Mises Wire

El auge de la guerra mundial y la caída del 46: por qué la guerra no nos aleja de las recesiones

Cuando cursé la asignatura de historia mundial del siglo XX en mi instituto, tanto el profesor como los cuadernos de ejercicios afirmaron repetidamente que la Segunda Guerra Mundial nos sacó de la Gran Depresión. ¿Por qué iba alguien a ponerlo en duda? Después de todo, el desempleo bajó. La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos midió la tasa de desempleo a partir de 1929. En 1939, la tasa de desempleo era del 17,2%. En 1942 era del 4,7% y en 1944 del 1,2%.

El profesor Friedrich Hayek escribió en su ensayo «Pleno empleo, planificación e inflación» sobre el fenómeno del pleno empleo y la razón que lo sustenta. El profesor Hayek afirmaba

El pleno empleo ha pasado a significar ese máximo de empleo que puede conseguirse a corto plazo mediante la presión monetaria. Puede que este no sea el significado original del concepto teórico, pero era inevitable que llegara a significar esto en la práctica. Una vez admitido que el estado momentáneo del empleo debía constituir la principal guía de la política monetaria, era inevitable que cualquier grado de desempleo que pudiera eliminarse mediante la presión monetaria se considerara justificación suficiente para aplicar dicha presión. Hace tiempo que se sabe que en la mayoría de las situaciones el empleo puede aumentar temporalmente mediante la expansión monetaria.

En 1942, año en que el desempleo por fin bajó del 5%, el gobierno de Estados Unidos triplicó el gasto en defensa hasta 17.500 millones de dólares, unos 531.700 millones de dólares en la moneda actual. El ejército necesitaba dotar de personal a su nuevo ejército y flota. El tamaño del ejército aumentóde 3,9 millones de hombres y mujeres en 1942 a 12,2 millones al final de la guerra en 1945. Hayek dudaba de que el empleo siguiera a la paz, especialmente sin la expansión monetaria que se da en tiempos de guerra, pero finalmente la guerra terminó al igual que el gasto, y 1946 pondría al descubierto el humo y los espejos de la economía del gasto.

El auge de la Guerra Mundial y la crisis del 46

La actividad económica productiva eleva el nivel de vida del ciudadano medio. Los productores de todo el mundo crean bienes y servicios a través de un sistema de precios que pone alimentos en los mercados, coches en las calzadas y frigoríficos en las cocinas. Sin embargo, cuando el gobierno impone la producción masiva de un determinado producto, puede bajar el nivel de vida del país. Durante la Segunda Guerra Mundial, hubo una producción masiva de suministros de guerra como tanques, aviones, barcos, etc. Una gran parte de la mano de obra que trabajaba en la fabricación de municiones eran mujeres y adolescentes, ya que gran parte de los hombres y de la mano de obra cualificada fueron enviados a la guerra. Los keynesianos afirman que fue gracias a este aumento masivo del gasto y la producción de estas municiones que América salió de la Gran Depresión, pero esto es falso. La producción de armas fue a corto plazo, ya que la guerra no iba a durar para siempre, y los tanques, aviones de guerra y acorazados no tienen precisamente una gran demanda en el mercado civil. El hecho de que el gobierno empleara a quienes no iban a la guerra para construir tanques que serían desechados después de la guerra no significa que el nivel de vida mejorara. Thomas Sowell explica «El gobierno federal podría poner un Rolls Royce al alcance de todos los americanos, pero no por ello seríamos un país más rico. De hecho, seríamos un país mucho más pobre, debido a todos los ingentes recursos transferidos de otras actividades económicas para subvencionar un lujo extravagante.»

Todo, desde el azúcar, la carne, el caucho y la gasolina, era extremadamente escaso, y los americanos aprovechaban toda la chatarra que tenían para alimentar la construcción de armas y vehículos de combate. La idea dominante es que la guerra y los bloqueos provocaron esta escasez masiva, pero también fue una época de regulaciones como los controles de precios y salarios, gestionados por la Oficina de Administración de Precios durante la guerra.

Image
kennedy1

Los economistas keynesianos afirman que la guerra nos sacó de la depresión y, después de todo, el gráfico anterior muestra un aumento masivo del PIB durante la guerra y una caída en 1946. Estos economistas pueden afirmar que una vez que el gasto se detuvo, la economía se hundió, pero la realidad es que las armas y municiones dejaron de producirse, lo que permitió un mercado interno productivo de bienes civiles para absorber a los desempleados en la propia economía de posguerra. La Segunda Guerra Mundial no acabó con la depresión; el final de la Segunda Guerra Mundial acabó con la depresión.

Conclusión

¿Qué importancia tiene esto? A quién le importa lo que acabó con la depresión, dado que fue hace mucho tiempo. Importa porque la falsa creencia de que la guerra puede acabar con nuestros problemas económicos creará una sociedad en la que la guerra no sólo se ve como algo normal, sino como algo necesario para que prospere una economía de mercado, algo que se enseña a cada nueva generación.

Los jóvenes adultos de hoy nacieron justo antes o después del 11-S, y crecieron con la guerra continuamente de fondo. Entraron en la edad adulta durante el colapso de Kabul y el comienzo de una nueva guerra eterna en Ucrania. Estados Unidos ha superado la fase de la Guerra Global al Terror y ha entrado en una nueva fase de mantenimiento de la hegemonía mundial por medios políticos y mediante la impresión de dólares. Vemos las consecuencias de esto último con la inflación y el reciente colapso del banco SVB. Es hora de cambiar de rumbo.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows