La "opinión" de The Atlantic en economía convencional y conductual

La "opinión" de The Atlantic en economía convencional y conductual

12/14/2018Mark Thornton

La opinión de The Atlantic es que la economía convencional tiene muchos problemas, como han señalado otros. Piensan que los estudiantes universitarios deben estar expuestos a algunos aspectos económicos de la conducta en sus clases de economía. Su conclusión es así:

Hacer que la economía conductual sea obligatoria no es un remedio para los males de la disciplina económica, pero hacerlo ayudaría mucho a animar a los estudiantes a pensar en construir modelos económicos alrededor de seres humanos reales en lugar de la caricatura que es el Homo Economicus. Si hay una lección más profunda de la revolución de la conducta, es que los caprichos de la conducta humana hacen que sea muy difícil modelar como una ciencia pura, y los economistas tienen mucho que aprender de otras disciplinas, incluidas otras ciencias sociales y las humanidades. Esto puede significar una dosis de humildad para los economistas, pero enriquecería tanto la educación que reciben sus estudiantes como sus posibilidades de lograr un cambio positivo en el mundo real.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Tres semanas después: las actas de la Reserva Federal

07/04/2020Robert Aro

En algún lugar existe una lista de comportamiento ostentoso y sin disculpas exhibido por la Reserva Federal. En esa lista debe haber un lugar para el retraso de tres semanas en la publicación de las actas de la junta, como se vio en las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del 9 y 10 de junio. Sólo podemos preguntarnos si las actas han sido editadas significativamente o si se han omitido por completo los casos de gran disensión entre los banqueros centrales. Entre los muchos problemas con la Reserva Federal está la falta de responsabilidad. Sólo sabemos qué información proporcionan.

El presidente Powell comenzó mencionando los actuales disturbios civiles que enfrenta el país. En un intento de abordar la desigualdad, o al menos parece que lo hace, añadió:

Todos merecen la oportunidad de participar plenamente en nuestra sociedad y en nuestra economía.

La hipocresía, por supuesto, es cómo se puede lograr esto cuando la Reserva Federal toma medidas como la compra de bonos de corporaciones de miles de millones de dólares (a trillones) o se centra en la gestión de los aumentos de precios de los bienes de consumo mientras descuida el aumento de los precios de los activos. Las propias acciones de la Fed dañan primero a los miembros más vulnerables de la sociedad, mientras que afirman servir a toda la nación!

Pasan rápidamente a la modelización financiera, señalando:

Las simulaciones sugirieron que el Comité tendría que mantener condiciones financieras muy flexibles durante muchos años para acelerar de manera significativa la recuperación de la grave crisis actual.

Podríamos argumentar que la Reserva Federal ha sido «muy complaciente» con los mercados financieros desde la Gran Recesión, manteniendo las tasas en mínimos históricos, sólo reduciendo brevemente el balance desde 2008 hasta mediados de 2019 hasta finalmente capitular después de que el mercado de valores estuvo al borde del colapso. Tal vez, no deberíamos temer que las tasas bajas o el fin del estímulo se produzcan pronto, si es que se producen.

Se discutió brevemente el Control de la Curva de Rendimiento o Objetivo (YCT). Esto parece permanecer en la fase de discusión ya que la FED señaló algunos pros y contras. Si bien descifrar el lenguaje de la FED no es una tarea fácil, parece que no están completamente detrás de la idea todavía, sobre todo porque:

...el personal también destacó el potencial de las políticas de YCT para requerir que el banco central compre cantidades muy considerables de deuda pública bajo ciertas circunstancias...

¿No sería grandioso si hacer grandes deudas gubernamentales para controlar los tipos de interés fuera algo que la Reserva Federal quisiera evitar?

Continuaron con opiniones favorables sobre la compra de activos a gran escala, ya que fueron «eficaces» durante la Gran Recesión y ahora son «partes clave del conjunto de herramientas de política monetaria».

...como resultado, tienen importantes funciones que desempeñar para apoyar el logro de los objetivos de empleo máximo y estabilidad de precios del Comité.

Sería interesante verlos intentar justificar cómo las compras de activos de los bancos centrales conducen al «máximo empleo» y a la «estabilidad de precios». La «inflación» de los precios también recibió una mención honorífica:

Los precios cayeron en marzo y abril en muchas categorías que se vieron más afectadas por las medidas de distanciamiento social, como los precios de los viajes aéreos y el alojamiento en hoteles.

Seguramente los economistas calcularon las cifras de inflación correctamente y tuvieron en cuenta la disminución de los precios al considerar el cambio en la importancia relativa de cada artículo utilizado para llegar a su número de inflación. ¿Alguien puede imaginar lo que pasaría si la «tasa de inflación» real fuera mucho más alta, como el 5%? ¿Qué significaría eso para el mercado de valores, el mercado de bonos, las calificaciones de riesgo, los precios del tesoro, los planes de pensiones, los contratos a largo plazo y toda una serie de otros cálculos que tienen en cuenta la inflación?

Se deliberó mucho y se hicieron muchas proyecciones económicas, cada dato se utilizó para ayudar a planificar nuestro futuro, asegurando que la Reserva Federal se acerque a alcanzar su mandato de máximo empleo y precios estables, ostensiblemente en beneficio de la sociedad. En última instancia, por toda la pompa y circunstancia que rodea a la Reserva Federal, realmente no hay mucho que revelar. El Congreso les concedió el monopolio del dólar americano permitiéndoles crear y destruir dinero (crédito) como les parezca, todo ello mientras manipulan los tipos de interés. Trágicamente, ni siquiera lo negarán. Es la política y todo explicado en su sitio web

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Las cifras de empleo de junio mostraron un gran crecimiento. Pero los datos de las recientes declaraciones semanales de desempleo son preocupantes.

07/02/2020Ryan McMaken

Según los nuevos datos de empleo publicados hoy por el Departamento de Trabajo de EEUU, el empleo total no agrícola creció en 4,8 millones en junio (ajustado estacionalmente). El aumento fue aún mayor (5,1 millones) en los totales no ajustados estacionalmente.

La tasa de desempleo de junio fue del 11,1 por ciento, una caída del 2,2 por ciento.

Esto significa que el empleo total está ahora «sólo» 14,6 millones por debajo del máximo de noviembre, lo que significa que los EEUU están ahora de vuelta a donde estaba el empleo total en 2015.

Como podemos ver en el primer gráfico, hasta ahora parece posible una «recuperación en forma de V». En abril, el empleo se estrelló en la mayor cantidad vista desde la Gran Depresión. La economía recuperó más de 3 millones de empleos en mayo, además de los 4,8 millones de empleos de junio.

Pero sigue sin estar claro si la actual recuperación del empleo continuará al mismo ritmo. En junio parecía que los cierres de empresas impuestos por el gobierno podrían estar desapareciendo, pero a finales de junio los gobernadores de los estados y otros responsables políticos habían empezado a anunciar o amenazar con el cierre de nuevas empresas. Esto sin duda tendrá un efecto en el empleo en julio, pero el alcance del efecto es imposible de predecir en este momento.

Si la recuperación continúa al ritmo actual, el empleo total podría recuperarse en unos pocos meses, con lo que la recesión de 2020 (al menos en lo que respecta a los puestos de trabajo) sería considerablemente más breve que la Gran Recesión. Aquí está el empleo total (por recesión y el último mes de cada ciclo antes de que comenzaran las pérdidas de empleo) indexado al mes pico, y el número de meses que pasaron antes de que el empleo volviera a los niveles máximos:

Sin embargo, en las últimas semanas, las declaraciones de desempleo se han mantenido obstinadamente planas. En la semana que terminó el 27 de junio, las nuevas declaraciones de desempleo aumentaron en 1,43 millones. Esto fue sólo una ligera disminución con respecto a la semana anterior, cuando hubo 1,48 millones de nuevas declaraciones. Desde marzo, las nuevas declaraciones de desempleo han totalizado más de 48 millones.

Esa cifra de 1,43 millones de la semana pasada sigue siendo muy grande. Durante la Gran Recesión, las nuevas solicitudes de desempleo alcanzaron un máximo de 660.000 a finales de 2009. Mientras las solicitudes de desempleo sigan siendo más de un millón, estamos viendo pérdidas de empleo muy por encima de lo que se consideraría «normal» incluso en una recesión.

Además, las continuas declaraciones de desempleo aumentaron ligeramente desde la semana que terminó el 13 de junio hasta la semana que terminó el 20 de junio, subiendo a 17,9 millones.

Si las declaraciones de desempleo continúan moviéndose de lado, hay buenas razones para sospechar que el empleo en julio podría hacer lo mismo.

Al mismo tiempo, la tasa de desempleo podría seguir disminuyendo si la participación en la fuerza de trabajo sigue disminuyendo. A medida que la gente deja la fuerza de trabajo, la tasa de desempleo podría teóricamente caer incluso sin ningún crecimiento del empleo.

Y la participación en la fuerza de trabajo está disminuyendo. En abril de este año, la participación (para todas las edades) cayó a su nivel más bajo en 43 años, llegando aproximadamente a lo que era en abril de 1976. La participación volvió a subir en mayo y junio, pero sigue siendo la más baja de los últimos 40 años en junio.

 

El débil mercado laboral parece tener más impacto en los trabajadores jóvenes y en los viejos, ya que la participación de la fuerza de trabajo en los años de mayores ingresos no se ha visto tan afectada. En el caso de los trabajadores de la categoría de 25 a 54 años, la participación en la fuerza de trabajo ha vuelto a ser la misma que en 2015.

A menos que empecemos a ver una caída más rápida de las solicitudes de desempleo, es difícil ver cómo continuará la recuperación en forma de V. Además, mucho dependerá de cuán duros sean los cierres de empresas en curso y los «cierres» parciales en los EEUU Dado que estas políticas se establecen a nivel estatal, es probable que las cifras de empleo sean muy desiguales de un estado a otro. Como vimos en los datos de estado a estado para mayo, muchos estados con confinamientos particularmente duros, como Nueva York y Michigan, estaban entre los estados con las tasas de desempleo más altas.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Quién es el mayor economista vivo?

07/02/2020Jeff Deist

Con el venerable Dr. Thomas Sowell cumpliendo noventa años esta semana, surge una pregunta en el mundo fintwit (Twitter financiero): ¿Quién es el mayor economista vivo?

Esta pregunta es más difícil de lo que parece. Primero, determinar el «más grande» individuo en cualquier campo humano es siempre un esfuerzo altamente subjetivo, ya sea que estemos hablando de economistas o de jugadores de baloncesto. ¿Nos referimos al economista más brillante, en términos de pura potencia mental, o al más influyente? ¿El más prolífico? ¿El más «correcto»? ¿El más respetado? ¿El más escuchado, ya sea por los políticos o el público? ¿El economista con el impacto más significativo hoy en día? ¿El más famoso? ¿Alguien que es más popular entre sus colegas académicos, o más conocido por el público laico? ¿Un técnico torpe, o un editorialista pop como Paul Krugman? ¿Alguien con una fuerte orientación política, como Thomas Piketty, o un profesor ideológicamente inescrutable? ¿Y el público no especializado debería tener voto, o sólo economistas profesionales y académicos equipados para juzgar la destreza técnica y la sustancia de un colega?

Una vez más, esta pregunta es muy subjetiva y es poco probable que produzca una respuesta de amplio consenso. Pero permítanme ofrecer tres criterios aparentemente obvios para la grandeza: i) el individuo ha hecho contribuciones originales significativas a la literatura económica existente, y no sólo en un área o subdisciplina muy estrecha; ii) el individuo ha producido un tratado significativo (no sólo un libro o artículos) que sintetiza y amplía el cuerpo de conocimientos existente en al menos un área importante de la economía (por ejemplo, el dinero y la banca); y iii) el individuo seguirá siendo ampliamente leído y citado después de su muerte.

Con todo esto en mente, pedí a varios economistas que nombraran al más grande economista vivo. Admito que todos los que pregunté son austriacos o de libre mercado en su orientación, pero a todos se les pidió que consideraran la profesión en su conjunto en sus respuestas. Y yo insistí en que se limitaran a un nombre (pero cedieron a la presión e hicieron una excepción con Bob Murphy).

Aquí están algunas de las respuestas, para ser actualizadas a medida que reciba más (¡algunos pidieron que lo consultaran con la almohada!):

Profesor Walter Block, Universidad de Loyola, Nueva Orleans: Bill Barnett. «Voto por Bill Barnett. Ha sido mi mentor en economía durante los últimos 20 años más o menos, particularmente en macroeconomía del dinero. Es brillante, creativo».

Profesor Per Bylund, Universidad Estatal de Oklahoma: Hernando de Soto. «Estoy de acuerdo con los nombres que ya se han mencionado. Si tuviera que añadir un nombre con un tipo diferente de impacto e importancia, podría elegir Hernando de Soto. Por su descubrimiento de cómo los pobres de los países pobres tienen capital pero carecen del apoyo institucional para usarlo. Si esto hubiera ocurrido hace un par de años, habría añadido a Harold Demsetz a la lista».

Profesor Thomas DiLorenzo, Universidad de Loyola, Maryland: Thomas Sowell. «Buen economista formado en Chicago cuyo trabajo ha educado a millones, desde su libro de texto al estilo de Economía en una Lección hasta libros sobre razas y todo lo demás».

Profesora Carmen Elena Dorobăț, Escuela de Negocios de Manchester: Jagdish Bhagwati. «Interesante pregunta, difícil de responder porque la economía está tan fragmentada en estos días; nadie está escribiendo tratados y por lo tanto discutiendo la economía en su conjunto. Dicho esto, mi opinión es (probablemente sesgada) que el trabajo sobre la teoría monetaria y/o el comercio internacional, por la naturaleza de los temas, es lo más parecido a hacer economía en su sentido original (una explicación unificada del funcionamiento de los mercados). Teniendo esto en cuenta, Jagdish Bhagwati y Douglas Irwin, por el lado del comercio internacional, y Robert Mundell, por el lado monetario, son posibles candidatos. Todos ellos también hacen bastante historia del pensamiento económico, e historia de la política económica, que se está convirtiendo en un arte perdido en la corriente principal en estos días. Si tuviera que clasificarlos, probablemente sería Bhagwati, Mundell, Irwin. ¡Espero que esto ayude! Y para que quede claro, Joe Salerno es mejor que todos ellos».

Peter Earle, Instituto Americano de Investigación Económica: Israel Kirzner. «Yo elegiría a Israel Kirzner. Él salvó la brecha entre la teoría austriaca y la neoclásica de una manera que no comprometió la base metodológica de la escuela austriaca y puso al empresario en el centro del proceso de mercado: coordinando las demandas de consumo con los planes de producción a través de constantes movimientos relativos de precio y la interacción entre ganancia (recompensa) y pérdida (sanción). Un proceso por el cual la vigilancia dentro de los sistemas de mercado conduce al descubrimiento y la creación es mucho más matizado que el modelo valdés prefigurado».

Profesor Richard Ebeling, The Citadel: Israel Kirzner. «En mi opinión, el mayor economista vivo es Israel M. Kirzner. ¿Por qué? En primer lugar, es el último gigante viviente de la escuela austriaca moderna que ha ayudado con éxito a preservar y restaurar la tradición «austriaca» (junto con el difunto Murray N. Rothbard), y, en segundo lugar, debido a sus propias contribuciones únicas e importantes (basándose en Ludwig von Mises y Friedrich A. Hayek) a la teoría del empresario y el proceso de mercado».

Gene Epstein, Barron's (retirado) y el Foro Soho: George Reisman. «Irónicamente, no por lo que George piensa que es su mayor contribución (a la teoría del beneficio) sino por todas las ideas energéticas e imaginativas que encuentro en su gran libro El capitalismo. Por ejemplo, a menudo cito su lúcida explicación de por qué los salarios aumentan bajo el capitalismo de libre mercado, a pesar de la "necesidad de los trabajadores y la codicia de los empleadores"; su reconocimiento de que, aunque la adquisición de tierras tiene raíces históricamente injustas, la "mancha" se borra bajo el capitalismo de libre mercado; o su equilibrada crítica a Adam Smith por haber escrito algunas de las mejores y peores cosas sobre el libre mercado».

Dr. David Gordon, Instituto Mises: Joseph Salerno. «Joe Salerno es el economista en el que me basaría para entender la economía austriaca».

Profesor Steve H. Hanke, Universidad Johns Hopkins: PENDIENTE.

Profesor emérito Hans-Hermann Hoppe, Universidad de Nevada Las Vegas: PENDIENTE.

Profesor Peter Klein, Universidad de Baylor: Robert Lucas. «Voy a interpretar su pregunta para referirme no a los economistas que me gustan personalmente, sino a aquellos que son universalmente reconocidos en el campo de la realización, la influencia, etc. La forma en que «el más grande economista» podría haber sido interpretado en los días de Menger o Mises. Eso descartaría a personas como Krugman y Stiglitz que son ampliamente considerados como intelectuales públicos políticamente motivados, no como economistas serios, junto con los altamente citados, sino como académicos más jóvenes como Daron Acemoglu».

Profesor Matthew McCaffrey, Universidad de Manchester: Amartya Sen: «El trabajo de Sen sobre el desarrollo marca una ruptura con las cuentas estrechas y técnicas del desarrollo que lo tratan puramente como una cuestión de aumento de los indicadores económicos como el PIB. Aunque los austríacos pueden encontrar mucho que criticar en su enfoque más amplio de la economía, su trabajo plantea cuestiones y desafíos interesantes que suelen estar ausentes de la investigación convencional».

Dr. Robert Murphy, Instituto Mises e Instituto Independiente: Robert Lucas, cubierto con el Dr. Joe Salerno. «El problema es que mis puntos de vista personales están tan alejados de la profesión que engañaré y responderé a dos preguntas relacionadas, en lugar de lo que Jeff preguntó. 1) ¿Quién es el economista más importante entre los premios Nobel vivos? Yo diría que Robert Lucas. Su crítica de los modelos macroeconométricos keynesianos de la vieja escuela fue un logro asombroso en la ciencia, la forma en que los intelectuales conciben el avance de la ciencia. Luego su trabajo sobre las expectativas racionales sentó las bases para la RBC y mucho del enfoque de la escuela moderna de Chicago sobre los mercados financieros. Además, es simplemente un tipo súper inteligente; por ejemplo, en la escuela de postgrado usamos su libro de texto sobre métodos matemáticos recursivos. Incluso sus críticos están de acuerdo en que los modelos de la literatura que él generó eran elegantes y rigurosos; simplemente estaban equivocados. 2) La razón por la que no digo que Lucas sea el más grande economista vivo es que se está perdiendo la importancia del cálculo económico tal y como se desarrolló en la tradición misesiana. Entonces, ¿quién es el mejor economista vivo para ejemplificar lo que le falta al resto de la profesión? Joe Salerno».

Profesor emérito George Reisman, Universidad de Pepperdine: George Reisman. «Las razones por las que me nombro a mí mismo serán evidentes para cualquier lector entendido que se tome la molestia de leer Capitalism: A Treatise on Economics. El libro contiene un número de importantes contribuciones originales, cualquiera de las cuales es digna de un Premio Nobel. Por ejemplo, mi demostración en el capítulo 15 de que, contrariamente a la «macroeconomía» contemporánea, la mayor parte del gasto en el sistema económico no es consumo sino que se oculta bajo el título de inversión neta».

El profesor Mark Thornton, de la Universidad de Auburn y el Instituto Mises: Robert Higgs. «Nombro a Bob Higgs por su reinterpretación de la historia moderna americana. Pasó de ser un economista de la corriente principal a un austriaco radical».

Por supuesto, ninguna opinión es determinante. Pero es importante considerar a los economistas en el contexto más amplio de la verdad y el progreso humano, y evaluar sus contribuciones relativas. En este momento la disciplina corre un gran riesgo de perder su lugar como ciencia significativa gracias a una orgía de métodos matemáticos y demandas politizadas de una «nueva» economía. Necesitamos construir una generación de jóvenes economistas que realmente entiendan la historia y la teoría, y necesitamos construirla rápidamente.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La Reserva Federal rescata a las grandes corporaciones, una vez más

07/02/2020Robert Aro

De todos los problemas que el año 2020 ha dado al mundo, quizás uno de los más grandes ha sido concedido por la Reserva Federal a un puñado de directores generales de todo el país, es decir, si su corporación tiene una calificación crediticia de bono basura o superior.

El lunes, la Reserva Federal anunció la apertura de su muy anticipada Facilidad de Crédito Corporativo para el Mercado Primario (PMCCF), el programa de 500 mil millones de dólares por el cual la Fed creará dinero de la nada y prestará directamente a los «grandes empleadores» en Estados Unidos. La hoja de términos dice que el precio será «específico del emisor». Pero podemos asumir que estará por debajo del mercado, de lo contrario nadie pediría prestado directamente a un banco central.

La justificación detrás de esto ha sido proporcionada por la Reserva Federal de Nueva York. Esta vez es:

En general, la disponibilidad de crédito se ha contraído para las corporaciones y otros emisores de deuda mientras que, al mismo tiempo, las perturbaciones de la actividad económica han aumentado la necesidad de las empresas de obtener financiación.

Los tiempos pueden ser muy difíciles, especialmente para los grandes empleadores como Microsoft, una empresa que actualmente está valorada en 1,5 billones de dólares y que ha caído en tiempos difíciles últimamente. La semana pasada anunció el cierre permanente de sus ochenta y tres locales de venta al por menor, según la CNBC:

Microsoft dijo que el cierre de sus locales físicos «resultará en un cargo antes de impuestos de aproximadamente 450 millones de dólares, o 0,05 dólares por acción».

No sabremos si Microsoft decide aceptar la oferta de la Reserva Federal para comprar deuda hasta el final del mes, cuando la Reserva Federal proporcione sus informes mensuales de préstamos al Congreso.

Aparte de usar el dinero para pagar las indemnizaciones, un gran empleador podría refinanciar la deuda existente. Según la hoja de términos del PMCCF:

Los emisores pueden recurrir al Servicio para refinanciar la deuda pendiente, a partir del período de tres meses anterior a la fecha de vencimiento de dicha deuda pendiente.

Esto sería estupendo, sobre todo porque el Congreso financia el PMCCF con 50.000 millones de dólares. ¡Los contribuyentes pueden ayudar a financiar el ahorro de intereses para sus empleadores!

Por supuesto, si la refinanciación no es un problema, la recompra de acciones podría ser una solución. En 2019, muchos grandes empleadores y algunas empresas al borde de la quiebra gastaron 730 mil millones de dólares en la recompra de sus propias acciones, mientras que en 2018, esa cifra fue de 1,1 billones de dólares como informó Fox News, citando los índices S&P DOW. ¿Quizás esta liquidez ayudará a las corporaciones a restaurar sus hábitos de gasto para que coincidan con los niveles anteriores a la crisis?

En una época en la que la ubicación física de las tiendas puede resultar indeseable y problemática, y en la que los niveles de deuda existentes están por las nubes, ¿qué pueden hacer las corporaciones más grandes de los Estados Unidos con este dinero, aparte de reestructurar, reemplazar la vieja deuda con una nueva deuda más barata, o comprar de nuevo sus propias acciones? Lamentablemente, vivimos en una época en la que unos pocos miles de millones de dólares no pueden llegar muy lejos.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cómo las escuelas públicas enseñan economía

07/02/2020Owen Holzbach

Se ha dicho durante mucho tiempo que la educación financiera y económica en el sistema escolar público está lejos de ser perfecta. Yo, como actual estudiante de secundaria, puedo dar fe de esa afirmación. Desde la promoción de locas ideologías estatistas a creencias keynesianas sin sentido, el sistema de escuelas públicas es nada menos que una herramienta para que el estado aproveche el poder.

En la escuela, me enseñaron que la Reserva Federal fue creada en 1913 para manejar los precios y el empleo. Ni una sola vez se nos enseñó que el mandato de la Reserva Federal no incluía nada sobre precios y empleo hasta el Acta de la Reserva Federal de 1977. Es probable que esto se dejara fuera del plan de estudios, de modo que parecería que la Reserva Federal tiene más de cien años de experiencia en estos asuntos, convirtiéndolos así en los llamados expertos. Sin embargo, el cambio de mandato de la Reserva Federal no se acercó a los cien años y su experiencia ha estado lejos de ser perfecta. Por supuesto, su historial negativo fue dejado fuera de la enseñanza. Ni una sola vez se nos mostró el drástico aumento de los precios y la desigualdad desde el cambio de mandato.

De hecho, se nos dijo que el libre mercado es la causa de la desigualdad y que la intervención del gobierno es la única manera de arreglarlo. Por supuesto, nunca aprendimos acerca de cómo los incentivos perversos, la flexibilización cuantitativa, y un sistema fiduciario son las fuerzas que causan la desigualdad artificial. Fue por la promoción de la misma idea—que el gobierno es la única respuesta—que nunca aprendimos acerca de la vasta desigualdad que floreció después de la disolución del sistema de Bretton Woods.

La realidad es que mucha de la desigualdad es el resultado de los precios artificialmente altos del mercado de valores debido a las políticas de dinero barato. Hablando del mercado de valores, me enseñaron en la escuela que un mercado de valores en alza representa una economía fuerte. Por supuesto, esto no es necesariamente cierto. Los mercados bursátiles de la República de Weimar y de Zimbabue se dispararon en sus respectivas monedas como resultado de sus imprudentes políticas de falsificación, pero seguramente no se podría argumentar que la hiperinflación es un signo de una economía fuerte. De hecho, ni siquiera es necesario salir de los Estados Unidos para obtener pruebas. Recientemente, el mercado de valores alcanzó máximos históricos antes de caer en una recesión y una crisis de deuda soberana. El COVID-19 fue meramente el catalizador, ya que la recesión estaba llegando de todas formas. Es difícil argumentar que una economía excesivamente sobreextendida es de alguna manera una economía fuerte simplemente porque las acciones estaban subiendo. Pero fue este tipo de pensamiento el que hizo que mis compañeros de clase pensaran que como las acciones habían empezado a subir después de la venta de mediados de marzo, todo estaría bien y no habría recesión. Claro, las acciones pueden subir en términos nominales, pero ciertamente no en términos reales en el futuro inmediato. Esto, por supuesto, nunca fue mencionado por ninguno de mis profesores de economía. Y es este tipo de pensamiento el que mantiene al Estado en control. Si la generación más joven piensa que los rescates y la intervención funcionaron, ¿por qué no votarían por ello en el futuro?

Se nos dijo que la expansión cuantitativa era una política exitosa. ¿Pero cómo es que entonces necesitábamos múltiples QEs después de la que siguió a la recesión de 2008? Si la QE1 funcionó tan bien, ¿por qué estamos ahora en la QE4? Seguramente, el dogmático amor por la expansión cuantitativa es un signo de locura en su esencia. Además de la expansión cuantitativa, también aprendimos acerca de las políticas de endurecimiento y cómo el gobierno intenta limitar su deuda durante los auges económicos. Sin embargo, eso simplemente no es cierto. El auge artificial del mercado que tuvo lugar durante la presidencia de Obama y el primer período de la administración Trump ocurrió cuando la deuda nacional se disparó a niveles catastróficos. ¿Dónde estaba exactamente la política de ajuste cuantitativo? Inexistente. Estos hechos desafortunados para las estadísticas y sus doctrinas fallidas fueron completamente dejados fuera del programa de estudios.

Ya debería estar claro que no se puede confiar en las escuelas estatales para la enseñanza de la economía. Para estar seguros, muchos de los profesores están simplemente enseñando el plan de estudios ordenado por el estado y no quieren arriesgarse a perder sus empleos por enseñar la verdadera economía. Pero la realidad es que la única forma de solucionar el problema es abolir la escolarización pública y las normas impuestas por el Estado a cambio de la educación privada, una solución más barata y eficiente que elimina el monopolio de la escolarización. Sólo entonces los ideales de Ludwig von Mises y Rothbard serán bien entendidos y se manifestarán en políticas reales.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Quieres matar la economía de nuevo? Sigue amenazando con más confinamientos

07/01/2020Ryan McMaken

La primera vez que los gobiernos impusieron cierres de empresas en nombre de la lucha contra la propagación de COVID-19, el mercado de trabajo implosionó.

40 millones de americanos perdieron sus trabajos, y al menos 20 millones de ellos siguen desempleados. Los ingresos en Estados Unidos cayeron a niveles tan bajos que los ingresos fiscales federales se redujeron en más del 50 por ciento, año tras año en abril, y se mantuvieron por debajo del 25 por ciento en mayo. Estas son pérdidas de proporciones históricas.

Queda por ver si el país comenzó algo que podría llamarse de manera realista una «recuperación» en junio. Después de todo, las nuevas solicitudes de desempleo seguían siendo más de un millón de nuevos solicitantes según los datos más recientes. Eso sigue siendo malo fuera de los gráficos. Sin embargo, seguimos escuchando que, en cualquier momento, veremos pruebas de una «recuperación en forma de V» en la que el empleo y el crecimiento económico volverán a crecer.

Pero ahora ya estamos viendo que los gobiernos -con lo que me refiero a un pequeño cuadro de gobernantes y burócratas no elegidos que actualmente gobiernan por decreto- están anunciando otra ronda de cierres de empresas y regulaciones gubernamentales en curso que microgestionan cada aspecto de las interacciones diarias de una empresa con los clientes.

Es probable que esto frene en gran medida cualquier recuperación en forma de V que se haya podido formar, y dará a las empresas motivos para seguir aplazando los planes de aplicación de las medidas de recuperación del derrumbe económico experimentado en abril y mayo.

Esto se debe a que las empresas tienen físicamente prohibido contratar en muchos casos, pero también se debe a la «incertidumbre del régimen».

La incertidumbre del régimen es un fenómeno que mata la riqueza y el empleo, en el que los propietarios de negocios y propiedades no pueden planificar el futuro debido a las caprichosas, impredecibles e incoherentes intervenciones del gobierno.

Esto ha sucedido varias veces en el pasado en los Estados Unidos, y en cada caso, ha prolongado las depresiones económicas.

Como muestra el historiador económico Robert Higgs, la incertidumbre del régimen fue un factor importante en la larga duración de la Gran Depresión. Se convirtió de nuevo en un factor durante la llamada Gran Recesión cuando el gobierno de los EEUU comenzó a implementar un verdadero bufé de nuevas regulaciones y rescates.

Durante esos períodos, había pocos límites a la acción gubernamental y el entorno jurídico era propenso a cambiar sustancialmente en poco tiempo y en un éxito de arrebatos que se producían uno tras otro.

No es sorprendente que en estas condiciones las empresas se hayan vuelto reacias a participar en nuevos planes de expansión, empleo o inversión.

Ahora, gracias a la próxima «segunda ronda» de cierres estatales, las empresas están de nuevo en una posición similar.

Por ejemplo, ayer el gobernador de Colorado, Jared Polis, anunció que la oficina del gobernador cerraría de nuevo los bares y clubes nocturnos, después de sólo unas pocas semanas de estar autorizados a permanecer abiertos. Esto viene después de un pequeño aumento en los nuevos casos en el estado.

¿Cuál fue el proceso legal para dictar a estas empresas que ahora deben permanecer cerradas? No había ninguno. Por lo que sabemos, Polis decidió ayer por la mañana en la ducha que «se sentía bien» cerrar los bares de nuevo. No hay debate, no hay controles y equilibrios, no hay período para comentarios públicos. Vivimos en un mundo en el que un político puede decidir simplemente cerrar negocios cuando le apetezca.

Polis ciertamente no es el único político de este tipo.

Los gobernadores de varios estados han tomado medidas similares desde California a Nueva York, a Texas y a Florida. Los bares, y otros negocios, están siendo cerrados de nuevo por un edicto del gobierno. O como en Nueva York, no se les permite abrir en absoluto.

Algunos observadores podrían encogerse de hombros y decir «bueno, es sólo un bar y una pequeña minoría de negocios». Esto podría ser cierto hasta cierto punto si otras empresas pudieran obtener información útil sobre la probabilidad de que ellas también sean cerradas. Después de todo, sólo porque ahora «sólo» se cierren bares no significa que no se cierren todos los restaurantes, barberías y oficinas más tarde.

¿Y cómo podrían las empresas obtener esta información con fines de planificación? No es que la junta secreta de burócratas que deciden el destino de un negocio ofrezca ninguna norma u orientación objetiva.

Una empresa podría preguntarse «¿en qué momento de los nuevos casos/hospitalizaciones se extenderán los cierres de nuevas empresas?» Pero es poco probable que la empresa reciba una respuesta porque está claro que los gobiernos no han establecido normas objetivas de ningún tipo. Estos planificadores gubernamentales aparentemente deciden los cierres de negocios basados en caprichos personales o en la presión política. Lo que es peor, estos cambios pueden ocurrir sin ninguna advertencia. Incluso después de meses de hablar de los planes para hacer frente a COVID-19, los gobiernos todavía no han anunciado ni establecido ninguna norma para juzgar si los cierres de empresas o los cierres son necesarios. ¿Exactamente cuántas muertes u hospitalizaciones por COVID-19 son necesarias para «provocar el cierre de negocios»? Prácticamente ningún gobierno está dispuesto a decir. El único gobernador que parece haber sugerido un estándar numérico real es Greg Abbott de Texas que afirma:

«Como dije desde el principio, si la tasa de positividad subía por encima del 10%, el estado de Texas tomaría más medidas para mitigar la propagación de COVID-19.»

Pero incluso en este caso, la acción del gobierno se define vagamente sólo como «acción adicional». Eso podría significar prácticamente cualquier cosa. Así que los propietarios de negocios se quedan sólo adivinando lo que los gobiernos podrían hacer a continuación sin nada que podamos llamar «debido proceso» o incluso un «proceso legislativo». Es sólo una cuestión de un hombre o mujer solteros emitiendo dictados sobre si a los propietarios de negocios se les permite o no usar su propiedad. Además, sólo porque sea asunto de otra persona hoy, no significa que no sea asunto tuyo mañana. Esa es la naturaleza de la incertidumbre del régimen. Una ronda de regulaciones ahora no significa que no haya algo muy diferente y mucho peor que venga pronto.

En estas condiciones, hay pocas razones para suponer que habrá una recuperación en forma de V. Después de un período de sólo un mes de «reapertura», los gobiernos ya están promulgando cierres de nuevas empresas y reclamando la autoridad para participar en estos cierres indefinidamente. Es como si el sistema estuviera diseñado para maximizar la incertidumbre del régimen y destruir el empleo y los ingresos. Para los dueños de negocios, no hay final a la vista.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Brindando con Bastiat, en su cumpleaños

06/30/2020Gary Galles

El 30 de junio es el cumpleaños de Frederic Bastiat. Eso es digno de mención, ya que sus contribuciones en nombre de la libertad no sólo fueron masivamente importantes, sino que han resistido la prueba del tiempo.

Como Julian Adorney y Matt Palumbo escribieron para el Instituto Mises, usó «una lógica tensa y una prosa convincente para llevar el árido campo de la economía a cientos de miles de laicos».

Murray Rothbard escribió que era «un lúcido y soberbio escritor, cuyos brillantes e ingeniosos ensayos y fábulas hasta el día de hoy son notables y devastadoras demoliciones del proteccionismo y de todas las formas de subsidio y control gubernamental. Fue un verdadero y brillante defensor de un mercado libre sin restricciones».

La introducción a The Bastiat Collection, que incorpora sus más grandes obras, resume su importancia diciendo que «Si tomáramos a los más grandes economistas de todas las épocas y los juzgáramos en base a su rigor teórico, su influencia en la educación económica, y su impacto en el apoyo a la economía de libre mercado, entonces Frédéric Bastiat estaría en la cima de la lista».

A pesar de todos los elogios que Bastiat ha recibido merecidamente, sin embargo, sus más grandes obras no agotan su sabiduría, y la gente es mucho menos consciente de algunas de esas otras palabras de sabiduría. En particular, en Frederic Bastiat: The Man and the Statesman, Liberty Fund ha publicado una colección de 207 cartas que escribió (incluyendo muchas a Richard Cobden, «el padre del libre comercio»), pero no han recibido la misma atención que sus mayores obras.

Por eso vale la pena celebrar el nacimiento de Bastiat en 1801 buscando en sus cartas palabras de sabiduría añadidas, siguiendo su reconocimiento de que «La verdad tiene poder sólo cuando está desactivada». Aquí hay algunas que encontré particularmente sorprendentes:

  • «Mientras nuestros diputados quieran promover sus propios asuntos y no los del público en general, el público seguirá siendo sólo la cola de la gente en el poder».
  • «Aunque hay unas pocas almas que instintivamente desean la libertad hasta cierto punto, no hay nadie que la entienda en principio».
  • «Levantemos la bandera de la libertad absoluta y el principio absoluto, y esperemos que aquellos con la misma fe se unan a nosotros».
  • «Ni siquiera podríamos mencionar la palabra justicia si aceptáramos la sombra de la protección».
  • «La liberación del comercio llevará a la liberación política... la política invasora habrá dejado de existir».
  • «No quiero tanto el libre comercio en sí como el espíritu del libre comercio para mi país. El libre comercio significa un poco más de riqueza; el espíritu del libre comercio es una reforma de la mente misma... la fuente de toda reforma».
  • «La causa a la que servimos no está limitada por las fronteras de una nación. Es universal y sólo encontrará su solución en su aceptación por todos los pueblos».
  • «Muchos tienen el mismo objetivo, la tiranía. Sólo difieren en la cuestión de... en manos de quién se pondrá el despotismo. Por eso lo que más temen es un espíritu de verdadera libertad».
  • «La abundante recompensa del estado... todo el mecanismo consiste en quitar diez para devolver ocho, ¡sin mencionar la verdadera libertad que será destruida en la operación!».
  • «Todo lo que pueda, directa o indirectamente, dañar la propiedad, socavar la confianza o debilitar la seguridad es un obstáculo para la acumulación de capital y tiene un efecto desfavorable sobre las clases trabajadoras. Esto también es cierto para todos los impuestos y la irritante interferencia gubernamental».
  • «¿Cómo puede revivir la industria cuando se acepta en principio que el alcance de la regulación es ilimitado? Cuando cada minuto un decreto sobre los ingresos, las horas de trabajo, el costo de las cosas, etc., puede alterar toda la toma de decisiones económicas?».
  • «La noción dominante... que ha permeado todas las clases de la sociedad, es que el Estado es responsable de proveer una vida para todos... La verdadera causa del mal es ciertamente las falsas ideas del socialismo».
  • «El Estado ha sido requerido para proveer el bienestar de sus ciudadanos directamente. Pero....Esto significa que el estado o el tesoro público ha sido saqueado».
  • «Cada clase ha exigido del Estado los medios de subsistencia, como de derecho. Los esfuerzos realizados por el Estado para proporcionarlos sólo han dado lugar a impuestos y restricciones y a un aumento de las privaciones, con el resultado de que las demandas del pueblo se han hecho más apremiantes....[Todos] han pedido a la ley que intervenga para aumentar su cuota de riqueza. La ley sólo ha podido satisfacerlos creando angustia en las demás clases, especialmente en las clases trabajadoras. Éstas, por lo tanto, levantaron un clamor, y en lugar de exigir que este saqueo cesara, exigieron que la ley les permitiera participar también en el mismo. Se ha vuelto general y universal».
  • «Cada persona debe llamar a sus propias fuerzas para que le proporcionen sus medios de existencia y esperar que el Estado sólo proporcione justicia y seguridad».
  • «Hay que ser extraordinariamente absurdo y tonto para creer que es un acto de valentía votar a favor del poder... la mayoría, las pasiones del momento y el gobierno».
  • «El proteccionismo es la negación del derecho de propiedad».
  • «El proteccionismo es una plaga».
  • «Mientras el Estado sea considerado... como una fuente de favores, nuestra historia será vista como teniendo sólo dos fases, los períodos de conflicto en cuanto a quién tomará el control del Estado y los períodos de tregua, que serán el reinado transitorio de una opresión triunfante, el presagio de un nuevo conflicto».
  • «Las funciones legítimas del gobierno... una vez que estas funciones hayan sido comprendidas y estos límites establecidos, el pueblo gobernado ya no esperará de sus gobiernos prosperidad, bienestar y absoluta buena fortuna, sino justicia igual para todos... los gobiernos tendrán su acción ordinaria circunscrita, ya no reprimirán la energía individual, ya no disiparán los bienes públicos... y se liberarán ellos mismos de las esperanzas ilusorias depositadas en ellos por sus pueblos».
  • «Incluso la mejor asamblea es buena sólo para prevenir el mal».
  • «Lo que le pido a la ley es que sea neutral entre nosotros y que garantice mi propiedad de la misma manera que la del herrero».
  • «El Estado debe garantizar la seguridad de cada persona y... no debe preocuparse por nada más».

«Un agudo ingenio y un claro y conciso estilo de escritura», como lo describieron el Abogado y Palumbo, está claramente expuesto en las cartas de Bastiat así como en sus otros escritos más conocidos. Es por eso que sus cartas son dignas de nuestra consideración también. Incluso nos proporcionan un brindis digno de emular:

Permítanme, para terminar... este brindis: ¡Por el libre comercio entre los pueblos! ¡Por la libre circulación de hombres, cosas e ideas! ¡Por el libre comercio universal y todas sus consecuencias económicas, políticas y morales!

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿La policía tomará medidas severas contra los infractores de la segunda ronda de confinamiento?

06/26/2020Ryan McMaken

Como mencioné el viernes, una segunda ronda de encierros y órdenes de permanencia en casa será más dañina económicamente y más difícil de hacer cumplir. Sin embargo, los políticos han indicado claramente que tienen más cierres en el almacén.

Sin embargo, a medida que aumentan las dificultades económicas y que más personas dudan de las exigencias de los expertos oficiales, menos estarán dispuestas a cumplirlas.

La primera vez, los cierres fueron en gran parte pacíficos.

En todo el país, presenciamos relativamente pocos altercados con la policía durante la primera ronda de encierro. Ciertamente, todavía hubo repugnantes abusos cometidos por la policía que afirmaba estar aplicando las leyes de «distanciamiento social». He aquí algunos ejemplos:

Pero dada la magnitud de los confinamientos, podríamos haber visto mucho más. La razón por la que no vimos más fue porque una abrumadora mayoría de los americanos cumplieron voluntariamente por miedo a la enfermedad.

Sin embargo, ahora está claro que, aunque la mortalidad total puede aumentar en la edad de COVID-19, ciertamente no es catastrófica o apocalíptica. Esto está claro en los estados de EEUU, y en países enteros como Suecia, que nunca impusieron cierres coercitivos. Además, a medida que los ingresos disminuyen, los pagos de alquiler se pierden, y el desempleo perdura, muchos estadounidenses estarán aún menos inclinados a cumplir con las órdenes de permanecer en casa.

Pero si hay menos cumplimiento voluntario, eso significa una mayor necesidad de la policía para forzar el cumplimiento. ¿La policía hará que eso suceda?

Ciertamente, durante el primer confinamiento, pocos policías tuvieron reparos en destruir vidas y negocios en nombre de la «seguridad pública».

Pero eso fue antes de que el movimiento de «des-fundar la policía» creciera, y algunos departamentos de policía implementaron disminuciones de trabajo en respuesta.

En Nueva York y Atlanta, por ejemplo, los agentes de policía han llamado a filas o han convocado huelgas en protesta por un supuesto «clima antipolicial».

La idea es que la policía se niegue a arrestar a los criminales violentos para ejercer presión política contra los funcionarios electos y los votantes.

Pero, ¿se olvidará la policía de su ralentización y sus huelgas a tiempo para reprimir a los ciudadanos pacíficos que violan las futuras órdenes de quedarse en casa que ahora están amenazadas por los políticos?

Si la policía — que en algunos casos actuó con considerable moderación contra los manifestantes que obviamente violaban las prohibiciones de las reuniones masivas — se involucra en arrestos masivos contra los estadounidenses que se niegan a «#stayathome» o de otra manera no cumplen con las órdenes de confinamiento.

¿Ignorará la policía los asesinatos mientras se apresura a cerrar los negocios y arresta a los padres que llevan a sus hijos a un parque?

La experiencia sugiere que esto sería lo normal. Después de todo, las pruebas han demostrado desde hace tiempo que la policía se centra en los delitos menores, mientras que dedica pocos recursos a los delitos violentos graves. No habría nada impactante en una fuerza policial que se niega a perseguir a criminales peligrosos mientras trae toda la ira de un equipo SWAT contra los clientes de una taberna. Es más fácil, tanto práctica como políticamente, arrestar a una madre de mediana edad que se rehúsa a cerrar su negocio mientras deja libres a violentos alborotadores.

Sin embargo, políticamente, la policía haría bien en negarse a hacer cumplir las órdenes de quedarse en casa. Después de todo, la lista de aliados de los departamentos de policía se hace cada vez más fina. Los votantes de la clase media a menudo se inclinan a simpatizar con la policía porque los votantes de la clase media no quieren que sus casas y negocios se quemen o sean asaltados.

Pero si la policía planea seguir arrestando a los dueños de negocios por no delitos relacionados con las órdenes de permanecer en casa, deben esperar poca ayuda la próxima vez que la policía quiera otro aumento de presupuesto.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Fijando los precios al consumidor mientras se ignoran los precios de los activos

06/25/2020Robert Aro

Para la mayoría de los campos de estudio, el objetivo es hacer progresar las ideas y buscar la verdad. Esto no parece ser el caso en la economía.

No es sólo la Reserva Federal, es toda la comunidad global. El Banco Central de Suecia compartió recientemente un comunicado de prensa mostrando que tienen preocupaciones similares a las de la Fed y quiere facilitar la «oferta de crédito» mientras se esfuerza por mantener las tasas de mercado bajas. El Banco además afirma las dificultades que enfrenta para interpretar sus estadísticas de inflación durante los tiempos de la pandemia, señalando:

Por una parte, han faltado los precios de ciertos bienes y servicios, ya que éstos no se han consumido, y por otra parte el consumo real de los suecos durante la pandemia no se corresponde con las ponderaciones del índice de precios al consumo. Simplemente, los suecos han comprado más papel higiénico y menos viajes al extranjero de lo que implican las ponderaciones del índice de precios al consumo.

El problema de la medición de la «inflación» también ha sido expresado por el Banco del Canadá. No sólo son problemáticos los pesos relativos, sino también la volatilidad de los datos que influye en la «experiencia inflacionaria» del tamaño de la muestra del IPC, lo que dificulta la interpretación:

...en cualquier mes, el IPC puede ser bastante volátil y no reflejar su tendencia a largo plazo. Eso se debe a que los precios de artículos como la fruta y las verduras frescas o la gasolina pueden saltar mucho, afectando al IPC.

Especialmente porque «estos no son tiempos normales».

Los canadienses están gastando mucho menos en gasolina y viajes aéreos, y más en comida comprada en tiendas. Y hasta hace muy poco, no gastaban nada en cortes de pelo. La implicación es que el IPC no refleja completamente la experiencia inflacionaria actual de la gente.

Entre formular una cesta arbitraria de bienes para incluir artículos como la gasolina, las frutas, las verduras y el papel higiénico, y luego asignar un peso arbitrario de importancia relativa a esos artículos, los banqueros centrales se obsesionan entonces con los precios al consumidor mientras ignoran los precios de los activos, como los de las acciones, los bonos y los bienes inmuebles.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Nuestro interminable estado de «emergencia» y la dictadura de facto

06/25/2020Ryan McMaken

En muchos estados y municipios, el ejecutivo del gobierno ha declarado estados de emergencia. Se trata, en la mayoría de los casos, de alcaldes y gobernadores de estados, que primero declaran el estado de emergencia y luego comienzan a emitir unilateralmente una amplia variedad de órdenes ejecutivas sin el consentimiento de ningún órgano legislativo elegido.

Históricamente, estos períodos de emergencia se limitaban a una duración específica, a menudo de 30 días.

El Lawfare Blog ha resumido de forma útil el poder de declaración de emergencia de la mayoría de los estados:

  • En Texas, «El estado de emergencia concluye cuando se considera que la catástrofe ha pasado, si la legislatura decide ponerle fin, o si la declaración no es renovada por el gobernador después de treinta días».
  • En Colorado, «Un estado de emergencia no puede durar más de treinta días sin que el gobernador lo renueve y la asamblea general, por resolución conjunta, puede poner fin a un estado de emergencia por desastre».
  • En Florida «El estado de emergencia no puede continuar por más de 60 días a menos que el gobernador lo renueve».
  • En Nueva Jersey «Una emergencia de salud pública se termina automáticamente después de 30 días a menos que el gobernador la renueve bajo las normas descritas».
  • En Nueva York «cualquier acción que el gobernador tome usando su poder de emergencia no debe durar más de 30 días. El gobernador puede renovar esta acción de emergencia por un período adicional de 30 días después de reconsiderar todos los hechos y circunstancias relevantes...»

Obsérvese aquí un posible problema: los «plazos» carecen esencialmente de sentido porque todo lo que se necesita para prorrogar el plazo es que una sola persona -el gobernador en estos casos- declare la emergencia prorrogada. Peor aún, es la misma persona que declara la emergencia la que gobierna por decreto durante la emergencia.

El único veto posible en muchos casos existe si el órgano legislativo del estado se reúne y aprueba una resolución para poner fin a la declaración de emergencia, como ocurrió recientemente en Pensilvania. Tal proceso, sin embargo, lanza el status quo fuertemente a favor de la regla de un solo hombre por decreto. Se supone que una sola persona puede declarar una emergencia y luego gobernar como desee sin prácticamente ninguna oposición institucional hasta que el pleno legislativo pueda reunirse y votar. En algunos estados, ni siquiera existe un medio claro para que la legislatura se reúna cuando no está ya convocada según el calendario habitual. Después de todo, muchas legislaturas estatales sólo se reúnen una parte del año. Algunas legislaturas se reúnen sólo una vez cada dos años.

En la práctica, el sistema debería ser al revés: las declaraciones de emergencia deberían prever el veto de un pequeño comité legislativo o de algún otro grupo de funcionarios elegidos fuera de la oficina del gobernador.

FA Hayek discute esto en el volumen 3 de Derecho, legislación y libertad:

Las «emergencias» siempre han sido el pretexto para erosionar las salvaguardias de la libertad individual, y una vez que se suspenden no es difícil para nadie que haya asumido tales poderes de emergencia asegurarse de que la emergencia persista. En efecto, si todas las necesidades sentidas por los grupos importantes que sólo pueden ser satisfechas por el ejercicio de los poderes dictatoriales constituyen una emergencia, toda situación es una situación de emergencia. Se ha afirmado con cierta plausibilidad que quien tiene el poder de proclamar una emergencia y sobre esta base suspender cualquier parte de la constitución es el verdadero soberano. Esto parecería ser bastante cierto si cualquier persona u organismo pudiera arrogarse tales poderes de emergencia declarando un estado de emergencia.

Sin embargo, no es en absoluto necesario que un mismo organismo posea la facultad de declarar una emergencia y de asumir las facultades de emergencia. La mejor precaución contra el abuso de las facultades de emergencia parece ser que la autoridad que puede declarar un estado de emergencia se haga de este modo para renunciar a las facultades que normalmente posee y conservar sólo el derecho de revocar en cualquier momento las facultades de emergencia que ha conferido a otro organismo. En el esquema sugerido sería evidentemente la Asamblea Legislativa la que tendría que no sólo delegar algunos de sus poderes al gobierno, sino también conferir a este gobierno poderes que en circunstancias normales nadie posee. Para ello, un comité de emergencia de la Asamblea Legislativa tendría que tener una existencia permanente y ser rápidamente accesible en todo momento. El comité tendría que estar facultado para conceder poderes de emergencia limitados hasta que se pudiera convocar a la Asamblea en su conjunto, la cual tendría entonces que determinar por sí misma el alcance y la duración de los poderes de emergencia concedidos al gobierno.

Como suele ser el caso, Hayek es bastante débil aquí, asumiendo que el gobierno civil debe disfrutar de un margen significativo en lo que puede hacer durante una emergencia. Pero incluso esta visión muy moderada de Hayek sería una inmensa mejora con respecto al actual statu quo, en el que los gobernadores pueden nombrarse a sí mismos dictadores de facto por un período de tiempo ilimitado, y la única forma de poner fin a la regla de un solo hombre es que el poder legislativo tome medidas extraordinarias. Es una situación verdaderamente extraña en un país que afirma —menos convincentemente cada día que pasa— ser un país que valora el estado de derecho y que se opone al gobierno arbitrario de un número ínfimo de agentes gubernamentales privilegiados.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2