Mises Wire

Home | Wire | Carter contra Reagan: la última carrera presidencial semiinteligente

Carter contra Reagan: la última carrera presidencial semiinteligente

  • rea

Etiquetas Libre MercadoHistoria de EEUU

Las campañas presidenciales en los Estados Unidos tienden a ser asuntos desalentadores, incluso si uno no es un libertario que no tiene ninguna expectativa de que algo bueno pueda salir de las elecciones americanas. La vieja usanza de que la locura consiste en hacer lo mismo repetidamente y de alguna manera esperar resultados diferentes se aplica tanto a las campañas presidenciales como a cualquier otra cosa.

Por la razón que sea, los estadounidenses (y especialmente los medios de comunicación estadounidenses) parecen creer que el proceso por el cual los votantes seleccionan algún día a los candidatos presidenciales producirá un Marco Aurelio (o algún otro rey filósofo) en contraposición a la carrera final que tenemos entre Donald Trump y Joe Biden, ninguno de los cuales resucitará los recuerdos de oradores como Daniel Webster o Frederick Douglass. En su lugar, será una carrera en la que los observadores observarán para ver quién comete más malapropismos.

Las recientes campañas presidenciales no han asegurado que el contenido real se discuta en la campaña. Parte de ese problema es que, por muy «inteligente» o sólida que parezca una iniciativa política, al final los agentes del gobierno no son los guardianes de una economía o los poseedores de grandes poderes; en cambio, tienden a ser hackeadores, y por mucho que los medios de comunicación que los adoran (en todos los lados del espectro ideológico) intenten hacer que sus candidatos favoritos se conviertan en reyes filósofos, al final el mejor resultado que podemos esperar es que no hagan demasiado daño económico y social.

Las últimas elecciones nos dieron las olvidables líneas de «Enciérrenla» y «¿Por qué no estoy 50 puntos adelante?» Antes de eso, teníamos a Bill Clinton pidiendo a los votantes que «me ayuden a construir un puente hacia el siglo XXI» y diciendo «Vamos a invertir en educación y medio ambiente». En otras palabras, escuchamos eslóganes sin contenido, y nos damos cuenta de que una de las personas que dice algo insustancial ocupará la Casa Blanca.

La última campaña presidencial en mi memoria que produjo algo parecido a tener sustancia ocurrió hace cuatro décadas cuando el titular Jimmy Carter se enfrentó a Ronald Reagan. Curiosamente, los medios de comunicación habían descartado a Reagan, un ex gobernador de California conocido por su carrera de actor de películas de serie B en Hollywood, por ser un intelectual de poco peso, alguien que carecía de un intelecto digno de la presidencia. (Quizás uno debería preguntarse si la moderna presidencia americana es digna de alguien con intelecto en primer lugar.)

Si bien no es difícil encontrar los engaños reveladores y las declaraciones equivocadas en cualquier campaña presidencial, sin embargo la carrera Carter-Reagan se destacó, porque fue la última campaña presidencial en la que se discutieron conceptos económicos serios. Aunque Carter había promulgado varias políticas económicas graves durante su mandato (tal vez la peor de ellas fuera la Ley de política de gas natural de 1978), también había desmantelado o estaba en proceso de desmantelar enormes franjas de la reglamentación comercial del New Deal, un proceso de desregulación que aún hoy en día produce enormes dividendos. Carter también comenzó el proceso de eliminación de los controles de precios y asignación de petróleo y gasolina, aunque acompañó la desregulación del petróleo con el infame impuesto sobre las ganancias imprevistas de las empresas petroleras, en la creencia errónea de que la desregulación elevaría rápidamente los precios, lo que aumentaría considerablemente los márgenes de beneficio, algo que no ocurrió, ya que la desregulación provocó la caída de los precios del combustible.

A pesar de los errores de Carter, su administración a través de sus esfuerzos de desregulación masiva en el transporte aéreo de pasajeros, ferrocarriles, camiones, telecomunicaciones, y la banca y las finanzas fue en sí misma una iniciativa del lado de la oferta que rivalizó con creces con las medidas de Reagan para reducir la tasa máxima del impuesto sobre la renta del 70 al 50 por ciento y para promover mejor «el sector privado». Desafortunadamente para Carter y los demócratas, el presidente prácticamente no dijo nada sobre lo que serían sus logros más importantes y duraderos.

En parte, la renuencia de Carter a pregonar sus logros sustantivos parecía reflejar su incapacidad para conectarse con el «ala liberal» del Partido Demócrata liderada por Ted Kennedy, ya que Carter había rechazado el desafío de las primarias de Kennedy (pero con Kennedy humillando a Carter en la Convención Nacional Demócrata en el verano de 1980). Aunque Kennedy había sido fundamental en la iniciativa de desregulación de las aerolíneas de pasajeros, su campaña de 1980 se orientó hacia un programa de control masivo de precios, regulación y democracia social. Dado que gran parte de la desregulación de Carter esencialmente deshizo muchos de los negocios y los cárteles financieros creados por el New Deal, y dado que Kennedy había orientado gran parte de su propia campaña hacia la promoción de lo que podría llamarse un segundo New Deal, utilizar su campaña presidencial para dar vueltas de victoria por su éxito legislativo parecía imposible.

Además, Carter inició las «directrices de salarios y precios» en un intento de calmar las tasas de inflación de dos dígitos que asolaban su administración, aunque en su favor se resistió a las demandas de Kennedy y la AFL-CIO (Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales) de imponer controles obligatorios de salarios y precios. Ninguna de estas iniciativas detuvo la inflación y, de nuevo en su haber, Carter nombró a Paul Volker como presidente de la Reserva Federal y las políticas monetarias relativamente estrictas de Volker ayudaron en última instancia a domar a la bestia de la inflación, al menos a principios de la década de los ochnta.

Así, Carter entró en la carrera de otoño con al menos algunos éxitos económicos —aunque los dividendos de la desregulación serían a largo plazo y no podrían verse de inmediato— mientras que Reagan al menos hablaba de un juego de libre mercado mucho mejor que cualquiera de sus predecesores, al menos desde la presidencia de Franklin Roosevelt. Además, el hecho de que Reagan abrazara las políticas del «lado de la oferta» invocaba la memoria de Jean Baptiste Say y su argumento de que la fuente de la demanda no eran las políticas gubernamentales del lado de la demanda sino lo que la gente producía. Aunque Say nunca escribió, «La oferta crea su propia demanda», sin embargo, el campo de Reagan no se equivocó cuando pidió medidas para reducir las cargas reglamentarias y fiscales de los productores, ya que las políticas keynesianas del gobierno estaban creando estragos con la inflación.

Lo que es más importante es que la gente realmente estaba debatiendo si las políticas keynesianas eran efectivas o perjudiciales, algo que contrasta con la campaña de Barack Obama en 2008 que pedía que el keynesianismo resucitara. Ninguna campaña desde Reagan-Carter en 1980 ha mencionado siquiera a Say o, para el caso, a cualquier otro economista de renombre.

Esto no quiere decir que la campaña Reagan-Carter se asemejara a un antiguo debate de Oxford. El campo de Carter trató de resucitar los recuerdos de la representación de Lyndon Johnson de Barry Goldwater como un loco lanzador de bombas, y sacaron a la luz una serie de viejas citas de Reagan sobre la Seguridad Social y el salario mínimo, como si Reagan fuera a abolir ambas cosas sin la aprobación del Congreso (lo que sería políticamente imposible).

Reagan, por otro lado, acusó a Carter de ser débil en el comunismo en general y en la URSS en particular. Como tantas personas atrapadas en la rancia política de la Guerra Fría, ambos hombres —pero especialmente Reagan— vieron a la Unión Soviética como una entidad que duraría generaciones, a pesar de que el otrora poderoso Imperio del Mal estaba a sólo una década de colapsar. Carter al menos se mantuvo fiel a una política exterior basada en el no intervencionismo y la promoción de los derechos humanos, algo que Reagan describió como una debilidad pero que, en retrospectiva, fue un logro importante, sobre todo teniendo en cuenta las empresas militares de los Estados Unidos a partir de la Guerra del Golfo de George H.W. Bush. Desafortunadamente, en ese momento el logro de Carter fue retratado como un fracaso.

También hubo la infame crisis de los rehenes iraníes. Carter había dado un mal consejo (contra sus propios instintos) y permitió que el depuesto sha recibiera tratamiento contra el cáncer en la ciudad de Nueva York en el otoño de 1979. Mientras estaba allí, los militantes iraníes invadieron la embajada de los Estados Unidos en Teherán y tomaron como rehenes a más de cincuenta estadounidenses. Carter aprobó un desafortunado intento de rescate en la primavera siguiente que resultó en la muerte de ocho militares estadounidenses, algo que hizo que Carter pareciera aún más fuera de su elemento.

En el crédito de ambas campañas, el tema de los rehenes no se puso abiertamente al frente y Reagan fue razonablemente comedido en sus declaraciones, aunque el tema en sí era el proverbial elefante en la sala de estar. Si se deseaba que los rehenes regresaran a casa sanos y salvos, las respuestas estadounidenses eran limitadas, sobre todo porque Irán había experimentado una revolución islámica que se burlaba de las sutilezas diplomáticas del mundo «civilizado». Al final, los rehenes volvieron a casa sanos y salvos justo después de la toma de posesión de Reagan.

En el momento de la campaña, se pronunciaron las críticas habituales («No están hablando de Los Temas» o «Estamos cansados de los embrollos»), pero la campaña presidencial de 1980, en retrospectiva, al menos tuvo sus momentos inteligentes. Aunque es lamentable que los propios miembros del Partido Demócrata de Carter no vieran el valor de la desregulación económica, no obstante, las iniciativas de Carter probablemente fueron un impulso tan significativo para la economía como el que ha logrado cualquier presidente desde 1980.

Ningún presidente es capaz de cumplir las promesas hechas en una campaña, pero no hay duda de que al menos algunos de los temas debatidos en el otoño de 1980 fueron sustanciales y ciertamente parecerían tener profundidad, especialmente cuando se comparan con la insípida y totalmente superficial contienda entre Trump y Biden. En ese momento, muchos de nosotros expresamos nuestra decepción con Carter y Reagan; ¿sería que tuviéramos hoy algo parecido a lo que teníamos hace cuarenta años?.

Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire