Mises Wire

Home | Node | Los tipos de interés crecientes pueden hacer estallar el presupuesto federal

Los tipos de interés crecientes pueden hacer estallar el presupuesto federal

  • interest

Tags PhilosophyPhilosophy and MethodologyPolitical Theory

07/01/2022

En el año fiscal 2020, en plena manía de los estímulos de covid, el Congreso logró gastar casi el doble de lo que el gobierno federal recaudó en impuestos.

Sin embargo, en 2021, con la deuda del Tesoro amontonada hasta el cielo y superando los 30 billones de dólares, el Congreso fue capaz de atender esta gigantesca obligación con pagos de intereses de menos de 400.000 millones de dólares. El gasto total en intereses de 392.000 millones de dólares para el año representó sólo un 6% de los aproximadamente 6,8 billones de dólares de gastos federales.

¿Cómo es posible? En pocas palabras: con tipos de interés muy bajos. De hecho, el tipo medio ponderado de toda la deuda del Tesoro en circulación en 2021 estaba muy por debajo del 2%. Como muestra el gráfico siguiente, incluso el aumento espectacular de la deuda federal en los últimos años no aumentó mucho la carga del servicio de la deuda del Congreso.

interest expense chart

Este es un acuerdo muy feliz para el Congreso. La deuda siempre es más popular que los impuestos por la misma razón que empezar una dieta mañana es más popular que empezar hoy. La austeridad no vende cuando se trata de política al por menor; gastar billones hoy mientras simplemente se añade a lo que parece ser una deuda nebulosa y lejana definitivamente lo hace. Y los legisladores americanos son singularmente afortunados en este sentido. Como anunció infamemente el ministro de finanzas francés Valéry Giscard d'Estaing en los años 60, el sistema monetario de Bretton Woods creó «el exorbitante privilegio de los Estados Unidos». Entendía cómo el estatus del dólar como moneda de reserva mundial permitía a los Estados Unidos exportar efectivamente la inflación a sus desventurados socios comerciales mientras mantenía las importaciones baratas en casa. Pero es posible que no haya comprendido del todo el privilegio político que se le otorgaría al Congreso.

¿Es sostenible este privilegio? Esta puede ser la cuestión política más importante del siglo XXI. Como explica Nick Giambruno, nuestro experimento de cuarenta años de bajada incesante de los tipos de interés puede terminar pronto, independientemente de lo que haga la Reserva Federal. Los mercados y la geopolítica son fuerzas poderosas. La inflación, los enormes déficits proyectados, las sanciones económicas a Rusia, las perturbaciones petroleras y un menor apetito en todo el mundo por apuntalar al Tío Sam para siempre ejercen una presión al alza sobre los tipos del Tesoro. La Reserva Federal demostró que puede servir y servirá como creador de mercado y respaldo para los bonos del Tesoro de EE.UU., con sus sórdidas compras de bonos QE (flexibilización cuantitativa) después de la Gran Recesión y su desquiciada respuesta a la covacha. Pero no puede obligar a los inversores, incluso a los inversores institucionales amiguetes, a comprar deuda de bonos americanos a tipos muy inferiores a la inflación para siempre. Esto no es hipotético; Giambruno señala cómo ciertos rendimientos del Tesoro subieron silenciosamente cinco veces sólo desde los mínimos absolutos de 2020.

Si los tipos del Tesoro siguen subiendo, y lo hacen de forma precipitada, los efectos sobre el presupuesto del Congreso serán inmediatos y graves. Incluso si suponemos, de forma irrisoria, que la deuda federal total se mantiene estable en torno a los 23,8 billones de dólares (la parte pública de los 30 billones de dólares), unos tipos de interés de apenas el 2 o el 3 por ciento harán que los gastos por intereses aumenten considerablemente. Unos tipos medios ponderados de sólo el 5% costarían a los contribuyentes más de 1 billón de dólares cada año. Históricamente, los tipos medios del 7% aumentan esa cifra a más de 1,5 billones de dólares. Los tipos del 10% -difícilmente impensables, dada la época de Paul Volcker de finales de los setenta y principios de los ochenta- harían que el servicio de la deuda se disparara a más de 2,3 billones de dólares.

Intereses de la deuda en manos del público a diferentes tipos de interés (miles de millones)

 

Deuda total en manos del público$23,874. 2
Tipo de interésGastos de intereses
1%$238.70
2%$477.50
3%$716.20
4%$955.00
5%$1,193.70
6%$1,432.50
7%$1,671.20
8%$1,909.90
9%$2,148.70
10%$2,387.40

De nuevo, incluso unos tipos medios del 5% harían que el servicio de la deuda se convirtiera en el mayor gasto anual del Congreso, por delante de la Seguridad Social (1,2 billones de dólares), Medicare (826.000 millones de dólares) y el Departamento de Defensa (704.000 millones de dólares). El punto de partida para los responsables del presupuesto de cada año sería un gasto en intereses que sumaría casi la mitad de los ingresos fiscales realistas. Y hay que tener en cuenta que estas cifras se refieren a la deuda federal existente, sin tener en cuenta los enormes déficits futuros que son casi seguros. A las personas mayores les gustan los derechos, y el porcentaje de americanos mayores de sesenta y cinco años se duplicará en 2050. A los Republicanos y a los Demócratas les gusta la guerra, ocupados como están en instalar más tropas de EEUU en Polonia y en prever nuevos portaaviones para patrullar el Mediterráneo (sí) y el Mar del Sur de China. ¿Qué pasará cuando la deuda con intereses sea de 40, 50 o 60 billones de dólares?

En algún momento, dado el despilfarro absoluto del Congreso, ¿exigirá el mundo tipos de interés de bonos basura para prestar a los Estados Unidos otro céntimo? Todo el mundo sabe que EEUU nunca pagará sus deudas, salvo nominalmente a través de la inflación; todo el mundo sabe que las promesas de derechos fuera de balance no pueden cumplirse de ninguna manera significativa. Los despilfarradores acaban por desaparecer, incluso los que tienen ejércitos poderosos y monedas hegemónicas. Puede que esto no ocurra pronto, aunque sólo sea porque el resto del mundo también tiene billones de dólares de EEUU. Pero si el excepcionalismo americano sigue el camino del Imperio británico, ésta será la razón.

Durante el incontinente gobierno de George W. Bush, Dick Cheney reprendió infamemente al secretario del Tesoro Paul O'Neill con la afirmación «Reagan demostró que los déficits no importan». Vemos el mismo pensamiento engañoso hoy en día entre los defensores de la teoría monetaria moderna, la idea de que los gobiernos soberanos pueden ordenar los recursos a voluntad. Esta mentalidad impregna el Congreso, que a su vez es recompensado por los votantes que quieren guerras y bienestar hoy sin pensar en las generaciones futuras. Eligen creer a los Cheneys y a los MMT, que les dicen que los déficits y la deuda no tienen coste.

Pero la deuda y el déficit sí importan. Estamos a punto de descubrir cuánto importan. La buena noticia, y es muy buena, es que los estadounidenses pronto podrán disfrutar de los beneficios del interés compuesto en los ahorros (nuestros abuelos pueden explicarnos esto). La civilización comienza y termina con la acumulación de capital, lo mismo que la política y los bancos centrales atacan impunemente. Ya es hora de premiar a los ahorradores y castigar al Congreso.

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here