Mises Wire

Home | Wire | Si queremos aumentar la demanda en el mercado, primero debemos aumentar la producción

Si queremos aumentar la demanda en el mercado, primero debemos aumentar la producción

  • pro

Etiquetas Teoría de la Producción

10/05/2020

Siguiendo las ideas de John Maynard Keynes y Milton Friedman, muchos comentaristas asocian el crecimiento económico con el aumento de la demanda de bienes y servicios.

Tanto Keynes como Friedman sostuvieron que la Gran Depresión de los años treinta se debió a una insuficiencia de la demanda agregada y que, por lo tanto, la manera de solucionar el problema era impulsar la demanda agregada.

Para Keynes, esto podría lograrse haciendo que el gobierno federal pidiera más dinero prestado y lo gastara cuando el sector privado no lo haría. Friedman abogó por que la Reserva Federal bombeara más dinero para reactivar la demanda.

Pero nunca existe tal cosa como una demanda insuficiente. La demanda de un individuo está limitada por su capacidad de producir bienes. Cuantos más bienes pueda producir un individuo, más bienes puede demandar, es decir, adquirir.

Obsérvese que la producción de un individuo le permite pagar por la producción del otro individuo. (Cuantos más bienes produce un individuo, más bienes puede conseguir para sí mismo. Por lo tanto, la demanda de un individuo está limitada por su producción de bienes).

En este sentido, los productores y no los consumidores son el motor del crecimiento económico. Obviamente, si quiere tener éxito, un productor debe producir bienes y servicios en línea con lo que otros productores requieren.

Según James Mill,

Cuando los bienes son llevados al mercado lo que se quiere es alguien que compre. Pero para comprar, uno debe tener los medios para pagar. Por lo tanto, es obvio que los medios de pago colectivos que existen en toda la nación constituyen todo el mercado de la nación. ¿Pero en qué consisten los medios de pago colectivos de toda la nación? ¿No consisten en sus productos anuales, en los ingresos anuales de la masa general de habitantes? Pero si el poder adquisitivo de una nación se mide exactamente por su producto anual, como es indudable; cuanto más se aumenta el producto anual, más se amplía por ese mismo acto el mercado nacional, el poder adquisitivo y las compras reales de la nación.... Así parece que la demanda de una nación es siempre igual al producto de una nación. Esto debe ser así, porque ¿cuál es la demanda de una nación? La demanda de una nación es exactamente su poder de compra. ¿Pero cuál es su poder de compra? El alcance de su producción anual, sin duda. La magnitud de su demanda y la magnitud de su oferta son siempre exactamente proporcionales.1

Si una población de cinco individuos produce diez patatas y cinco tomates, esto es todo lo que pueden demandar y consumir.

Ningún truco del gobierno y del banco central puede hacer posible el aumento de su demanda efectiva. La única manera de aumentar la capacidad de consumo es aumentar la capacidad de producción.

La dependencia de la demanda de la producción de bienes no puede ser eliminada por medio del bombeo monetario y el gasto del gobierno.

La aplicación de políticas fiscales y monetarias poco rigurosas sólo empobrecerá a los verdaderos generadores de riqueza y debilitará su capacidad de producir bienes y servicios, lo que debilitará la demanda efectiva.

Dado que el gobierno no produce ninguna riqueza real, los ahorros reales tendrán que ser desviados de las actividades de generación de riqueza. Esto, sin embargo, va a socavar los generadores de riqueza y va a debilitar el proceso de generación de riqueza real. El siguiente ejemplo simple resume la situación.

En una economía compuesta por un panadero, un zapatero y un cultivador de tomates, otro individuo entra en escena. Este individuo es un ejecutor que ejerce su demanda de bienes por medio de la fuerza.

¿Puede tal demanda dar lugar a más producción, como lo dice el pensamiento popular? Al contrario, empobrecerá a los productores.

El panadero, el zapatero y el agricultor se verán obligados a desprenderse de su producto a cambio de nada y esto a su vez debilitará la producción de bienes de consumo final.

Por lo tanto, lo que se requiere para revivir la economía no es impulsar la demanda agregada, sino cerrar todas las brechas para la creación de dinero de la nada y frenar el gasto del gobierno.

Esto permitirá a los verdaderos generadores de riqueza revivir la economía al permitirles seguir adelante con el negocio de la generación de riqueza.

Podemos concluir que al fortalecer la capacidad de la economía para producir bienes y servicios estamos, de hecho, fortaleciendo la llamada demanda agregada y promoviendo el crecimiento económico real.

1.James Mill, On the Overproduction and Underconsumption Fallacies, ed. George Reisman (Laguna Hills, CA: Jefferson School of philosophy, Economics, and Psychology, 2006).

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire