Mises Wire

Jamaica aún lucha económicamente, pero hay esperanzas para el futuro

Jamaica es una pequeña isla de las Indias Occidentales Británicas, pero a pesar de su estatura, esta diminuta nación ha suscitado la atención de las élites mundiales. En política, sus vecinos caribeños y la comunidad mundial siguen de cerca el comportamiento de Jamaica en las Naciones Unidas, ya que ejerce una gran influencia. Debido a sus complejidades históricas y culturales, Jamaica es un imán para la investigación académica, y escribir sobre el país se ha convertido en una industria artesanal. En consonancia con su fama, quienes estudian Jamaica suelen ser pesos pesados del mundo académico. Desde Jeffrey Williamson hasta Josh Lerner escriben misiles intelectuales sobre la economía jamaicana.

Siempre en el antro de la polémica, los recientes resultados económicos de Jamaica han motivado un animado debate entre el economista Noah Smith y el empresario intelectual Rasheed Griffith. Escribiendo en las páginas virtuales de Substack, estos pensadores presentan al mundo imágenes divergentes de Jamaica. El economista Noah Smith sostiene que, a pesar de los contratiempos políticos, Jamaica va bien y ha logrado eludir la maldición de los recursos. Smith destaca la estabilidad duradera de la democracia jamaicana como un profundo logro que sigue inspirando a otros países.

Sin embargo, el bajan Rasheed Griffith adopta una postura más pragmática. Griffith sostiene que el progreso de Jamaica se ve obstaculizado por una cultura antisocial que perpetúa la forma más corrosiva de violencia. Su artículo compara Jamaica con un volcán que puede entrar en erupción en cualquier momento. Griffith revela datos para iluminar la gravedad de la emigración de Jamaica como prueba de que el país no va en la dirección correcta. Pinta el panorama de un país sumido en la anomia y la regresión económica para conmoción de algunos lectores. Aunque el análisis de Griffith es más práctico que el de Smith, se omiten variables clave.

En efecto, la violencia y la corrupción siguen asolando Jamaica; sin embargo, en el marco del programa de reforma económica auspiciado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), Jamaica se vio obligada a aplicar una serie de medidas favorables al mercado. Esta política ha dado sus frutos, como indica el aumento de las tasas de crecimiento. En el contexto de Jamaica, se trata de un logro colosal, ya que el país es conocido por su estancamiento económico. A diferencia de anteriores esfuerzos de reforma, el programa del FMI se aplicó sin interrupción, incluso tras un cambio de gobierno en 2016.

La continuidad política no es la norma en Jamaica, por lo que este acto de bipartidismo suscitó una avalancha de elogios por parte de la comunidad internacional. La clase política estaba convencida de que estas reformas debían tener éxito, por lo que, para garantizar que el programa recibiera un amplio apoyo, en 2013 se creó el Comité de Supervisión de la Producción Económica (EPOC, por sus siglas en inglés) para evitar que la agenda económica cayera presa de la conveniencia política. El EPOC estaba formado por representantes de un amplio sector de la sociedad, incluidos el sector privado y los sindicatos. El funcionamiento del EPOC era bastante diferente del de un comité típico; este órgano elaboraba informes que medían los objetivos del Gobierno y se comunicaba frecuentemente con el público.

La credibilidad de la EPOC contribuyó al éxito del programa del FMI cultivando el capital social en una sociedad de escasa confianza. Prometer reformas pero no cumplirlas era la norma para los políticos jamaicanos, pero el programa del FMI marcó el comienzo de una coyuntura crítica en la historia de Jamaica. Existía un consenso generalizado de que el fracaso en esta ocasión relegaría a los jamaicanos a un futuro sombrío. Por primera vez en su historia independiente, el parlamento jamaicano aprobó leyes con presteza. Se modernizó la ley de quiebras, se reformaron las pensiones del sector público y se derogaron los incentivos a grupos comerciales especiales.

Los logros de Jamaica no han pasado desapercibidos, y la isla es elogiada habitualmente por los organismos internacionales por su astuta gestión de la economía. Un logro digno de mención es que la proporción de la deuda de la isla con respecto al producto interior bruto se encuentra en un mínimo histórico y el descenso del desempleo se ha convertido en una tendencia constante. El éxito de Jamaica es tal que los tecnócratas internacionales afirman que se ha convertido en un modelo para otros países porque no ha sufrido la fatiga de las reformas, sino que ha experimentado una fiebre reformista.

Estas audaces reformas representan un momento decisivo en la historia de Jamaica. Para sorpresa de muchos, Jamaica incluso legisló una política fiscal para evitar desviaciones de los objetivos financieros. Sin embargo, esto puede suspenderse en casos de emergencia, como graves caídas económicas o desastres naturales. Asimismo, Jamaica demostró madurez en 2021 cuando se modificó la Ley del Banco de Jamaica para concederle plena libertad para diseñar la política monetaria. Los bancos centrales independientes son eficaces en la gestión de la inflación, según las investigaciones, y esta ha sido la experiencia jamaicana.

Sin embargo, los brillantes logros ocultan problemas profundamente arraigados. Explicando los éxitos de Jamaica en un destacado diario, el Ministro de Finanzas, Nigel Clarke, admite que «el PIB real per cápita de Jamaica, o renta media por persona ajustada a la inflación, es 'un 20% inferior hoy a lo que era en 1970'». La desgarradora verdad es que la economía sigue sin generar el dinamismo necesario para invertir los legados del estancamiento económico. Además, el exgobernador del Banco de Jamaica fue profético en 2017 cuando señaló que, aunque la tasa de desempleo del 11,6% era encomiable, la escasez de trabajadores cualificados desencadenaría una crisis:

Esto representa la tasa de desempleo más baja desde julio de 2009 y sugiere que el empleo está creciendo más rápido que la población activa. . . . Aunque estas cifras son alentadoras, también sugieren que Jamaica está empezando a acercarse a su capacidad en términos de mano de obra cualificada. Por lo tanto, es fundamental que el país aumente la reserva de trabajadores cualificados.

La posibilidad de un futuro mejor para Jamaica se ve frustrada por su déficit de capital humano y su baja productividad. Casi el 70 por ciento de los trabajadores carecen de certificación y experiencia para las tareas que realizan en el lugar de trabajo, y a pesar del bajo desempleo, más de cuatrocientas mil personas están desvinculadas del trabajo. En un examen clínico de estos escollos, el Gleaner lamenta que entre 2018 y 2012 la productividad disminuyó anualmente a un ritmo del 0,8 por ciento. Para agravar el problema, Jamaica invierte poco en investigación para impulsar la innovación.

De hecho, el gobierno está estableciendo el marco macroeconómico para conducir el crecimiento, pero sin una mano de obra eficiente y un sector privado innovador, los esfuerzos de reforma no se traducirán en prosperidad nacional. A menudo se reprocha a los empresarios jamaicanos su falta de innovación y previsión. En América, Alemania y el Reino Unido los negocios han dado un paso al frente invirtiendo en aprendices e instalaciones de I+D; sin embargo, en Jamaica la mentalidad es que el gobierno debe ser el primero en la investigación y la formación.

Salvo unas pocas corporaciones, los líderes comerciales jamaicanos suelen confiar en las instrucciones de otros antes de efectuar cambios. La complacencia del sector privado contribuye al déficit de ejecución del país. Si los empresarios jamaicanos fueran innovadores o forjaran asociaciones inteligentes con inversores extranjeros en lugar de esperar a que el gobierno actúe, un gran proyecto económico como la zona económica especial de Caymanas se habría materializado hace años.

En resumen, tanto Smith como Griffith plantean observaciones interesantes sobre el futuro de Jamaica. Smith tiene razón en que la economía está mejorando, pero se equivoca al afirmar que Jamaica está bien porque queda mucho por hacer. La valoración de Griffith de que Jamaica se enfrenta a graves obstáculos es cierta, pero oscurece el potencial de crecimiento futuro y reduce las complejidades a una cultura de violencia. Jamaica va por buen camino, pero debe superar varios obstáculos antes de unirse a la liga de las naciones progresistas.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute