Mises Wire

El contrato social fraudulento de los regímenes de dinero malo

[Este artículo es una adaptación de A Guide to Good Money: Beyond the Illusions of Asset Inflation, de Brendan Brown y Robert Pringle (2022, Palgrave Macmillan)].

Los regímenes monetarios malos se basan en un contrato social disfuncional.

Ustedes, el pueblo, aceptan soportar un dinero «moderadamente bueno» a cambio de que nosotros (el régimen) les proporcionemos beneficios en términos de empleo y prosperidad económica que no estarían disponibles si ustedes (el pueblo) hubieran insistido en un dinero de alta calidad. La causalidad en el contrato está al revés. La demanda fuerte y estable de la que goza el dinero de excelente calidad desde el punto de vista del individuo es esencial para que el sistema monetario no se «descontrole», infligiendo graves daños económicos y sociales.

Por el contrario, un sistema monetario basado en un «dinero moderadamente bueno» expone al resto de la «maquinaria de la economía» a un considerable peligro de tormenta. (La alusión aquí es a la cita de J.S. Mill hecha famosa por Milton Friedman de que «cuando el dinero se descontrola se convierte en la llave inglesa de toda la otra maquinaria económica»). En la práctica, los usuarios de este «dinero moderadamente bueno» bajo el régimen monetario actual durante el último cuarto de siglo han encontrado que es, en el mejor de los casos, «moderadamente malo».

Deben contar con algo peor que la perpetua «pequeña» pérdida anual de poder adquisitivo, tal y como se afirma en los prospectos de «norma de inflación del dos por ciento» que actualizan periódicamente la Reserva Federal y otros bancos centrales. Hay largos tramos de represión monetaria en los que estas instituciones manipulan los tipos de interés hasta niveles anormalmente bajos. Entre medias se producen choques de alta inflación; la pérdida de poder adquisitivo del dinero que se produce durante ellos no se revierte posteriormente.

Las ventajas prometidas para la sociedad del actual régimen monetario no se han materializado.

A nivel de la sociedad se ha producido una virulenta inflación monetaria con síntomas a veces graves de inflación de activos, a veces de inflación de bienes y servicios. La inflación monetaria ha generado la enfermedad de la esclerosis económica. Esto se reconoce por la dolorosa lentitud de los avances en el bienestar económico general, a medida que la mala inversión desenfrenada y el avance del poder de los monopolios socavan el dinamismo del capitalismo de libre mercado. Ahora, el temor hablado o tácito de muchos es que se avecina otra crisis financiera mundial con sus consecuencias económicas y sociales potencialmente devastadoras.

Dinero bueno vs. dinero malo

Consideremos el contrafactual. ¿Cuánto mejor habría sido la sociedad con dinero de alta calidad desde el punto de vista del individuo— sobre todo como medio de intercambio y como depósito de valor? La alta calidad como depósito de valor significa una confianza bien fundada en que el dinero mantendrá su poder adquisitivo a muy largo plazo. La confianza proviene de que el dinero tiene un sistema de anclaje sólido que impide que su oferta se desvíe persistentemente por delante (o por debajo) de la demanda.

Sin embargo, los poseedores del buen dinero deberían esperar periodos de duración considerable y desigual durante los cuales los precios medios de los bienes y servicios suben o bajan de acuerdo con un ritmo natural impulsado por factores como la hambruna o la sobreabundancia, la recesión y la recuperación de las empresas, y las rachas o las pausas en el crecimiento de la productividad. A largo plazo, estos episodios de subida o bajada de precios tenderán a estabilizarse. Desde el punto de vista del individuo, un dinero cuyo poder adquisitivo fluctúa según el ritmo natural descrito es mejor que uno en el que el emisor se empeña en estabilizar su valor real desafiando ese ritmo, un objetivo que en cualquier caso está condenado.

Desafiar el ritmo natural fomenta la inflación de los activos y la posterior quiebra. El desafío también paraliza las manos invisibles de las fuerzas del mercado que guían la distribución del gasto a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, los precios bajos en la recesión, junto con las expectativas de recuperación de los precios más adelante, estimulan a los individuos y a las empresas a adelantar el gasto, lo que disminuye la debilidad económica actual. Los precios altos durante un periodo de grave escasez de recursos, junto con las expectativas de precios más bajos en el futuro, animan a los particulares a aplazar el gasto, aliviando así la hambruna actual. El sistema de anclaje que es esencial para que el dinero preste estos servicios de alta calidad como depósito de valor debería aplicarse al dinero base.

En los regímenes fiduciarios, el banco central crea la base monetaria y determina absolutamente su oferta. En el caso del oro, la base monetaria de todos los países con patrón oro consiste en las existencias de oro en la superficie en forma de lingotes y monedas. En algunos sistemas fiduciarios, el banco central ha seguido históricamente una norma que limita la oferta de base monetaria; en el caso del oro, la limitación se deriva de la geología y la economía minera.

El éxito del sistema de anclaje para evitar el desequilibrio monetario depende fundamentalmente de una demanda estable de base monetaria. De lo contrario, la tarea de diseñar un ancla que contenga la oferta monetaria para que no se desvíe persistentemente por delante (o por debajo) de la demanda resulta mucho más difícil o imposible.

Cómo diseñar dinero bueno

¿Cómo diseñar un sistema monetario en el que la demanda de base monetaria sea amplia y estable? Esta es la pregunta que los experimentadores monetaristas de los años 60, 70 y 80 no supieron formular, y mucho menos responder. Esos monetaristas citaron investigaciones empíricas que parecían apoyar la hipótesis de una demanda de dinero estable. Sin embargo, no tenían ningún interés en el diseño del sistema monetario para fomentar las condiciones del buen dinero que buscaban. La inestabilidad revelada en las diversas velocidades calculadas del dinero durante su etapa en el poder, contradiciendo el trabajo empírico anterior, socavó los regímenes monetaristas. Lección aprendida. Un buen dinero requiere un buen diseño del sistema monetario.

Los activos que componen la base monetaria deben tener cualidades de «superdinero», lo que se describe como un grado extremo de «monetarización». Un indicio de esta cualidad es el hecho histórico de que todos los componentes de la base monetaria no pagaban intereses (hasta 2008 en EEUU). Sus servicios monetarios (ya sea como reserva de valor o como medio de cambio) eran tan apreciados que incluso así gozaban de una fuerte demanda. De paso, debemos señalar que la reputación de un dinero como depósito de valor seguro se suma a los atributos de superdinero de sus componentes de la base monetaria. Podemos ver aquí los ingredientes de un círculo virtuoso. En el régimen monetario actual, asistimos a un círculo vicioso. Las cualidades de superdinero de la base monetaria han disminuido o incluso se han desvanecido. No se le ha podido aplicar un ancla sólida.

¿Cómo reconstruir estas cualidades del superdinero?

Lo más importante es que la financiación de contingencia «demasiado grande para quebrar» (ahora implícitamente disponible para los grandes bancos) y el seguro de depósitos tienen que ser reducidos o abolidos. Esto significaría que los bancos, al comercializar depósitos «seguros», deben demostrar a los clientes que tienen un alto porcentaje de respaldo en efectivo.  No debería haber desincentivos reglamentarios y monopolísticos para el uso de los billetes, ya sea como medio de cambio o como depósito de valor. Los bancos y las entidades no bancarias podrían ofrecer monedas seguras y estables respaldadas por grandes cantidades de efectivo.

Los tipos de interés deben estar totalmente determinados por el mercado: los tipos monetarios a corto plazo por las condiciones del mercado de reservas a un día (que no pagaría intereses), los tipos a largo plazo por una masa descentralizada de responsables individuales con acceso a información muy específica. Esta última incluye las oportunidades de inversión y la preferencia del individuo por el consumo presente frente al futuro. La ingeniería financiera y la conjetura sobre el curso de la política de la Fed ya no serían «el nombre del juego» para los inversores. El caminante aleatorio de Wall Street disfrutaría del sol del crecimiento bien fundado de la prosperidad en lugar del estrés de navegar por las violentas mareas monetarias.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute