Mises Wire

Home | Wire | Tres razones por las que la subida de impuestos de Biden no tiene sentido

Tres razones por las que la subida de impuestos de Biden no tiene sentido

  • revenue

Etiquetas Impuestos y gasto

05/06/2021

Cualquiera que crea que los «ricos» y las grandes empresas pagarán los 28 billones de dólares de deuda o los 2 billones de dólares del nuevo déficit tiene un verdadero problema con las matemáticas.

El anuncio de Biden de una subida masiva de impuestos a las empresas y a los segmentos más ricos de la población simplemente no tiene sentido. Las subidas de impuestos tendrán un impacto significativo en el crecimiento económico, la inversión y la creación de empleo, y ni siquiera arañan la superficie del déficit estructural. Incluso si nos creemos las estimaciones de crecimiento del producto interior bruto y de ingresos anunciadas por la administración Biden, el impacto sobre la deuda y el déficit es insignificante. Entonces, ¿cuál es su respuesta? Que la deuda y el déficit no importan porque la clave ahora es estimular el crecimiento y el coste de los préstamos es bajo a pesar del aumento de la deuda.

Además, la administración Biden se ha visto inundada por los defensores de la TMM (teoría monetaria moderna) que creen apasionadamente que los déficits son buenos porque atienden a la creciente demanda mundial de dólares de EEUU. Además, la administración Biden argumenta que el aumento del déficit no es un problema porque la Reserva Federal sigue comprando bonos del Estado, manteniendo los rendimientos bajos y los costes de la deuda estables.

Bien, entonces, ¿por qué las subidas de impuestos? Si la deuda y el déficit no importan y el crecimiento y el empleo es en lo que tenemos que centrarnos, entonces ¿por qué aumentar los impuestos?

Todo el argumento de la subida de impuestos se desmorona. No hay absolutamente ninguna justificación para estas subidas masivas ni desde el punto de vista de los ingresos ni del objetivo de crecimiento. Si el crecimiento se encargará del aumento del déficit, la administración Biden debería utilizar todas las herramientas para apoyar el crecimiento.

Hay tres razones principales por las que la subida de impuestos no tiene sentido.

En primer lugar, el impacto estimado de los ingresos reales es insignificante. En 2018, la recaudación del impuesto federal sobre las ganancias de capital fue de 158.400 millones de dólares. Un aumento de cinco puntos porcentuales en el régimen actual proporcionaría entre 18.000 y 30.000 millones de dólares adicionales, según las estimaciones de la Universidad de Princeton, en un escenario optimista en el que no habría ningún impacto negativo del aumento del impuesto. Las estimaciones de ingresos del aumento del impuesto de sociedades y de las personas físicas suponen 691.000 millones de dólares procedentes del impuesto de sociedades, 495.000 millones de dólares del impuesto mínimo global y 271.000 millones de dólares de las llamadas lagunas fiscales de la derogación, las exenciones fiscales a los combustibles fósiles y los acuerdos contra la inversión. Obviamente, estas estimaciones son optimistas y en muchos casos de ciencia ficción, ya que consideran un mundo perfecto en el que estos impuestos no tendrán ningún impacto negativo en la economía y un crecimiento del PIB que no se verá afectado en absoluto. Incluso si aceptamos las estimaciones, estos ingresos se reparten a lo largo de una década (sí, diez años), por lo que el impacto en el valor actual neto es aún peor.

Esto ni siquiera empieza a abordar el aumento del gasto obligatorio que impulsa el déficit estructural por encima del 2,5% del PIB.

En segundo lugar, el impacto en la economía será mayor de lo que estima la administración Biden. Estas subidas de impuestos no afectan sólo a «los ricos». Un impuesto sobre las ganancias de capital tan elevado ahoga la innovación y reduce el flujo de capital hacia el capital privado, que es esencial para impulsar las empresas de nueva creación y los nuevos negocios de alta productividad. Esta es la razón por la que Europa ha reducido los impuestos sobre las plusvalías e incluso los ha eliminado. Bélgica, Luxemburgo y Suiza no tienen impuesto sobre las plusvalías. De los países que sí aplican un impuesto sobre las plusvalías, Grecia y Hungría tienen los tipos más bajos, con un 15%. La media de los países europeos es del 19,3 por ciento. Lo mismo ocurre con el tipo del impuesto de sociedades. Con el plan de Biden, Estados Unidos tendría el tipo impositivo más alto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (28%). Muchos argumentan que los tipos efectivos del impuesto de sociedades son más bajos y que en otros países las empresas pagan el impuesto sobre el valor añadido, y los argumentos son sólo parcialmente correctos. La Comisión Europea demostró que el tipo impositivo medio efectivo de las empresas de EEUU era del 36,5 por ciento, frente al 21,1 por ciento de la media de la Unión Europea. A la hora de comparar los tipos efectivos, muchos análisis de Estados Unidos juegan con el truco de añadir las empresas con pérdidas o promediar lo que paga un gigante tecnológico en Estados Unidos con el resto de los sectores. Sin embargo, ninguno de estos argumentos importa si se observa la cuña fiscal que pagan las empresas de EEUU en relación con otras empresas de la OCDE. Según PWC, la cuña fiscal total y la contribución de las empresas de Estados Unidos fue del 43,8% (impuestos sobre los beneficios, el trabajo y otros impuestos) en comparación con la media de la región del 38,9%.

El riesgo de salida de capitales de Estados Unidos hacia otros países con una fiscalidad más competitiva es evidente para cualquiera que haya dirigido un negocio o una empresa financiera. Estos aumentos de impuestos pueden tener poco impacto en las corporaciones multinacionales, pero tienen un efecto negativo excepcionalmente grande en las empresas medianas. Por eso estas medidas son regresivas.

Incluso Yellen sabe que esta subida de impuestos es perjudicial. Por eso quiere un impuesto global. Si no viera ningún efecto negativo, dejaría que otros países gestionaran sus impuestos como quisieran.

En tercer lugar, ni siquiera se aborda el problema del gasto obligatorio. El gasto obligatorio en Estados Unidos se ha disparado hasta los 2,9 billones de dólares en 2020, desde los 1,8 billones de 2008, y se calcula que aumentará otro billón en los próximos diez años. La principal causa del déficit de Estados Unidos proviene del aumento del gasto obligatorio, ya que los ingresos no pueden igualar el imparable aumento del gasto que ningún gobierno puede tocar. Las economías crecen y entran en recesión. Es imposible recortar el déficit mediante subidas de impuestos cuando el ritmo de crecimiento de los gastos supera la producción económica y los ingresos, incluso en períodos de crecimiento.

Ningún economista serio puede creer que las subidas de impuestos vayan a generar ingresos anuales sostenidos en cualquier ciclo económico, ya sea de crecimiento, estancamiento o recesión, para cubrir más de 200.000 millones de dólares cada año de aumento del gasto sobre un billón de déficit.

Entonces, ¿por qué lo hace Biden? Para complacer a la parte más socialista de su administración y de su base de votantes, que no se preocupan por las implicaciones económicas; sólo quieren hacer más pobres a los ricos.

Si hacer dinero en los mercados de capitales es tan fácil, ¿por qué los políticos no facilitan las cosas para que todo el mundo pueda hacerlo? Además, si creen que ganar dinero en los mercados de capitales o en una empresa es tan fácil, ¿por qué no lo hacen ellos mismos?

El plan de aumento de impuestos de Biden no tiene sentido desde el punto de vista del crecimiento, los ingresos o el déficit. Además, no tiene sentido desde una perspectiva republicana o demócrata. Sencillamente, no tiene sentido y no aborda el problema de Estados Unidos: el aumento del gasto obligatorio.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire