Mises Wire

Por qué Madison y Hamilton estaban equivocados sobre las repúblicas

Mises Wire Ryan McMaken

El debate entre los Federalistas y los Antifederalistas a finales del siglo XVIII era fundamentalmente un debate sobre si los americanos querían o necesitaban un gran Estado nacional. Así, en su esfuerzo por impulsar la ratificación de la nueva Constitución, los Federalistas emplearon una amplia variedad de argumentos diseñados principalmente para convencer al público de que los Estados Unidos, tal y como estaba en 1787, no estaba lo bastante centralizado políticamente.

A menudo encontramos palabras como «libertinaje» y «anarquía» utilizadas por los Federalistas para describir lo que afligirá a los Estados Unidos si no adopta un gobierno nacional más grande y más fuerte. Los Federalistas solían argumentar que el abuso de poder era una amenaza menor que «demasiada» libertad y que, por tanto, un Estado más fuerte era mejor garante de la riqueza y el orden. (Los Antifederalistas, por supuesto, adoptaban la postura contraria.) De hecho, Madison, en el Federalista nº 48, acusa esencialmente a los estados de estar paranoicos ante los peligros para la libertad que supone un régimen federal más robusto. Hamilton lleva esta actitud burlona hacia los temores de los Antifederalistas al siguiente nivel al afirmar en el Federalista nº 84 que ni siquiera era necesaria una declaración de derechos en la Constitución. Después de todo, afirma Hamilton, no hay peligro de que el gobierno nacional intente reclamar ningún poder que no esté explícitamente escrito en el texto. Si el término «gaslighting» hubiera existido en el siglo XVIII, se habría aplicado aquí.

Sin embargo, muchos americanos en 1787 confiaban en general en que sus propias constituciones republicanas —más la constitución nacional ya existente— serían suficientes para proteger tanto sus libertades como sus propiedades. Después de todo, sólo habían pasado unos pocos años desde que la confederación americana había derrotado al poderoso Imperio Británico en un conflicto militar.

Por otra parte, en los Federalist Papers, los portavoces Federalistas Madison y Hamilton afirmaron repetidamente que las repúblicas han estado históricamente sujetas con demasiada frecuencia a «agitaciones incesantes», influencia extranjera y «revoluciones frecuentes». La implicación aquí es que si los americanos no adoptan un gobierno nacional mucho más fuerte, las repúblicas americanas acabarán en el montón de cenizas de las repúblicas antiguas y medievales, que supuestamente fueron tanto efímeras como infrecuentemente violentas.

Esta narrativa nunca desapareció. La vemos repetida una vez más en un ensayo de 2020 del historiador Stephen Klugewicz, editor de The Imaginative Conservative. Klugewicz ofrece un útil resumen de la posición federalista:

Los americanos tenían motivos para ser pesimistas sobre su experimento republicano. La Historia enseñaba que las repúblicas eran inherentemente inestables y vulnerables a la decadencia. ... Las historias de las repúblicas florentina y veneciana de la Italia renacentista también habían sido gloriosas pero efímeras. Los teóricos ... advirtieron que las repúblicas sufren peligros particulares que no tienen las monarquías ni los despotismos. ... Se suponía que las repúblicas arderían brillante pero brevemente debido a su inestabilidad inherente. ... Un elemento de la sociedad siempre usurpaba el poder y establecía una tiranía.

Pero estas afirmaciones tienen un problema. No son ciertas.

Sin duda, la historia europea ha conocido muchas repúblicas efímeras, al igual que ha habido muchos reinos y principados efímeros. El Reino de las Dos Sicilias, por ejemplo, no es precisamente conocido por su larga historia como Estado soberano.

Además, sería absurdo señalar a las monarquías de Europa en siglos anteriores a la Revolución Americana como ejemplos mayoritarios de paz y estabilidad inquebrantables. En muchos casos, una gran monarquía «estable» era simplemente un Estado que destacaba por sofocar rebeliones mediante masacres y torturas. A menudo eran regímenes, parafraseando a Ronald Hamowy, del «potro de tortura». Cualquier juicio emitido sobre las repúblicas en los siglos anteriores a la época de los Federalistas debe verse en este contexto.

Por supuesto, no todas las monarquías eran igual de despóticas, ni todas las repúblicas igual de inestables. Además, en la época de los Federalistas, Europa ya había tenido su ración de repúblicas que proporcionaban ejemplos que contradecían la popular noción Federalista de que todas las repúblicas eran «gloriosas pero efímeras». Algunas de ellas fueron incluso importantes potencias europeas que mantuvieron a raya a algunas de las monarquías más poderosas de la época.

La República de Venecia

Uno de los ejemplos más obvios que hay que mencionar es la República de Venecia, que duró mil años y dominó gran parte del Mediterráneo oriental durante siglos. Que Klugewicz incluya a la República entre los estados «efímeros» no deja de ser desconcertante. En la década de 1780, la República tenía más de 800 años. Era tan antigua, de hecho, que la República se había ganado la reputación de «inmortalidad» debido a su notable capacidad para mantener la estabilidad política.

Algunos pueden afirmar que la República de Venecia no era realmente una república porque no era una república liberal y tenía muy pocos elementos populares en su gobierno central. Sin embargo, el liberalismo y las elecciones populares nunca han sido un requisito para que un régimen sea considerado republicano. Incluso en su denuncia de los venecianos, Hamilton en el Federalista nº 6 se refiere a ella como «esa república altanera» por su presunta excesiva dependencia de una oligarquía mercantil. Sin embargo, el hecho de que Hamilton tachara a Venecia de tiránica no hace más que reflejar la mitología histórica de la época, que alternaba entre la visión de los venecianos como estadistas extraordinariamente prudentes o como tiranos conspiradores.

No debería sorprendernos que Hamilton nos ofrezca aquí un análisis más bien superficial de los venecianos. Los ensayos de los Federalist Papers eran esencialmente piezas de propaganda diseñadas menos para informar que para fabricar el consentimiento para una nueva constitución. 

Para una visión más fiable sobre Venecia y otras repúblicas de la época, podemos recurrir a la obra más seria de John Adams, A Defense of the Constitutions of Government of the United States of America. Adams acabaría convirtiéndose en un Federalista, por supuesto, pero cuando escribió la Defensa, lo hacía antes de que se redactara la nueva constitución de EEUU y no estaba impulsando ningún programa político concreto. Como tal, Adams pretendía ofrecer un análisis histórico más informativo de las repúblicas del mundo.

Así, con Adams encontramos una visión más equilibrada y sofisticada de los venecianos. Adams señala que Venecia no era liberal, pero que esta «república aristocrática» destacaba por su «sagacidad» y un gobierno de la ley bien establecido que contribuyó a «la larga duración de esta aristocracia». Especialmente notable para Adams era el uso que hacía Venecia de muchas capas de controles y equilibrios sobre las facciones gobernantes para garantizar que ningún grupo o persona pudiera gobernar a través del jefe ejecutivo conocido como el «dux». Como ha demostrado el historiador del siglo XXI Thomas Madden, la República de Venecia no era el despotismo que a menudo se supone:

[A finales del siglo XII] Venecia, la república en la que poderosos dux gobernaban a poderosos pueblos, se estaba convirtiendo en algo diferente: un gobierno en el que un cuerpo diferenciado de élites... empezó a atraer hacia sí los poderes tanto del pueblo como de los dux. No era, y nunca sería, una oligarquía. Más bien, la república veneciana se estaba dotando de nuevos órganos y procedimientos, que garantizaban que actuaría con prudencia, cautela y previsibilidad.

La República Holandesa

El ejemplo veneciano contradice obviamente el mito de que las repúblicas tienden al desorden interno y al colapso. Sin embargo, el sistema de gobierno veneciano nos dice poco sobre las confederaciones. Para quienes busquen información sobre repúblicas más liberales y descentralizadas, sin embargo, está la República Holandesa. En el momento del debate sobre la ratificación, la República Holandesa tenía más de 200 años, a pesar de la inmensa desventaja de compartir frontera terrestre con Francia, la mayor potencia militar de Europa.

La República se caracterizaba por unos niveles relativamente altos de tolerancia religiosa, una libertad económica y política inusualmente amplia, un alto nivel de vida y un sistema político descentralizado. O como dice Joop de Jong:

La República Holandesa adoptó una forma de gobierno bastante atípica. No era ni una ciudad-Estado, como Venecia, ni un Estado territorial moderno (equiparando moderno con centralización), como Francia. En su lugar, las siete Provincias Unidas constituían una confederación sin una autoridad central fuerte y en la que la nobleza ocupaba un lugar menos destacado que otras élites.

Las élites, más bien, eran en gran medida élites comerciales y burguesas. El poder central se basaba en gran medida en un modelo de consenso, y las repúblicas miembros individuales eran casi completamente libres en sus propios asuntos internos. Sin embargo, curiosamente, James Madison sostiene en el Federalista nº 20 que la República Holandesa era un modelo terrible para los Estados Unidos, y que se caracterizaba por la «imbecilidad del gobierno». ¿El principal problema para Madison? El gobierno central de la confederación holandesa no era lo suficientemente fuerte y centralizado. Para Madison, el hecho de que la constitución de la República Holandesa se pareciera más a la de los Artículos de la Confederación de EEUU que a la nueva constitución propuesta, aparentemente impulsó a Madison a dejarla de lado. Sin embargo, el «Estado» holandés ya había resistido en varios conflictos militares contra grandes potencias, e incluso en su periodo de relativo declive del siglo XVIII, seguía siendo una de las zonas económicamente más pujantes de Europa.

Por su parte, John Adams en su Defensa habla bien de la República Holandesa, enumerando algunas de las repúblicas miembros entre las «repúblicas aristocráticas» y otras entre las «repúblicas democráticas». Por supuesto, «democracia» era un término relativo, y el sufragio difícilmente era universal. Sin embargo, Adams en la Defensa describe así los elementos populares presentes en la República:

Con toda la sagacidad y más sabiduría que Venecia o Berna, siempre ha tenido más consideración por el pueblo que ninguna de las dos, y ha dado más autoridad al primer magistrado. Nunca ha tenido preferencias exclusivas de familias o nobles. Los cargos, al menos por ley, han estado abiertos a todos los hombres de mérito.

Las Repúblicas Suizas

Al igual que las repúblicas holandesas, las suizas también se unieron en una confederación. Sin embargo, los suizos, en su mayoría rurales y sin salida al mar durante la época de la vieja confederación, nunca alcanzaron el éxito comercial de los holandeses. No obstante, los suizos, a su manera, lograron ilustrar cómo incluso una confederación poco rígida de pequeñas repúblicas podía mantener a raya durante siglos a potencias como los Habsburgo.

La confederación suiza era considerablemente más antigua que la holandesa y, en el momento del debate sobre la ratificación americana, la confederación llevaba más de 400 años de existencia.

Al igual que con el modelo holandés, Adams considera que el modelo suizo es una mezcla loable de elementos republicanos tanto democráticos como aristocráticos. Concluye que el orden público está «bien regulado... en toda Suiza» y utiliza repetidamente el término «libertad» para describir el estado de cosas en varias de las repúblicas suizas. Es especialmente elogioso con el gobierno republicano de Glaris, del que afirma:

[En Glaris, la libertad no degenera en libertinaje. La libertad, la independencia y la exención de impuestos compensan ampliamente la falta de los refinamientos del lujo. No hay nadie tan rico como para ganar ascendencia a base de limosnas. Si se equivocan en sus consejos, es un error de juicio y no de corazón. Como no temen ser invadidos y no tienen conquistas que realizar, su política consiste en mantener su independencia y preservar la tranquilidad pública.

Sin embargo, también en este caso Madison emplea muchos aspavientos para distraer a los lectores de un ejemplo de los beneficios de una confederación descentralizada. En el Federalista nº 19 afirma que «cualquiera que haya sido la eficacia de la unión [suiza] en casos ordinarios, parece que en el momento en que surgió una causa de diferencia capaz de poner a prueba su fuerza, fracasó».

Sin embargo, observadores más modernos han descubierto que los registros históricos no apoyan del todo el desprecio de Madison. Por ejemplo, el historiador Andreas Würgler, al intentar responder a la pregunta de cómo la Confederación Helvética consiguió sobrevivir tanto tiempo, escribe:

Como liga de repúblicas, los cantones podían evitar en su mayor parte los mecanismos dinásticos de sucesión y las guerras hereditarias que asolaban gran parte del resto de la Europa moderna temprana. La amenaza era, no obstante, que el país se dividiera entre los grandes países vecinos ... Los observadores europeos solían mostrarse escépticos ante el enigmático sistema federalista suizo. Dudaban de su capacidad para establecer y mantener el orden, o como decían los contemporáneos, «una buena policía». Los primeros comentaristas modernos señalaban la ausencia de un monarca como signo evidente de desorden, mientras que los historiadores actuales prefieren hacer hincapié en el gran número de conflictos sociales de Suiza. Pero el número de conflictos internos no condena necesariamente a un sistema político. El número de disputas es menos importante que cómo se resuelven. La gestión de conflictos suiza se caracterizó en su mayor parte por ser fluida y exitosa.

El hecho de que la Confederación fuera notablemente flexible y hábil en la gestión de conflictos internos no prueba que «fracasara» en los periodos en que surgían conflictos. Los suizos, después de todo, evitaron el tipo de guerra civil que destruyó la mitad de los Estados Unidos más centralizados en el siglo XIX. La resistencia de la confederación en sus diversas formas demuestra simplemente que los suizos eran hábiles para hacer frente a la desafortunada realidad de encontrarse entre los franceses y los Habsburgo.

El observador moderno, por supuesto, podría afirmar que estos Estados eran débiles porque cayeron bajo el poderío militar de los franceses a finales de la década de 1790. Sin embargo, el hecho de que los holandeses y los suizos fueran subyugados por Napoleón no prueba nada, ya que lo mismo ocurrió con todos los Estados —monárquicos o no— que compartían frontera terrestre con Francia en aquella época. El mismo destino habría corrido la república americana preferida por Madison si se hubiera encontrado en la misma desventaja geográfica.

En cuanto a la longevidad republicana en general, la constitución más centralizada de Madison no impresionó. La república que él y Hamilton forjaron tardó menos de un siglo en convertirse en un Estado fallido y en una sangrienta guerra civil en 1861. Después de aquello, los EEUU ya no se basaba en el mismo supuesto contrato social que había servido de base a la Constitución de 1787. La antigua constitución perdura hoy sólo en un sentido de jure. La república de facto posterior a 1861 siempre se ha basado en la conquista militar y en la «ley» recién inventada por los jueces federales que declaran que el Estado federal ya no es una unión voluntaria de repúblicas.

Sin embargo, los partidarios actuales del proyecto Federalista tienden a aceptar sin rechistar el «análisis» superficial y desdeñoso de otras repúblicas que sus autores ofrecen en The Federalist Paper. A Hamilton y Madison, sin embargo, probablemente les movía menos el deseo de una investigación honesta que el deseo de hacer aprobar su plataforma política de un nuevo gobierno nacional centralizado. Para ello, a menudo era necesario presentar la constitución propuesta de una forma injustificadamente positiva, descartando al mismo tiempo la probada viabilidad de sistemas federales menos centralizados en el extranjero.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows