Pollo, res y bichos

Pollo, res y bichos

08/15/2022Robert Aro

Sabes que la economía está en problemas cuando un titular de la CNBC dice:

Esta fue una buena semana para las cifras de inflación, pero la gran pregunta es si puede durar

...citando el aumento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en un 8,5% y el aumento del Índice de Precios al Productor (IPP) en un 9,8% respecto a hace un año como una leve victoria. Sin embargo, la celebración vino acompañada de un recordatorio de que:

Los funcionarios de la Reserva Federal estarán muy atentos para ver las tendencias más amplias de cómo la inflación está afectando a Main Street.

Sin embargo, comprender cómo se ve afectada Main Street es una tarea imposible. Medir el aumento medio de los precios, para la persona media, en la ciudad media, tiene graves limitaciones. Además, hay elementos aún más inconmensurables como el sufrimiento humano, la destrucción de capital y el coste de oportunidad que también se deriva de la planificación centralizada de una economía.

Utilizando los propios datos de la Reserva Federal, podemos intentar visualizar lo mal que están las cosas observando una de las pocas cosas que mucha gente sigue teniendo en común, su afición a comer pollo y res.

Según la Oficina de Trabajo y Estadísticas, que recopila los datos utilizados por la Fed, el coste medio de las pechugas de pollo ha subido casi un 32% con respecto a hace un año:

El precio medio de la carne molida no ha aumentado tanto, sólo un 12% desde hace un año, según lo siguiente:

Por supuesto, estos títulos suenan a humor involuntario y a gran arbitrariedad. En el caso de la carne molida, la Fed dice que se aplica a: «Carne molida fresca regular 100%, excluyendo el redondo, la aguja y el solomillo. Incluye carne orgánica y no orgánica. Excluye las hamburguesas preformadas». Si uno se anima a leer realmente el método de cálculo y los datos de los precios medios, se verá rápidamente lo inexactos que son los cálculos de la inflación.

Clasifican las carnes, las aves de corral, el pescado y los huevos en conjunto para llegar a una variación del IPC de sólo un 11% con respecto a hace un año:

For those who abPara los que se abstienen de comer carne por completo, el precio medio de los frejoles ha subido un 17% con respecto a hace un año:

Aunque no todo el mundo quiere comprar un coche de segunda mano, pagar una matrícula, tener una mascota o utilizar el transporte público, todo el mundo debe comer; y, según todos los indicadores, las facturas de los comestibles, al igual que el precio de la gasolina, siguen siendo elevadas. El futuro es poco prometedor para que se produzcan descensos de precios sostenidos y a largo plazo en breve... o nunca, ya que la Reserva Federal está a favor de la inflación.

Tal vez otro signo de los tiempos sea el artículo que el Foro Económico Mundial publicó a principios de este año, titulado

5 razones por las que comer insectos podría reducir el cambio climático

Ya sea que uno coma pollo, res o elija comer bichos, debemos seguir siendo conscientes del hecho de que nunca tuvo que ser así. Deberíamos enfadarnos cuando los principales medios de comunicación deciden presentar un IPC del 8,5% como una buena noticia, o peor aún, afirmarlo:

Las cifras de inflación del miércoles podrían quitarle calor a la Fed.

Recuerde que no es necesaria ninguna cantidad de IPC o IPP positiva para sostener una sociedad que funcione. Todo lo que estos cálculos intentan hacer es capturar cuánto ha cambiado el coste de la vida desde el mes, o el año anterior, con la esperanza de que siempre suba una cierta cantidad. Para el planificador, está bien que la vida sea más cara con cada año que pasa, porque necesitan aumentar la oferta de dinero para pagar cosas que el público no valora, como las guerras, los rescates corporativos y los salarios de los recaudadores de impuestos. En su mundo perfecto, esperarían que esto fuera gradual, para que el público nunca se diera cuenta de la pérdida perpetua de poder adquisitivo.

Lo que ocurre con un plan central es que nunca sale como está previsto. Si hay un resquicio de esperanza, es que esta lección de inflación se convierta en una curva de aprendizaje generacional, al igual que la inflación de precios, permanentemente arraigada.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Hipocresía democrática en India

10/04/2022Yash Dubey

Me enseñaron en la infancia que la Democracia es por el pueblo, para el pueblo y del pueblo, quizás fue una metedura de pata de mis profesores porque lo que he visto es que la Democracia se ha convertido ahora en Comprar al pueblo, para el pueblo selectivo y fuera del pueblo. ¿Por qué nos gusta la Democracia, qué tiene de idiosincrático este sistema que lo distingue de otras formas del sistema político? La democracia nos da libertad, el sistema nos da derechos, y da esperanza a una sociedad liberal. La democracia es un antónimo de un sistema totalitario, tal vez.

En India, los políticos tienen tanto poder que pueden dar a una persona un puesto de trabajo y también pueden quitarle el suyo. Esto es la democracia en India, los líderes aquí son adorados, la gente normal tiene que saludar respetuosamente al político, y la gente no puede hablar dentro de sus derechos delante de cualquier líder también, tienen que hablar dentro del límite establecido por el líder «del pueblo». Por encima de todo, un hombre común no puede ni siquiera responder a las palabrotas de esa persona si quiere llegar a casa con vida. La gente mendiga frente a los líderes por sus necesidades básicas y ellos actúan como si hubieran hecho algún favor gastando dinero en la gente que se toma del sistema. India no es una democracia, pero trata de aparentar que lo es. Después de 75 años desde la independencia, todo lo que se ve son los mítines de los políticos, la división y el dominio de la gente en nombre de la etnia, el arrebato de la libertad de la gente, las leyes aplicadas sólo a la gente común, los grandes activos de los políticos y su dinero y la lista puede ir más allá.

Esto tenía que ocurrir. Esto continuará si el sistema sigue dando más y más poder al gobierno pensando que eso elevará al pueblo. La falacia colectivista y la gente todavía tienen algunas esperanzas de mejora.

Irónicamente en una dictadura hay un dictador, un totalitario, pero en una democracia como India tenemos muchos dictadores sentados. Los netas que viven una vida lujosa, asesinan a los que van en contra de ellos, abusan de sus subordinados, hacen engordar a sus compinches, pueden adquirir tanta riqueza sin afrontar las consecuencias, roban la libertad de la gente, financian a los gánsteres, etc.... La emergencia de Indira Gandhi, las prohibiciones de las tiendas de carne, la desmonetización, la reserva, el impuesto sobre las criptomonedas, y más ejemplos se pueden dar para demostrar el dominio del país sobre el autoritarismo.

Para dejarlo bien claro, la democracia no garantiza la libertad individual. La democracia es uno de los medios para ello. El objetivo principal es la libertad, que es la libertad, los derechos y la independencia de los ciudadanos. La gente es manipulada de tal manera que cada vez depende más de la autoridad. La autoridad decide nuestra vida de muchas maneras y uno no puede tener idea de ello. Mises y Hayek rechazaron con razón el concepto de diferenciar la libertad política y la libertad económica porque en India existe la llamada libertad política en nombre de la democracia que hoy en día sólo significa votar. Mises dijo:

Pero, como señaló Hayek en 1944 en su libro Camino a la servidumbre, el control económico no es simplemente el control de un sector de la vida humana que puede separarse del resto; es el control de los medios para todos nuestros fines.

Es gracioso cuando los comunistas del país que solo sirven para mostrar su activismo en las calles y causar un disturbio en el día a día de la gente se ven protestando en el sistema actual. Pero, ¿cuál es su solución a este problema? ¿Aumentar el papel del mismo gobierno corrupto? No es de extrañar, porque su influencia en el país se está reduciendo lo que es un desarrollo bastante positivo en el país. Pero, el socialismo sigue siendo considerado como moral aquí y el capitalismo significa el mal, ¡viniendo de un país que fue salvado por el Capitalismo en 1991!

La democracia es muy importante para la gente del país, pero lo que no entienden es que la democracia es un medio pero no un fin. La democracia es un medio para la libertad y la democracia por sí sola no puede garantizar la libertad. La democracia es para la libertad, no al revés. Algo parecido dijo Hayek en «Camino a la servidumbre»:

La democracia es esencialmente un medio, un dispositivo utilitario para salvaguardar la paz interna y la libertad individual. Como tal, no es en absoluto infalible ni segura. Tampoco debemos olvidar que a menudo ha habido mucha más libertad cultural y espiritual bajo un gobierno autocrático que bajo algunas democracias, y es al menos concebible que bajo el gobierno de una mayoría muy homogénea y doctrinaria el gobierno democrático pueda ser tan opresivo como la peor dictadura.

Se ve a muchos intelectuales criticando al actual partido en el poder en India por volverse autoritario, pero ¿cuándo no ha sido autoritario el sistema? Privatización en el presente o enfoque de «igualdad» en el pasado, ya sea de izquierda o de derecha, el país siempre ha sido autoritario en la forma más verdadera, ¡no hay necesidad de distinguir unos de otros porque todos son colectivistas en un conflicto fraternal!

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Desacelerar, parar. ¡Revertir!

10/03/2022Robert Aro

Todo el mundo debe estar preguntándose: ¿Hasta dónde llegarán los tipos de interés? ¿Cuándo tocará fondo la bolsa? ¿Qué nos depara el futuro? Por desgracia, todo depende de la Reserva Federal. Puede ralentizar, detener o revertir el proceso de contracción cuantitativa (QT). Veamos las opciones:

Desacelerar:

Hasta ahora, el esfuerzo de reducción del balance de la Fed ha sido rastrero, y sólo se ha reducido alrededor de la mitad del tope de casi 50.000 millones de dólares al mes en los tres primeros meses. Si ralentizan más el ritmo, puede que tengan que abordarlo formalmente. No obstante, ralentizar el ritmo de la QT sólo ofrece una débil esperanza de retrasar la inevitable crisis que se avecina.

Parar:

Si la Fed detuviera formalmente su programa de QT, para mantener estable el balance, se encontraría en un perpetuo juego de malabares para comprar la cantidad justa de valores para equilibrar los que vencen.

Desgraciadamente, tanto si frenan como si detienen la QT, no importará. Ya sea que el mercado se desplome en octubre de este año o en marzo del próximo, la crisis se acerca. Los tipos de interés siempre intentan volver a lo que deberían ser en un mercado libre y sin trabas. A falta de que la Fed aumente activamente la oferta monetaria, la supresión de los tipos de interés siempre será un problema.

Con la deuda de los EEUU a punto de superar los 31 billones de dólares, no hay forma de que la Fed se limite a ralentizar o detener la QT, ni a intentar mantener los tipos estables durante un periodo prolongado. Ni siquiera funcionaría durante mucho tiempo antes de que el mercado se desplome y la Fed pierda el control de los tipos por completo de todos modos.

Revertir:

El inflacionismo será la política monetaria mientras exista la Reserva Federal. No importa lo que te digan sobre la inflación o el desempleo, y los malabares que hagan, el balance siempre está destinado a aumentar, y con él, todos los precios. Sólo aumentando exponencialmente el balance puede la Reserva Federal continuar con la supresión de los tipos de interés. Además, el mercado de acciones, de bonos y de la vivienda se ha roto (por culpa de la Fed), así que no pasará mucho tiempo hasta que la Fed los rescate de nuevo.

Incluso las Naciones Unidas se dieron cuenta, como informa Reuters:

...advirtió el lunes del riesgo de una recesión mundial inducida por la política monetaria que tendría consecuencias especialmente graves para los países en desarrollo y pidió una nueva estrategia.

Citas de su informe dicen:

Una contracción monetaria excesiva podría dar paso a un periodo de estancamiento e inestabilidad económica...

Y:

Cualquier creencia de que (los bancos centrales) serán capaces de bajar los precios confiando en unos tipos de interés más altos sin generar una recesión es, según el informe, una apuesta imprudente...

Las recesiones importan: pero las carteras de valores y los tipos de interés más bajos también. Sólo a través de las compras de activos se pueden volver a encontrar las dos cosas. Cuando llegue el momento, nos dirán que la inflación (de precios) es baja y que, por tanto, justifica la expansión de los balances. O reconocerán que la inflación es alta, pero dirán que había que elegir entre el menor de los males, optando por aumentar el balance para combatir una recesión a toda costa.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Radley Balko despedido

10/01/2022David Gordon

Radley Balko, un defensor de la libertad más conocido por su libro Rise of the Warrior Cop: The Militarization of America's Police Forces, ha sido despedido por el Washington Post. Balko escribe: «Después de nueve años, el Washington Post me ha despedido. Esto es decepcionante pero no sorprendente. En los últimos años, la dirección del diario ha dificultado cada vez más la realización de los reportajes y análisis en profundidad para los que fui contratado, en favor de las tomas cortas y calientes».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Sí, los criminales responden a incentivos, también

«¿Podemos filmar la operación/está ya muerto el jefe/traigan a la viuda al plató/necesitamos trapos sucios?», cantaba Don Henley en 1982. Los relatos de crímenes atraen la atención de la gente más que casi cualquier otra cosa. ¿Qué dicen las estadísticas de San Antonio?

Como continúa «Dirty Laundry» del Sr. Henley, «patada cuando están arriba/patada cuando están abajo»: están por todas partes en los últimos doce años. Un par de puntos aislados sobresalen.

Los delitos violentos se dispararon un 28% y un 26% en 2013 y 2016, respectivamente. Luego tuvo un descenso del 17% en 2018, acompañado de una caída del 9% en los delitos contra la propiedad. Es notable que la economía empezó a crecer más el año anterior, tanto aquí como en el conjunto de los EEUU.

Cuando más personas prosperan, menos delinquen.

Pero luego la delincuencia volvió a aumentar en 2019: 13 por ciento para los delitos violentos, 10 por ciento para los delitos contra la propiedad. Por cierto, a partir de 2018 fue el programa de citación y liberación (CR) del condado de Bexar.

Quizás sea una coincidencia, quizás no. Sin embargo, el crecimiento económico.

No se adoptaron medidas o acciones a gran escala que tuvieran tiempo de abrirse paso positivamente en el sistema. Pero un tono más amable había tomado el poder.

Se enviaron señales, y éstas son importantes, sobre todo para la inversión. La inversión conduce a la contratación. Y si se contrata a más gente, menos personas cometen delitos.

La RC envió una señal diferente... más o menos. La parte que se refiere a la marihuana podría ser aumentada por otras actividades voluntarias y/o consentidas.

¿Cuál es la base lógica para despojar a alguien de su libertad o propiedad cuando lo que hace no perjudica a nadie más? Si no hay daños colaterales, ¿dónde está el delito?

Esto es diferente a cuando una parte agrede a otra, incluyendo agresiones menores como la destrucción de la propiedad.

No sólo deberían eliminarse estas infracciones de cualquier RC, sino que debería suprimirse el castigo mediante multa. De lo contrario, no es más que un delito de ricos. La restitución a la víctima debería ser un factor, pero el tiempo entre rejas debería ser obligatorio.

¿Existe un mayor desincentivo al mal comportamiento que una noche en la cárcel? Tal como están las cosas, la mitad defectuosa de la RC está causando estragos sutilmente.

Los que confían en la capacidad del gobierno para hacer el bien ponen una fe desmesurada en los malos actores que claramente carecen de buenas intenciones. Esto no sólo incluye un punto ciego ante los defraudadores que se aprovechan del gasto gubernamental, sino también a los que ven un sistema de justicia criminal con puntos débiles.

Cuando se disculpan los actos criminales menores, se invita a cometer más, a menudo a mayor escala.

Los ciudadanos están empezando a lamentar este enfoque. Nada menos que San Francisco destituyó a su fiscal a principios de este año. El movimiento más amplio de estos enfoques indulgentes está mostrando signos de debilitamiento también.

Los informes preliminares de este año muestran un aumento de los homicidios y de las agresiones con agravantes del 27% cada uno. ¿También los residentes del condado de Bexar sienten remordimientos de comprador? ¿Podría un nuevo fiscal de distrito renovar la CR para que sea más respetuosa con la libertad y la propiedad?

Sólo los candidatos y los votantes lo saben. 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Mientras la economía se hunde, ¿la Fed pivotará o mantendrá el rumbo?

09/29/2022André Marques

El 21 de septiembre, la Fed anunció una nueva subida de tipos del 0,75%. El objetivo es del 3 al 3,25 por ciento. La tasa anual del IPC bajó en julio y en agosto, situándose en el 8,3%. Si tenemos en cuenta la metodología utilizada en los años 80, el IPC también bajó en los últimos meses, pero sigue estando por encima del 15 por ciento, según las estadísticas del Gobierno en la sombra.

Esta disminución del IPC se debe, en parte, a la utilización del petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo y al hecho de que los agregados monetarios han dejado de aumentar. Dado que la Fed ha dejado de comprar bonos del Estado y valores respaldados por hipotecas (MBS), la base monetaria (M0) y su balance no se están expandiendo. De hecho, el balance se ha contraído ligeramente desde abril, y M0 sigue el mismo patrón (gráfico 1). M1 y M2 también han dejado de aumentar, con una ligera contracción desde marzo después de un aumento significativo en 2020 en 2021.

Gráfico 1 - Balance de la Fed y M0

Balance de la Fed (verde); M0 (rojo).

Fuente: Fed. de St.

Esta última subida de tipos del 0,75 por ciento llevó el IORB (Tipo de Interés de los Saldos de Reserva), que es el principal tipo que la Fed utiliza para influir en el FFR (Tipo de los Fondos Federales), del 2,4 por ciento al 3,15 por ciento.

Gráfico 2 - FFR, IOER y IORB

FFR (rojo); IOER (verde); IORB (naranja).

Fuente: Fed. de St.

Jerome Powell declaró en marzo que, de ser necesario (para contener el IPC), el FOMC recurriría a subidas superiores al 0,25% en futuras reuniones. Y, hasta ahora, esto es lo que ha ocurrido.

Como en el gráfico 1, a finales de julio, el balance de la Reserva Federal apenas se había reducido (los activos de la Reserva Federal disminuyeron menos del 1%). Y, entre el máximo alcanzado el 13 de abril y el 21 de septiembre, se redujo en «sólo» 148.700 millones de dólares. Sin embargo, la Fed dijo que seguirá reduciendo sus activos, tal como anunció en mayo. También declaró que está decidida a devolver el IPC al objetivo del 2 por ciento y que se compromete a seguir subiendo los tipos en un 0,75 por ciento.

El máximo de la FFR en el último ciclo de subida de tipos (2015-2018) fue del 2,4%. En diciembre de 2018 se produjeron importantes turbulencias en el mercado bursátil de EEUU (y se empezaron a recortar los tipos en 2019), y en septiembre de 2019 hubo una crisis en el mercado de recompra y la Fed empezó a inyectar liquidez en él (haciendo QE y ampliando su balance). El FFR volvió a alcanzar el 2,4% en julio pasado y ahora se sitúa en el 3,15%. ¿Significa esto que la Fed puede seguir subiendo los tipos sin consecuencias? Es poco probable. En el último ciclo de subidas de tipos, la Fed no sólo subía los tipos, sino que también reducía su balance a un ritmo mayor, lo que limitaba aún más la medida en que la Fed podía subir los tipos (ya que la venta de activos en manos de la Fed hacía que sus precios bajaran y sus intereses subieran). La Fed comenzó a reducir su balance a finales de 2017 (y volvió a ampliarlo en septiembre de 2019). En cuanto al FFR, la Fed empezó a subirlo en diciembre de 2015 (pero volvió a recortarlo en el primer semestre de 2019).

Los tipos de interés reales siguen siendo negativos. Incluso si consideramos el IPC oficial del 8,3%, el tipo real es del -5,15%. Además, otro factor importante que la Reserva Federal debe abordar para reducir el IPC es la oferta monetaria. En el año fiscal 2022, el gasto total del gobierno fue de 5,35 billones de dólares. El gobierno sigue gastando dinero en el «estímulo» relacionado con la COVID, el Congreso ha aprobado otro proyecto de ley de gastos, y aún no hemos visto el impacto de la condonación de la deuda estudiantil (ya que el gobierno tendrá que pedir más préstamos para financiarla). Y no olvidemos que un IORB más alto significa que la Fed tiene que pagar más intereses por las reservas bancarias, lo que significa menores beneficios para la Fed, lo que significa que menos de estos beneficios se darán al gobierno, lo que significa que el gobierno tendrá un mayor déficit presupuestario si no sube los impuestos, o no recorta el gasto.

Todo esto significa más endeudamiento, es decir, más bonos emitidos por el gobierno que eventualmente pueden ser comprados por la Fed (ya que, probablemente, no habrá suficiente demanda de estos bonos al nivel actual de la FFR, ya que los gastos en que incurre el gobierno federal con los intereses de la deuda están aumentando). Incluso en un escenario en el que el banco central no suba los tipos, el aumento del endeudamiento del gobierno tiende a incrementar los gastos por intereses. Pero esto se agrava cuando el banco central sube los tipos. Si el gobierno sigue por este camino, la Fed tendrá que decidir si sigue subiendo los tipos (lo que aumentará los gastos de intereses del gobierno) y reduciendo su balance (lo que significa que la Fed aumentará la oferta de bonos, disminuyendo aún más sus precios y aumentando sus intereses), o si renuncia a este plan y vuelve a recortar los tipos y a aumentar su balance para evitar que el gobierno no pueda financiar estos gastos. Históricamente, la segunda opción es la elegida por la Fed. Queda por ver si el actual escenario de aumento del IPC será suficiente para que la Fed rompa esta tradición.

La economía de EEUU no está en buena forma y se cuestiona (aquí y aquí) si la Fed cumplirá su promesa o si pivotará.

El PIB se contrajo un 1,6 por ciento en el primer trimestre y un 0,6 por ciento en el segundo, lo que constituye una recesión (dos trimestres consecutivos de PIB negativo), a pesar de que el gobierno está tratando de cambiar este consenso para negar una recesión. Y la Fed de Atlanta ha rebajado su previsión de crecimiento del PIB en el 3er trimestre al 0,3 por ciento (sigue siendo positiva, pero es habitual que la Fed de Atlanta rebaje sus previsiones a medida que aparecen nuevos datos). Sin embargo, es cierto que, si tenemos en cuenta una definición más «oficial» de recesión (del National Bureau of Economic Research - NBER), EEUU no estaba en recesión al final del segundo trimestre. El NBER, además de considerar el periodo de contracción económica que debe producirse para ser considerado recesión (más de unos meses), considera la difusión (la contracción debe extenderse a muchos sectores de la economía) y la profundidad de la contracción. Y, desde diciembre de 2021 hasta el final del segundo trimestre, todas las variables utilizadas por el NBER fueron positivas.

Sin embargo, es innegable que la economía se contrae (o al menos apenas crece).

El mercado de la vivienda se está contrayendo (aunque la Fed aún no ha reducido sus tenencias de MBS; la Fed sólo ha reducido sus tenencias de bonos del Estado e incluso ha aumentado ligeramente sus tenencias de MBS - gráfico 3), a medida que los tipos hipotecarios suben.

Gráfico 3 - Activos en el balance de la Fed

Activos totales (púrpura); MBS (rojo); bonos del Estado (verde); títulos de deuda de agencias federales (naranja*).

* No es posible ver la línea a esta escala, porque es una cifra de «sólo» 2.300 millones de dólares.

Fuente: Fed. de St.

El IPC está superando las subidas salariales, por lo que los ingresos reales son cada vez menores y el crédito al consumo está subiendo.

Algunas curvas de rendimiento están invertidas. Es decir, la diferencia entre los tipos de interés de los bonos de mayor vencimiento y los de menor vencimiento es negativa (normalmente deberían ser positivos, ya que los bonos de mayor vencimiento deben pagar más intereses al ser más arriesgados que los de menor vencimiento). Históricamente, la inversión de la curva de rendimiento es un indicador adelantado de la recesión (que suele producirse en algún momento entre 6 y 24 meses después de la inversión). Si los inversores en bonos esperan una recesión, anticipan que el banco central bajará los tipos. Esta expectativa hace que los tipos a largo plazo (10 o más años) disminuyan en relación con los de menor vencimiento, invirtiendo la curva de rendimiento. Por supuesto, esto no es un indicador preciso y no garantiza que vaya a haber una recesión.

Gráfico 4 - Curvas de rendimiento de los bonos del gobierno de EEUU

30 años-10 años (azul); 10 años-5 años (naranja); 10 años-2 años (verde), 10 años-1 año (amarillo).

Fuente: Trading View.

Y los índices bursátiles tienen una tendencia a la baja desde el pasado mes de octubre:

Gráfico 5 - Índices bursátiles

S&P 500 (azul); Nasdaq (naranja); RUSSEL 2000 (verde); Dow Jones (amarillo).

Fuente: Trading View.

Todos estos factores son indicadores de la debilidad de la economía de EEUU. La pregunta sigue siendo: ¿Podrá la Fed pivotar?

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Una victoria para la derecha de Europa en Italia

Tal y como se preveía, Italia hizo historia el domingo al elegir a su primera mujer como Primera Ministra. Al ganar la mayoría de los votos emitidos, los Hermanos de Italia, Georgia Meloni, tomarán presumiblemente el timón de la tercera economía de la UE al frente de un gobierno de coalición de derechas. Enfrentado a un entorno económico y geopolítico desalentador, el gobierno de Meloni espera que su prometida combinación de políticas destinadas a apoyar a los hogares y a las empresas, al tiempo que se mantiene en la línea de la lucha contra Rusia, le haga ganarse el favor de los votantes italianos y de los dirigentes de Bruselas.

O, como la CNN y cualquier número de sus aliados mediáticos de confianza consideraron oportuno ponerlo inmediatamente después: «Georgia Meloni reclama la victoria para convertirse en el primer ministro más ultraderechista de Italia desde Mussolini».

El resultado es una mirada de sorpresa.

Al igual que los también recientemente victoriosos Demócratas Suecos, los Hermanos de Italia y otros partidos populistas de derechas de toda Europa dieron voz a la frustración de los votantes por las ineptas decisiones políticas tomadas por las distantes élites, ya sea en las capitales de sus respectivos países o en Bruselas.

En colaboración con los demás partidos de la coalición, como la Liga y Forza Italia, los Hermanos de Italia de Meloni proponen apoyar la «unidad familiar tradicional», oponerse al aborto y asegurar las fronteras de Italia, mientras siguen apoyando a Ucrania en su conflicto con Rusia.

Este último fue un punto especialmente polémico y objeto de muchas especulaciones durante la primavera y el verano, cuando quedó claro que los Hermanos iban a recoger los pedazos de la derecha italiana que se había fragmentado tras la ruptura de la Liga con el grupo en 2018. Con una Europa absolutamente golpeada por la inflación de los precios de la energía derivada de las sanciones a Rusia por sus acciones en Ucrania, varios miembros destacados de la coalición habían expresado una mezcla de preocupación, por el hecho de que las sanciones estuvieran perjudicando a los italianos en lugar de a los rusos, y de oposición a continuar con la política del gobierno de Draghi, apostando por seguir luchando en lugar de negociar.

Sin embargo, una década de crisis ha ampliado considerablemente los poderes coercitivos de la UE. Durante el verano, los Hermanos han presentado una serie de posibles zanahorias, insinuando un plan secreto para mantener los rendimientos de los bonos italianos durante lo que seguramente será un invierno terrible, pero en julio ya habían tomado la decisión de ceder en los principales puntos de la política europea a cambio de ayuda. Al parecer, la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, no estaba satisfecha, o simplemente quería restregarle su opinión, y dejó claro que si el nuevo gobierno italiano decidía «ir en otra dirección», la UE «tenía herramientas» para presionar.

A pesar de las expresiones de indignación pública, el comentario provocado de, entre otros, el líder de la Liga Matteo Salvini, la Italia que Meloni y su coalición están heredando es un desastre. Desde las finanzas del gobierno hasta el olvido demográfico, los precios por las nubes, las oleadas de inmigrantes que llegan y un sector privado estructuralmente desfavorecido, con unos posibles cinco años en el poder que se extienden ante ellos, el nuevo gobierno de Roma probablemente intentará aplazar cualquier confrontación con Bruselas, ya que el BCE es lo único que se interpone entre los italianos y la congelación y el gobierno y su solvencia financiera.

Por lo tanto, es probable que cambien pocas cosas. Los votantes parecen saberlo. A pesar de la histeria de los medios de comunicación, los italianos no acudieron en masa a las urnas: el 64% de los encuestados fue un porcentaje históricamente bajo.

Uno de los que no lo hizo, según el Wall Street Journal, fue el propietario de una cafetería cuyo restaurante había sobrevivido a las dos guerras mundiales y al COVID, pero que ahora estaba considerando cerrar definitivamente tras recibir su factura de servicios: de unos pocos miles de euros hace un año a literalmente decenas de miles hoy. Según el informe del Journal, no veía a nadie por quien mereciera la pena votar.

En efecto.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Powell: ¿cómo nos libramos de la inflación?

09/26/2022Robert Aro

Tras elevar el tipo de interés de los fondos en 75 puntos básicos la semana pasada, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, se sinceró sobre la inflación y los efectos perjudiciales para los hogares. Es raro estar de acuerdo con un banquero central; sin embargo, aquí estamos. En sus propias palabras:

Así que, para empezar, la gente está viendo sus aumentos salariales, sus aumentos salariales devorados por la inflación. Así que si en tu familia gastas la mayor parte de tu sueldo, en cada ciclo de pago, en gasolina, comida, transporte, ropa, cosas básicas de la vida, y los precios suben como lo han hecho, estás en problemas de inmediato. No tienes un colchón y esto es muy doloroso para la gente en el extremo inferior del espectro de ingresos y riqueza. Por lo tanto, lo que escuchamos de la gente es que la inflación es realmente perjudicial.

¡Increíble! Este es el tipo de análisis económico del mundo real que necesitamos desesperadamente. Reconoce que, a pesar de los salarios más altos, los beneficios de los aumentos salariales son devorados por la inflación, o más sucintamente: el poder adquisitivo del dólar disminuye. Si bien algunos pueden tener saldos de cuenta bancaria más altos, esto les permite menos.

También reconoce que el sueldo de muchas familias apenas cubre lo básico, como la gasolina y los alimentos, y que cuando se produce la «inflación» los impactos se sienten inmensamente y de forma inmediata. Ha dejado claro que entiende el concepto.

Sin embargo, parece extraño. Si es tan evidente, ¿por qué mantener políticas que perpetúan explícitamente la inflación?

Powell confiesa entonces que no tiene ni idea de cómo detener la inflación:

Entonces, ¿cómo podemos deshacernos de la inflación? Y, como ya he dicho, estaría bien que hubiera una forma de desear que desapareciera, pero no la hay.

Increíble. Deberíamos enviarle una copia del libro del periodista y economista Henry Hazlitt «What You Should Know About Inflation», que ofrece muchas soluciones viables. Powell también podría estudiar a los otros innumerables economistas austriacos que se han pronunciado con vehemencia contra el inflacionismo como herramienta política durante los últimos 100 años. Si eso no es suficiente, tal vez la reflexión sobre el último siglo de políticas monetarias fallidas: la perpetua depreciación del dólar, el implacable ciclo de auge y caída, y la disparidad cada vez mayor entre los que tienen y los que no tienen en América; en la que los que tienen se benefician de grandes subsidios, rescates y acceso a nuevos programas monetarios a expensas de la sociedad. Sin embargo, no parece haber ninguna intención legítima de corregir el rumbo.

Estamos en el año 2022 y la Reserva Federal sigue intentando desvelar los misterios de la inflación, una de las políticas catastróficas más documentadas desde hace tiempo. Incluso en 1958 Mises reiteró:

Lo más importante es recordar que la inflación no es un acto de Dios; la inflación no es una catástrofe de los elementos o una enfermedad que llega como la peste. La inflación es una política...

La Fed reclama diligencia a la hora de cumplir su arbitraria tasa de inflación del 2% anual; pero tiene un alto coste. El mercado de valores se desplomará y se anunciará una recesión. Sin embargo, nadie puede afirmar legítimamente si volver a tener una inflación del 2% es siquiera posible. Por supuesto, si llegamos milagrosamente a esa cifra, no importará de todos modos. La Fed seguirá existiendo.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Los problemas y las oportunidades con el conservadurismo nacional

Hace unos meses, un manifiesto titulado «National Conservatism: A Statement of Principles» fue publicado por la Edmund Burke Foundation en su página web Natcon y rápidamente republicado por el American Conservative y el European Conservative.

Entre sus redactores pudimos ver nombres como el superfan de Viktor Orbán nº 1 y autor de La opción Benedicta, Rod Dreher, el autor de The Virtue of Nationalism and Conservatism: Un redescubrimiento, Yoram Hazony, el autor de El retorno de los dioses fuertes y editor de First Things, R.R. Reno, y el editor de ISI Modern Age, Daniel McCarthy, y entre sus firmantes, una buena lista de straussianos afiliados a Hillsdale/Claremont como Michael Anton, Larry P. Arnn, Tom Klingenstein, Ryan Williams y Scott Yenor, el clasicista, estudioso de la guerra y miembro de Hoover Victor Davis Hanson, el profesor de la Universidad Jagellónica y miembro polaco del Parlamento Europeo Ryszard Legutko, el fundador de TPUSA y activista Charlie Kirk y el empresario tecnológico y aspirante a rey de la derecha Peter Thiel, entre otros.

Esta lista haría que dicho manifiesto tuviera la suficiente autoridad como para que la derecha, tanto en los Estados Unidos como en Europa, estuviera unida tras sus supuestos principios, pero, en contra de su propósito, lo único que ha promovido es una plétora de respuestas y réplicas, tanto en su apoyo como muchas veces en su contra, y aunque podemos desestimar las pseudoalertas liberales de fascismo supuestamente presentes en la declaración del natcon, como la publicada en el New York Times, así como el lloriqueo del Washington Post sobre su falta de referencias a los derechos humanos y la igualdad, muchas de las cuestiones planteadas sobre ella por personas de nuestro entorno son suficientes para que nosotros, personas con mentalidad de libertad, consideremos la viabilidad del conservadurismo nacional como bandera bajo la que reunirnos.

Por un lado, estas cuestiones revelan un problema ideológico con la declaración del natcon, ya que no reúne a todos los intelectuales de tendencia similar en la derecha, siendo la primera ausencia notable la de los postliberales integralistas católicos (Sohrab Ahmari, Patrick Deneen, Chad Pecknold, Gladden Pappin y Adrian Vermeule), como se señaló en una respuesta publicada el día después por The Bulwark, que podría explicarse en las diferencias de política exterior sobre la guerra ruso-ucraniana, y en una nota relacionada, Peter J. Leithart, del Instituto Theopolis, desprecia el manifiesto por su excesiva confianza en el elemento «nacional» por encima del teológico, que considera que es la verdadera cuestión que debería tratarse más.

Otros, como David Tucker, discrepan sobre las incoherencias de las cláusulas de la declaración sobre religión y raza y su antecesor intelectual Harry V. Jaffa entiende la igualdad como asimilación según la Declaración de Independencia, mientras que los intelectuales más orientados al libre mercado, como Samuel Gregg (antes del Instituto Acton, ahora afiliado al Instituto Americano de Investigación Económica) señalaron en cambio los problemas económicos del manifiesto, describiendo lo que parece una contradicción entre la defensa de los Natcons de una economía empresarial, su condena del capitalismo de amiguetes y su adopción de una versión apenas velada del capitalismo de Estado, «por el bien común».

La mayoría de estas posturas fueron resumidas en un artículo publicado por National Review a mediados de agosto, y por si las cosas no fueran suficientes con esta discusión, el mismo medio que compartió la declaración de el natcon junto con el American Conservative en junio, es decir, el European Conservative, publicó recientemente una carta abierta firmada en su mayoría por pensadores de filiación católica y anglicana, criticando la incoherencia de argumentar contra el universalismo de las ideologías globalistas utilizando una comprensión angloamericana igualmente universalista de las tradiciones nacionales y sus aparentes elementos de «libre empresa» y «libertad individual», que son más bien una característica del conservadurismo en los Estados Unidos.

Con tantas de estas cuestiones ya asentadas en el terreno, ¿dónde nos deja el debate sobre el conservadurismo nacional?

Bueno, para empezar, el conservadurismo nacional parece haber dejado fuera de la ecuación a los paleos, tanto a nuestros amigos paleoconservadores de la revista Crónicas, como a nosotros, paleolibertarios del Instituto Mises, lo cual, para ser sinceros, no debería ser una sorpresa, dado que en nuestro rincón las críticas al proyecto natcon han estado presentes al menos desde 2019, año en el que apareció por primera vez, empezando por Pedro González, de Crónicas, que expresaba sus dudas de que sólo se convirtiera en otro caso de oposición controlada de la derecha al creciente poder de la izquierda.

El presidente del Instituto Mises, Jeff Deist, y el académico asociado Allen Mendenhall siguieron, señalando, respectivamente, que el uso que el natcon hizo del concepto de cosmopolitismo era inadecuado, dado que Ludwig von Mises ya lo había explicado como «no provinciano», ya que «el cosmopolitismo no requiere una visión particular del mundo o una perspectiva política ... sino el respeto por los acuerdos políticos y las culturas de los demás» y que la parte «nacional» del conservadurismo nacional era completamente errónea, ya que «los Estados Unidos no es una nación», sino «un país cuyos habitantes están conectados, si acaso, por el liberalismo».»

¿Significa eso que debemos quedarnos fuera de del natcon? Bueno, depende, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos tres años han cambiado muchas cosas en el mundo, pues hemos sufrido encierros, la expansión de la intervención gubernamental en la sociedad y la economía, elecciones impugnadas en los EEUU y la extensión de otro conflicto abierto (esta vez, contra Rusia) en el que las potencias occidentales, una vez más, se han involucrado para intervenir, en detrimento de sus economías y sus pueblos.

También hemos visto el calentamiento de nuestras guerras culturales (marcadas por la normalización de la teoría crítica de la raza y los disturbios de George Floyd), el auge del Foro Económico Mundial, con su capitalismo de participantes (explicado como socialismo corporativo despertado por Michael Rectenwald), sus similitudes con el modelo chino contemporáneo (podría decirse que es una forma de socialismo nacional) y su influencia sobre los gobiernos occidentales, que parecen doblegarse ante su clase de expertos mandarines con credenciales o ante el miedo a recibir ciclos de negocios extranjeros causados por la mala inversión y el mal juicio civilizatorio.

Con todas estas contingencias externas, y el auge, aunque torpe, del conservadurismo nacional en EEUU y Europa, podría haber una oportunidad de empezar a tender puentes entre nuestro campo y el suyo, y beneficiarse mutuamente de una plataforma más amplia y organizada entre los intelectuales de la derecha.

Nuestro contexto es mejor que nunca, con una imagen más limpia y saludable del libertarismo, que recuerda a las campañas presidenciales de Ron Paul, promovida por el Partido Libertario, ahora bajo el liderazgo de su Caucus de Mises, algo que están notando los miembros de los grupos religiosos de la Derecha Cristiana, lavando la reputación libertaria que seguía el LP hasta nuestros días y que ya había sido denunciada por Rothbard y Rockwell en los 80 y 90.

Para los que pertenecen a la tendencia paleo en política, identificarse como conservador o libertario es una tarea difícil, y muchos de nosotros simplemente decidimos no utilizar dichas categorías, y simplemente pertenecer a lo que se identifica como «la derecha», y esa decisión puede ser útil cuando la situación lo requiera.

El conservadurismo nacional es un intento interesante de atraer a los intelectuales y políticos de derecha (juego de palabras), pero se queda atrás en muchos aspectos, y se nota. Su manifiesto y sus numerosas réplicas demuestran que hay una falta de comprensión de sus principios teológicos, éticos, nacionales y económicos, y aunque no podemos (ni debemos) comentar los primeros, seguramente podemos aportar una mejor comprensión y una doctrina más sólida a los tres últimos.

El austrolibertarismo, muchas veces una tendencia dejada en la oscuridad por incomprensión o por la actuación de actores de mala fe, puede convertirse en el elemento tan necesario para crear coherencia y cohesión en un movimiento que aún no ha decidido su camino a seguir.

Nuestra tradición, desde Menger y Böhm-Bawerk, pasando por Mises, Hayek y Rothbard, hasta Hoppe y Salerno, puede proporcionar las tomas necesarias para dar sentido a lo que es realmente una nación, cómo organizar pacíficamente la sociedad en la línea del comercio para la prosperidad; la libre asociación y las instituciones orgánicas y espontáneas; y el significado de la preservación dentro de una mentalidad de largo plazo y baja preferencia temporal.

Los natcons exigen ampliar sus horizontes de una tradición política meramente angloamericana a una que pueda representar realmente el potencial intelectual occidental para la civilización, y si estamos en el carácter de nuestra naturaleza capitalista, deberíamos estar contentos de ofrecer lo que la esfera austrolibertaria puede ofrecer.

Los numerosos problemas del conservadurismo nacional representan una oportunidad para que salgamos y retomemos nuestro lugar entre las familias políticas de lo que solía ser, en su día, la Vieja Derecha, y aunque reconozcamos nuestras diferencias, los conservadores siguen necesitando nuestra ayuda para dar sentido a lo que son, y puede que sea mejor echarles una mano ahora que están rehaciendo su doctrina que más tarde, cuando hayan retomado todos sus vicios del pasado y obtenido otros nuevos de una izquierda cada vez más radicalizada.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Entrevista al presidente Biden en 60 Minutes

09/19/2022Robert Aro

Durante el fin de semana, Scott Pelley, del programa 60 Minutes, entrevistó al presidente Joe Biden. A continuación se presentan algunos de los aspectos más destacados, empezando por su opinión sobre la tasa de inflación anual, que fue del 8,3% en el mes de agosto.

(Partes de la transcripción y de la entrevista pueden haber sido editadas por la CBS. Existen estas frases incompletas en el vídeo y la transcripción. Es posible que nunca sepamos qué quiso decir realmente el Presidente).

Presidente Joe Biden: Bueno, en primer lugar, pongamos esto en perspectiva. La tasa de inflación mes a mes fue sólo... sólo una pulgada, apenas, [termina la transcripción].

Scott Pelley preguntó si se trataba de una buena noticia y el Presidente respondió:

No, no estoy diciendo que sea una buena noticia. Pero era 8,2% o... 8,2% antes. Quiero decir, no es... estás ac... actuamos... lo hacemos sonar como si de repente, «Dios mío, se fue al 8,2%». Ha sido... [La transcripción termina].

En ambos casos, la transcripción termina abruptamente a mitad de la frase, lo que puede ser injusto para el Presidente. No obstante, Scott contraatacó diciendo que es la tasa de inflación más alta de los últimos 40 años, a lo que Biden respondió:

Lo tengo. Pero adivina lo que somos. Estamos en una posición en la que, durante los últimos meses, no se ha disparado. Apenas... ha estado básicamente parejo. Y mientras tanto, creamos todos estos empleos y... y los precios... han subido, pero han bajado para la energía.

Nunca se menciona exactamente cómo se va a controlar la inflación (de precios). A este respecto, se le preguntó a Biden si la inflación «seguiría disminuyendo», y respondió:

No, le digo al pueblo americano que vamos a controlar la inflación. Y los precios de sus medicamentos recetados van a ser mucho más bajos. Sus costos de atención médica van a ser mucho más bajos. Sus costos básicos para todos, sus precios de la energía van a ser más bajos.

Incluso invocó el lenguaje de la Fed, diciendo:

Esperamos que podamos tener lo que se dice, «un aterrizaje suave», una transición a un lugar donde no perdamos las ganancias que corrí a hacer en primer lugar para la gente de clase media, siendo capaces de generar puestos de trabajo bien remunerados y —la expansión.

Esto es más o menos lo esencial de la entrevista. El periodista hizo preguntas reales, pero nunca recibió respuestas sinceras. Para ser justos, cuando alguien no entiende la causa de la inflación, no se puede esperar que sepa cómo resolver los problemas que crea la inflación.

Se habló de muchas más cosas, como la incursión de Trump, una posible guerra con China y la prohibición de los rifles de asalto. Pero este intercambio es el que más destaca, invocando ideas de que algo no está del todo bien. Según la transcripción:

Scott Pelley: ¿Cómo diría que es su enfoque mental?

Presidente Joe Biden: Oh, está enfocado. Yo diría que es... creo que es... yo... no he... mira, me cuesta incluso mencionar, incluso decir a mí mismo, a mi propia cabeza, el número de años. No me considero más viejo que una mosca. Quiero decir, simplemente no es... no he... observado nada en términos de... no hay cosas que no haga ahora que hiciera antes, ya sea físico, o mental, o cualquier otra cosa.

Con Biden a cargo de la política fiscal y Powell supervisando la política monetaria, nuestros problemas económicos no deberían sorprender. Sin embargo, por muy fácil que sea criticar a Biden (Demócrata) y a Powell (Republicano), es importante recordar que sólo son portavoces de un aparato mucho mayor. Son los testaferros de «el Estado», o de una entidad que «no produce nada, sino que roba los recursos a quienes se dedican a la producción». Claro que algunos son mejor hablados que otros, pero esto proporciona poco consuelo, aunque sea una gran televisión.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El BCE sube los tipos, pero también se compromete a comprar más bonos del Estado

09/16/2022André Marques

El Banco Central Europeo (BCE) subió los tipos de interés por segunda vez este año (un 0,75%). El IPC de la eurozona fue del 8,9% en julio. Ese mes, el BCE subió los tipos un 0,5 por ciento y creó un nuevo instrumento de política monetaria, el Instrumento de Protección de la Transmisión (IPT), para contrarrestar el «riesgo de fragmentación» de la eurozona.

Los tipos de interés básicos del BCE son el tipo de las operaciones principales de refinanciación, el tipo de la facilidad marginal de crédito y el tipo de la facilidad de depósito. Estos tipos estaban en el 0,5 por ciento, el 0,75 por ciento y el 0 por ciento, respectivamente, tras la primera subida de tipos en julio. Y ahora están en el 1,25 por ciento, el 1,5 por ciento y el 0,75 por ciento.

El balance del BCE superaba ligeramente los 8,8 billones de euros a finales de junio. Y, a principios de julio, se redujo ligeramente, situándose en 8,7 billones de euros el 9 de septiembre.

Desde 2015, el BCE no ha reducido significativamente su balance en ningún momento. Y, desde 2014, ha mantenido los tipos de interés artificialmente bajos, en el 0% (en el caso del tipo de las operaciones principales de refinanciación), cerca del 0% (en el caso del tipo de la facilidad marginal de crédito) y en negativo (en el caso del tipo de la facilidad de depósito).

Gráfico 1 - Tipos de interés de la eurozona y balance del BCE (2012-2022)

Tipo de las operaciones principales de refinanciación (línea roja, eje izquierdo); tipo de la facilidad marginal de crédito (línea verde, eje izquierdo); tipo de la facilidad de depósito (línea amarilla, eje izquierdo); balance del BCE (línea morada, eje derecho).

Fuente: Fed. de St.

El PTI es un nuevo programa de compra de activos, centrado en los bonos de los miembros más endeudados de la eurozona. Como señaló debidamente Ryan McMaken, se trata esencialmente de un nuevo tipo de QE. Para comprar estos bonos, el BCE tendrá que aumentar la base monetaria. Queda por ver si el aumento de la base monetaria derivado de este programa irá acompañado de un aumento significativo de M1 y M2 (que son los agregados monetarios que realmente influyen en los precios de la economía real).

 La QE, por sí misma, no hace que los precios en la economía real aumenten, pero es perjudicial para la economía al generar distorsiones en la asignación de recursos, haciendo que la economía sea más frágil (más dependiente de los tipos de interés artificialmente bajos) y susceptible de sufrir recesiones. Estas distorsiones hacen que se desperdicien recursos en emprendimientos no rentables (como las empresas zombis), impidiendo la generación de emprendimientos sostenibles y reduciendo los salarios reales (ya que aumenta el endeudamiento y se gasta más dinero en intereses para financiar la deuda, en lugar de invertir en productividad, lo que tendería a bajar los precios y aumentar los salarios reales). Además, el QE hace que los precios de los activos financieros e inmobiliarios sean artificialmente más altos.

El objetivo de la IPA es mitigar el «riesgo de fragmentación» de la eurozona. Por ejemplo, si el interés de la deuda pública italiana a 10 años (Italia tiene una deuda del 150,8% del PIB) aumentara mucho, aumentaría la probabilidad de que Italia saliera de la eurozona (volviendo a la lira y ampliando la masa monetaria para financiar la deuda pública). Este es el llamado «riesgo de fragmentación».

El PTI, por tanto, es una forma de «control de la curva de rendimiento». Por supuesto, no es oficial, pero el efecto es similar. El Banco de Japón (BoJ) lleva haciendo un 'control de la curva de rendimiento' desde 2016: el BoJ no deja que el interés del bono gubernamental japonés a 10 años sea superior al 0,25%. El BoJ compra estos bonos, aumentando sus precios y, en consecuencia, bajando sus tipos de interés. Y esto es precisamente lo que pretende hacer el BCE.

Los tipos de interés de los bonos del Estado de la eurozona a 10 años han seguido una tendencia al alza durante el año. El objetivo de la IPA es bajar los tipos de interés (principalmente los de los miembros más endeudados), si es necesario.

Gráfico 2 - Tipos de interés de los bonos del Estado a 10 años de algunos miembros de la eurozona

Grecia (azul); Italia (naranja); Portugal (gris); Alemania (amarillo); Francia (verde); Países Bajos (morado); Irlanda (rosa); España (negro).

Fuente: Trading View.

Sí, el PTI también tiene algunos requisitos de elegibilidad que se supone que deben seguir los miembros de la eurozona para que el BCE compre sus bonos bajo este programa. Sin embargo, sabemos que los gobiernos tienden a no seguir las reglas. Y países como Portugal, España, Italia y Grecia (que tienen un mayor endeudamiento y gobiernos más derrochadores) son muy dependientes del riesgo moral de la eurozona, que no genera incentivos para que los gobiernos más endeudados reduzcan su deuda lo suficiente como para que los intereses de sus bonos disminuyan sin la intervención del BCE. En el mejor de los casos, en general, los gobiernos disminuyen su deuda de forma muy gradual (como hizo Portugal en 2016-2019, y en 2021 tras un aumento significativo en 2020). Si los gobiernos siguieran realmente las normas de sostenibilidad de la deuda pública, la IPA ni siquiera tendría que existir.

Además, el euro se está devaluando frente al dólar desde 2021 y alcanzó la paridad 1/1 a finales de agosto, oscilando desde entonces cerca de este nivel. Este es otro factor que influye en la subida del IPC de la eurozona, ya que una moneda devaluada encarece las importaciones.

El Consejo de Gobierno declaró que «está dispuesto a ajustar todos sus instrumentos dentro de su mandato para garantizar que la inflación se estabilice en su objetivo del 2 por ciento a medio plazo». También declaró que espera que el IPC se mantenga por encima del 2 por ciento durante un período prolongado, estimando que la tasa (excluyendo los alimentos y los productos energéticos) alcanzará el 3,9 por ciento en 2022, el 3,4 por ciento en 2023 y el 2,3 por ciento en 2024. Sin embargo, también declaró que el IPA «está disponible para contrarrestar dinámicas de mercado injustificadas y desordenadas que suponen una grave amenaza para la transmisión de la política monetaria en todos los países de la zona del euro». En otras palabras, el BCE afirma que está dispuesto a aplicar una política monetaria contractiva para devolver el IPC al objetivo del 2 por ciento, al tiempo que se compromete a utilizar la IPA (que, dependiendo de la intensidad de su uso, puede contrarrestar el descenso del IPC) si la política monetaria contractiva impide a los miembros de la zona del euro financiar sus elevadas deudas.

Al igual que la Fed, el BCE no tiene mucho margen para subir los tipos y reducir su balance (a menos que estos gobiernos reduzcan significativamente su deuda). El BCE está siendo un poco menos expansionista por un lado (haciendo ligeras subidas de tipos de interés en relación con el elevado IPC) y puede ser expansionista por otro (creando el PTI). Al igual que la Fed, el BCE sólo pretende luchar contra el elevado IPC. El hecho de que el balance del BCE haya dejado de aumentar y que el M2 de la eurozona aumente a un ritmo más lento que en 2020 y 2021 son factores que reducen la presión sobre el aumento de los precios, pero esto sólo significa que, en el mejor de los casos, el BCE podrá llevar el IPC a niveles más bajos. Es menos probable que los precios vuelvan a los niveles anteriores a 2021. Esto requeriría una deflación de los precios.

Para que los precios lleguen realmente a los niveles anteriores a 2021, los gobiernos tendrían que reducir su gasto, de modo que su endeudamiento disminuiría, y el BCE no sólo dejaría de ampliar la base monetaria para comprar bonos del Estado, sino que también reduciría su balance (para contraer la oferta monetaria). Los tipos de interés artificialmente bajos no son el único factor inflacionista.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here