Mises Wire

Home | Wire | Cómo la búsqueda de rentas empobrece a las naciones

Cómo la búsqueda de rentas empobrece a las naciones

  • bribe
0 Views

Tags Bienestar CorporativoSubsidios CorporativosProteccionismo y Libre ComercioImpuestos y Gasto

01/08/2020

Una de las cuestiones fundamentales de la economía del desarrollo es cómo crece una economía. Como el lector puede saber, una economía crece por medio de la libertad económica, lo que implica derechos de propiedad y el surgimiento de mercados y relaciones de intercambio (precios). Además, estas cadenas de acontecimientos dan lugar al cálculo económico. Sin embargo, ¿son estas condiciones suficientes para el desarrollo económico? Es decir, ¿necesita una nación sólo los derechos de propiedad para desarrollarse?

La respuesta es no. Mientras exista un Estado (gobierno) es necesario que haya limitaciones con respecto a las acciones de los políticos. Es decir, tiene que haber reglas de juego, es decir, reglas para el proceso político. Mientras haya discreción, la capacidad de romper las reglas del juego, la búsqueda de rentas, que es una forma de destrucción de valores (o riquezas), empobrecerá a una nación.

¿Qué es la búsqueda de rentas?

La búsqueda de rentas, como se mencionó anteriormente, es una forma de destrucción de valor. Sin embargo, hay que subrayar que según la definición kirzneriana de empresario, tal acción es una forma de emprendimiento, la realización de una oportunidad de ganancia. Por lo tanto, la renta  y la búsqueda de beneficios tienen una cosa en común: ambas son formas de empresariado. La diferencia, por supuesto, es que la primera es destructiva mientras que la segunda crea valor.

Puede haber confusión con respecto al término «renta» en «búsqueda de renta». Las rentas, en economía, son pagos por encima de los costos de oportunidad, es decir, de las ganancias. La búsqueda de rentas, por lo tanto, es el proceso por el cual una empresa busca pagos por encima de sus costos de oportunidad. Pero, a diferencia de la búsqueda de beneficios, la búsqueda de rentas se produce por medio del proceso político (es decir, las empresas deben hacer lobby, gastar recursos) con el fin de captar beneficios por medio de la legislación gubernamental. Una vez más, según la interpretación kirzneriana del empresariado, tal acción es un subproducto de las oportunidades de obtener beneficios, a saber, la atracción de rentas de escasez artificial.

La búsqueda de rentas, sin embargo, tiene costos de bienestar masivos.1 Por ejemplo, en The Welfare Costs of Tariffs, Monopolies and Theft, Gordon Tullock, uno de los creadores del término, señaló que el costo de una arancel, que es un medio para capturar rentas, no está totalmente capturado por el triángulo de Harberger (pérdida de peso muerto).

Antes del innovador trabajo de Tullock sobre los costos de bienestar de la búsqueda de rentas, los principales economistas subestimaron los costos de los aranceles. Es decir, de acuerdo con la microeconomía convencional, el costo de una arancel fue cuantificado y graficado como una simple pérdida de peso muerto. Sin embargo, como Tullock declaró,

Hay un número considerable de costos que son ignorados por este procedimiento. ... el cobro de un arancel implica un gasto en inspectores de aduanas, etc., que hacen el cobro real, y en guardacostas, que impiden el contrabando.2

Como demostró Tullock, los aranceles son más que transferencias de riqueza, es decir, los productores que roban el excedente de los consumidores, ya que dicha legislación acarrea numerosos costos, a saber, un desperdicio de recursos escasos que tienen usos alternativos.

Para entender mejor la tesis de Tullock, imaginemos que las empresas automovilísticas estadounidenses gastaron recursos para que el gobierno federal implementara un arancel que esencialmente prohibiera la importación de automóviles. Como se mencionó anteriormente, la microeconomía dominante calificaría dicha legislación como una simple transferencia de riqueza, es decir, el productor está obteniendo ingresos a expensas del consumidor.

Pero, como enfatizó Tullock, hay más en la historia: el hecho de que los individuos estuvieran comprando autos importados muestra que los productores nacionales no deben haber estado usando los escasos recursos de manera eficiente, ya que los productores extranjeros estaban satisfaciendo sus respectivos deseos. Tal arancel significaría que los recursos están siendo mal asignados en el cabildeo para su aplicación, además de la mala asignación de recursos hacia la producción de autos hechos en Estados Unidos que causaría.

Además, los políticos, que actúan para aumentar sus respectivas utilidades, no aplican la legislación arancelaria al azar, sino que lo hacen a través de las empresas que malgastan los escasos recursos para cabildear por su existencia. En pocas palabras, hay que imaginarse el proceso político como un proceso de mercado (o catalizador), en el que los políticos intercambian derechos de propiedad (privilegios de monopolio) por recursos, es decir, dinero o favores especiales como el empleo después del mandato del político.

Una vez que esté claro que los procesos políticos y de mercado son análogos y que la capacidad de los políticos de crear rentas es una oportunidad de obtener beneficios para las empresas, cabe esperar que éstas gasten sus escasos recursos en la captación de dichas rentas. Es decir, habrá una tendencia a no invertir capital, sino a consumirlo.3

Búsqueda de rentas y empobrecimiento

Además del estudio de la acción humana, una de las cuestiones fundamentales de la economía, como ya se ha dicho, es cómo desarrollar una economía. Si bien Ludwig von Mises y otros economistas de propiedad privada, como Armen Alchian y Harold Demsetz, destacaron la importancia de la propiedad privada como medio para realizar cálculos racionales, estos derechos no son suficientes para garantizar el desarrollo. Mientras haya gobiernos y políticos interesados, que actúen con determinación (es decir, que busquen aumentar su utilidad), crearán rentas, y las empresas tendrán tales políticas como oportunidades de ganancias para sí mismas. Por lo tanto, como ya se ha dicho, se verá una tendencia de las empresas a malgastar los escasos recursos en captar las rentas que ofrece el gobierno, particularmente los políticos. En última instancia, el ciclo continuo de búsqueda de rentas, como lo afirmó Tullock, no promueve la creación de valor, sino más bien la destrucción de valor. De hecho, como señaló William Baumol en su artículo titulado «Entrepreneurship: Productive, Unproductive, and Destructive», la búsqueda de rentas es una forma de emprendimiento improductivo, a veces incluso destructivo.4

Limitaciones para los políticos y el surgimiento del emprendimiento productivo

En última instancia, mientras haya Estado, se deben imponer restricciones a los políticos. En particular, se les debe prohibir la creación de rentas, lo que, en igualdad de condiciones, fomentaría un espíritu empresarial productivo, en lugar de destructivo. Una de las grandes diferencias entre las naciones ricas y las empobrecidas radica en las reglas del juego, es decir, en la creación de un entorno en el que se aliente a los empresarios a obtener beneficios, no a buscar rentas.

Con las restricciones impuestas a los políticos, se vería el surgimiento de empresarios que soportan a fondo la incertidumbre del mercado con el fin de satisfacer los deseos de sus semejantes. Se trata de una forma de emprendimiento productivo y, por tanto, de desarrollo económico.

  • 1. Véase Gordon Tullock, «The Welfare Costs of Tariffs, Monopolies, and Theft», Economic Inquiry 5, no. 3 (1967): 224–32.
  • 2. Ibid. p. 223.
  • 3. Ibid. p. 223.
  • 4. William J. Baumol, «Entrepreneurship: Productive, Unproductive, and Destructive», Journal of Business Venturing 11, no. 1 (1996): 915-19.
Author:
Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire