Mises Wire

El poder de woke: cómo la ideología izquierdista está socavando nuestra sociedad y nuestra economía

«Es una parte importante de la sociedad, te guste o no», dijo en enero el lexicólogo Tony Thorne a David Remnick, de The New Yorker, refiriéndose a la «wokeidad». Se queda corto.

La wokeidad está envenenando el mundo laboral occidental y limitando a las pequeñas compañías y a las compañías familiares, a los bancos medianos y a los emprendedores, al tiempo que enriquece a poderosas corporaciones y multimillonarios. Está corroyendo el espíritu capitalista y acabando con los modos ascendentes de ordenación e intercambio económicos que impulsaron a los Estados Unidos a la prosperidad durante los siglos XIX y XX. Está infectando a la Generación Z y a los milenials, que sufren altas tasas de depresión y son propensos al «abandono silencioso», no están tan bien como sus padres y abuelos, y se sienten aislados y solos incluso cuando disfrutan de una conectividad tecnológica sin precedentes en la historia de la humanidad.

¿Qué es exactamente la «wokeidad» y cómo afecta a las compañías y a la sociedad en general?

El término, tal y como se utiliza hoy en día, difiere de significados anteriores. «Woke», que se inspira en la jerga afroamericana, significaba antes «despierto a» o «consciente de» las injusticias sociales y raciales. El término se amplió para abarcar un abanico más amplio de causas, desde el cambio climático, el control de armas y los derechos LGTBQ hasta la violencia doméstica, el acoso sexual y el aborto.

Ahora, esgrimido por sus oponentes, es principalmente un peyorativo que desprecia a la persona o al partido al que modifica. Es el sucesor de «corrección política», un término comodín que ridiculiza una amplia gama de aficiones izquierdistas. Carl Rhodes afirma, en Woke Capitalism, que «woke pasó de ser un llamamiento político a la autoconciencia a través de la solidaridad frente a la injusticia racial masiva, a ser un marcador de identidad para la autojustificación».

Woke Racism, de John McWhorter, sostiene que la wokeidad es de carácter religioso, involuntaria e intrínsecamente racista, y perjudicial para los negros. McWhorter, lingüista negro, afirma que «los blancos que se autoproclaman nuestros salvadores hacen que los negros parezcan los seres humanos más tontos, débiles y autoindulgentes de la historia de nuestra especie». Libros como The Dictatorship of Woke Capital, de Stephen R. Soukup, y Woke, Inc., de Vivek Ramaswamy, ponen de relieve el lado nefasto del wokeísmo adoptado por las grandes compañías, en particular en el ámbito de la gestión de activos, las inversiones y los servicios financieros.

El wokeísmo, tanto en sentido afirmativo como despectivo, se basa en la creencia en fuerzas sistémicas o estructurales que condicionan la cultura y el comportamiento. Las frases «racismo estructural» o «racismo sistémico» sugieren que los agentes racionales están, no obstante, inmersos en una red de reglas, normas y valores interactivos e interconectados que perpetúan la supremacía blanca o marginan a las personas de color y a los grupos sin privilegios.

Según la teoría, no es posible liberarse por completo de estas limitaciones heredadas, porque no podemos operar fuera de los marcos discursivos establecidos por el uso prolongado y el poder arraigado. Sin embargo, podemos descentrar las relaciones de poder que sostienen este sistema y subvertir las técnicas empleadas, consciente o inconscientemente, para preservar las jerarquías existentes. Pero para ello se necesitan nuevas estructuras y relaciones de poder.

Los ejecutivos y los consejos de administración de las compañías están atrapados en estas ideas sin sospecharlo y sin darse cuenta, aunque a veces deliberadamente. Están inmersos en un paradigma ideológico surgido principalmente de las universidades occidentales. Es difícil identificar el origen causal de este movimiento complejo y dispar para deshacer las estructuras de poder autoextensivas que supuestamente permiten la hegemonía. Sin embargo, las compañías, que, por supuesto, están formadas por personas, incluidas las generaciones Z y millennials descontentas, se desarrollan en paralelo a este esfuerzo sostenido por desmantelar estructuras e introducir nuevos principios organizativos para la sociedad.

El problema es que, en lugar de neutralizar el poder, los «despiertos» persiguen y reivindican el poder para sus propios fines. Criticando los sistemas y las estructuras, erigen sistemas y estructuras en los que ellos ocupan el centro, tratando de dominar y subyugar a las personas o grupos que alegan haber subyugado o dominado a lo largo de la historia. Sustituyen una hegemonía por otra.

Los antiguos sistemas tenían problemas, por supuesto. Eran imperfectos. Pero conservaban elementos del liberalismo clásico que protegían principios duramente conquistados como la propiedad privada, el debido proceso legal, el Estado de derecho, la libertad de expresión y la igualdad ante la ley. El wokeismo prescinde de ellos. Se trata de fuerza y control. Y ha producido un nexo corporativo-gubernamental que rigidiza el poder en manos de una élite reducida.

Pensemos en el extravagante espectáculo de Davos, la hermosa ciudad turística que combinó lujo y activismo en la reciente reunión del Foro Económico Mundial, quizá el mayor encuentro de influyentes grupos de presión y «c suiters» de todos los países y culturas. Este acontecimiento anual ofrece representaciones caricaturescas de señores malvados y conspiradores, salvadores soi-disant que predican paternalistamente sobre la mejora planetaria y glorifican la carga que han elegido para dar forma a los asuntos mundiales. El Foro Económico Mundial se ha convertido en un símbolo de santurronería y fastuosa inautenticidad, tonto en su ostentación.

La celebración casi omnipresente de elevadas estrategias medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en el Foro Económico Mundial revela un compromiso aparentemente uniforme entre los líderes prominentes para aprovechar el gobierno para tirar de las compañías —y, por desgracia, de todos los demás— hacia la izquierda.

ESG es, por supuesto, un acrónimo de las normas y métricas no financieras que los gestores de activos, banqueros e inversores tienen en cuenta a la hora de asignar capital o evaluar el riesgo. Un consorcio cada vez mayor de gobiernos, bancos centrales, organizaciones no gubernamentales (ONG), compañías de gestión de activos, ministerios de finanzas, instituciones financieras e inversores institucionales aboga por la ASG como la solución descendente a largo plazo para los supuestos riesgos sociales y climáticos. Aunque estos riesgos sean reales, ¿es la ESG el remedio adecuado?

Los asistentes al Foro Económico Mundial no defenderían la ASG si no se beneficiaran de ello. Este simple hecho no desacredita por sí solo la ASG, pero plantea interrogantes sobre los motivos ocultos: ¿Qué está pasando realmente? ¿Cómo se beneficiarán de la ASG estos titanes de las finanzas y el gobierno?

Una respuesta obvia tiene que ver con los inversores institucionales que priorizan el activismo sobre los objetivos puramente financieros o el rendimiento de la inversión (por razones legales, los inversores activistas no caracterizarían sus prioridades como tales). Hace apenas un siglo que la compra y venta de acciones de compañías que cotizan en bolsa se convirtió en algo habitual entre los trabajadores y los hogares. La Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC), creada en respuesta a la Gran Depresión, ni siquiera tiene 100 años.

Hasta hace poco, la mayoría de los inversores desinvertían si poseían acciones de una compañía que se comportaba de forma contraria a sus creencias. Rara vez votaban sus acciones o lo hacían sólo en asuntos importantes como fusiones y adquisiciones. En 2023, sin embargo, los inversores institucionales, como los fondos de cobertura y las compañías de gestión de activos, involucran a los consejos de administración, ejercen el voto por delegación y emiten informes de accionistas con el objetivo principal de politizar las compañías. Como intermediarios, invierten fondos de pensiones, fondos de inversión, dotaciones, fondos soberanos, 401(k)s y más en nombre de beneficiarios que pueden o no saber qué causas políticas apoyan sus activos invertidos.

Si una compañía que cotiza en bolsa «desaparece», considera qué entidades poseen qué parte de sus acciones y si la presión no deseada de los accionistas es la culpable. Considere también el papel de los asesores de voto externos en las políticas y prácticas de la compañía.

Las grandes compañías se vuelven woke para eliminar la competencia. Al fin y al cabo, pueden permitirse los costes de cumplir la normativa woke, mientras que las pequeñas compañías no pueden. Los inversores institucionales advierten de los posibles riesgos de la regulación gubernamental al tiempo que presionan a favor de dicha regulación. En los Estados Unidos, bajo la Administración Biden, están surgiendo, como era de esperar, normativas federales woke. Tal vez las compañías que cotizan en bolsa se privaticen para evitar los mandatos propuestos por la SEC en relación con la divulgación de información ASG, pero la regulación en otras formas y a través de otros organismos también llegará a las compañías privadas.

El woke debería preguntarse por qué colaboran con sus antiguos enemigos corporativos. ¿Han abandonado la preocupación por la pobreza en favor de la industria más lucrativa de la política identitaria y el ambientalismo? ¿Se han vendido, explotando alegremente a las masas ignorantes, oprimiendo a los ya oprimidos y cambiando la lucha de clases socioeconómica por el dogma proliferante de la raza, la sexualidad y el cambio climático? A medida que la wokeidad se vincula inextricablemente a la ESG, ya no podemos decir: «Go woke, go broke». En la actualidad, la wokeidad es un vehículo hacia la opulencia, un marcador de estatus, el billete hacia el centro de la superestructura.

La ESG ayuda a los más ricos a sentirse mejor consigo mismos, al tiempo que aumenta la brecha entre ricos y pobres y lastra desproporcionadamente las economías de los países en desarrollo. Está suplantando a las normas e instituciones liberales clásicas que nivelaron el terreno de juego, generaron igualdad de oportunidades, ampliaron la franquicia, redujeron la discriminación indebida, eliminaron las barreras de entrada, facilitaron el emprendimiento y la innovación, y capacitaron a las personas para hacer realidad sus sueños y elevarse por encima de su posición al nacer.

Cuando la política es omnipresente, el wokeidad engendra antiwokeidad. La derecha captó la inversión institucional; las contraofensivas están en marcha. La politización totalizadora de las corporaciones es una carrera armamentística de suma cero en la que la derecha captura algunas compañías mientras que la izquierda captura otras.

Pronto no habrá escapatoria política, ni zonas tranquilas, ni espacio para el distanciamiento emocional, la privacidad contemplativa o la neutralidad de principios; surgirán economías paralelas para diferentes afiliaciones políticas; el ruido, las peleas, la ira, la distracción y la división se multiplicarán; cada acto cotidiano señalará una gran ideología. Para los woke, «el silencio es violencia»; no hay término medio; hay que hablar claro; y cada vez más también para sus oponentes, hay que elegir bando.

¿Cuál elegirás en esta distopía corporativizada? Si las facciones siguen concentrando y centralizando el poder, los liberales clásicos no tendrán buenas opciones. La coerción y la compulsión prevalecerán sobre la libertad y la cooperación. Y el comercio y el mando irán de la mano.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute