del método tradicional de pago por uso, que inspiró numerosas reformas de las pensiones en todo el mundo.

En las décadas siguientes, el PIB per cápita (en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA)) aumentó en un 230 por ciento, la esperanza de vida se incrementó de 65 a 82, y la inflación se redujo de casi 800 por ciento a 2 por ciento, todo ello a pesar de que la población se había más que duplicado. Además, Chile es líder en movilidad social entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y su índice Gini, que mide la desigualdad, ha ido disminuyendo constantemente desde la década de los ochenta.

Como podemos ver, Chile está mucho mejor que sus vecinos, y ciertamente mucho mejor de lo que estaba Chile mismo hace sesenta años. Esto lleva a la conclusión de que las afirmaciones de los estudiantes son, al menos, exageradas. ¿Pero por qué protestarían contra un escenario económico que ha mejorado claramente su situación? Esto se debe a que, aunque el libre mercado se implementó en gran medida en Chile, no fue seguido de un cambio en la cultura política y en la ideología, dejando la puerta abierta para que las estadísticas retomaran el control de la narrativa en las décadas posteriores a la redemocratización.

Volviendo al intervencionismo

Después del referéndum de 1988, la dictadura de Pinochet dio paso a la democracia y el demócrata cristiano Patricio Aylwin fue elegido presidente. Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle, su sucesor, en general vieron las reformas de libre mercado con buenos ojos y, por lo tanto, no se molestaron en cambiar demasiado el sistema. Pero esto cambió con Ricardo Lagos del Partido Socialista, elegido en 2000. Su Ministerio de Planificación y Cooperación publicó un informe que libra una guerra oficial contra la desigualdad y que socava el «sistema neoliberal» — como lo llamaron. Los autores llegaron a afirmar que

el sistema económico actual ... hace prevalecer el individualismo y la competencia a través de una historia sociopolítica de dominación, exclusión y marginación, o a través de la estructura de clases, o a través de factores culturales, como la intolerancia y un ethos anticomunitario.

Esto marcó el comienzo de la dominación cultural de los socialistas. Año tras año, su presencia en las universidades, la fuerza de los sindicatos y otros grupos de interés, y la propaganda por medio del gobierno sólo crecieron — especialmente después de la elección de Michelle Bachelet en 2006. Y creció sin retroceso, ya que los defensores del mercado libre pensaron que el juego había terminado, que la historia había terminado —para usar las famosas palabras de Francis Fukuyama— y que podían quedarse en casa, relajándose. Esto es, por supuesto, absurdo, y el resultado de esta dominación cultural podría haber sido predicho, como lo hizo Axel Kaiser — casi proféticamente — en su libro de 2007 El Chile que viene:

En el Chile de hoy hay una falsa sensación de seguridad. Muchos piensan, por ejemplo, que es imposible concebir brotes sociales a gran escala. Sin mencionar el ejército en las calles. Algunos incluso creen que marchamos hacia el desarrollo. [Las cursivas son mías]

En los años siguientes, durante las administraciones socialistas de Bachelet y socialdemócrata de Sebastián Piñera, se aprobaron una serie de reformas. Las reformas fiscales de 2012 y de 2014 aumentaron los impuestos a los ricos, así como las tasas del impuesto de sociedades - creando un código fiscal más progresivo. La reforma educativa buscó terminar con las ganancias en la educación - estableció un límite de precios para las escuelas privadas y permitió a las universidades cobrar sólo al 10 por ciento más rico de los chilenos. Y la reforma laboral dio más fuerza a los sindicatos para negociar con los empleadores — aunque todavía disgustaba a los líderes sindicales y a los empresarios. Y hoy en día, vemos brotes sociales a gran escala y a los militares en las calles.

Estas y otras medidas debilitaron la fuerte economía de libre mercado de Chile, que fue creada por la constitución de Pinochet en 1980. Pero debido a que la constitución es tan restrictiva para la acción del gobierno, los manifestantes están exigiendo ahora la redacción de una nueva constitución, a partir de una pizarra en blanco. Esto ciertamente resultaría en un régimen mucho más abierto al intervencionismo, socializando la educación y las pensiones, y creando un fuerte estado de bienestar.

Reacciones a las protestas y el futuro de Chile

La presión parece estar funcionando, ya que el Presidente Piñera ha anunciado una lista de medidas como respuesta a los manifestantes:

  • Aumento del salario mínimo a 350.000 pesos (470 USD) por mes. Si los salarios están por debajo de este valor, el gobierno proporcionará el resto.
  • Aumento del 40 por ciento en los impuestos para aquellos con ingresos superiores a los 8 millones de pesos (10.700 USD).
  • Aumento del 20 por ciento en el pago de pensiones.
  • Controles de precios en las tarifas eléctricas, cancelando un reciente aumento del 9,2 por ciento.
  • Un techo para los gastos de salud de las familias. El gobierno pagará por cualquier cosa que vaya más allá de esa cantidad.
  • Ampliación del acuerdo entre el sistema de salud pública (Fonasa) y las farmacias para proporcionar medicamentos más baratos.

Además de eso, Piñera también reemplazó a ocho de sus ministros — a favor de un gabinete mucho más joven — y declaró que está abierto a cualquier «reforma estructural» y que no ha descartado la idea de una nueva constitución. Así, ha cedido a los deseos de los populistas, y el futuro no parece tan brillante.

Chile camina en el camino de la servidumbre, porque, a pesar de haber experimentado grandes reformas de libre mercado, no hubo ninguna campaña de difusión de ideas. Ludwig von Mises nos enseñó que «las ideas, y sólo las ideas, pueden iluminar la oscuridad», y los chilenos se saltearon la clase. Después de un choque del liberalismo económico, los chicos de Chicago y sus amigos cerraron los ojos y no se dieron cuenta de que los socialistas estaban retomando el control.

Por eso es tan importante el papel de organizaciones como el Instituto Mises. Las personas son los agentes del cambio, y si la gente no tiene buenas ideas, el cambio será para peor. Difundir las ideas de libertad es más importante que aprobar cualquier reforma importante, porque, a largo plazo, la mentalidad socialista entre el pueblo hará que las políticas públicas vuelvan al intervencionismo. Para que cualquier reforma —o una sociedad libertaria, por cierto— se sostenga por sí misma, requiere una campaña continua de educación, de autoconciencia y de cambio de la cultura hacia la libertad. Eso es lo que los chilenos olvidaron.

En su libro de 2007, Axel Kaiser señaló que la ventaja de los chilenos «se debe a un accidente histórico, que ahora está llegando a su fin». Predijo que «Chile demostrará, en los próximos años, que no es nada más que cualquier otro país latinoamericano». Las perspectivas no son buenas, pero esperemos que el Kaiser se equivoque en esto.

Author:

Matheus Fialho Vieira

Matheus Fialho Vieira is a Brazilian electronic engineering student and currently works for the metals industry, in Belo Horizonte.

Image source:

Add Comment

Shield icon wire