Mises Wire

Home | Wire | 6 razones por las que el político más odiado de América Latina se convirtió en presidente de Brasil

6 razones por las que el político más odiado de América Latina se convirtió en presidente de Brasil

  • bolsonaro at the UN
0 Views

Tags Socialismo

11/21/2019

Jair Bolsonaro es probablemente el político más despreciado de América Latina. Al menos entre cierta parte de la población. Algunos dicen que es el «Trump tropical», de manera peyorativa, por supuesto. Sin embargo, fue elegido presidente de Brasil. Entonces, ¿cómo pudo pasar eso? ¿Cómo podría una «cosa» homofóbica, misógina y racista (según un artículo publicado en The Guardian) convertirse en el líder de Brasil?

Hay varias razones para ello.

Uno: es muy oportuno

Los 14 años de mandato del Partido de los Trabajadores de Brasil (2003-2016) terminaron con una nota amarga. Este fue el tiempo de Luiz Inácio «Lula» da Silva y Dilma Rousseff. Rousseff fue declarado culpable de infringir las leyes presupuestarias y fue destituido de su cargo (impugnado) en 2016. Lula fue condenado por lavado de dinero y corrupción y fue sentenciado a prisión en 2018. Como tanto Lula como Rousseff habían sido elegidos con la promesa de limpiar la corrupción, muchos brasileños se sintieron engañados.

Para empeorar las cosas, el país cayó en una crisis financiera. El débito público alcanzó un increíble 73,44 por ciento del PIB en 2016. Entre 2014 y 2017, la tasa de desempleo aumentó bruscamente del 6,67 por ciento al 12,83 por ciento (y casi 13 millones de personas quedaron desempleadas). Los índices de criminalidad aumentaron hasta alcanzar uno de los más altos del mundo, y no menos de 63.880 brasileños fueron asesinados en 2017.

Un cambio significativo parecía estar en el horizonte.

Dos: una agenda diferente

Alrededor de 2015, muchos brasileños comenzaron a afirmar que el modelo de mercado social puesto en marcha por el Partido de los Trabajadores había fracasado. Se sintió una sensación incómoda de resaca económica, una especie de gasto público, después de la catástrofe. Aquí y allá, las voces comenzaron a cuestionar la noción de que el intervencionismo gubernamental era responsable de la prosperidad que Brasil había disfrutado a principios de la década de 2000. Algunos tímidamente comenzaron a defender el capitalismo, nombrando los mercados (el auge de los productos básicos, el crecimiento de la industria y el aumento del sector de los servicios) como la causa real de la consiguiente reducción de la pobreza.

Muchos estuvieron de acuerdo.

Como resultado, muchos votantes acudieron a Jair Bolsonaro, un candidato sin dinero (con gastos de campaña muy modestos), sin tiempo en la televisión (sólo un par de segundos), y sin capital político (distancia de los grandes partidos). En resumen, no hay posibilidades realistas de ganar. Al menos, eso es lo que los medios de comunicación y sus especialistas dijeron en su momento.

Por lo tanto, el país estaba ansioso por un giro hacia el extremo económicamente liberal del espectro (por los motivos descritos anteriormente) y Bolsonaro parecía ser el único dispuesto a hacerlo. Muchos brasileños decidieron ignorar sus faltas (incluso algunas graves) con la esperanza de llevar a cabo una verdadera reforma económica.

¿Es Bolsonaro el político ideal? Él está lejos de eso. Este sentimiento parece ser casi un consenso. De hecho, deja mucho que desear. La mayoría de los brasileños que lo apoyaron no parecen estar de acuerdo con su colección de declaraciones duras y controvertidas sobre una variedad de temas.

Pero, ¿por qué apoyarlo en absoluto?

Independientemente de todas las controversias que lo rodean, tal vez el factor principal para la victoria de Bolsonaro es bastante directo: él fue el único que prometió revivir políticas denunciadas durante mucho tiempo (aún incalificables para algunos), tales como menos intervención del gobierno en la economía, reducción de impuestos y recortes en el gasto gubernamental. También apoyó un importante paquete contra el crimen.

¿Y los otros candidatos? No propusieron nada más que grados variables de la agenda habitual del Estado de bienestar.

Tres: los pasos en falso de la izquierda

Si quieres convencer a alguien de algo, no lo insultes por su posición actual.

Pero esto es lo que la izquierda hizo con Bolsonaro y sus partidarios.

Antes de surgir como favorito en las encuestas de opinión, Bolsonaro no era más que un diputado menor, considerado insignificante como candidato a la presidencia. Pero su aparición como ganador potencial provocó una fuerte reacción.

Las celebridades (seguidas por sus fans) publicaron el hashtag #NotHim (#EleNao) en sus cuentas de medios sociales. Los principales medios de comunicación publicaron análisis furiosos, sin siquiera tratar de sonar neutrales. La gente normal se metía en arengas diarias, reprendiendo severamente a cualquiera que se atreviera a admitir que estaba considerando apoyar a Bolsonaro.

Este frenesí terminó desencadenando la polarización. Esta histérica reacción exagerada permitió a Bolsonaro reunir a varios grupos heterogéneos descontentos (desde conservadores hasta libertarios) y galvanizarlos a su favor.

Para socavar a Bolsonaro, sus antagonistas podrían haber proporcionado una narración que tuviera más sentido que la suya. En cambio, centraron todos sus esfuerzos en una narrativa en la que Bolsonaro representaría un paso más allá de la democracia y supondría un grave riesgo para el país. Peor aún, se les dijo a los votantes que Bolsonaro supuestamente estaba envalentonando a sus partidarios, que en su mayoría eran fascistas o simplemente tontos. La estrategia salió mal.

Mucha gente entendió estos ataques como un intento de imponer una especie de elitismo moral e intelectual. Además, se temía que la estrategia de la izquierda llevara a una especie de «certificación democrática» bajo la cual algo (o alguien) sólo podría decirse que es «democrático» si se ajustaba a lo que quería la élite cultural. Obviamente, la táctica de atacar a tantos brasileños no funcionó bien y resultó ser un refuerzo para la candidatura de Bolsonaro como outsider (anti-establecimiento). Pero según muchos, eso era exactamente lo que Brasil necesitaba.

Cuatro: un espectro ideológico ampliado

Bolsonaro sigue siendo una figura bastante controvertida, sin duda. Ex capitán del Ejército, sus opiniones políticas fueron calificadas de nacionalistas y populistas, de extrema derecha e incluso fascistas. Bolsonaro está en contra del aborto, en contra de la legislación de control de armas y en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. Su lema era «Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos».

De hecho, con esta mentalidad (junto con un comportamiento torpe), lo convirtió en una especie de hereje en el contexto de la política brasileña. Pero su apoyo surgió, al menos en parte, de la obstinación de la izquierda, que trata de etiquetar de «extrema derecha» a todo lo que es de centro-izquierda.

De hecho, el espectro político brasileño estuvo durante mucho tiempo limitado a lo que iba desde la extrema izquierda hasta el centro-izquierda. Cualquier otra cosa se consideraba «fascismo». En el momento de las elecciones de 2018, esta limitación en la discusión permitida se derrumbó. Y aquí está la causa de cierto drama: la dura crítica de los modales e ideas de Bolsonaro puede verse (parcialmente) como humo y espejos. La verdadera cuestión para la izquierda es esta derrota de las reglas que gobiernan el paradigma ideológico.

Cinco: pragmatismo

Indudablemente, Bolsonaro tiene muchos rasgos indeseables, incluyendo su admiración por la dictadura militar. Pero la verdad es que los brasileños eran muy conscientes de ello y lo eligieron de todas formas.

Por ejemplo, mientras los otros candidatos se dirigían a ideas abstractas y fantasiosas de perfecta igualdad, diversidad y fraternidad, Bolsonaro hablaba de problemas cotidianos (peatonales), como la seguridad pública, trabajos permanentes, mejores salarios, etc. Mientras los otros candidatos prometían programas sociales (más de lo mismo), Bolsonaro anunció que estaba recibiendo consejos del renombrado economista orientado al mercado Paulo Guedes y lo nombró ministro de finanzas. Mientras los otros candidatos utilizaban un tono suave en la lucha contra el crimen, Bolsonaro prometió medidas enérgicas. Por ejemplo, nombró al juez Sérgio Moro (tomado como un héroe por la gente harta del crimen) como ministro de justicia poco después de las elecciones.

Así, la elección de Bolsonaro representa, al fin y al cabo, un esfuerzo desesperado de un país que tenía potencial para ser una gran nación, pero cuyo desarrollo sostenible (a largo plazo) ha sido bloqueado por décadas de corrupción sistemática, crimen galopante y una mentalidad anticapitalista.

Seis: jugando el juego democrático

A pesar de lo que muchos afirman, los votantes brasileños no actuaron irracionalmente al abrazar a Bolsonaro. No fueron víctimas de un populismo seductor ni de una misteriosa manipulación ideológica. No votaron (sin saberlo) en contra de sus propios intereses. Eran bastante racionales. Se podría decir que eligieron al que consideraban el candidato menos malo, el que consideraban el mejor para el país en ese momento.

¿Y ahora? Sólo el tiempo dirá si Brasil lo hizo bien o no cuando puso sus esperanzas en Bolsonaro.

Author:

Jean Vilbert

Jean Vilbert holds a Bachelors and a Masters of Law. He is currently a Judge and Professor in São Paulo, Brazil.

Image source:

Add Comment

Shield icon wire