Mises Wire

¿Es Taiwán una nación soberana de facto o una provincia de la RPC?

Es un chiste común entre los pro-Taiwán que si se preguntara a la gente corriente sobre Taiwán cinco años antes, la mayoría no podría localizar Taiwán en un mapa. En aquel momento, los asuntos relacionados con China eran principalmente debates sobre la postura proteccionista de Donald Trump, ya que las relaciones entre Taiwán y China no recibían la atención que muchos merecerían ante una posible guerra.

Sin embargo, desde el brote del coronavirus —ahora probablemente originado en el Instituto de Virología de Wuhan— y la narración de una gran alianza entre Beijing y Moscú durante la guerra de Ucrania, se han establecido comparaciones entre el destino de Taiwán y Ucrania. Aunque la CNN se confundió entre Taiwán y Tailandia hace un año, cualquier mención a Taiwán ahora hará sonar la alarma sobre cómo los Estados Unidos puede verse privado de semiconductores si no responde a una amenaza inminente planteada por China.

A medida que nos acercamos a 2027, la gente ha ido argumentando que los EEUU debería dejar de intervenir en otros lugares para concentrar su capacidad en la defensa de Taiwán; en otras palabras, Taiwán es el único caso digno de intervención. A diferencia de Ucrania, el caso de Taiwán es más blanco y negro, ya que Taiwán es víctima de la coerción china. Ya sea por un argumento puramente estratégico o moral, existe una gran simpatía por Taiwán, independientemente de la orientación política.

Sin embargo, la guerra sigue siendo la guerra, y en tal escenario, un enfrentamiento entre dos superpotencias debe evitarse a toda costa. Incluso si se excluyen las armas nucleares, es improbable que los EEUU y Taiwán obtengan una victoria clara debido a los problemas logísticos, el cerco y el elevado coste en vidas humanas. En una entrevista en el podcast de Tom Wood, Joseph Solis-Mullen argumentó que la única salida posible es atenerse a los principios de la Política de Una Sola China: llevar a Taiwán a la reunificación con China bajo la República Popular China (RPC).

Una vez más, debemos oponernos a una guerra con China, ya que sólo provocaría una catástrofe para los EEUU, China, Taiwán y, probablemente, los demás países que rodean Taiwán, independientemente del resultado, aunque Solis-Mullen reconoció que si Taiwán cayera bajo el control de la RPC, los derechos humanos en Taiwán darían un brusco giro a peor. Aunque las recientes elecciones no han favorecido decisivamente al Partido Democrático Progresista, favorable a la independencia de Taiwán y contrario a la RPC, prácticamente ningún taiwanés se identifica como chino. Incluso el Kuomintang —el único gran partido que apoya la política de una sola China— sostiene que, aunque Taiwán pertenece a China, China es la República de China (RDC), no la RPC, y el Kuomintang se ha distanciado recientemente del ex presidente Ma Ying-jeou por sus comentarios de que la reunificación es aceptable para Taiwán.

Al fin y al cabo, por el principio de autodeterminación y asociación voluntaria (lo más cerca que pueda estar), Taiwán es efectivamente un país en todo menos sobre el papel. En cuanto a la adhesión al principio de neutralidad armada, Taiwán no debería recibir envíos de armas de los EEUU ni una garantía de seguridad (que tiene en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán). Sin embargo, la limitación es que China obliga a los países que quieran establecer lazos diplomáticos con China a adherirse a su versión del principio de una sola China, que estipula que el gobierno legítimo de China es la RPC. Taiwán, sin embargo, no puede apartarse del Principio de Una Sola China, pero puede argumentar que la República de China es el gobierno legítimo de China.

Sin embargo, la realidad es diferente fuera del papel, donde Taiwán es un país. China puede coaccionar a los países para que elijan a la RPC o a la RDC, pero no puede permitirse coaccionar totalmente a todos. Aunque las relaciones EEUU-Taiwán tienen una vertiente estratégica —dada la posición de Taiwán en la primera cadena de islas—, la vertiente comercial es innegable, gracias al dominio de la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company en la industria de los semiconductores. En otras palabras, por algo las llamadas Oficinas Económicas y Culturales de Taipei (u Oficinas de Representación en Taipei) son embajadas taiwanesas de facto. Aunque hay un fuerte elemento de estrategia en juego, los EEUU no necesita abolir todos los lazos con Taipei, sólo la venta de armas y las garantías de defensa, ya que ni China ni los EEUU están dispuestos a arriesgar las relaciones comerciales hasta un nivel demasiado profundo.

Aunque esto puede hacer saltar las alarmas de quienes apoyan a Taiwán, lo más probable es que Japón, Australia e incluso algunos países del sudeste asiático prefieran que Taiwán siga como está. Para muchos de estos países, una toma de Taiwán significa un paso más para China en la invasión de sus territorios y la interrupción de sus rutas comerciales. Aunque no anunció si intervendría directamente, Japón ha calificado a Taiwán de asunto de seguridad nacional y ha estado reforzando su propia defensa ante el temor de que los EEUU no ayude a Japón. Con un ejército persistentemente conocido por su corrupción y ahora un énfasis diplomático en suavizar las tensiones, Beijing también ve la guerra como algo indeseable.

Como ya se ha dicho, el mundo no está tan notablemente unido y puede separarse en tres bloques como durante la Guerra Fría. Los «aliados» de los EEUU preferirían delegar su responsabilidad de defenderse en los EEUU, aunque puedan hacer el trabajo por sí mismos y vigilarse mutuamente. En cuanto a cómo deberíamos ver a Taiwán, es un país que en algunos casos podría ser más libertario que los EEUU (excepto en lo que respecta al servicio militar obligatorio). Si la gente quiere debatir las similitudes o diferencias entre «reconocer» y «afirmar» el principio de una sola China, eso no borra el hecho de que Taiwán es, a todos los efectos, un país soberano.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows