Mises Wire

Home | Wire | Por qué los gobiernos odian la descentralización y el «control local»

Por qué los gobiernos odian la descentralización y el «control local»

  • puz

12/02/2020

En las últimas décadas, muchos han afirmado que los avances en las comunicaciones y el transporte eliminarían las diferentes características políticas, económicas y culturales peculiares de los residentes de las distintas regiones de Estados Unidos. Es cierto que la diferencia cultural entre un mecánico rural y un barista urbano es menor hoy en día que en 1900. Sin embargo, las recientes elecciones nacionales sugieren que la geografía sigue siendo un factor importante para comprender las muchas diferencias que prevalecen en las distintas regiones de los Estados Unidos. Los centros urbanos, los barrios suburbanos y los pueblos rurales todavía se caracterizan por ciertos intereses culturales, religiosos y económicos que apenas son uniformes en todo el paisaje.

En un país tan grande como Estados Unidos, por supuesto, esto ha sido durante mucho tiempo una realidad de la vida estadounidenses. Pero incluso en países mucho más pequeños, como los Estados más grandes de Europa, el problema de crear un régimen nacional diseñado para gobernar a una población muy diversa ha preocupado durante mucho tiempo a los teóricos políticos. Al mismo tiempo, el problema de la limitación de este poder estatal ha interesado especialmente a los defensores del liberalismo «clásico» —incluida su variante moderna, el «libertarismo»—, que se preocupan por proteger los derechos humanos y los derechos de propiedad frente al poder de atracción de los regímenes políticos.

La «respuesta» de facto a este problema, lamentablemente, ha sido facultar a los Estados nacionales a expensas de la autodeterminación local y las instituciones que durante mucho tiempo han constituido barreras entre las personas y los Estados nacionales poderosos. Algunos liberales, como John Stuart Mill, han llegado a apoyar esto, pensando que la democracia de masas y las legislaturas nacionales podrían emplearse para proteger los derechos de las minorías regionales.

Pero no todos los liberales están de acuerdo, y algunos han comprendido que la descentralización y el mantenimiento de las instituciones locales y los centros de poder locales pueden ofrecer un obstáculo crítico al poder del Estado.

El crecimiento del Estado y la disminución de los poderes locales

Entre los mejores observadores y críticos de este fenómeno se encuentran los grandes liberales franceses del siglo XIX, que vieron cómo se desarrollaba este proceso de centralización durante el ascenso del absolutismo bajo la monarquía borbónica y durante la revolución.1

Muchos de estos liberales —Alexis de Tocqueville y Benjamin Constant en particular— comprendieron cómo la autonomía local histórica en las ciudades y regiones de toda Francia había ofrecido resistencia a estos esfuerzos por centralizar y consolidar el poder del Estado francés.

Alexis de Tocqueville explica el contexto histórico de La democracia en América:

Durante las épocas aristocráticas que precedieron a la época actual, los soberanos de Europa se habían visto privados o habían renunciado a muchos de los derechos inherentes a su poder. No hace cien años, en la mayor parte de las naciones europeas, numerosas personas y empresas privadas eran suficientemente independientes para administrar justicia, formar y mantener tropas, recaudar impuestos y, con frecuencia, incluso hacer o interpretar la ley.

Estos «poderes secundarios» proporcionaron numerosos centros de poder político más allá del alcance y control de los poderes centralizados del Estado francés. Pero a finales del siglo XVIII, estaban desapareciendo rápidamente:

En el mismo período existía en Europa un gran número de poderes secundarios que representaban los intereses locales y administraban los asuntos locales. La mayoría de estas autoridades locales ya han desaparecido; todas tienden rápidamente a desaparecer o a caer en la más completa dependencia. De un extremo a otro de Europa los privilegios de la nobleza, las libertades de las ciudades y los poderes de las entidades provinciales, están destruidos o al borde de la destrucción.

Tocqueville entendió que esto no fue un mero accidente y que no ocurrió sin la aprobación y el estímulo de los soberanos nacionales. Aunque estas tendencias se aceleraron en Francia con la Revolución, no se limitaron a Francia, y había tendencias ideológicas y sociológicas más amplias en juego:

El Estado ha retomado en todas partes, para sí solo, estos atributos naturales del poder soberano; en todos los asuntos de gobierno el Estado no tolera ningún agente intermedio entre él y el pueblo, y en los asuntos generales dirige al pueblo por su propia e inmediata influencia.

Naturalmente, a los Estados poderosos no les entusiasma tener que trabajar a través de intermediarios cuando el estado central podría en cambio ejercer el poder directo a través de su burocracia y empleando una maquinaria de coerción controlada centralmente. Así, si los estados pueden prescindir de los inconvenientes de la «soberanía local», esto permite al poder soberano ejercer su propio poder de manera más completa.

El poder de la lealtad local y las costumbres locales

Cuando los estados están dominados por un solo centro político, otros centros de la vida social y económica a menudo surgen en la oposición. Esto se debe a que la sociedad humana es por naturaleza muy diversa en sí misma, y especialmente en las diferentes regiones y ciudades. Diferentes realidades económicas, diferentes religiones y diferentes demografías (entre otros factores) tienden a producir una amplia gama de puntos de vista e intereses diversos. Con el tiempo, estos hábitos e intereses apoyados en un momento y lugar determinados comienzan a formarse en «tradiciones» locales de diversa índole.

Benjamín Constant, uno de los principales liberales franceses del siglo XIX, entendió que estas diferencias podían servir como barreras efectivas para el poder estatal centralizado. O, como señaló el historiador Ralph Raico: «Constant apreció la importancia de las tradiciones voluntarias, las generadas por la libre actividad de la propia sociedad....Constant destacó el valor de estas viejas formas en la lucha contra el poder del estado».

En su libro Principles of Politics Applicable to All Governments, Constant se queja de que muchos liberales de su época, influenciados por Montesquieu, abrazaron el ideal de la uniformidad en las leyes e instituciones políticas.

Esto, advierte Constant, es un error y tiende a crear estados centralizados más poderosos, que luego proceden a violar los mismos derechos que Montesquieu pensaba que podían ser preservados a través de la uniformidad.

Pero la uniformidad política puede llevar por caminos muy peligrosos, insiste Constant, concluyendo, «Es sacrificando todo a las ideas exageradas de uniformidad que los grandes Estados se han convertido en un azote para la humanidad». Esto se debe a que los grandes estados políticamente uniformes sólo pueden alcanzar este nivel de uniformidad empleando el poder coercitivo del estado para forzar la uniformidad en el pueblo. El pueblo no abandona fácilmente sus tradiciones e instituciones locales y por lo tanto, Constant continúa,

Es evidente que diferentes porciones de la misma gente, colocadas en circunstancias, criadas en costumbres, viviendo en lugares, que son todos diferentes, no pueden ser llevadas a absolutamente las mismas maneras, usos, prácticas y leyes, sin una coacción que les costaría más de lo que vale.

Puede que esto no «valga la pena» para el pueblo, pero parece valer la pena para el régimen. Así pues, los Estados, en los últimos siglos, han dedicado inmensas cantidades de tiempo y tesoros a romper la resistencia local, imponer los idiomas nacionales y homogeneizar las instituciones nacionales. Cuando este proceso tiene éxito, las leyes de una nación acaban reflejando las preferencias y preocupaciones de los habitantes de la región o población dominante a expensas de todos los demás. Cuando se trata de estos grandes estados centralizados, Constant escribe:

no hay que subestimar sus múltiples y terribles inconvenientes. Su tamaño requiere un activismo y una fuerza en el corazón del gobierno que es difícil de contener y degenera en despotismo. Las leyes provienen de un punto tan lejano de aquellos a quienes se supone que se aplican que el efecto inevitable de tal distancia es un error grave y frecuente. Las injusticias locales nunca llegan al corazón del gobierno. Situado en la capital, toma las vistas de sus alrededores o como mucho de su lugar de residencia para las de todo el Estado. Una circunstancia local o pasajera se convierte así en la razón de una ley general, y los habitantes de las provincias más distantes se ven repentinamente sorprendidos por innovaciones inesperadas, una severidad inmerecida, reglamentos vejatorios, que socavan la base de todos sus cálculos y todas las salvaguardias de sus intereses, porque a doscientas leguas de distancia hombres que son totalmente extraños a ellos tuvieron algún indicio de agitación, adivinaron ciertas necesidades o percibieron ciertos peligros.

Para Constant, la diversidad entre las comunidades no debe ser vista como un problema a resolver, sino más bien como un baluarte contra el poder del Estado. Además, no basta con hablar sólo de las libertades y prerrogativas individuales cuando se discuten los límites del poder del Estado. Más bien, es importante fomentar activamente la independencia institucional local también:

Los intereses y recuerdos locales contienen un principio de resistencia que el gobierno sólo permite con pesar y que desea desarraigar. Hace que el trabajo de los individuos sea aún más corto. Rueda su inmensa masa sin esfuerzo sobre ellos, como sobre la arena.

En última instancia, esta fuerza institucional local es clave porque para Constant el poder estatal puede limitarse con éxito cuando es posible «combinar hábilmente las instituciones y colocar en ellas ciertos contrapesos contra los vicios y debilidades de los hombres».

Lamentablemente, parece que incluso los últimos vestigios institucionales del localismo están siendo atacados por las fuerzas de la centralización política. Ya se trate de los ataques al Brexit en Europa o de las denuncias del colegio electoral de Estados Unidos, incluso los limitados y débiles llamamientos al control local y a la autodeterminación son recibidos con el mayor desprecio por parte de innumerables expertos e intelectuales. Dos siglos después de Tocqueville y Constant, los regímenes siguen reconociendo la descentralización como una amenaza. Quienes buscan limitar el poder del Estado deben captar la indirecta.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire