Mises Wire

Los fracasos policiales en Filadelfia han hecho la vigilancia policial privada más atractiva

Mises Wire Tate Fegley

Aunque en la mente de muchos la «policía privada» es un rasgo de la ciencia ficción distópica o de las fantasías de los economistas libertarios, la realidad es que la seguridad privada es mucho más común de lo que la mayoría piensa. De hecho, como señala el profesor de Georgetown John Hasnas, está a nuestro alrededor. Desgraciadamente, gran parte del crecimiento del sector de la seguridad privada se debe a las deficiencias de la protección estatal.

Un ejemplo de este fenómeno es JNS Protection Services, que recientemente acaparó la atención del Philadelphia Inquirer. JNS presta diversos servicios de seguridad en Georgia y Pensilvania, incluido el norte de Filadelfia, donde se encuentra la Universidad de Temple.

Los estudiantes de Temple que viven fuera del campus temen por su seguridad. Esto es comprensible, teniendo en cuenta la cantidad de delitos que se están produciendo en el norte de Filadelfia. El 28 de noviembre de 2021, Samuel Collington, estudiante de último curso de Temple, recibió un disparo mortal en un aparcamiento cercano al campus durante lo que parece haber sido un intento de robo. Menos de dos semanas antes, el 16 de noviembre, el estudiante de último año de secundaria Ahmir Jones también fue asesinado durante un intento de robo a pocas manzanas de Temple. En 2021, Filadelfia en su conjunto superó su récord de asesinatos; el pico anterior de más de quinientos asesinatos anuales se produjo durante la epidemia de crack de principios de la década de 1990.

Después de que se produjera un robo a mano armada a plena luz del día frente a la residencia de un estudiante, su madre decidió contratar a JNS para que patrullara su barrio. Aunque inicialmente se contrató a JNS para patrullar la zona tres días a la semana, el plan llamó la atención de un grupo de Facebook de padres del Templo, que aportaron fondos para ampliar el servicio a cinco días a la semana.

Una columna de opinión en la que se detallaban los hechos incluía la opinión de un antiguo agente de policía de Filadelfia sobre la iniciativa de los padres de contratar seguridad privada:

«No son más que una guardia urbana», señala David Fisher, policía jubilado de Filadelfia y presidente de la Asociación Nacional de Policías Negros, sección de la Gran Filadelfia. «Son más ojos y oídos en las calles que patrullan. Es bueno. Pero, ¿será eficaz? No estoy seguro».

Aunque no esperaríamos que Fisher se disculpara en nombre del Departamento de Policía de Filadelfia por no mantener la seguridad pública hasta el punto de que los padres de los estudiantes de una universidad de investigación de primer orden sientan la necesidad de contratar seguridad privada, su actitud condescendiente es notable por dos razones.

La primera es que aporta más pruebas que sugieren que, a pesar de la retórica y de los miles de millones gastados en la policía orientada a la comunidad (COP), un contingente significativo de agentes de policía nunca se lo creyó ni se creyó su énfasis en las asociaciones entre la policía y la comunidad. Más bien, la COP se hizo popular entre los departamentos de policía principalmente por las dádivas que repartía el Departamento de Justicia. En lugar de ser un componente vital en la producción de seguridad pública, los no policías son «sólo una guardia urbana» que son, en el mejor de los casos, «más ojos y oídos en las calles» que pueden ser útiles a la policía real.

La segunda razón es que, mientras Fisher expresaba su preocupación por la eficacia de la seguridad privada, el Departamento de Policía de Filadelfia puede escapar a ese escrutinio a pesar del número récord de asesinatos y de estudiantes muertos a manos de atracadores armados. A diferencia de JNS Protection Services, la policía de la ciudad no tiene que demostrar su eficacia a los habitantes de Filadelfia para cobrar. Los contribuyentes locales (y EEUU) seguirán financiándolos a pesar de todo.

Tal vez los padres descubran que los servicios de JNS son ineficaces o insatisfactorios. Quizá un competidor ofrezca un servicio mejor a un precio más bajo. Pero al igual que la elección de escuela crea incentivos financieros para los colegios públicos que dan a los padres más control, los proveedores de seguridad son más receptivos cuando los padres tienen elección policial.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows