Mises Wire

Home | Wire | Si los países nórdicos son socialistas, también lo son estos países menos impresionantes

Si los países nórdicos son socialistas, también lo son estos países menos impresionantes

  • Faroe Islands, Denmark

Etiquetas Economía Global

04/14/2021

Los países nórdicos atraen la atención de los socialistas democráticos de América gracias a sus elevados tipos impositivos, sus fuertes estados de bienestar y su supuesta estricta regulación de las empresas. Sin embargo, este último indicador no es exactamente cierto: todos los países nórdicos, excepto Finlandia, se encuentran entre los diez primeros en el índice de facilidad para hacer negocios del Banco Mundial, y mantienen posiciones altas en el índice de competitividad fiscal. Pero si los progresistas sostienen que Escandinavia es, en efecto, una región socialista, deben admitir que los siguientes países son tanto o más socialistas: Italia, Francia y Grecia. Ninguno de estos tres países es a los que se refieren para demostrar los beneficios de su programa económico. De hecho, gracias a sus bajos niveles de vida, sus altas tasas de desempleo y el estancamiento de sus ingresos, los movimientos de extrema derecha ultranacionalista y antiliberal han prosperado en cada uno de estos países. Examinemos cada uno de ellos.

Italia

La recaudación de impuestos es del 42% del PIB italiano, superior a la de Finlandia y Noruega, y sustancialmente mayor que la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El gasto social es del 28%, prácticamente idéntico al de los países nórdicos. El país ocupa un desesperanzador quincuagésimo octavo lugar en el índice de facilidad para hacer negocios del Banco Mundial, muy por debajo de todos los países escandinavos. Además, Italia tiene el sistema fiscal menos competitivo de la OCDE, según la Tax Foundation. Los impuestos y el gasto en bienestar social de Italia son de estilo nórdico, y las empresas están mucho más reguladas. Si los países nórdicos son socialistas, Italia también lo es.

Sin embargo, ¿se considera que Italia es más próspera que Estados Unidos, o un ejemplo de sistema socialista exitoso? Ni mucho menos. El Centro de Investigación Pew nos ofrece las siguientes estadísticas: si Italia formara parte de Estados Unidos, y por tanto se adhiriera a las métricas de ingresos estadounidenses, el 53% de los italianos entraría en la «categoría de bajos ingresos», frente al 26% americano; y desde 1990, la renta media disponible de los hogares italianos ha disminuido en una quinta parte.

Dejando a un lado el Pew Research Center, los datos de la OCDE muestran que el nivel de vida de Italia está muy por debajo del de América. Estados Unidos ocupa el décimo lugar en su Índice de Vida Mejor—Italia el vigésimo cuarto. Y los datos de la revista The Economist que intentan aplicar el Índice de Vida Mejor dentro de los países por categoría socioeconómica encuentran que alguien en el 10 por ciento superior del espectro de ingresos italianos tiene un nivel de vida no más alto que alguien en el 10 por ciento inferior del espectro de ingresos estadounidenses. Además, en 2019, antes de la pandemia, su tasa de desempleo era del 10%. Está claro que la recuperación económica de la crisis de 2008 no ha sido fácil.

Francia

La recaudación de impuestos es del 45 por ciento de la economía francesa, la segunda más alta de la OCDE, sólo por debajo de Dinamarca. El gasto social es del 31 por ciento, superior al de todos los países nórdicos, y el más alto de la OCDE. El país ocupa el trigésimo segundo lugar tanto en el Índice de Facilidad para Hacer Negocios como en el Índice de Competitividad Fiscal. Si los países nórdicos son socialistas, Francia lo es aún más.

Pero, ¿se oye a menudo a los progresistas alabar el asistencialismo y la burocracia del sistema francés? En absoluto. Según los estándares de EEUU, un tercio de los franceses vive en la categoría de bajos ingresos, no tan alta como la de Italia, pero sí más alta que la media de EEUU. El desempleo en Francia ha fluctuado mucho a lo largo de los años—tal vez un signo de inestabilidad fiscal. Alcanzó una tasa del 12% en la década de 1990, pero se redujo al 7% en 2008, justo cuando la economía mundial se hundía. Tras subir al 10% en 2015, se redujo al 8% en 2019—menos que en Italia, pero todavía sorprendentemente alto.

¿Cómo le va a Francia en el Índice de Vida Mejor? No muy bien. Ocupando el decimoctavo lugar, se desempeña mejor que Italia, pero sin embargo está sustancialmente por debajo de Estados Unidos. Las estadísticas de The Economist refuerzan esto, señalando que un francés en el 10% superior de la pirámide socioeconómica de su país no está particularmente mejor que alguien en el 10% inferior de la de Estados Unidos.

Grecia

Grecia llama especialmente la atención por una razón particular. Demuestra el peligro que la deuda y el gasto excesivos pueden suponer para la economía en general. Mientras otros países de Europa y Norteamérica salían de la recesión, la economía griega seguía deteriorándose. Entre 2008 y 2013, la tasa de desempleo pasó del 7% al 27%. Desde entonces, ha descendido al 15 por ciento, pero la cuestión es que los trabajadores griegos han sufrido demasiado gracias a la imprudencia fiscal: en 2008, el déficit de Grecia era del 10 por ciento de su PIB, por lo que los tenedores de bonos no estaban dispuestos a prestar más dinero al gobierno para que financiara grandes paquetes de estímulo. Así, la economía griega se quedó sin capital y sufrió una prolongada depresión. Su infraestructura fiscal se derrumbó aún más: la deuda era del 100% del PIB en 2008; en 2011, era del 172%. Mientras tanto, el Reino Unido, otro país agobiado por un elevado déficit, optó por recortar el gasto, lo que, aunque impopular, ha permitido que la economía se recupere y evite una catástrofe por la deuda.

Dejando esto de lado, la economía griega está sin duda excesivamente regulada y gravada, mientras que el gasto social es realmente muy elevado: el gasto social es del 24% del PIB, similar al de la mayoría de los países nórdicos; la recaudación de impuestos es del 38,7% del PIB, que, aunque es la tasa más baja entre los países examinados aquí y más baja que la de los demás países nórdicos, sigue siendo significativamente superior a la media de la OCDE. Sin embargo, en el Índice de Facilidad para Hacer Negocios, Grecia es, con mucho, el más bajo de estos tres países, en el puesto 79; parece que hay más burocracia en Grecia que en Vietnam, un país antiguamente comunista. Pero al menos ocupan el vigésimo noveno lugar en el Índice de Competitividad Fiscal, más alto que los otros dos países examinados.

Por desgracia, el Pew Research Center no se ha centrado mucho en Grecia—como tampoco lo ha hecho The Economist. Sin embargo, otras instituciones sí lo han hecho. Como siempre, en el Índice para una Vida Mejor, Grecia ocupa el trigésimo sexto lugar, de cuarenta países. La renta media disponible de los hogares griegos es de unos míseros 17.700 dólares al año, muy por debajo de los 45.000 dólares americanos.

Conclusión

Esencialmente, los políticos y economistas progresistas son culpables de escoger países: mientras quieren emular a los países nórdicos, que dicen ser socialistas—los mismos países en los que es tan fácil hacer negocios como en Estados Unidos—ignoran estos tres países, Italia, Francia y Grecia, que son, según la mayoría de las mediciones, más socialistas que los nórdicos. Como sus niveles de vida son incomparables con los de Estados Unidos y, en algunos casos, parecidos a los del Tercer Mundo, rara vez se utilizan como ejemplos del triunfo socialista.

Author:

Eben Macdonald

Eben Macdonald is a 16-year-old student, a keen free-marketeer, and he wants a society which is predicated on liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire