Mises Wire

Home | Wire | Por qué la propiedad intelectual no es necesaria para recompensar la innovación

Por qué la propiedad intelectual no es necesaria para recompensar la innovación

  • iphone

Etiquetas Burocracia y regulación

El concepto de la ventaja del pionero se basa en un único pilar intuitivo: el conocimiento tarda en difundirse por toda la sociedad. Cuando un empresario mezcla sus conocimientos existentes y crea una nueva idea —es decir, innova— es él quien mejor conoce esa idea que acaba de inventar. Al materializar esta idea, es un hecho que no todo el mundo en la sociedad conoce inmediatamente esta innovación ni su funcionamiento. Esto da al empresario innovador una ventaja temporal antes de que sus competidores (1) se enteren de la existencia de esta innovación, (2) decidan hacer ingeniería inversa y (3) aprendan a replicarla y a hacerla funcionar tan eficazmente como él.

De este modo, podemos decir que la ventaja del pionero es una especie de «efecto Cantillon del conocimiento». El efecto Cantillon afirma que el dinero no es neutral, que no toda la sociedad se ve afectada simultáneamente por la inyección de nuevo papel moneda. Así, cuando se acuña nueva moneda, ésta sigue una determinada trayectoria en la economía, beneficiando más a los primeros receptores que a los últimos. Los primeros receptores se benefician porque tienen una ventaja —un beneficio temporal— al gastar su dinero en un momento en el que los precios no han sido alterados por la inflación. Así, los receptores tempranos se vuelven más ricos en comparación con los receptores tardíos.

Del mismo modo, cuando se crean nuevos conocimientos, éstos no repercuten en toda la sociedad al mismo tiempo. El conocimiento y la información son, pues, «asimétricos» en el sentido de que no todo el mundo lo sabe todo. Los que «acuñan» este nuevo conocimiento tienen un beneficio temporal —una ventaja— al ponerlo en práctica en un momento en el que sus competidores ni siquiera han oído hablar de él. A medida que este nuevo conocimiento se difunde por la sociedad, los consumidores acuden a este empresario innovador, y si su innovación les satisface más que lo que ofrecen sus competidores, el empresario obtendrá un beneficio. Con esta expansión de capital, el empresario puede ampliar sus operaciones y construir más de esta innovación.

Al perder los consumidores frente a este empresario creativo, sus competidores sufren pérdidas (esto es lo que Schumpeter denominó «destrucción creativa») y, por tanto, se ven obligados por el mecanismo de pérdidas y ganancias a buscar una forma de replicar el invento. Esto, sin embargo, lleva más tiempo, y para cuando han conseguido hacer ingeniería inversa y empezar a construirlo, el empresario ha tenido un tiempo considerable y ha adquirido suficiente capital nuevo para ampliar sus propias operaciones y construir varias réplicas más de su nueva innovación.

Suponiendo que no existan leyes de propiedad intelectual (PI), a medida que otros empresarios aprendan más sobre esta innovación -en otras palabras, a medida que el efecto Cantillon del conocimiento se extienda por toda la sociedad-, ellos mismos comenzarán a mejorar esta innovación en un intento de replicar el avance. Cuando esto ocurra, estos empresarios obtendrán una ventaja pionera en sus propias innovaciones.

En última instancia, los consumidores son los que más se benefician en este circo volante de la innovación. La sociedad se ve impulsada a que los empresarios construyan sobre otras innovaciones, creen más y más conocimiento y se expandan más y más en función de lo que satisfagan a los consumidores.

Este concepto es extremadamente útil para resolver una de las principales objeciones a la derogación de las leyes de propiedad intelectual. Cuando alguien propone acabar con las leyes que monopolizan las ideas, la primera objeción que se plantea suele ser ésta: «¡Bueno, las grandes empresas se limitarán a copiar al empresario al instante!».

De hecho, este fue uno de los primeros argumentos esgrimidos por Richard Epstein en su debate contra el abogado especializado en propiedad intelectual Stephan Kinsella.

Sin leyes de propiedad intelectual, el empresario no puede sentarse a cobrar la renta de su innovación, ya que sus competidores están en marcha para realizar ingeniería inversa y mejorarla. Se ve obligado a innovar continuamente, a ampliar sus operaciones y a satisfacer cada vez más a los consumidores para mantener su negocio a flote.

Sin embargo, con las leyes de propiedad intelectual, no hay presión competitiva para que el empresario siga mejorando su innovación. Como el Estado impide que sus competidores realicen ingeniería inversa de su innovación, este empresario obtiene efectivamente un monopolio en el sector. A medida que pasa el tiempo, las pérdidas se vuelven abrumadoras y la mayoría de los competidores abandonan el negocio, el sector queda monopolizado por una sola entidad.

Un gran ejemplo de un empresario que innovó, tuvo una ventaja pionera y, gracias a las leyes de propiedad intelectual, consiguió crear un monopolio es Steve Jobs y Apple, su empresa. Steve innovó con el iPhone y revolucionó la industria de los teléfonos inteligentes, provocando la caída absoluta de Nokia, en aquel momento el mayor fabricante de teléfonos inteligentes. Esta es una demostración práctica de cómo las ventajas de los pioneros generan destrucción creativa. Sin embargo, debido a las leyes de propiedad intelectual, otros empresarios no pudieron mejorar o replicar el iPhone. Esta desafortunada realidad dio lugar a un estancamiento creativo, ya que Apple se quedó sentada y liberada de ser eficiente por la ley estatal.

Esta monopolización de una idea debido a la intervención del Estado dio lugar a la cartelización de la industria de los teléfonos inteligentes y a una absurda concentración de la riqueza en Apple. Sin las leyes de propiedad intelectual, Apple habría seguido creciendo y obteniendo beneficios considerables y Nokia habría seguido siendo derribada. Pero otros empresarios habrían podido mejorar el iPhone y reproducirlo, ejerciendo una considerable presión competitiva sobre Apple. Esto habría dado lugar a un nuevo entorno más libre y no habría conducido a una concentración de riqueza tan grande en Apple. La empresa probablemente habría seguido siendo grande, pero ni de lejos tan grande como ahora ni tan creativamente estancada.

En resumen, la ventaja de un pionero es la ventaja temporal que tiene un empresario después de innovar, lo que le concede un tiempo considerable para crear riqueza y cuota de mercado antes de que este conocimiento se extienda a otros empresarios y ellos mismos empiecen a mejorar y replicar la innovación. Ni que decir tiene que, en última instancia, esto es lo que más beneficia a los consumidores y a la sociedad en general.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here