Mises Wire

En rojo: el portafolio de la Reserva Federal se une al resto del mercado

La Reserva Federal está a punto de perder alrededor de 100.000 millones de dólares durante el próximo año o dieciocho meses, ya que el rendimiento de su portafolio de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas está siendo superado por los intereses que paga a los bancos para que mantengan reservas en sus cuentas en la Reserva Federal (esta práctica comenzó en respuesta a la crisis financiera de 2007-08 como un medio mejorado de controlar la liquidez). Durante la última década, las políticas de tipos de interés ultrabajos de la Reserva Federal significaron que podía acaparar mucha deuda, por valor de 8 billones de dólares, y seguir enviando un rendimiento razonable al Tesoro al final de cada año fiscal.

Puede que sea una locura, pero al menos se paga, ¿no?

No más.

Con la tasa de los fondos federales subiendo ahora a un ritmo históricamente sin precedentes, el portafolio de la Reserva Federal estará en números rojos en el futuro previsible. Y dependiendo de si la Reserva Federal es capaz de mantener su tasa máxima de fondos federales proyectada durante el próximo año, una propuesta cuestionable por la propia admisión de Jerome Powell el miércoles, esa pérdida actual proyectada podría crecer significativamente, creando un pasivo desconocido en el balance de la Fed en los próximos años. Aunque la Fed simplemente recategorizará el flujo de caja ahora negativo como un «activo diferido», el hecho de que su portafolio ya no produzca un rendimiento tiene múltiples consecuencias.

En primer lugar, aumentará los costes de los préstamos para el gobierno federal. Aunque se trata de una contribución marginal a la crisis de la deuda pública, la Fed ha enviado casi un billón de dólares al Tesoro durante la última década y media a través de los ingresos netos generados por su portafolio, según el Wall Street Journal.

En segundo lugar, los mencionados activos diferidos tendrían prioridad sobre cualquier reclamación del Tesoro a los ingresos generados por el portafolio en el futuro y tendrían que ser pagados antes de que cualquier fondo pudiera caer en las arcas del gobierno.

Por último, presiona a la Reserva Federal para que continúe con el ajuste cuantitativo. Aunque las facilidades crediticias de emergencia de la Fed tienen poco impacto en la reducción de la inflación, han evitado múltiples crisis de liquidez desde que se introdujeron por primera vez. El mercado se ha vuelto tan dependiente de ellas que es difícil decir qué pasaría con la confianza del mercado si se reconociera que su uso en un entorno de tipos de interés más altos será necesariamente más restringido o quizás ni siquiera posible.

Como ejemplo de cómo los intereses de una gran pila de deuda se acumulan rápidamente, no hay más que ver los crecientes intereses que se pagan por la deuda pública, que se dispara en términos relativos.

De hecho, el endurecimiento cuantitativo, la reducción del portafolio existente de la Fed, ha continuado en paralelo con la serie de rápidas subidas de tipos de la Fed desde principios de año. Y a diferencia del Banco Central Europeo, que ya ha gritado «¡tío!» Powell ha señalado que su pie sigue firmemente en el acelerador.

Es difícil decir hacia dónde vamos.

Se rumorea que palomas como Lael Brainard están agitando un pivote, pero al haber liderado la campaña por mantener los tipos demasiado bajos durante demasiado tiempo, su credibilidad en el importantísimo Comité Federal de Mercado Abierto, responsable de fijar los tipos de interés, es comprensiblemente escasa.

Por su parte, el mensaje de Powell del miércoles fue una reafirmación de sus comentarios en Jackson Hole hace dos meses. Repitiendo las líneas ya conocidas sobre la necesidad de evitar que el miedo a la inflación futura se convierta en una profecía autocumplida, se negó a dar crédito a los pensadores ilusos que todavía esperan, si no un pivote de fin de año, al menos una orientación clara sobre si un pivote está a la vista.

La lucha contra la inflación continuará, dijo. Dado que el mercado laboral sigue siendo históricamente ajustado, que el producto interior bruto no es negativo y que los beneficios están muy por encima de las estimaciones revisadas, Powell tiene luz verde.

Para los técnicos, no apuesten por un repunte de Santa Claus en los mercados este año.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows