Las elecciones intermedias mostraron por qué necesitamos más estados

Las elecciones intermedias mostraron por qué necesitamos más estados

11/09/2018Tho Bishop

Las elecciones a mediano plazo continúan en diversas carreras en todo el país. La lucha en Florida y Arizona por las boletas recién descubiertas nos recuerda la línea atribuida a Iósif Stalin: "No es la gente que vota lo que cuenta, sino la gente que cuenta los votos".

Si bien puede ser demasiado pronto para llegar a los totales oficiales de votos para algunas elecciones al Senado, hay una conclusión en la noche electoral que podemos asegurar: Estados Unidos necesita más estados.

Si bien la idea puede parecer radical, las unidades políticas más pequeñas son la mejor manera de abordar algunas de las crecientes divisiones culturales de las que a los medios les encanta hablar. Algunas de estas divisiones se ilustran con bastante claridad cuando observamos un condado por condado en el que se desglosan varias elecciones estatales.

Por ejemplo, Nueva York hace un gran trabajo mostrando la diferencia entre las preferencias políticas de los votantes urbanos y rurales. Aunque el estado es uno de los paraísos más fuertes para el partido demócrata, el gobernador Andrew Cuomo solo ganó 15 de los 63 condados del estado en su exitosa candidatura a la reelección. Sin un cambio significativo, las zonas rurales de Nueva York siempre tendrán muy poco que decir en la dirección del gobierno estatal debido a lo pequeña que es su población en relación con los municipios de la ciudad de Nueva York.

El predominio político de Nueva York también es cierto en las primarias. Letitia James, quien fue elegida esta semana como Fiscal General de Nueva York, ganó la primaria demócrata a pesar de estar en el tercer lugar en todos los condados de Nueva York al norte de Westchester y Rockland.

AG Primary NY.png

(Fuente: New York Times)

Por supuesto, no siempre es cierto que las ciudades dominan la política estatal. La carrera del gobernador de Georgia, por ejemplo, vio al republicano Brian Kemp derrotar a la demócrata Stacey Abrams a pesar del fuerte apoyo de este último en el área metropolitana de Atlanta (aunque Abrams está presionando un desafío legal al resultado). La división cultural en esa carrera va más allá de los votantes rurales frente a los urbanos, sino también de la representación demográfica. La mayoría de los condados que ganó Abrams fueron aquellos con poblaciones mayoritarias de negros. De manera similar, los condados azules no urbanos en la carrera del gobernador de Texas fueron áreas con poblaciones mayoritarias hispanas.

Si bien es justo cuestionar si una de las partes está realmente mejor equipada para servir los intereses de una demográfica u otra, el deseo de que las comunidades tengan una mayor autodeterminación política es comprensible.

Ludwig von Mises escribió extensamente sobre las luchas de ser una minoría étnica o cultural que vive bajo un gobierno intervencionista. Vemos que estas preocupaciones se manifiestan en temas actuales como el impulso a la policía comunitaria como un medio para tratar de abordar la brutalidad policial en las comunidades minoritarias.

                Existen otras ventajas prácticas para unidades políticas más pequeñas, más allá de la autodeterminación política. La investigación realizada por Mark Thornton, George S. Ford y Marc Ulrich ha encontrado una correlación entre el tamaño de la circunscripción y el gasto gubernamental. Como Ryan McMaken resumió en un artículo sobre lo que Estados Unidos puede aprender del federalismo suizo:

                Como Thornton et al. concluyen:

 La evidencia es muy sugerente de que el tamaño de la circunscripción proporciona una explicación para gran parte de la tendencia, o alza en el gasto gubernamental, debido a la naturaleza de tamaño fijo de la mayoría de las legislaturas. Potencialmente, el tamaño del distrito electoral podría ajustarse para controlar el crecimiento del gobierno.

                Otros factores mencionados por Thornton, et al. incluyen:

  • Las grandes circunscripciones aumentan el costo de las campañas de ejecución y, por lo tanto, requieren una mayor dependencia de los grandes intereses de riqueza para la compra de medios y el acceso a los medios de comunicación. El costo de ejecutar una campaña estatal en California, por ejemplo, es considerablemente mayor que el costo de ejecutar una campaña estatal en Vermont. Las circunscripciones repartidas en varios mercados de medios son especialmente costosas.
  • Los funcionarios electos, que no pueden involucrar a una parte considerable de sus electores, dependen de grandes grupos de intereses que afirman ser representativos de los constituyentes.
  • Los votantes se retiran porque se dan cuenta de que su voto vale menos en grupos constituyentes más grandes.
  • Los votantes se retiran porque no pueden reunirse personalmente con el candidato.
  • Los votantes se retiran porque las elecciones en distritos electorales más grandes tienen menos probabilidades de centrarse en temas que son de interés personal y local para muchos de los votantes.
  • La capacidad de programar una reunión personal con un funcionario electo es mucho más difícil en un distrito electoral grande que en uno pequeño.
  • Los funcionarios electos reconocen que un solo votante tiene una importancia mínima en un gran número de votantes, por lo que los candidatos prefieren confiar en los medios de comunicación en lugar de la interacción personal con los votantes.
  • Los grupos constituyentes más grandes tienen mayor diversidad religiosa, étnica, cultural, ideológica y económica. Esto significa que los funcionarios electos de ese grupo constituyente tienen menos probabilidades de compartir la clase social, el grupo étnico y otras características con un número considerable de sus constituyentes.
  • Las circunscripciones más grandes a menudo significan que el candidato es más remoto físicamente, incluso cuando el candidato está en "casa" y no en un parlamento o congreso distante. Esto reduce aún más el acceso.

De esta manera, los cambios en el tamaño de los estados no solo darían a los votantes una mayor participación en lo que sucede en sus capitolios estatales, sino que potencialmente podrían llevar a un cambio en la forma en que funciona el gobierno federal. Los estados más pequeños disminuirían las ventajas significativas que disfrutan los senadores incumbentes debido a los costos de llevar a cabo campañas a nivel estatal en mercados de medios caros como los que se encuentran en California o Florida, e incluso podrían disminuir parte del poder que los partidos nacionales tienen en la cámara superior.

Por supuesto, ninguno de estos cambios estructurales ayudará a resolver los problemas que enfrenta Estados Unidos sin un cambio ideológico a favor del libre mercado y la libertad individual. Sin embargo, en un momento en que los estadounidenses cuestionan todo tipo de normas políticas, vale la pena cuestionar el tamaño físico de las unidades políticas en los Estados Unidos.

Así que mientras nos preparamos para varios ciclos de noticias fijos en varios juicios electorales, la mejor solución es la más simple: que ambos ganen.

La verdad sobre el asesinato de JFK

El 22 de noviembre fue el sexagésimo aniversario del asesinato del presidente Kennedy. En 1963 era obvio que la historia «oficial» de que un «loco solitario», Lee Harvey Oswald, había matado a tiros al presidente era mentira.

Esto es lo que el gran Murray Rothbard escribió sobre el asesinato en 1992, en una crítica de la película JFK de Oliver Stone:

«Lo más fascinante de JFK, por muy emocionante y bien hecha que esté, no es la película en sí, sino el histérico intento de marginarla, cuando no de suprimirla. ¿Cuántas películas se recuerdan en las que todo el establishment, en filas seriadas, desde la izquierda (The Nation) hasta la derecha, pasando por el centro, se haya unido en una frenética orgía de calumnias y denuncias? ¿Time y Newsweek lo hicieron antes de que se estrenara la película? Por lo visto, la clase dirigente temía tanto que la película de Oliver Stone resultara convincente que había que inocular a fondo al público de antemano. Fue una actuación notable por parte de los medios de comunicación, y demuestra, como ninguna otra cosa, la enorme y creciente brecha entre la opinión de los medios respetables y lo que el público sabe en su corazón.

Se podría pensar, por la conmoción de los medios respetables, que JFK de Stone era totalmente extravagante, fuera de lo común, monstruosa y fantasiosa en sus acusaciones contra la estructura de poder americana. Y uno pensaría que las películas históricas nunca se toman licencias dramáticas, como si basura tan solemnemente aclamada como Wilson y Amanecer en Campobello hubieran sido modelos de precisión académica. ¡Eh, dejadlo ya, chicos! A pesar del alboroto y las plumas, para los veteranos aficionados al asesinato de Kennedy, no había nada nuevo en JFK. Lo que Stone hace es resumir admirablemente lo mejor de una verdadera industria del revisionismo del asesinato - de literalmente decenas de libros, artículos, cintas, convenciones anuales e investigación de archivos. El propio Stone es un gran conocedor del tema, como demuestra su demoledora respuesta en el Washington Post a las calumnias del último miembro superviviente de la Comisión Warren, Gerald Ford, y del viejo pirata de la Comisión, David W. Belin. A pesar de las calumnias de la prensa, no había nada extravagante en la película. Curiosamente, se ha arremetido contra JFK mucho más furiosamente que contra la primera película revisionista, Acción ejecutiva (1973), de Don Freed, una emocionante película con Robert Ryan y Will Geer, que en realidad iba mucho más allá de las pruebas, y más allá de la verosimilitud, al intentar convertir a una figura de H.L. Hunt en el principal conspirador.

La evidencia es ahora abrumadora de que la leyenda ortodoxa de Warren, que Oswald lo hizo y lo hizo solo, es pura fabricación. Ahora parece claro que Kennedy murió en un clásico golpe de triangulación militar, que, como ha afirmado muy recientemente el patólogo de la autopsia del Parkland Memorial, el Dr. Charles Crenshaw, los disparos fatales se hicieron desde delante, desde el montículo de hierba, y que los conspiradores eran, como mínimo, el ala derecha de la CIA, a la que se unió la Mafia, sus socios y empleados de siempre. No está tan bien establecido que el propio presidente Johnson participara en el golpe original, aunque obviamente dirigió el encubrimiento coordinado, pero ciertamente su participación es muy plausible.

Los defensores a ultranza del punto de vista de Warren no pueden refutar los detalles, por lo que siempre recurren a vaporizaciones generalizadas, como: «¿Cómo es posible que todo el gobierno esté metido en esto?». Pero desde Watergate, todos nos hemos familiarizado con el hecho básico: sólo unas pocas personas clave necesitan estar en el crimen original, mientras que montones de altos y bajos funcionarios del gobierno pueden estar en el encubrimiento posterior, que siempre puede justificarse como «patriótico», por motivos de «seguridad nacional», o simplemente porque el presidente lo ordenó. El hecho de que los niveles más altos del gobierno de EEUU son demasiado capaces de mentir al público, debería haber estado claro desde Watergate e Irán-Contra. El argumento final, cada vez menos plausible, es: si el caso Warren no es cierto, ¿por qué no se ha sabido la verdad a estas alturas? El hecho es, sin embargo, que la verdad ha salido a la luz en gran medida, en la industria del asesinato, por los libros —algunos de ellos best-sellers— de Mark Lane, David Lifton, Peter Dale Scott, Jim Marrs, y muchos otros, pero los medios respetables no prestan atención. Con ese tipo de mentalidad, esa obstinada negativa a enfrentarse a la realidad, ninguna verdad puede salir nunca a la luz. Y sin embargo, a pesar de este bloqueo, porque los libros, la televisión y la radio locales, los artículos de revistas, los tabloides de los supermercados, etc. no pueden ser suprimidos —sino sólo ignorados— por los Medios Respetables, tenemos el notable resultado de que la gran mayoría del público, en todas las encuestas, descree firmemente de la leyenda Warren. De ahí los frenéticos intentos de la clase dirigente de suprimir una película tan apasionante y convincente como JFK de Stone.

Lee el artículo completo en LewRockwell.com.

 

Explicando 2020

11/27/2023Robert Aro

En un futuro no muy lejano, durante la próxima crisis económica, recesión o desplome bursátil, muchas personas examinarán naturalmente los acontecimientos más inmediatos y se preguntarán qué ha llevado a la última catástrofe. Cuando esto ocurra, recuérdeles que se trata de un ciclo continuo de auge/caída, en el que el auge lleva a la caída, seguida de otro auge en un círculo vicioso causado por la intervención en el libre mercado.

La pregunta entonces se convierte en: «¿Qué hizo el gobierno en 2020?» La respuesta completa sería cargada, por no decir otra cosa. Sin embargo, en cuanto a la respuesta económica oficial a la pregunta, la gobernadora Lisa D. Cook la detalló sucintamente en un discurso titulado Global Linkages: Supply, Spillovers, and Common Challenges.

Como se ha explicado:

Los responsables políticos de todo el mundo se enfrentaron al reto común de apoyar los ingresos y limitar las secuelas de los paros temporales de la actividad. La respuesta fue similar en todos los países: apoyo fiscal, en particular para ayudar a los más necesitados, aunque la magnitud difería, en parte debido a las diferencias en el espacio fiscal. La relajación de la política monetaria, cuyo objetivo inicial era evitar un grave deterioro financiero y económico, se amplió posteriormente para apoyar la incipiente recuperación económica. Los tipos de interés oficiales se redujeron a cero o se mantuvieron próximos a cero tanto en las economías avanzadas como en las emergentes. Una amplia gama de bancos centrales también compró activos para apoyar el funcionamiento del mercado y proporcionar estímulo una vez que los tipos de interés oficiales a un día alcanzaron sus límites inferiores efectivos.

Para quienes no estén familiarizados con la escuela austriaca, podría parecer que ofrece una explicación sólida de cómo los políticos y los banqueros centrales intervienen para arreglar la economía en tiempos de crisis. Sin embargo, sabemos que esto no es así, ya que los responsables políticos no pueden arreglar aquello que son responsables de romper.

La idea de que los responsables políticos de todo el mundo adoptaran una respuesta muy similar habla del mundo global-socialista del siglo 21.

Empezando por el apoyo fiscal, el problema inherente reside en el hecho de que para que el gobierno proporcione fondos a ciertos miembros de la sociedad, debe tomar o pedir prestado dinero a otros miembros. Determinar quién está más necesitado se convierte en una tarea imposible para los políticos. Esto conduce a un sistema en el que el gobierno tiene el poder de determinar quién es más merecedor de un rescate, lo que lo hace propenso al abuso y la corrupción.

La dependencia de la política monetaria para apoyar una «incipiente recuperación económica» subraya la ineficacia de la política fiscal para aliviar las recesiones económicas. Al igual que los gobiernos de todo el mundo, los banqueros centrales también coordinaron su esfuerzo de intervención.

Al recortar o mantener los tipos en torno al cero por ciento, junto con la compra de activos como deuda gubernamental, acciones y bonos, los bancos centrales se revelaron como más poderosos que los gobiernos. Sin el apoyo de sus bancos centrales, los gobiernos serían mucho menos poderosos de lo que son hoy, si es que pudieran existir.

Que estas actividades intervencionistas pudieran evitar un «agudo deterioro financiero y económico» no puede explicarse razonablemente, ya que se falsificaron y pusieron en circulación billones de dólares en todo el mundo. Este acto de inflación (el auge) condujo a una devaluación generalizada de la moneda y puso en marcha la siguiente recesión económica mundial (la caída).

Junto con los cierres económicos forzosos, estas intervenciones dieron lugar a numerosas consecuencias negativas que aún se sienten hoy en día. En cuanto a la reducción del balance de la Fed entre 2018 y 2019, es posible que no se haya olvidado tanto como que la mayoría de la gente nunca lo haya sabido. Y en cuanto a los efectos a largo plazo de todo este experimento económico, lo averiguaremos... eventualmente.

Image source:
Pixabay

De pavos y turduckens

11/25/2023Robert Aro

Mientras millones de americanos se recuperan de su indulgencia de Acción de Gracias, surge una pregunta intrigante: ¿Cuánto te costó la cena de Acción de Gracias?

Según la 38ª encuesta anual de la American Farm Bureau Federation:

...el coste medio del clásico festín navideño de este año para 10 ... es de 61,17 dólares, es decir, menos de 6,20 dólares por persona.

También mencionan que:

Se trata de un descenso del 4,5% respecto a la media récord del año pasado de 64,05 dólares, pero una comida de Acción de Gracias sigue siendo un 25% más cara que en 2019, lo que pone de manifiesto el impacto que los altos costes de abastecimiento y la inflación han tenido en los precios de los alimentos desde antes de la pandemia.

Cualquiera que haya organizado una cena esta semana conocerá inmediatamente su proximidad por la media de 61,17 dólares.

Según los datos, la comida media para 10 personas tenía este aspecto (entre paréntesis, la comparación con el año pasado):

Pavo de 16 libras: $27,35 o $1,71 por libra (un 5,6% menos)

14 onzas de mezcla para relleno en cubos: $3.77 (2.8% menos)

2 cortezas de tarta congeladas: $3,50 (un 4,9% menos)

Media pinta de nata montada: $1,73 (un 22,8% menos)

1 libra de guisantes congelados: $1,88 (1,1% menos)

1 docena de panecillos: $3,84 (+2,9%)

Ingredientes varios para preparar la comida: $3,95 (un 4,4% menos)

Lata de 30 onzas de mezcla para pastel de calabaza: $4.44 (3.7% más)

1 galón de leche entera: $3,74 (un 2,6% menos)

3 libras de batatas: $3.97 (aumento de .3%)

Bandeja de verduras de 1 libra (zanahorias y apio): $.90 (2.3% más)

Bolsa de 12 onzas de arándanos frescos: $2,10 (un 18,3% menos)

Aunque no todo el mundo consume alcohol, mucha gente normal sí lo hace, por lo que enseguida llama la atención que no se incluya como parte del plan de comidas. Y los habitantes del Sur pueden sentirse un poco desairados, ya que no se menciona el pastel de melocotón, la berza o el té dulce, pero la lista de omisiones es larga.

Éste es uno de los problemas de los promedios. Al igual que ocurre con el concepto de inclusividad, que inherentemente implica exclusividad, la obtención de una cifra media nos proporciona un número, pero su relevancia es cuestionable. ¿Exactamente para quién es relevante y en qué nos ayuda esta cifra a informarnos de algo útil?

Una mirada más atenta al sitio web de Wal-Mart debería hacernos levantar más las cejas:

El pavo de la izquierda de Shady Brook Farms se aproxima al precio medio del pavo que nos han dado, pero el de Perdue Farms (para dos pavos) es considerablemente más alto.

Y éstas son sólo dos marcas en un país con muchos pavos. Por supuesto, esto lleva a un problema adicional: la existencia del turducken:

Los afortunados que pagan más de 100 dólares por la famosa combinación de pavo, pato y pollo han quedado totalmente excluidos del análisis. Si el precio de mercado de los Turduckens fuera de $300 , no tendría ningún impacto en la media de $61,17; debemos preguntarnos cómo pueden considerarse representativos estos datos.

No existe ninguna técnica mágica o secreta detrás de esto; el método de muestra se describe de la siguiente manera:

El coste medio nacional de este año se calculó utilizando 245 encuestas completadas con datos de precios de los 50 estados y Puerto Rico. Los compradores voluntarios de Farm Bureau comprobaron los precios en persona y en línea utilizando aplicaciones y sitios web de tiendas de comestibles. Buscaron los mejores precios posibles sin aprovechar cupones promocionales especiales ni ofertas de compra.

El muestreo estadístico y los promedios pueden sonar convincentes para algunos, pero esto debe compararse con la propia percepción y las pruebas anecdóticas. No sólo se nos informa de que la cena media cuesta sólo 61,17 dólares, sino que también se nos dice que la cena de Acción de Gracias de este año es menos cara que la del año pasado. Aunque falten datos estadísticos que lo corroboren, la idea de una deflación en Acción de Gracias este año parece más una ilusión que otra cosa.

Esto no quiere decir que los datos se compilaran de forma malintencionada en modo alguno; sin embargo, al compilar datos, una persona malintencionada puede compilarlos de cualquier forma.

Image source:
Pixabay

El lado bueno de Napoleón

11/24/2023Ryan McMaken

El gran David M. Hart escribe:

Estaba pensando en el impacto que Napoleón tuvo en Europa cuando empezaron a aparecer críticas de la nueva película sobre Napoleón de Ridley Scott. Como señaló Smith en TMS [Teoría de los sentimientos morales de Adam Smith], la gente admira a las personas de mayor rango y autoridad, y Napoleón es un ejemplo clásico. Fue un monstruo en muchos sentidos y una fuerza poderosa en la destrucción de las vidas, la libertad y la propiedad de millones de personas.

Sin embargo, esta nube tan negra tiene un lado positivo. Como les gusta señalar a los economistas austriacos, siempre hay «consecuencias imprevistas» (normalmente malas) de las políticas gubernamentales. En el caso de Napoleón, sus acciones condujeron al florecimiento del liberalismo en Francia, con tantos grandes liberales clásicos levantándose para oponérsele: JB Say, Destutt de Tracy, Charles Comte, Charles Dunoyer, Benjamin Constant, Madame de Stael... y la lista continúa.

Como estudioso de estas personas sólo puedo decir «¡Gracias Boni!

WTF1

11/23/2023Doug French

El Gran Premio Heineken de Plata de Fórmula Uno de Las Vegas está en marcha para el año que viene y programado del 21 al 23 de noviembre. Y ello a pesar de que SFGate tituló a gritos: «El mayor evento de Las Vegas en años fue un desastre». Según Arash Markazi, de The Messenger, «las entradas para las sesiones de entrenamientos del jueves se vendían a unos 100 dólares el miércoles por la noche y las entradas para la calificación del viernes rondaban los 250 dólares en el mercado secundario. Ambas pruebas se vendían originalmente por unos 1.000 dólares», informó Markazi. «Una entrada para la carrera del sábado sigue costando más de 800 dólares, pero apenas el mes pasado superaban los 1.600 dólares».

Markazi informa de que su habitación de hotel le costó 18 dólares.

El dolorido ganador de la carrera, Max Verstappen, vio el evento como una broma y no veía la hora de salir de la ciudad. «Para mí, puedes saltarte esto», dijo. «No se trata de los cantantes. Sólo estamos ahí de pie, con cara de payaso». (signifique lo que signifique) Sin embargo, el vigente campeón de F1 y ganador de la carrera cantó «Viva Las Vegas» por la radio como parte de una nueva tradición que acordó con el jefe del equipo Red Bull, Christian Horner, informa el Athletic.

El piloto Lewis Hamilton fue más diplomático: «Para todos aquellos que fueron tan negativos sobre el fin de semana, diciendo que todo es espectáculo, bla, bla, bla... Creo que Las Vegas demostró que estaban equivocados».

Los trabajadores del Strip se alegrarán de ver cómo se desmantela a todas horas el set de erectores a tamaño real que desfigura el Strip y cómo los chulitos conductores en pijama de un solo uso se van de la ciudad.

A pesar de todo el dolor de barriga que ha provocado el acontecimiento, parece que Las Vegas corporativa le ha ido bien.

El periódico local informa de que «el sur de Nevada parece haber tenido la mejor semana financiera de su historia, gracias al Gran Premio de Fórmula Uno de Las Vegas».

El jefe regional de Caesars Entertainment, Sean McBurney, afirmó que sus propiedades estaban completamente llenas. Pasó cuatro días en la carrera y señaló: «No sé si he estado en un evento en el que la reacción haya sido tan unánimemente positiva».

El vicepresidente de eventos urbanos de MGM, Andrew Lanzino, dijo que todas las propiedades, cercanas al hipódromo o no, «funcionaron como si fuera Nochevieja».

El presidente y consejero delegado de MGM, Bill Hornbuckle, declaró a LVRJ: «La tarifa media [por habitación] en Bellagio era de 2.200 dólares.

La efusividad de los ejecutivos de los casinos está confirmada por Jacob Orth, que escribió en X,

Después de la carrera en Bellagio entre la 1am-2am:

  • Alrededor del 70-80% de todas las mesas tenían acción
  • Un tipo ganó $ 40.000 en alto límite Top Dollar
  • De las 10 mesas de dados de la planta principal, 2 eran de 25 $, el resto eran de 50 $ o 100 $ (todas tenían acción).
  • 300 $ mín. para BJ 3:2 en la planta principal (4 mesas, 2 vacías)
  • $1,000 min 0 ruleta en límite alto
  • 1.000 o 5.000 $ mín. límite alto BJ
  • Una mesa de $5,000 BJ tenía 3 personas jugando, otra tenía una pareja jugando...
  • Dos mesas de $1,000 BJ tenían 2-3 personas jugando
  • El casino estaba concurrido, no necesariamente abarrotado, pero no faltaba gente dispuesta a jugar con los mínimos más altos.

El incidente de la tapa del desagüe que pospuso el entrenamiento del jueves por la noche hasta las 2:30 de la madrugada (viernes) será olvidado durante mucho tiempo, salvo por aquellos que fueron expulsados de las zonas de visión y que han presentado una demanda colectiva.

@VitalVegas que publica en X (antes Twitter) sobre todas las cosas de Las Vegas no es un fan de la F1 «F1, LVCVA y Clark Co. Commissioners -con los dedos en las orejas y la cabeza metida hasta el fondo en el culo- anuncian otro año de locura antes incluso de evaluar el fracaso o el éxito del desastre financiero y de relaciones públicas de este año, así que ahí está eso.»

Pero, un tipo que ya es un viejo sabio de Las Vegas, Donny Osmond, probablemente tiene razón sobre el Gran Premio: «El tráfico ha sido horrendo... Pero los lugareños, con el tiempo, van a abrazar esta cosa por completo».

Y lo más importante, Joe Pompliano publicó en X,

«Los crupieres del Wynn de Las Vegas se repartieron 700.000 dólares en propinas el sábado, según @LasVegasLocally. Eso significa que cada crupier se fue a casa con ~$2,000 en propinas - 5-6 veces más que su promedio de $350-$400 y la cantidad más alta en los 18 años de historia del Wynn». «Supongo que la F1 no estuvo tan mal después de todo».

La F1 es algo que los residentes de Las Vegas odiarán durante muchos años.

¡Listos para algo de funflación!

11/22/2023Robert Aro

Justo cuando pensabas que todos los términos económicos relacionados con la inflación estaban agotados, la CNBC titula:

La «funflación» eleva el precio de las entradas deportivas un 25%.

Cabría suponer que términos como inflación transitoria, rastrera, galopante y arraigada, junto con reduflación y foodflation, serían suficientes. No obstante, ahora podemos incluir la «funflación» al conjunto de consecuencias derivadas de la expansión de la oferta de dinero y crédito, también llamada inflación.

La funflación se caracteriza por:

...un término utilizado por los economistas para explicar el aumento del precio de los eventos en directo, ya que los consumidores añoran las experiencias que perdieron durante la pandemia.

No se menciona a los economistas que acuñaron este término.

En la lectura de la inflación de los precios al consumidor (IPC) de octubre, del 3,2%, los acontecimientos deportivos experimentaron el aumento más significativo entre los varios centenares de categorías que componen el índice. Un economista del College of the Holy Cross intentó explicar la razón:

La gente está volviendo a las cosas que le gusta hacer y está dispuesta a pagar un montón.

A pesar de que tanto diversión como inflación coexisten desde hace bastante tiempo, nunca habíamos visto una fusión entre ambas hasta ahora, aunque la CNBC trata de explicarlo:

Gran parte de la presión al alza sobre el coste de las entradas se ha producido este año, lo que subraya el papel de la funflación a medida que los consumidores desplazan su atención de los conciertos de Taylor Swift y Beyoncé a los partidos de la NFL y las Grandes Ligas de béisbol.

La funflación se ha extendido incluso hasta el norte de Canadá, donde el canal de noticias CBC, propiedad del gobierno, ofrece cuatro posibles causas de este fenómeno creciente:

  1. Es una respuesta natural a la amenaza existencial
  2. Los conciertos proporcionan una experiencia sagrada que no tiene precio
  3. El efecto pospandémico es mayor que una posible recesión
  4. Los conciertos son una inversión a largo plazo en tu alma

Es importante escudriñar las fuentes de la información que recibimos. En el caso de las respuestas de un economista de la corriente dominante, una fuente de noticias de la corriente dominante y un canal de noticias de propiedad gubernamental, parece que las explicaciones proporcionadas tienen más que ver con llenar un vacío de conocimiento, del que tal vez ni siquiera sean conscientes. Se trata de explicar por explicar, en lugar de profundizar en las causas subyacentes.

Incluso si aceptáramos los datos que muestran un aumento de la asistencia en la venta de entradas este año en comparación con el anterior, o un cambio de Taylor Swift a la NFL, esto simplemente indica cambios en el comportamiento sin explicar la causa subyacente del cambio.

Nadie puede atribuir definitivamente el cambio a los encierros ni aclarar por qué este año hay más gente viendo la NFL. Sin embargo, lo que apenas se tiene en cuenta, si es que alguna vez se tiene en cuenta, en las principales fuentes de noticias es un debate sobre los cambios en los factores de oferta y demanda del propio dinero: en concreto, la demanda de conservar el dinero que se tiene frente a las fluctuaciones de la oferta de dinero debidas en gran medida a las políticas monetarias inflacionistas de la Reserva Federal.

En una sociedad que sigue lidiando con las repercusiones de la borrachera monetaria de varios billones de dólares de hace varios años y la amenaza de una depreciación continua del dólar, es plausible que la gente destine más fondos al ocio y el disfrute este año en comparación con el anterior. Dicho esto, y por extraño que parezca, es posible que la noción de «respuesta natural a amenaza existencial» no esté tan lejos de la realidad.

Image source:
Pixabay

Memorias cortas en el cripto

11/22/2023Doug French

En ninguna parte los recuerdos son más cortos que en las finanzas y la especulación. En el mercado de las criptomonedas ha vuelto la agricultura de rendimiento, es decir, el «préstamo de criptomonedas que genera intereses y, a veces, comisiones, con el agravante de que, además de los intereses, se pagan nuevas criptomonedas». «La verdadera recompensa llega si esa moneda se aprecia rápidamente. Es como si los bancos estuvieran atrayendo a nuevos depositantes con el regalo de un tulipán — durante la locura del tulipán holandés», escribió Olga Kharif para Bloomberg en 2020.

El juicio a Sam Bankman-Fried debería haber refrescado la memoria de todos sobre el crash de las criptomonedas y los peligros del apalancamiento. Muyao Shen nos recuerda que, hace apenas un año y medio, las stablecoin algorítmicas de Terra provocaron un colapso en todo el sector. Más del 70% están siendo ofrecidas por «bolsas que van desde GMX a Binance están ofreciendo incentivos de dos dígitos como forma de reactivar la actividad comercial tras meses de estancamiento».

binance

«Siempre va a ser así», afirma Zaheer Ebtikar, fundador del fondo de criptomonedas Split Capital. «La gente no puede evitarlo. [Cripto] es literalmente la industria con más FOMO [miedo a perderse algo] de la historia.» ¿De todos los tiempos? Ebtikar no estaba en la época de la tulipmanía. Shen escribe,

GMX, una bolsa de derivados DeFi que permite a los usuarios operar con Bitcoin y otras criptomonedas con un apalancamiento de hasta 50 veces, inició el miércoles un programa de incentivos con Arbitrum DAO. La organización autónoma descentralizada está detrás de Arbitrum, una blockchain de capa 2 que pretende aliviar la congestión de la red Ethereum. A través del programa, los usuarios pueden obtener rendimientos anuales de hasta el 70% por operar, proporcionar liquidez y otras actividades en una versión de GMX. Para pagar los rendimientos extra se utilizarán unos 12 millones de tokens ARB, el token de gobernanza de Arbitrum.

De acuerdo. Lo único que sé acerca de lo que se describe en ese párrafo es que absolutamente, positivamente nada puede ir mal en 50x apalancamiento.

«Con los espíritus animales empezando a recuperarse, los proyectos pueden sentir que ahora es un buen momento para gastar emisiones simbólicas para coger algo de impulso», dijo a Bloomberg Keone Hon, cofundador y director ejecutivo de Monad Labs.

John Law pensaba lo mismo hace más de 300 años. 

Recordando el asesinato del presidente John F. Kennedy hace 60 años

Hoy hace sesenta años, yo estaba en la clase de quinto curso de la Sra. Isles el viernes por la tarde en la escuela primaria Boothwyn de Pensilvania cuando recibimos la noticia: el presidente John F. Kennedy había sido asesinado en Dallas, Texas. Nos enviaron a casa inmediatamente y los días siguientes se consumieron con el asesinato y sus consecuencias.

En primer lugar, se produjo la detención de Lee Harvey Oswald, acusado de disparar al presidente desde la posición de un francotirador en el sexto piso del Texas School Book Depository, situado junto a la ruta de la caravana presidencial. Dos días más tarde, el propio Oswald fue asesinado a tiros por Jack Ruby, propietario de un club nocturno de Dallas que consiguió colarse en el cuartel general de la policía con una pistola cuando las autoridades le trasladaban de la cárcel de la ciudad de Dallas a la del condado.

Por último, el lunes se celebró el funeral, que vi con uno de mis amigos en su televisor en blanco y negro, en su casa de Meetinghouse Road. Yo sólo tenía 10 años, pero sabía que había ocurrido algo trascendental. No sabía que sería un acontecimiento decisivo.

Se ha escrito mucho sobre los sucesos del 22 de noviembre de 1963 y, seis décadas después, hay mucho desacuerdo con la versión oficial del gobierno de que Oswald fue el tirador solitario. La mayoría de la gente, para ser sinceros, no se traga la versión del gobierno, que se resume en el Informe de la Comisión Warren.

Hay una verdadera industria de la escritura y la especulación sobre el asesinato, y tal vez nadie ha sido más tenaz que Jacob Hornberger de la Fundación Futuro de la Libertad. Con cada aniversario importante del asesinato, parece salir nueva información sobre el caso, y el sitio de la FFF ha enlazado dos relatos, uno de profesionales médicos que vieron las heridas mortales del presidente, y otro del blog Kennedy Beacon. Su lectura es muy interesante.

Según Hornberger, el asesinato de Kennedy fue un trabajo interno en el que la CIA eliminó al presidente porque quería poner fin a la participación americana en Vietnam y seguir un curso más vigoroso de distensión con la Unión Soviética, así como desmantelar al menos parte del Estado de seguridad nacional en desarrollo. Ciertamente, otros que siguen de cerca las diversas teorías de conspiración asociadas con el asesinato tienen diferentes variantes, pero la mayoría coinciden en que es poco probable que el furioso solitario Oswald cometiera todos los asesinatos él mismo, o incluso que estuviera directamente implicado.

No me considero capacitado para emitir un juicio sobre estas teorías, aunque no hay nada inverosímil en el relato que Hornberger ha creado estos últimos años. Pasaron demasiadas cosas después del tiroteo con demasiados testigos como para desacreditarlas. Si los puntos de vista de Hornberger son correctos —y yo, por mi parte, creo que son plausibles— entonces América tal y como la hemos conocido murió aquel día en Dealy Plaza.

Las acciones del gobierno tras el asesinato de Kennedy, desde la escalada de los EEUU de la guerra de Vietnam hasta el desarrollo del vasto Estado de seguridad nacional, han erosionado la libertad y han empoderado al Estado americano. Cualquier esperanza que hubiera de preservar la república constitucional conocida como los Estados Unidos de América terminó con la muerte de John F. Kennedy.

¿Ganó Milei la presidencia de Argentina empleando la honestidad?

En Argentina, Javier Milei ganó recientemente las elecciones presidenciales con el 56% de los votos, un margen extraordinariamente amplio en cualquier país que celebre elecciones presidenciales razonablemente libres. Milei, economista, se adhiere a la escuela austriaca de pensamiento. Se identifica como libertario e incluso anarcocapitalista. En algunas apariciones, se presenta como Capitán ANCAP.

A diferencia de muchos libertarios que aspiran a cargos políticos, Milei no ha suavizado su lenguaje ni ha adaptado su mensaje a oídos sensibles. En las entrevistas en las que los periodistas se escandalizan porque califica a los izquierdistas de malvados, no se echa atrás ni suaviza las cosas, sino que aclara por qué cree que esa descripción es exacta. En una ocasión, demuestra su intención de cerrar departamentos innecesarios, como los de transporte y educación, arrancándolos uno a uno de un gráfico y gritando ¡AFUERA!. Concluye el segmento declarando el fin de la era de los políticos ladrones, y con un grito a favor de la «maldita libertad».

Entre algunos libertarios, Milei es criticado por no ser suficientemente libertario. Ondea la bandera israelí y parece creer que ni los políticos americanos ni los ucranianos son culpables de que Ucrania esté en guerra. Incluso ha visitado el Foro Económico Mundial, un lugar aparentemente vedado para quienes desean divulgar la economía austriaca. Otros libertarios abogan por el pragmatismo, señalando la oportunidad ahora abierta para difundir ideas libertarias y conocimientos económicos.

Independientemente de la postura de cada uno sobre esta cuestión, podemos reconocer que el mundo nunca ha sido testigo de cómo un libertario ganaba unas elecciones presidenciales o se acercaba a ello. También es evidente que el camino hacia la presidencia de Milei no incluyó métodos probados por muchos otros defensores de la libertad.

En términos generales, vemos principalmente dos estrategias para hacer que la sociedad sea más libertaria:

  1. Insinuar con cautela que una u otra prohibición podría no ser apropiada o eficaz, con la esperanza de que de esta manera, un voto parlamentario ocasional podría inclinarse «a nuestro favor». La razón para elegir las palabras con cuidado es que la gente puede no aceptar propuestas que desafíen el statu quo con demasiada dureza.
  2. Afirmar rotundamente que el Estado es malo, que los impuestos son un robo y que la política es el juego más vil jamás inventado. La propuesta es cerrar el Estado y no sustituirlo por nada. El reto consiste en conseguir que un número suficiente de personas se den cuenta de que merece la pena intentarlo.

Los que hemos adoptado la estrategia más radical tenemos hasta ahora poco que demostrar en cuanto a resultados. En el mejor de los casos, contamos entre nuestros logros a aquellos de nuestro círculo inmediato a los que creemos haber influido. La mayoría de nosotros entiende que mientras la gente esté razonablemente bien, una parte significativa de ella no dedicará mucho tiempo a reflexionar sobre si el Estado es moralmente defendible. Una crisis grave, que dificulte a la gente llevar comida a la mesa, podría ser necesaria. En este sentido, el capitalismo va en contra de nuestra causa. Al menos por ahora. Los políticos trabajan por nuestra causa. Con fervor.

Por otro lado, la estrategia más cauta tampoco ha demostrado ningún éxito real. Los políticos son increíblemente hábiles y eficaces a la hora de crear crisis y utilizarlas para socavar y recortar nuestras libertades. Nos dirigimos rápidamente hacia una tiranía cada vez más total.

Pero acaba de ocurrir algo en Argentina que sugiere que un enfoque más radical podría ser más razonable y eficaz para cambiar una sociedad en una dirección libertaria. Alguien que explica abiertamente y sin ambigüedades la maldad del Estado ha dado un paso al frente y ha tomado el púlpito. Desgraciadamente, probablemente haya sido necesario que la sociedad argentina sufriera una profunda miseria durante mucho tiempo, pero el hecho es que es posible llegar a la gente con un mensaje muy radical, sin diluirlo.

¿Tuvo éxito a pesar de insistir en llamar a las cosas por su nombre? No, su éxito se debe a su claridad y franqueza.

La gente no es tonta. Lo más probable es que sea la pureza y la franqueza del mensaje lo que allane el camino para que llegue al público al que va dirigido. Si Milei se hubiera echado atrás con demasiada frecuencia y hubiera enviado mensajes cada vez más adaptados, se habría sospechado, y con razón, que no era más que otro político con sus propios intereses en el corazón. (Todavía puede resultar que eso es precisamente lo que es, pero de momento, es una incógnita).

Ahora bien. Si Milei ha demostrado que el camino está en la claridad y que es razonable suponer que las personas son individuos pensantes capaces de entender incluso argumentos radicalmente desconocidos. ¿Qué significa esto para nosotros, aparte de que debemos seguir por el camino que hemos elegido, seguir tamborileando las canciones de la libertad y el sentido económico en nuestros versos más sentidos?

Quizá signifique que no necesitamos esperar a que nuestra sociedad se ponga completamente de rodillas para que la gente se muestre receptiva de esa manera. Tenemos una oportunidad de oro para tomar prestado el megáfono de Milei, siempre que encontremos la forma de amplificar la señal.

Capitalismo: verdadero y falso

El mundo multimillonario: cómo el marxismo sirve a la élite (2023), de Hanne Nabintu Herland, es un libro vital que le ayudará a entender lo que está ocurriendo en el mundo actual. También le ayudará a defender el capitalismo frente a objeciones demasiado comunes hoy en día.  Herland distingue dos tipos de capitalismo: el real y el falso.  El real es una sociedad voluntaria en la que las personas intercambian bienes y servicios y todos salen beneficiados. El falso es aquel en el que unos pocos multimillonarios codiciosos utilizan el Estado para obtener poder y privilegios para sí mismos. Estos multimillonarios están dispuestos a esclavizar a la humanidad para conseguir sus nefastos fines.

Esto es lo que Herland dice de ellos:

«En Occidente, los ultrarricos lo poseen casi todo. Corporaciones privadas de inversión como Blackrock, Vanguard, Capital World, Fidelity Management, Berkshire Hathaway y State Street representan a propietarios de capital que poseen compañías de medios de comunicación, Big Tech, Big Pharma, el complejo militar y la industria alimentaria. También financian a políticos y ejercen una fuerte influencia sobre los responsables políticos, así como sobre los fondos y activos gubernamentales.

Estas sociedades de inversión se han hecho tan poderosas que controlan la mayor parte del capital mundial. Sea cual sea el sector al que echemos un vistazo, encontraremos fácilmente a muchos de los principales accionistas, responsables de la toma de decisiones y nombres entre los diez principales inversores institucionales. La mayoría de las compañías que percibimos como marcas competidoras son en realidad propiedad de la misma compañía; por ejemplo, The Coca-Cola Company y PepsiCo.

Estas compañías mastodónticas dominan por completo nuestro modo de vida, lo que comemos, bebemos, vemos en televisión, lo que vestimos y a quién votamos. Son los que gobiernan las redes sociales, los grandes medios de comunicación, Hollywood y la mayor parte del negocio del entretenimiento.»

Esta dominación conduce a un control totalitario de las personas:

«Para un empleado, este enredo económico tiene enormes implicaciones. Para conservar su puesto de trabajo y poder llevar comida a la mesa, tanto los periodistas como los editores tienen que mostrar su disposición a estar de acuerdo con la narrativa que se impulsa. Si se oponen al pensamiento políticamente correcto del grupo, están fuera. La narrativa deseada está estructurada para producir la mayor ganancia de capital posible para los propietarios súper ricos del negocio de las noticias, con la bendición de los líderes de los medios de comunicación, los funcionarios del gobierno, los principales políticos y la élite académica».

La gente suele pensar que el marxismo es el enemigo de los superricos, pero en realidad los multimillonarios y los marxistas están aliados para derrocar a la civilización occidental:

«Este es un punto sobre el que reflexiona el libro. Habría sido casi imposible que la clase multimillonaria triunfara sin el debilitamiento de la cultura social occidental. La referencia aquí es precisamente a la notable revuelta socialista contra los valores occidentales clásicos, como la exigencia de responsabilidad individual, el derecho a poseer el fruto del propio trabajo, el establecimiento de un gobierno descentralizado e instituciones independientes, los derechos de propiedad privada y la igualdad, independientemente de la raza, la clase o el género; precisamente al objetivo marxista de aplastar la estabilidad social para imponer un gobierno centralizado y el orden mundial ateo, destruyendo la estructura familiar «burguesa» y el Estado-nación, y reprimiendo la libertad de expresión y el pensamiento crítico de quienes se oponen a la narrativa de izquierda. El miedo fue clave para crear una población obediente bajo Joseph Stalin y el miedo es la palabra clave hoy».

Después de leer esto, quizá se pregunte: «¿Quién es Hanne Herland? ¿Por qué debemos creer lo que dice? El distinguido y astuto Paul Craig Roberts explica y resume sus puntos de vista:

«Hanna Herland es una destacada intelectual del mundo occidental. Es una defensora de la civilización y de la moral cristiana y una firme opositora de las fuerzas satánicas que están atacando nuestra civilización.  En su nuevo libro, The Billionaire World, explica la variedad de asaltos a la civilización occidental que están socavando los sistemas de creencias y la cohesión de los países occidentales. Entre ellos se encuentran la concentración de la riqueza en unas pocas manos, la militarización de la erudición por parte de los marxistas culturales, la transformación de la educación en adoctrinamiento, la disminución del sentido del deber y la responsabilidad por parte de los gobiernos y la erosión de la moral cristiana.

La concentración de riqueza conlleva el control de la información.  Herland explica que las voces de la gente han sido silenciadas por el enorme control ejercido por los monopolios y los consejos de administración entrelazados de un puñado de entidades inmensamente ricas. Unas pocas sociedades privadas de inversión —Black Rock, State Street y Vanguard— poseen las acciones y forman parte de los consejos de administración de la mayoría de los grandes negocios.  Esto pone un enorme poder y control en unas pocas manos. Incluso compañías competidoras, como Coca Cola y Pepsi Cola, son propiedad de la misma compañía matriz.

Seis megacorporaciones controlan más del 90% de los medios de comunicación de los EEUU.  El extraordinario control de un puñado sobre la civilización occidental permite la imposición de narrativas interesadas que, si se cuestionan, tienen como consecuencia el despido del medio de vida y la cancelación.  La antigua icono feminista Naomi Wolf habla de lo que le ocurrió a ella.

Lee el artículo completo en LewRockwell.com.