Mises Wire

Home | Wire | Por qué la UE sigue luchando contra el Brexit

Por qué la UE sigue luchando contra el Brexit

  • brexit trade agreements free trade eurozone

Etiquetas Descentralización y SecesiónProteccionismo y Libre ComercioHistorial Mundial

El referéndum del Brexit de 2016 fue la culminación de un debate que había estado en curso durante años. Mientras que el Leave promovía la retórica que apuntaba a la UE como una entidad ilegítima y despótica que amenazaba la libertad de todos los ciudadanos británicos, las instituciones de la UE junto con la política y los medios de comunicación que apoyaban el Remain hicieron caso omiso de la mayoría de las preocupaciones planteadas por el Leave para centrarse en las piezas que podrían ser fácilmente etiquetadas como xenófobas o antieuropeas. Fue difícil encontrar alguna conversación constructiva sobre las motivaciones de los ciudadanos que apoyaban la opción de la licencia. Sin embargo, escuchar lo que dijo el Leave muestra que detrás de Brexit hay un complejo de cuestiones interconectadas sobre en qué se ha convertido la UE y qué perspectivas propone la UE para el futuro.

Sin embargo, la oposición a la UE se ha basado durante mucho tiempo en el creciente poder de la burocracia de la UE sobre los Estados miembros y sus poblaciones. Durante su último discurso ante el Parlamento de la UE, el diputado del Reino Unido Nigel Farage resumió su punto de vista recordando que el Reino Unido había firmado un acuerdo para facilitar las relaciones comerciales, la reciprocidad y los intercambios de conocimientos científicos y técnicos, todo ello para fomentar la colaboración entre los europeos. El Sr. Farage señaló que los acuerdos iniciales nunca incluyeron el marco jurídico para la puesta en práctica de una burocracia compuesta por tecnócratas no elegidos que intervienen en los asuntos normalmente controlados por los Estados. También recordó a su público los problemas que aparecen y se agravan con las burocracias diseñadas para que a una minoría de individuos se le conceda poder sin tener que rendir cuentas.

Brexit en una cáscara de nuez: ¿qué está (realmente) en juego?

El poder de la UE descansa en muchos aspectos en sus ingresos, y esta es una de las razones por las que la UE ha luchado durante tanto tiempo contra la salida británica.

Para comprender la importancia de la salida del Reino Unido de la UE, hay que tener en cuenta que el Reino Unido es la quinta economía más grande del mundo. Con una población de 65 millones de habitantes, el Reino Unido representa alrededor del 13 por ciento de la población de la UE, mientras que su economía representa el 18 por ciento del PIB de Europa. Esto hace que el Reino Unido sea la segunda economía más grande de la UE. Para poner esto en perspectiva, el Reino Unido es tan rico y poderoso como las diecinueve economías más débiles de la UE juntas. Esto demuestra que, aunque Brexit no es una transición fácil para el Reino Unido, no estará exenta de consecuencias para la UE.

La UE debería sentir las consecuencias económicas del Brexit en tres etapas. A corto plazo, está la pérdida de la contribución británica al presupuesto comunitario. Como la contribución de los Estados miembros al presupuesto de la UE depende de su PIB, es comprensible que detrás del Brexit haya consecuencias financieras considerables. A veces se ha dicho que las negociaciones, desde el día después de la votación inicial del Brexit y a lo largo de su interminable duración, sólo sirvieron para perpetuar las contribuciones inglesas al presupuesto de la UE que, de otro modo, deberían haber sido compensadas principalmente por Alemania y Francia. A mediano plazo, ambas partes deben redefinir los acuerdos para asegurar la continuidad de las relaciones comerciales y de negocios. Las conversaciones comerciales deberían continuar hasta el 31 de diciembre de 2020, cuando se sabrá si el período de transición ha permitido a ambas partes establecer puntos fuertes de convergencia. Por último, a largo plazo, al haberse liberado el Reino Unido de todas las reglamentaciones europeas, hay muchas posibilidades de que se desarrolle en él un modelo económico y social que compita con el preconizado e impuesto por la UE a sus miembros. El Reino Unido será libre de concluir acuerdos comerciales con nuevos socios y podría llegar a un acuerdo ventajoso con una UE que no puede prescindir ni del mercado británico ni de su ejército, mientras que con la retirada de los británicos, los gastos militares de Europa se reducen en un 21%.

Destino de la UE: de fomentar la colaboración a potenciar una nueva forma de estatismo continental

En cualquier caso, el poder regulador de la UE ha crecido con el tiempo.

Hasta el tratado de Maastricht de 1992, la Comunidad Económica Europea aplicó el principio de subsidiariedad limitándose a sus áreas de competencia exclusiva. Las competencias exclusivas de la unión eran la Unión Aduanera; el establecimiento de las normas de competencia necesarias para el funcionamiento del mercado interior; la política monetaria de los Estados miembros cuya moneda es el euro; la conservación de los recursos biológicos marinos en el marco de la política pesquera común; la política comercial común; y la celebración de acuerdos internacionales. En cuanto a los obstáculos al comercio, la UE ha sido beneficiosa cuando ha puesto fin a las barreras aduaneras y a las repetidas devaluaciones que eran un medio para que las empresas evitaran la necesidad de aumentar la productividad. La integración europea, tal como se produjo hasta el Acta Única Europea de 1986 (que precedió al tratado de 1992), ha hecho que las economías europeas sean más modernas y más competitivas.

La UE en su forma actual es diferente en el sentido de que tiene «competencias compartidas» con los Estados miembros, «competencias para apoyar, coordinar o complementar la acción de los Estados miembros» y, por último, «competencias para tomar medidas para asegurar que los Estados miembros coordinen sus políticas». A la Europa del libre comercio se añadió la Europa de las normas, las regulaciones y el lobby. Ya no existe el principio de subsidiariedad, y la UE puede interferir en campos como la cultura o las políticas sociales. Con la ampliación de sus prerrogativas, la UE se ha convertido en una organización burocrática cuyos órganos institucionales centralizan continuamente los poderes. La UE presiona para reducir las disparidades económicas y sociales entre sus miembros, lo que induce a relaciones conflictivas entre algunos países europeos y las instituciones europeas. El Reino Unido a menudo disiente dentro de la UE y argumenta en contra de las políticas de la UE mientras solicita exenciones. Durante los debates en el Parlamento de la UE, un diputado afirmó que el Brexit comenzó cuando la UE concedió excepciones y que fue esto lo que perjudicó la integración bajo un esquema regulador homogéneo. Lejos de cuestionar esta búsqueda de homogeneización de los espacios políticos y económicos de la UE, afirmó que la solución para evitar tales catástrofes era garantizar que nunca se concediera un trato similar en el futuro.

Quedan muchos defensores de las instituciones de la Unión Europea, que se consideran guardianes de la «estabilidad continental». También se sostiene que la UE es un poderoso instrumento que constituye un sistema de equilibrios para proteger los derechos individuales contra la invasión de los Estados miembros. Para los partidarios de una gobernanza mínima, sería preferible disminuir el poder del gobierno a nivel nacional en lugar de añadir una capa de instituciones que actúen a nivel continental. La UE puede parecer una entidad protectora, pero las estructuras centralizadas nunca son políticamente neutrales y no están exentas de excesos de reglamentación o abusos de poder. Con el tiempo tienden a distanciarse del punto de vista de los ciudadanos. Los tecnócratas que trabajan desde el interior se convencen de que saben más y que esto justifica las intrusiones y la interferencia en los asuntos de los demás.

Aunque el Brexit ahora parece ser un trato hecho, la burocracia de la UE puede encontrar maneras de castigar al Reino Unido por su independencia. Además, la UE puede utilizar la experiencia de Brexit como una razón para limitar aún más la libertad de los Estados miembros a fin de evitar cualquier salida futura de otros Estados miembros. Esto representa una especie de enganche y engaño para los Estados miembros que fue vendido como una oportunidad para unirse a un bloque de libre comercio y una oportunidad de participar en una Europa más cooperativa. La realidad actual es algo muy diferente.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire