Mises Wire

Home | Wire | Se debe abolir la pena de muerte federal

Se debe abolir la pena de muerte federal

  • fence1.PNG
0 Views

Tags Sistema Legal

08/13/2019

Después de casi veinte años sin una ejecución, el sistema penal federal ha decidido proceder con varias ejecuciones. NPR reportó el mes pasado:

El Procurador General de los Estados Unidos, William Barr, ha dado instrucciones a la Oficina Federal de Prisiones para que cambie el protocolo de ejecución federal a fin de incluir la pena capital, dijo el Departamento de Justicia.

Barr también pidió a la oficina de prisiones que programe la ejecución de cinco reclusos que han sido declarados culpables de asesinato. Según el Departamento de Justicia, las víctimas en cada caso eran niños y ancianos. En algunos de los casos, los asesinos convictos también torturaron y violaron a sus víctimas.

¿Se justifica alguna vez la pena de muerte?

No soy un absolutista anti pena de muerte. Es decir, en algunos casos en los que el testimonio y las pruebas físicas son abrumadores –y los crímenes son particularmente atroces– la pena de muerte podría estar justificada, al menos en teoría.

Pero dada la corrupción policial, los fiscales incompetentes y la excesiva dependencia de las pruebas circunstanciales en los tribunales, muchos casos de pena de muerte se construyen sobre una base bastante inestable. Además, es muy probable que se haya ejecutado a personas inocentes en los Estados Unidos, ya sea por errores o por fraude descarado por parte de funcionarios del Estado.

En otras palabras, la pena de muerte es un asunto serio, y dado que los burócratas del Estado ni siquiera pueden manejar el DMV o el VA competentemente, no hay razón para asumir que sus habilidades de justicia criminal son algo que merezca nuestra confianza incondicional.

Sin embargo, es concebible que la pena de muerte pueda aplicarse con justicia en algunos casos.

No hay necesidad de una pena de muerte federal

Sin embargo, al examinar la pena de muerte federal, rápidamente se hace evidente que es simplemente innecesaria y que debería ser abolida por completo.

Las leyes estatales ya abordan la necesidad de procesar a los criminales violentos. El asesinato, la violación, la agresión y otros delitos violentos ya son ilegales en todos los estados de la Unión. Si Smith asesina a Wilson en, digamos, Pensilvania, Smith puede ser juzgado por asesinato bajo la ley de Pensilvania. Esto es cierto incluso si Smith emplea bombas, aviones u otras herramientas asociadas con el terrorismo internacional.

No hay necesidad de una capa extra de justicia penal federal. Por ejemplo, Timothy McVeigh, que fue condenado por el atentado de Oklahoma City, era ciertamente elegible para ser juzgado por asesinato bajo la ley de Oklahoma. Aquellos que perpetraron el 11 de septiembre eran ciertamente elegibles para ser juzgados por asesinato bajo las leyes de Nueva York y Virginia. Pero McVeigh fue juzgado por el crimen federal de matar a un agente federal. Zacarias Moussaoui fue procesado en un tribunal federal por su papel en los ataques del 11 de septiembre, específicamente por «conspiración para asesinar a empleados de Estados Unidos», entre otros delitos.

Aunque este tipo de asesinatos son ciertamente ilegales en los estados donde ocurren, el gobierno federal insiste en tener prerrogativas para procesar a los acusados bajo la ley federal también. Esto se hace a menudo para añadir un nivel adicional de posible enjuiciamiento, y para que los acusados puedan ser procesados más de una vez por el mismo delito. Esto es una violación de la Carta de Derechos, por supuesto (como lo explicó el juez Neil Gorsuch), pero los tribunales federales han mirado hacia otro lado en esta laguna jurídica durante años.

Además, los casos de terrorismo o las redes de delincuencia internacional no son lo que hay detrás de la mayoría de los casos de pena capital en los tribunales federales. No estamos hablando de jefes criminales rusos o de supervillanos domésticos. Por el contrario, casi todos los acusados en casos de pena capital en los tribunales federales son llevados a juicio por delitos comunes que involucran negocios de drogas, robos a bancos u otros actos que ya son violaciones de los estatutos penales estatales.

Además, en algunos casos, los fiscales federales van deliberadamente en contra de los deseos de los fiscales locales.

Lezmond Mitchell, por ejemplo, es un indio navajo que fue condenado por asesinar a una mujer navajo y a su nieta en tierra navajo. Ahora está a la espera de ser ejecutado en una prisión federal.

Pero tenga en cuenta que los asesinatos tuvieron lugar en tierras navajo, y la ley navajo no permite la pena de muerte. Sin embargo, el gobierno federal se metió en el caso. Según un análisis de The Intercept:

el gobierno de los EE.UU. se había forzado a sí mismo en el caso. Para empezar, como el asesinato por sí solo no era punible con la pena de muerte bajo la ley tribal, la búsqueda de la pena de muerte «sólo era posible en virtud del hecho de que Mitchell y un compañero navajo, de 16 años de edad, robaron un auto en relación con los asesinatos que cometieron», [El Juez Stephen Reinhardt escribió en una disidencia legal sobre el caso] La Ley Antirrobo de Automóviles de 1992 había convertido el secuestro de automóviles en un delito federal – y el proyecto de ley de delitos de 1994 había hecho que el secuestro de automóviles que resultara en la muerte en un delito punible con la pena de muerte. «De no haber sido por el robo de auto, Mitchell no habría sido elegible para la pena de muerte».

«Igualmente importante», continuó Reinhardt, «ninguna de las personas estrechamente relacionadas con el caso quería que Mitchell fuera sometido a la pena de muerte: ni la familia de las víctimas, ni la Nación Navajo –de la que las víctimas y los perpetradores eran todos miembros y en cuya tierra se cometió el crimen–, ni el fiscal de los Estados Unidos, cuyo trabajo consistía en procesar a Mitchell».

Nadie directamente involucrado en el caso que viviera a menos de 500 millas de la reserva exigió la pena de muerte. Pero el entonces Fiscal General de los Estados Unidos, John Ashcroft, intervino para asegurar que la pena de muerte estuviera sobre la mesa.

Ampliación de los poderes federales

El hecho de que un robo de auto haya permitido al gobierno federal exigir jurisdicción en el caso Mitchell refleja una estrategia utilizada desde hace mucho tiempo por los legisladores federales para expandir la jurisdicción federal con el tiempo. Al añadir gradualmente más y más delitos penales federales a los estatutos, los legisladores federales han hecho posible que el gobierno federal insinúe sus propios delitos en un número cada vez mayor de investigaciones criminales.

La Constitución de los Estados Unidos, por su parte, sólo menciona tres delitos federales: traición, piratería y falsificación. Sólo la piratería implica delitos que necesariamente ocurren fuera de la jurisdicción de las leyes estatales contra los delitos violentos. La falsificación, en cambio, no es más que un tipo de fraude. Y el fraude ya es ilegal en todos los estados. La traición sólo es un problema real si implica actos violentos contra otros, en cuyo caso ya está cubierta por las leyes estatales contra los delitos violentos.

Todos los demás delitos federales más allá de estos tres se basan en un razonamiento legal torturado diseñado para poner fin a la Décima Enmienda. Se justifican bajo la cláusula «necesaria y adecuada» o la cláusula de comercio. Son redundantes y en gran medida funcionan para ampliar en gran medida la intervención federal en todas y cada una de las comunidades estadounidenses. Más allá de la piratería, todo el aparato federal de enjuiciamiento penal debería ser abolido. Pero la pena de muerte federal es un buen punto de partida.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire