Mises Wire

Home | Wire | Por qué necesitamos empresarios y precios de mercado para una economía saludable

Por qué necesitamos empresarios y precios de mercado para una economía saludable

  • prices profit

Etiquetas SocialismoPrecios

Entre las muchas ideas que Mises ofrece en su obra maestra, La acción humana, hay consideraciones muy claras sobre el mecanismo de los precios, el papel que desempeñan los empresarios en el fomento de la asignación eficiente de los recursos y el modo en que el socialismo es perjudicial para la economía, en la medida en que perturba la interacción fluida de los precios, el espíritu empresarial y la asignación de recursos.

Precios y valor subjetivo

En una economía de mercado sin trabas, el mecanismo de precios es el instrumento que permite la asignación de recursos más eficiente, es decir, la deseada por los consumidores. ¿Por qué? Porque los precios se derivan de los diferentes valores subjetivos que los seres humanos atribuyen a los diversos bienes y servicios de consumo disponibles en la economía.

Cuando un consumidor valora subjetivamente el bien que posee menos que el bien que posee otro, y viceversa, los dos intercambian sus respectivas posesiones, vendiendo y comprando. En las propias palabras de Mises,

es precisamente la disparidad en el valor de los objetos intercambiados lo que resulta en su intercambio. La gente compra y vende sólo porque valora menos las cosas entregadas que las recibidas. (La acción humana, [1949] 1998, p. 205)

Mediante el intercambio repetido, los vendedores descubren los valores subjetivos que los demandantes atribuyen a los bienes de consumo, es decir, el valor de mercado de los bienes. En otras palabras, entienden qué consumidor valora más cualquier bien disponible, permitiendo así que cada bien encuentre al propietario más ansioso.

Obsérvese que la valoración subjetiva de los valores de los bienes es posible si y sólo si los bienes son propiedad privada de los agentes de cambio. De hecho, sin la propiedad privada de los bienes, los agentes de cambio no podrían disfrutar del beneficio que recompensa el descubrimiento de los más ansiosos deseadores de los bienes que quieren intercambiar en el mercado: no podrían obtener la mayor recompensa posible del intercambio. Análogamente, sin la propiedad privada de los bienes, los agentes de intercambio no podrían experimentar pérdidas —en forma de falta de satisfacción de los deseos— al intercambiar con aquellos que no son los más ansiosos deseosos de los bienes que los primeros suministran.

Iniciativa empresarial y asignación de recursos

Sin embargo, antes de ser intercambiados y consumidos, los bienes de consumo deben ser producidos: aquí es donde los empresarios entran en escena. De hecho, los empresarios reciben mandatos de los consumidores: los consumidores valoran y desean bienes específicos y, por lo tanto, proporcionan a los empresarios incentivos para descubrir cuáles son esos bienes deseados y elegir las formas (y medios de producción) más eficientes para producirlos. Así, los empresarios obtienen sus beneficios por la diferencia especulativa entre los costos de producción y los ingresos procedentes de las ventas a los consumidores. Como escribe Mises,

La dirección de todos los asuntos económicos es en la sociedad de mercado una tarea de los empresarios. El suyo es el control de la producción. Están al timón y dirigen el barco... Están obligados a obedecer incondicionalmente las órdenes del capitán. El capitán es el consumidor....Si un empresario no obedece estrictamente las órdenes del público tal y como le son transmitidas por la estructura de los precios del mercado, sufre pérdidas, va a la bancarrota y, por tanto, es destituido de su posición eminente en el timón. Otros hombres que lo hicieron mejor para satisfacer la demanda de los consumidores lo reemplazan. (La acción humana, [1949] 1998, p. 270, negrita añadida)

Es fácil entender que el papel de los empresarios no es nada fácil. Son al mismo tiempo propietarios (y/o adquirentes) de los medios de producción —asumiendo así el riesgo de una mala asignación de los escasos recursos, es decir, de una mala inversión— y están encargados de anticipar correctamente los tipos, las cantidades y las valoraciones subjetivas de los bienes que demandan los consumidores. Por lo tanto, entre sus muchas funciones, los empresarios deben ser una especie de especuladores: su papel (en parte) es adivinar correctamente los deseos futuros de los consumidores, a fin de evitar la mala inversión y obtener beneficios.

Si los empresarios se equivocaran en sus especulaciones sobre el futuro, sufrirían pérdidas. De hecho, los empresarios primero pagan por adelantado para adquirir los medios de producción y luego son recompensados con ingresos. Si los empresarios no interpretan correctamente los deseos futuros de los consumidores, primero hacen los desembolsos pero luego no cosechan (suficientes) ingresos. Como explica Mises,

Los empresarios a menudo se equivocan. Pagan mucho por sus errores... Pero el verdadero empresario es un especulador, un hombre deseoso de utilizar su opinión sobre la futura estructura del mercado de operaciones comerciales que prometen beneficios... Ve el pasado y el presente como lo hacen otras personas; pero juzga el futuro de una manera diferente. (La acción humana, [1949] 1998, pág. 582, negrita añadida)

A la luz de lo expuesto hasta ahora, es evidente que los empresarios son engranajes esenciales e indispensables en la maquinaria económica, al menos mientras el mundo que habitamos se caracterice por la incertidumbre sobre el futuro y la escasez de medios de producción con usos alternativos y mutuamente excluyentes.

El socialismo es económicamente imposible

He aquí el problema del socialismo: sin propiedad privada, los precios de mercado —procedentes de valoraciones subjetivas— no pueden salir a la superficie, el mecanismo de los precios se ve perjudicado y los empresarios ya no pueden valorar los medios de producción por su utilidad para satisfacer los deseos de los consumidores. Los empresarios se quedan sin una herramienta de cálculo utilizable cuando se trata de la especulación futura y, por lo tanto, no pueden elegir cómo asignar los medios de producción. En las propias palabras de Mises,

El beneficio le dice al empresario que los consumidores aprueban sus emprendimientos; la pérdida, que desaprueban. El problema del cálculo económico socialista es precisamente éste: que en ausencia de precios de mercado para los factores de producción, no es factible el cálculo de la ganancia o la pérdida. (La acción humana, [1949] 1998, pág. 701, negrita añadida)

Y aunque los seres humanos pudieran alcanzar un conocimiento tecnológico perfecto, no serviría de nada. De hecho, el conocimiento tecnológico no tiene ningún valor por definición; puede explicar cómo lograr algo, pero no puede responder a dos preguntas: ¿Vale la pena el esfuerzo? ¿Es lo que deseamos? En otras palabras, el conocimiento tecnológico es útil cuando se trata de recetas y mezclas, pero totalmente inútil cuando se trata de evaluaciones y decisiones. Como explica Mises,

El arte de la ingeniería puede establecer cómo debe construirse un puente para atravesar un río en un punto determinado y llevar cargas definidas. Pero no puede responder a la pregunta de si la construcción de tal puente retiraría o no los factores materiales de producción y mano de obra de un empleo en el que podrían satisfacer necesidades más urgentes. (La acción humana, [1949] 1998, pág. 209, negrita añadida)

Por lo tanto, incluso concediendo a los socialistas el escenario más favorable para ellos (es decir, el conocimiento tecnológico perfecto), se verían sin embargo perjudicados al planificar la producción dentro de la economía: sin valores y precios subjetivos, no podrían elegir qué producir y a qué renunciar.

Conclusión

Los precios, que se derivan de los intercambios entre agentes que atribuyen diferentes valores subjetivos a los bienes, constituyen la señal por la que los agentes económicos (consumidores y productores/empresarios) pueden asignar cualquier bien económico a donde más se necesita: el mecanismo de los precios surge.

El mecanismo de precios puede funcionar correctamente si y sólo si los bienes económicos se valoran subjetivamente. Pero la valoración subjetiva de los bienes requiere la propiedad privada: sin propiedad privada, las ganancias y las pérdidas no se disfrutan ni se sufren en privado, lo que no proporciona ningún incentivo para asignar los recursos de la manera más eficiente.

El socialismo, al imponer la propiedad común, hace imposible la valoración subjetiva de los bienes, lo que perjudica el mecanismo de los precios. Sin precios, los empresarios no pueden calcular y asignar eficientemente los recursos. Por lo tanto, el socialismo está condenado al fracaso económico.

Author:

Fabrizio Ferrari

Fabrizio Ferrari holds a M.Sc. in Economics from Catholic University, Milan. Follow him on Twitter and Linkedin.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire