Mises Wire

La izquierda nos dice ahora que los nazis (ucranianos) no son tan malos después de todo

Mises Wire Ryan McMaken

El 22 de septiembre, miembros del Parlamento canadiense ovacionaron a Yaroslav Hunka, miembro de las Waffen-SS de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

El acontecimiento giró en torno a una visita a Ottawa del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky. En su prisa histérica por alabar todo lo que sea antirruso en 2023, algunas de nuestras élites socialdemócratas de Occidente se han dedicado a alabar a nazis literales del Tercer Reich. En concreto, el presidente de la Cámara de los Comunes describió a Hunka como «un héroe ucraniano, un héroe canadiense, y le agradecemos todos sus servicios».

Poco después de que los políticos canadienses se deshicieran en elogios hacia Hunka, algunos observadores en las redes sociales empezaron a señalar el pasado nazi de Hunka, y el asunto se convirtió en un bochorno para el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y para el presidente del Parlamento, que dimitió días después. Por otra parte, el asunto ha puesto de relieve una larga pauta de tolerancia hacia los miembros ucranianos de las SS demostrada por los regímenes tanto del Reino Unido como de Canadá.

Estos recordatorios de la colaboración ucraniana con el Tercer Reich han supuesto otro ojo morado de temática nazi para el régimen ucraniano, que ya ha sido acusado con razón— de apoyar a grupos neonazis como el Batallón Azov, que emplea desde hace tiempo símbolos nazis como el wolfsangel, la esvástica y el sol negro. Los nacionalistas ucranianos como los del batallón Azov también han intentado desestimar las críticas a la colaboración ucraniano-nazi, al tiempo que presentaban a los ucranianos pro-nazis como meros luchadores por la libertad inocentes y antirrusos. Sin embargo, la unidad de Hunka y otros grupos nacionalistas ucranianos son conocidos por los crímenes infligidos contra polacos y judíos, y es probable que el recuerdo de esos crímenes del pasado aumente aún más las tensiones entre los regímenes polaco y ucraniano. Actualmente, Varsovia y Kiev se denuncian mutuamente por la financiación de la guerra y la importación de grano ucraniano barato en la UE.

Sin embargo, es probable que los actuales aliados de Ucrania hayan advertido el peligro que supone el fiasco de Hunka para la narrativa proucraniana. Por eso no sorprende ver titulares de medios occidentales que intentan excusar a los colaboradores nazis ucranianos. El lunes, por ejemplo, la versión europea de Politico publicó un artículo titulado «Luchar contra la URSS no te convertía necesariamente en nazi». El artículo está escrito por el comprometido rusófobo Keir Giles y argumenta que al menos algunos soldados nazis no eran realmente tan malos, ya que luchaban contra los rusos.

Uno de los principales «argumentos» de Giles es simplemente que «es complicado» y que se ha juzgado injustamente a los miembros ucranianos de las SS. Mientras tanto, la revista canadiense de historia militar Legion nos dice que consideremos los «matices de la historia» antes de lanzar calumnias sobre estos nazis. La CBC afirma de forma similar que la situación de Hunka «revela un pasado complicado» y que los nazis ucranianos simplemente eligieron lo que percibían como el menor de dos males.

Los periodistas de los medios heredados —muchos de los cuales se han pasado los últimos tres años denunciando cualquier oposición a la narrativa del establishment como «racismo» o «desinformación»— nos dicen ahora que debemos acercarnos a los matices de los voluntarios nazis con una mente abierta.

El historial de los nazis de las Waffen-SS ucranianas

Los intentos de restar importancia a la condición nazi de la unidad de Hunka ignoran convenientemente una serie de hechos que difícilmente añaden «matices» a la situación. Es importante tener en cuenta, por supuesto, que las Waffen-SS no eran la Wehrmacht, el «ejército regular» de Alemania. Más bien, las Waffen-SS eran el brazo de combate del grupo paramilitar fanático e ideológico Schutzstaffel (SS) encargado de llevar a cabo el Holocausto y los muchos otros esfuerzos del régimen alemán por asesinar a los enemigos del Estado. Las SS estaban bajo el mando de Heinrich Himmler, y la Gestapo respondía ante las SS.

La unidad era conocida oficialmente como la 14ª División de Granaderos Waffen de las SS o la «1ª unidad gallega». Los comandantes alemanes a menudo la llamaban simplemente la «SS Galizien».  Hunka era voluntario en esta unidad, al igual que muchos otros nacionalistas ucranianos.  No fue hasta 1944, después de que la unidad sufriera pérdidas devastadoras en la batalla, cuando la unidad se reconstruyó utilizando soldados reclutados. De hecho, miles de nacionalistas ucranianos se presentaron voluntarios para servir con los nazis, con 52.000 hombres alistados. De ellos, unos 13.000 fueron reclutados por las SS. Muchos otros voluntarios pasaron a servir en el sistema alemán de campos de concentración, especialmente en el campo de concentración de Trawniki. El campo sirvió como campo de trabajos forzados para judíos y otros bajo la atenta mirada de los «luchadores por la libertad» ucranianos. El campo también sirvió como campo de entrenamiento de las SS, principalmente para reclutas ucranianos.

En cuanto a la unidad Galizien, ha sido implicada en varios crímenes de guerra específicos, especialmente en la masacre de Huta Pieniacka, en la que fueron asesinados entre 700 y 1.200 polacos y judíos.  Una investigación realizada en 2003 por el Instituto Polaco del Recuerdo Nacional sobre la masacre concluyó que «el crimen fue cometido por el 4º batallón de la 14ª división» (es decir, la división Galizien.) En 2005, el Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de Ucrania dio la razón a un nacionalista ucraniano que, en aquel momento, declaró que «los hombres de las SS ucranianas arrasaron todo el pueblo».

 Pero esto no es sorprendente, ya que la unidad de Galizien trabajó en estrecha colaboración con unidades de las Waffen-SS notoriamente brutales. Como señaló Per Anders Rudling en el Journal of Slavic Military Studies:

Las Waffen-SS Galizien trabajaron junto a una de las unidades de contrainsurgencia más brutales de la Alemania nazi, el temido SS-Sonderbattalion Dirlewanger, una unidad en la que había violadores, asesinos y criminales dementes, que llevó a cabo brutales actividades antipartisanas en Bielorrusia y Polonia, y la no menos brutal represión del levantamiento de Varsovia en 1944. Las Waffen -SS Galizien y Dirlewanger transfirieron oficiales entre sus unidades.

La idea de que la unidad galiziana no tenía ningún interés o complicidad en matar a nadie que no fueran rusos es, como poco, dudosa. Después de todo, el sentimiento antipolaco era común entre los nacionalistas ucranianos de la época, ya que Ucrania occidental había sido durante mucho tiempo un territorio conquistado bajo el dominio de la mancomunidad polaco-lituana. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN-B), de extrema derecha, perpetró numerosas masacres de polacos para impedir que, al final de la guerra, los polacos reclamaran la soberanía sobre Ucrania occidental. Los nacionalistas ucranianos se habían enfrentado durante mucho tiempo con el Estado polaco en Ucrania occidental, a menudo en la ciudad polaca de Lwów y sus alrededores —la actual Lviv, en Ucrania occidental—, que era mayoritariamente ucraniana en los años de entreguerras de la Segunda República Polaca.

La unidad SS Galizien surgió en este entorno de nacionalismo antipolaco. Sin embargo, prácticamente ningún artículo sobre el nacionalismo ucraniano en los medios corporativos desde 2022 menciona las conquistas de Polonia en lo que hoy es Ucrania, o las represalias antipolacas que siguieron.

Los miembros del Galizien, entre ellos Yaroslav Hunka, también prestaron un juramento de lealtad a Adolf Hitler en el que se leía:

Juro ante Dios este santo juramento, que en la batalla contra el bolchevismo, daré absoluta obediencia al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Alemanas Adolf Hitler, y como valiente soldado estaré siempre dispuesto a dar mi vida por este juramento.»

Para que nadie piense que estos nacionalistas ucranianos se limitaban así a combatir estrictamente el bolchevismo, debemos tener en cuenta que las tropas de las Waffen-SS apenas concedían a sus víctimas juicios justos antes de llevar a cabo las ejecuciones y masacres. Más bien, a menudo se consideraba a los judíos como colaboradores de los comunistas en general, y se les trataba en consecuencia. Los polacos étnicos que resultaban inconvenientes para las actividades «antibolcheviques» eran asesinados en gran número.

En contra del mito, ahora extendido, de que la unidad de Galizien no era más que un puñado de buenos chicos incomprendidos, Rudling concluye que «no hay indicios manifiestos de que la unidad se dedicara en modo alguno a la estatalidad ucraniana, y mucho menos a la independencia. Los voluntarios se comprometieron con la victoria alemana, el Nuevo Orden Europeo y con Adolf Hitler personalmente».

Sin embargo, aunque la unidad de Hunka no hubiera estado implicada en crímenes de guerra, llama la atención que el Parlamento canadiense ovacione a un hombre que, a todos los efectos, luchó contra Canadá y sus aliados en la Segunda Guerra Mundial. Como dijo sarcásticamente el historiador británico Mark Felton en un vídeo reciente:

«Ahora, si algún miembro canadiense del Parlamento está mirando, esta siguiente parte puede ser bastante difícil de entender, pero el Ejército Rojo, comúnmente conocido como «los rusos» fueron nuestros aliados en la Segunda Guerra Mundial, mientras que las SS ucranianas luchaban para alguien llamado Adolf Hitler, que según Wikipedia, no era muy agradable.»

Hoy en día, se supone que debemos aplaudir a cualquiera que mate a un ruso. Pero durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen de EEUU de Franklin Roosevelt acogió sin reservas al régimen soviético como aliado. Roosevelt apreciaba personalmente a Josef Stalin, llamándole «tío Joe». Los americanos y otros aliados occidentales coordinaron esfuerzos con los soviéticos en la lucha por cercar y aplastar al Tercer Reich. Además, fue el Ejército Rojo el que hizo la mayor parte del trabajo pesado en la guerra terrestre en Europa. A medida que el Ejército Rojo avanzaba hacia el este de Alemania, los alemanes se veían obligados a enviar un número cada vez mayor de sus mejores reclutas a la picadora de carne del frente oriental. De no haber sido así, es probable que el Día D en Normandía hubiera sido inútil para los Aliados o, como mínimo, un baño de sangre aliado mucho peor que el que se produjo en realidad. Como ha señalado el historiador Ralph Raico, muchas de las tropas alemanas en Normandía eran niños y ancianos. Las mejores tropas se enfrentaban a los soviéticos en el este.

Sin embargo, el Parlamento canadiense aplaude a un hombre que estaba ayudando a los alemanes a luchar contra el Ejército Rojo, lo que en realidad permitió al ejército alemán matar a más americanos, británicos, franceses y canadienses.

Cuando los socialistas occidentales defendían a los nazis

El repentino descubrimiento de los nazis «buenos» por parte del establishment mundial tiene su precedente. No olvidemos que a finales de la década de 1930, la Alemania nazi cortejó a la Unión Soviética como aliado, lo que culminó en el Pacto Molotov-Ribbentrop (el «Pacto nazi-soviético») de 1939. Como resultado, los comunistas occidentales alabaron y defendieron a Hitler y al Tercer Reich mientras culpaban de la guerra únicamente a los imperialistas británicos y franceses. Luego, en 1941, tras la invasión alemana de la URSS, los comunistas británicos y del Reino Unido dieron un giro de 180 grados y decidieron de repente que los nazis volvían a ser los malos.

Parece que la izquierda vuelve a defender a los nazis. Ahora que se supone que la histeria antirrusa es el principio rector de la «democracia global», se nos dice que debemos aplaudir a los antiguos soldados de las Waffen-SS por luchar contra los Aliados.

Es un giro bastante interesante de los acontecimientos, pero dada la realidad actual de la implacable propaganda y gaslighting del régimen, no es terriblemente sorprendente.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows