Mises Wire

Home | Wire | Sólo un cambio ideológico puede hacer del mundo un lugar más pacífico

Sólo un cambio ideológico puede hacer del mundo un lugar más pacífico

  • phil

Etiquetas PhilosophyGuerra y Política Exterior

01/22/2021

Los que apoyamos una política exterior no intervencionista encontramos en la obra de Murray Rothbard una fuente inagotable de hechos y argumentos. Mises, por el contrario, no suele hacer comentarios sobre temas de política exterior. A veces lo hacía, pero no encontrará en sus escritos publicados sus opiniones sobre la crisis de los misiles en Cuba o el conflicto árabe-israelí. Me gustaría sugerir, sin embargo, que un tema fundamental en su trabajo apoya el no intervencionismo.

El tema que tengo en mente es el mal de la guerra. En un elocuente pasaje de Acción humana, Mises dice:

¡Cuán lejos estamos hoy en día de las normas de derecho internacional desarrolladas en la era de la guerra limitada! La guerra moderna es despiadada, no perdona a las mujeres embarazadas o a los niños; es matar y destruir indiscriminadamente. No respeta los derechos de los neutrales. Millones de personas son asesinadas, esclavizadas o expulsadas de las moradas en las que vivieron sus antepasados durante siglos. Nadie puede predecir lo que sucederá en el próximo capítulo de esta interminable lucha.

Esto tiene poco que ver con la bomba atómica. La raíz del mal no es la construcción de nuevas y más terribles armas. Es el espíritu de conquista. Es probable que los científicos descubran algunos métodos de defensa contra la bomba atómica. Pero esto no cambiará las cosas, sólo prolongará por un corto tiempo el proceso de destrucción completa de la civilización.

La civilización moderna es un producto de la filosofía laissez faire. No puede ser preservada bajo la ideología de la omnipotencia gubernamental. La estatolatría le debe mucho a las doctrinas de Hegel. Sin embargo, se pueden pasar por alto muchas de las inexcusables faltas de Hegel, ya que Hegel también acuñó la frase «la inutilidad de la victoria» (die Ohnmacht des Sieges) Derrotar a los agresores no es suficiente para hacer duradera la paz. Lo principal es descartar la ideología que genera la guerra.

Si la guerra es destructiva y maligna, ¿cómo podemos eliminarla? La respuesta de Mises proviene de un principio básico de su filosofía social: la cooperación social a través del libre mercado permite a la gente relacionarse pacíficamente. Debido a que todas las partes de un intercambio económico se benefician de él, las personas de otros países no son nuestros enemigos. El camino hacia la paz, entonces, está en una política de completa libertad económica. Las personas deben poder comerciar entre sí como deseen, sin restricciones. Mises lo dice mucho mejor que yo:

Lo que distingue al hombre de los animales es la comprensión de las ventajas que pueden derivarse de la cooperación bajo la división del trabajo. El hombre frena su instinto innato de agresión para cooperar con otros seres humanos. Cuanto más quiere mejorar su bienestar material, más debe expandir el sistema de la división del trabajo. Al mismo tiempo, debe restringir cada vez más la esfera en la que recurre a la acción militar. El surgimiento de la división internacional del trabajo requiere la abolición total de la guerra. Tal es la esencia de la filosofía del laissez-faire de Manchester.

Esto suena bastante simple, pero un obstáculo impide llevar a cabo esta política en su totalidad. Engañados por falsas ideologías, muchos piensan que las naciones prosperan apoderándose de los recursos de otras naciones. En la opinión de Mises, el motivo detrás de la guerra moderna es, por lo tanto, económico. Es sólo una tautología decir que la guerra proviene de un nacionalismo agresivo; tenemos que preguntarnos qué es lo responsable de ello, y la respuesta está en las falsas doctrinas de lo que conduce a la prosperidad.

Hay un acuerdo perfecto con respecto al hecho de que la guerra total es un retoño del nacionalismo agresivo. Pero este es un razonamiento meramente circular. Llamamos nacionalismo agresivo a la ideología que hace la guerra total moderna. El nacionalismo agresivo es el necesario derivado de las políticas de intervencionismo y planificación nacional. Mientras que el laissez faire elimina las causas de los conflictos internacionales, la interferencia del gobierno en los negocios y el socialismo crea conflictos para los cuales no se puede encontrar una solución pacífica.

Si bien en el marco del libre comercio y la libertad de migración a ningún individuo le preocupa el tamaño territorial de su país, en virtud de las medidas de protección del nacionalismo económico casi todos los ciudadanos tienen un interés sustancial en estas cuestiones territoriales. La ampliación del territorio sujeto a la soberanía de su propio gobierno significa para él una mejora material o, al menos, el alivio de las restricciones que un gobierno extranjero ha impuesto a su bienestar. Lo que ha transformado la guerra limitada entre los ejércitos reales en una guerra total, el choque entre los pueblos, no son los tecnicismos del arte militar, sino la sustitución del estado de bienestar por el estado de laissez-faire.

Dado que gran parte del mundo está en manos de falsas ideologías, ¿qué podemos hacer? Mises dice que la respuesta no está en las organizaciones internacionales o en los tratados.

Es inútil confiar en los tratados, conferencias y en los aparatos burocráticos como la Sociedad de las Naciones y las Naciones Unidas. Los plenipotenciarios, oficinistas y expertos hacen un pobre espectáculo en la lucha contra las ideologías. El espíritu de conquista no puede ser sofocado por la burocracia. Lo que se necesita es un cambio radical en las ideologías y las políticas económicas.

Pero, ¿cómo pudo producirse este cambio de ideologías? La respuesta de Mises es que esto sólo sucederá si la opinión pública llega a apoyar el libre mercado, ya que todo gobierno descansa en última instancia en la opinión pública. Él es pesimista acerca de si esto sucederá.

Aquí es donde Rothbard ofrece un complemento indispensable para Mises. Si evitamos la intervención militar excepto en caso de ataque directo, y siempre promovemos el libre comercio, entonces hemos hecho lo que podemos para asegurar un mundo pacífico. Como lo expresó en un artículo escrito en 1982,

No, mucho mejor y más sabia [que la seguridad colectiva] es la antigua política exterior liberal clásica de neutralidad y no intervención, una política exterior expuesta con gran elocuencia por Richard Cobden, John Bright, la escuela de Manchester y otros «pequeños ingleses» del siglo XIX, por los liberales clásicos antiimperialistas de principios del siglo XX en Gran Bretaña y Estados Unidos, y por los antiguos de los años treinta a los cincuenta. La neutralidad limita los conflictos en lugar de intensificarlos. Los Estados neutrales no pueden aumentar su poder a través de la guerra y el militarismo, o asesinar y saquear a los ciudadanos de otros estados.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire