Mises Wire

La «crisis» nacional del Reino Unido: la mortalidad ajustada por edad está en los niveles de 2008

Mises Wire Mark Avis

En todo el mundo, las poblaciones se han encerrado, se han vuelto temerosas, y nada de ello puede justificarse. Si nos fijamos en el Reino Unido, la tasa de mortalidad global para 2020 no tiene precedentes, y parte del aumento de la tasa de mortalidad es probablemente el resultado de una política covid incomprensiblemente mala.

A veces, un dique se rompe y la realidad se inmiscuye en las narrativas mediáticas y políticas. Una de esas rupturas es la publicación de la tasa de mortalidad de Inglaterra y Gales por parte de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS). El informe puede consultarse aquí. El contenido de mayor interés es la mortalidad total y las tasas de mortalidad a lo largo del tiempo. A continuación se muestra la figura 1 del informe. Se ha añadido una línea roja para dar una idea de la situación de la mortalidad en 2020 en comparación con el pasado. La figura muestra las tasas de mortalidad sin ajustes.

Image
avis

Lo que resulta evidente es que, efectivamente, hay un salto en la tasa de mortalidad. Sin embargo, si comparamos la tasa de mortalidad con la de 1992, por ejemplo, podemos ver que no es tan alta. Además, la ONS ofrece un gráfico mucho más útil que muestra las tasas de mortalidad estandarizadas por edad. El informe incluye esta discusión sobre las estadísticas estandarizadas por edad: «Las tasas de mortalidad estandarizadas por edad (TMAE) son una mejor medida de la mortalidad que el número de muertes, ya que tienen en cuenta el tamaño de la población y la estructura por edades». Esta es la figura 3 del informe:

Image
avis

Las cifras exactas para 2020 son 1.236,7 hombres y 894,2 mujeres.

A modo de comparación, las tasas de mortalidad de 2009 son las más cercanas: 1.229,7 hombres y 886,6 mujeres.

Como se desprende de las estadísticas de la ONS anteriores, la tasa de mortalidad es muy ligeramente superior a la de 2009 y es inferior a la de 2008.

No hace falta ninguna referencia o estudio académico para señalar que no hubo ninguna crisis sanitaria en el Reino Unido ni en 2008 ni en 2009. De hecho, se consideraron años perfectamente normales. Son datos muy preocupantes si se consideran en relación con la respuesta a la pandemia. Ha habido muchas críticas a las medidas más extremas, como los cierres, pero incluso estas críticas se han basado en la creencia de que la pandemia iba a provocar un aumento masivo de la mortalidad. Según los datos de la ONS, no se produjo tal aumento masivo. Por el contrario, hubo un repunte que condujo a las tasas de mortalidad de 2008-09.

Por desgracia, esta no es toda la historia. Al principio de la respuesta del Reino Unido a la pandemia, el gobierno ordenó al Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido que hiciera espacio en los hospitales retirando a cualquier persona que pudiera ser retirada. La política se denominó COVID-19 Hospital Discharge Service Requirements (C19HDSR) y el documento normativo puede consultarse aquí. El subtítulo del informe es «¿Por qué no en casa, por qué no hoy?» y esto capta el espíritu de la política. En él se detallan las condiciones en las que los pacientes deben ser dados de alta y las funciones de los distintos agentes de la política.

El primer punto a destacar en el C19HDSR es que no hace referencia a los requisitos de las pruebas de covid antes del alta. El anexo A establece las condiciones en las que los pacientes no deben ser dados de alta y el hecho de ser covid positivo no está incluido en los criterios. El documento normativo establece que las residencias deben llenarse de pacientes dados de alta. Incluso hay un documento adicional para que los pacientes lean cuando vayan a la residencia de ancianos (ver aquí). No hay ninguna referencia a los requisitos de las pruebas antes de ingresar en las residencias de ancianos.

Aunque la burocracia del NHS negó que un número significativo de pacientes con covid fueran dados de alta bajo el C19HDSR sin las pruebas de covid, posteriormente se demostró que esto no era cierto en un estudio posterior realizado por Healthwatch y la Cruz Roja Británica (ver aquí). Los investigadores del estudio encuestaron y entrevistaron a 590 pacientes dados de alta bajo el C19HDSR, e incluyeron si los pacientes fueron sometidos a pruebas de covid antes del alta y si recibieron los resultados antes del alta. Las dos figuras siguientes muestran las cifras de su investigación (de las páginas 28-29):

Image
avis

Image
avis

Aunque las cifras proceden de una muestra de sólo 590 pacientes, indican que, como mínimo, un gran número de pacientes eran dados de alta a la fuerza de los hospitales sin que nadie supiera su estado de covid. El sistema de salas de los hospitales del Reino Unido sería un entorno ideal para la transmisión del covid, ya que un gran número de personas viven juntas en salas comunes. En la actualidad, no hay más datos sobre el número de pacientes que fueron dados de alta en residencias de ancianos y que eran covid. Sin embargo, teniendo en cuenta los datos de Healthwatch y de la Cruz Roja Británica, sería razonable decir que debieron ser muchos. Teniendo en cuenta que las residencias de ancianos están repletas de la población más vulnerable al covid, y que implican un grado considerable de vida en común, es probable que la política haya contribuido de forma muy significativa a la tasa de mortalidad general en 2020.

Al considerar las estadísticas de mortalidad ajustadas por edad de la ONS junto con la política del C19HDSR, debería ser evidente que hay un gran problema con la forma en que se ha caracterizado el covid, al menos en el Reino Unido. No es posible decir en qué medida el aumento de la mortalidad estaba relacionado con la política gubernamental, pero esto añade un importante signo de interrogación sobre la narrativa que rodea la letalidad del covid.

Como se ha dicho, éste es sólo el caso del Reino Unido en 2020. Sin embargo, se trata de un país occidental moderno que se supone que ha sido duramente golpeado por el covid en 2020. No hay ninguna razón para creer que se trata de un caso excepcional.

Las implicaciones de estos datos son muy difíciles. Incluso para las personas que pueden ser muy cínicas con respecto al gobierno, los datos sugieren que los gobiernos han actuado de las formas más extraordinarias basándose en lo que sólo puede llamarse una histeria. Esta histeria ha provocado, en gran parte del mundo occidental, pérdidas de derechos básicos sin precedentes, convulsiones en los sistemas sanitarios con resultados potencialmente terribles a largo plazo, trastornos en la educación y problemas de miseria, soledad y salud mental. En cuanto a las consecuencias económicas negativas, estarán con todos en los próximos años. Los efectos son macro y micro, por ejemplo, la extensión masiva de los préstamos del gobierno, la impresión de dinero y la diezma de las pequeñas empresas.

Si los datos del Reino Unido son ampliamente representativos, la única forma de resumir lo que ha ocurrido, y sigue ocurriendo, es que el mundo está experimentando la primera histeria global de la historia. Después de todo, 2008 fue un año perfectamente normal.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows