Mises Wire

Home | Wire | Son los déficits presupuestarios y no el «neoliberalismo» los culpables de la crisis argentina

Son los déficits presupuestarios y no el «neoliberalismo» los culpables de la crisis argentina

  • argentin1.PNG
0 Views

11/14/2019

Los argentinos son conocidos por lanzar insultos inteligentes. A los españoles, por ejemplo, les gustan tanto las «puteadas» argentinas que crearon un sitio web llamado «Insulta como un argentino».

Ahora en el mundo de las malas palabras, uno se destaca que, cuando se recibe, hiere mortalmente al rival en la discusión. Es difícil recuperarse después de un ataque así. Curiosamente, este insulto puede ser escrito sin violar las reglas del decoro.

Es el adjetivo «neoliberal».

Así es como la izquierda local e internacional suele referirse al Presidente Macri y a su período de gobierno. ¿Pero Macri era neoliberal? Echemos un vistazo.

¿Vuelve el neoliberalismo?

Hace aproximadamente un año Cristina Fernández de Kirchner encabezó una cumbre de líderes regionales en el Estadio Ferro, en la ciudad de Buenos Aires.

En el acto pronunció un largo discurso en el que destacó sus años como presidenta y, por supuesto, no dudó en criticar al gobierno de Macri.

En un pasaje que llegó a las noticias, CFK dijo:

Rara vez se pueden juzgar dos modelos de países diferentes en un período de tiempo tan corto. Este mes de diciembre, habrán pasado tres años exactos desde que el neoliberalismo regresó a nuestro país. ... Nos ha vuelto a endeudar.

Más recientemente, después de haber sido elegida vicepresidenta en medio de una profunda crisis económica caracterizada por una inflación extremadamente alta y un desempleo creciente, afirmó: «¡Neoliberalismo, nunca más!»

La primera pregunta que surge cuando se leen este tipo de frases es qué se entiende por «neoliberalismo». A excepción de los líderes de izquierda que acusan a casi todos de ser neoliberales, no hay muchos «neoliberales» auto-identificados. De hecho, no se conoce ninguna obra relevante por ese título, ni ninguna doctrina económica.

Lo que existe, por supuesto, es el liberalismo en el sentido clásico de la palabra, que sostiene que cuanto mayor sea la libertad económica de los países, más prósperos serán sus ciudadanos.

[RELACIONADO: «¿Cuál es la diferencia entre el liberalismo y el "neoliberalismo"» por Ryan McMaken]

El término neoliberalismo, entonces, es una deformación que algunos sectores quieren imponer para desacreditar la idea liberal y, sobre todo, desacreditar una serie de políticas sensatas que limitan el poder de los gobernantes.

Ahora bien, si hay algo que mencionan quienes constantemente se refieren al neoliberalismo: el llamado «Consenso de Washington», una lista de diez principios de políticas económicas razonables, compilada por el economista John Williamson en 1989.

El Consenso de Washington y Argentina

Lo que Williamson hizo fue resumir en un documento las principales recomendaciones que el Departamento del Tesoro, el FMI y el Banco Mundial solían hacer a los países con problemas económicos.

¿Son estas políticas las responsables del desarrollo actual de Argentina? Si analizamos el consenso, ¿podríamos encontrar algo de verdad en la idea de que el «neoliberalismo» fracasó?

Entre las recomendaciones recopiladas por Williamson se encuentran la disciplina fiscal, la apertura comercial y la privatización de las empresas públicas. Todas las recomendaciones se resumen en la siguiente tabla.

Entre las recomendaciones recopiladas por Williamson se encuentran la disciplina fiscal, la apertura comercial y la privatización de las empresas públicas. Todas las recomendaciones se resumen en la siguiente tabla.

Consenso de Washington

Política Pública

Mauricio Macri

Cristina F. de Kirchner

Disciplina Fiscal (Presupuesto balanceado)

No

No

Reducir el gasto en subsidios, no en salud, educación o infraestructura.

Parcialmente

No

Reducción del tipo impositivo

Parcialmente

No

Tipo de interés determinado por el mercado

Si

No

Tipo de cambio competitivo

Si

No

Aperturas comerciales

No

No

Eliminación de las barreras a la IED

Si

No

Privatización de empresas estatales

No

No

Desregulación

Parcialmente

No

Seguridad de los derechos de propiedad

No

No

 

En esta tabla también podemos ver en qué medida las presidencias de Mauricio Macri y Cristina Fernández siguieron el guión.

Como podemos ver, el gobierno de Cristina era totalmente antineoliberal, si por neoliberal entendemos seguir el llamado Consenso de Washington.

CFK, especialmente durante su segundo mandato, violó absolutamente todos los puntos de este documento. Los tipos de interés, así como el tipo de cambio, fueron reguladas artificialmente. Argentina tenía controles de cambio y la tasa de interés estaba persistentemente por debajo de la inflación.

En términos de privatización de empresas públicas, CFK hizo lo contrario. Junto con Néstor, su esposo y predecesor en el cargo, nacionalizaron la empresa de abastecimiento de agua, todo el sistema privado de pensiones, la oficina de correos y la aerolínea Aerolíneas Argentinas, entre otras.

Lo mismo ocurrió con la disciplina fiscal. El gobierno de Cristina recibió la economía con un superávit presupuestario del 0,5% del PIB en 2007, que se transformó en un déficit del 5,9% al final de su mandato.

Algunos socialistas podrían argumentar que es muy bueno hacer lo contrario de lo que recomienda el «consenso». Sin embargo, los resultados económicos durante el segundo mandato de CFK fueron muy malos. La inflación promedió el 30% anual, el crecimiento per cápita fue cero y los niveles de pobreza aumentaron.

El neoliberalismo de Macri

A diferencia de Cristina, Macri no violó todas las prescripciones del Consenso. En este sentido, es lógico que Cristina lo llame neoliberal. Comparado con ella, parece el mejor estudiante de la clase.

Sin embargo, cuando uno mira en detalle las políticas tomadas por el presidente, encuentra que al menos cuatro puntos de la receta neoliberal que no se cumplieron, y otros tres que sólo se cumplieron parcialmente.

La seguridad de los derechos de propiedad, por ejemplo, ha sido mejorada, pero el gobierno en 2018 impuso una bonificación obligatoria para todas las empresas privadas para dar a los empleados. Además, la eliminación de los impuestos a la exportación aprobada en 2016 se invirtió el año pasado, anulando cualquier progreso en el ámbito de los derechos de propiedad.

En cuanto a la regulación, acabamos de conseguir la desregulación en el mercado de las compañías aéreas, pero sólo hasta el punto de permitir que algunas compañías aéreas de bajo coste intervengan.

Durante el gobierno de Macri no hubo privatizaciones, y la apertura total al comercio es también inexistente en áreas diferentes a las de las tabletas y los cuadernos.

En cuanto al gasto público, es cierto que se han eliminado o reducido notablemente algunas subvenciones, pero esto se ha visto más que compensado por el aumento del gasto en otras áreas.

Finalmente, y debido a lo anterior, el presupuesto es donde Macri lo ha hecho aún peor que CFK. No sólo no redujo el déficit heredado por CFK, sino que lo incrementó durante su primer año en el cargo y no pudo reducirlo hasta que se desató la crisis.

En realidad, este era el talón de Aquiles de la Macrinomía. Manejó déficits presupuestarios hasta que se hizo imposible financiarlos.

Así que, para concluir, ni el neoliberalismo ni el Consenso de Washington son culpables de la actual crisis en Argentina. De hecho, fue la incapacidad de seguir el consenso, especialmente el primer punto relativo a la disciplina fiscal, lo que llevó a la crisis.

Argentina no es una prueba del fracaso del mercado, sino, una vez más, una prueba de lo contrario.

A diferencia de Cristina, Macri no violó todas las prescripciones del Consenso. En este sentido, es lógico que Cristina lo llame neoliberal. Comparado con ella, parece el mejor estudiante de la clase.

Sin embargo, cuando uno mira en detalle las políticas tomadas por el presidente, encuentra que al menos cuatro puntos de la receta neoliberal que no se cumplieron, y otros tres que sólo se cumplieron parcialmente.

La seguridad de los derechos de propiedad, por ejemplo, ha sido mejorada, pero el gobierno en 2018 impuso una bonificación obligatoria para todas las empresas privadas para dar a los empleados. Además, la eliminación de los impuestos a la exportación aprobada en 2016 se invirtió el año pasado, anulando cualquier progreso en el ámbito de los derechos de propiedad.

Author:

Contact Iván Carrino

Iván Carrino is director of Iván Carrino y Asociados and Deputy Director of the Master's Degree in Economics and Political Science of ESEADE in Buenos Aires.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire