Mises Wire

Home | Wire | ¿Son los tipos de interés negativos un desarrollo histórico natural?

¿Son los tipos de interés negativos un desarrollo histórico natural?

  • intervention negative interest

Etiquetas Mercado FinancieroIntervencionismo

08/12/2020
Los tipos de interés negativos hace tiempo que se han convertido en una realidad. Pero no estamos hablando de tipos de interés reales negativos. Este es el caso cuando el retorno de una inversión es menor que la tasa de inflación oficialmente declarada. En el contexto actual, los tipos de interés negativos son más bien tipos de interés nominal negativos, es decir, el tipo de interés nominal está por debajo del 0 por ciento.

Este tipo de tipo de interés negativo ya existía una vez en la década de los setenta. En esa época, Suiza introdujo una «comisión» del 2% por trimestre sobre los depósitos bancarios en los bancos suizos. Esto tenía por objeto inhibir la entrada de nuevos capitales en Suiza. Los tipos de cambio fijos del sistema de Bretton Woods seguían impidiendo que el franco suizo se apreciara en ese momento, pero la oferta monetaria se expandió bruscamente del 2,1% en 1966 al 10,9% en 1968. Esto aumentó la presión inflacionaria sobre Suiza. En 1972 se impusieron tipos de interés negativos, pero se declararon ineficaces y se abolieron después de 1978.

El 11 de junio de 2014, el Banco Central Europeo (BCE) se convirtió en el primer gran banco central en fijar una tasa de depósito negativa del -0,1 por ciento. El Banco Nacional Suizo (BNS) fue más lejos en 2015 e impuso una tipo de interés negativo sobre los depósitos del -0,75 por ciento. En la actualidad, el BNS sigue estando en el -0,75%, mientras que el BCE le pisa los talones con un -0,5%. El banco central danés también se ha puesto al día con el banco nacional suizo, fijando su tipo de interés en -0,75 por ciento, mientras que la tasa objetivo de Japón es de -0,1 por ciento.

Estos tipos de interés clave, que son fijados por los bancos centrales, tienen un impacto en los mercados monetarios y de capital a través de efectos de arbitraje. Actualmente existen tipos de interés negativos a lo largo de todo el espectro de la curva de rendimiento. En Suiza, por ejemplo, la mayoría de los bonos y papeles del Estado, incluso los de la Confederación Suiza a 30 años, tienen rendimientos negativos. E incluso los bonos de las empresas tienen actualmente rendimientos negativos.

¿Intervención o fuerzas del mercado?

La existencia de tipos de interés negativos ha dado lugar a un debate sobre su origen. Un lado ve los tipos de interés negativos como una medida intervencionista por parte de los bancos centrales. Por mandato, bajan artificialmente los tipos de interés. Algunos opositores incluso consideran que esto es una completa manipulación de los tipos de interés.

Por otra parte, algunos sostienen que es mucho más probable que la caída continua de los tipos de interés, incluso hasta el punto de convertirse en negativos, corresponda al curso normal de la historia económica. Los tipos de interés negativos no son una decisión deliberada de los bancos centrales, sino, en última instancia, un acontecimiento natural. El economista de Harvard, Paul Schmelzing, ha escrito sobre el declive supersecular que se está produciendo actualmente en este contexto. Algunos exponentes de este lado del espectro están incluso eximiendo a los bancos centrales de responsabilidad por cualquier consecuencia negativa causada por los tipos de interés negativos.

Una teoría popular entre los economistas que atribuye los tipos de interés negativos a un desarrollo natural es la de un «exceso de ahorro». Dado que cada vez más personas en los países occidentales ahorran hoy en día, en parte debido al cambio demográfico, un exceso de ahorro está reduciendo constantemente la utilidad marginal de los ahorros adicionales y, por lo tanto, sus rendimientos marginales.

De hecho, en el mundo occidental hemos acumulado un enorme capital económico durante los dos últimos siglos. La creciente división del trabajo y el conocimiento han jugado un papel importante en esto. Pero mayores masas de liquidez (financiera) son también el resultado deliberado de la acción de los bancos centrales. A través de décadas de política de mercado abierto, han creado cada vez más liquidez.

Estas operaciones de mercado abierto de los bancos centrales equivalen, en última instancia, a la compra de bonos del Estado. Esta demanda continua de títulos del gobierno por parte de los bancos centrales está atrayendo cada vez a más comerciantes de bonos, que esperan hacer un negocio de ello. Después de todo, pueden vender bonos previamente comprados a los bancos centrales prácticamente sin riesgo alguno. Si los precios de los bonos suben—y esto ha sucedido particularmente en las últimas cuatro décadas—los tipos de interés de estos bonos bajan.

Contra el sentido común

Pero el hecho de que hoy en día tengamos tipos de interés negativos es difícil de entender desde la perspectiva de la acción humana. Los tipos de interés negativos significan que se renuncia a algo hoy y se garantiza que se recibirá menos a cambio en el futuro. Intuitivamente, debería ser al revés: como el presente es más seguro, debe ser más valioso ante un futuro incierto. Así que cualquiera que renuncie a algo hoy debe ser recompensado por el riesgo y la incertidumbre en que esta persona está dispuesta a aventurarse.

Un entorno de tipos de interés negativos, en el que el presente está peor económicamente y materialmente que el futuro, parece contrario a la intuición y, por lo tanto, difícilmente puede ser un desarrollo natural. Parece bastante probable que los tipos de interés negativos deban interpretarse como una consecuencia de las políticas intervencionistas de los bancos centrales.

Según muchos banqueros centrales, estos tipos de interés negativos son un instrumento de política monetaria. Los representantes del Banco Nacional Suizo sostienen que tienen por objeto contrarrestar la apreciación de la moneda suiza. El BCE sostiene que se debe instar a los bancos comerciales que tienen depósitos de reserva en el banco central a que, mediante los intereses negativos de esos depósitos, transmitan esas reservas a la economía concediendo préstamos de todo tipo.

Escuchando a los propios bancos centrales, suena bastante como ver los tipos de interés negativos como un instrumento para dirigir, guiar y controlar un área monetaria. Así que los propios bancos centrales declaran implícitamente que los tipos de interés negativos son una herramienta deliberada y no sólo un desafortunado golpe de suerte histórico.

Author:

Pascal Hügli

Pascal Hügli is the chief research officer at Schlossberg&Co, a Swiss asset manager focused on protecting its clients' wealth from unprecedented and increasing monetary socialism around the globe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire