Mises Wire

Home | Wire | Powell le está dando a Trump su recorte de tasas, está es la razón por la que es un error

Powell le está dando a Trump su recorte de tasas, está es la razón por la que es un error

  • trump powell.jpg
0 Views

Tags La Reserva FederalDinero y BancosEconomía de EEUUDinero y Banca

07/31/2019

Si hay algo que es evidente, es que los Estados Unidos no necesitan un recorte de tasas.

Con una economía en crecimiento del 2,1%, un desempleo del 3,6%, la creación de 170.000 puestos de trabajo al mes y una inflación subyacente estimada del 2%, no hay datos objetivos que justifiquen la reducción de las tasas que ya son artificialmente bajas. Los salarios aumentan un 3% y el crecimiento del crédito para las empresas y las familias es sólido.

Tampoco hay ningún problema de financiación del sector público. El bono estadounidense a 10 años se negocia a un rendimiento del 2,05%, coherente con el crecimiento y la inflación del país. En términos reales, los Estados Unidos piden préstamos casi sin costo y sin el apoyo de la Reserva Federal, ya que toda la demanda de bonos proviene del mercado secundario.

Si la Reserva Federal reduce los tipos de interés puede ser por dos razones:

Uno, porque espera un empeoramiento drástico y abrupto de la economía, pero aparentemente no es así, ya que la propia Reserva Federal habla de una economía «sólida». 

La segunda razón sería más preocupante. La Reserva Federal recortaría los tipos como medida reactiva contra el ataque monetario del BCE (zona euro), el BPC (China) y el BJ (Japón). Esto se debe a que está reconociendo de forma velada que estamos en una peligrosa burbuja inflada por los bancos centrales, y que nos dirigimos a una guerra de divisas. No es de extrañar que el índice del dólar (el DXY) haya subido a pesar de las expectativas de tipos más bajos e incluso de recompra de bonos a través de la reinversión de intereses en los Estados Unidos. Cuando todas las grandes economías «copian» a la FED sin tener el equilibrio financiero, el dinamismo económico y la moneda de reserva global de Estados Unidos, están diciendo básicamente «comprar dólares» de forma implícita.

La constante relajación ha creado grandes desequilibrios, desde burbujas de activos hasta empresas zombies en ascenso.

En la zona del euro, hay un caso similar. No hay necesidad de recortar las tasas y lanzar otro estímulo, que por cierto, nunca ha sido abandonado, ya que todos los vencimientos son recomprados). El exceso de liquidez en el BCE supera los 1.790 millones de euros, los tipos ya son negativos y los gobiernos de la zona euro emiten deuda con rendimientos negativos y artificialmente bajos. El mercado de crédito muestra el riesgo de peligrosas burbujas cuando el diferencial entre los bonos basura y los bonos de alta calidad ha caído a mínimos históricos.

El problema del estancamiento de la zona euro y de otras economías no tiene nada que ver con los tipos. Las empresas y los consumidores no van a tomar más crédito o invertir más debido a un cambio del 0,5% en las ya de por sí artificialmente deprimidas tasas. El problema del estancamiento en muchas economías no se debe a la falta de estímulo monetario, sino a su exceso. Se perpetúa la deuda de los zombis, se mantiene el exceso de capacidad y se fomenta la mala inversión en sectores de alto riesgo y baja productividad.

El riesgo para los mercados es que los inversores vuelvan a caer en la trampa de apostar por «mientras sea peor, mejor», es decir, asumir más riesgos a pesar de que los datos de la temporada de beneficios y los datos macroeconómicos son decepcionantes, ya que los operadores apuestan todo por nuevas inyecciones de liquidez.

La Reserva Federal y el BCE se enfrentan a la alternativa del diablo. Si normalizan la política monetaria, se arriesgan a una corrección abrupta y generalizada de los precios de los activos de riesgo, y si no se normalizan, pierden herramientas para enfrentar un verdadero cambio de ciclo. La Reserva Federal todavía tiene algunas herramientas, pero el BCE ya se encuentra en un territorio de rendimiento decreciente en la política monetaria.

Estados Unidos no necesita un recorte de tipos, pero probablemente lo hará. Reducir la exposición a la parte más cíclica de las carteras puede ser una buena idea porque la carrera hacia tasas negativas de la economía mundial sólo tiene un resultado: el estancamiento secular. Los bancos centrales mantendrán los precios de los activos de riesgo, pero no podemos olvidar los daños colaterales. Cuando se penaliza fiscalmente la alta productividad y la política monetaria recompensa a los sectores más ineficientes y endeudados de la economía, el crecimiento se resiente y las burbujas alcanzan un tamaño sistémico.

Daniel Lacalle has a PhD in Economics and is author of Escape from the Central Bank Trap, Life In The Financial Markets and The Energy World Is Flat.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire