Mises Wire

Home | Wire | Por qué es probable que el plan de recuperación europeo fracase

Por qué es probable que el plan de recuperación europeo fracase

  • euros stimulus eu ecb

Etiquetas Bienestar CorporativoSubsidios CorporativosHistorial Mundial

06/16/2020

El plan de estímulo de 750.000 millones de euros anunciado por la Comisión Europea ha sido recibido con euforia por muchos analistas macroeconómicos y bancos de inversión. Sin embargo, debemos ser cautelosos. ¿Por qué? Muchos argumentarían que una respuesta rápida y decisiva a la crisis con una inyección de liquidez que evite un colapso financiero y un fuerte impulso fiscal que consolide la recuperación son medidas abrumadoramente positivas. Pero la historia y la experiencia nos dicen que el riesgo de decepción en cuanto al impacto positivo en la economía real no es pequeño.

La historia de los planes de estímulo en la eurozona debería alertarnos contra el excesivo optimismo.

Como recordarán, la Unión Europea puso en marcha en julio de 2009 un ambicioso proyecto de crecimiento y empleo llamado «Plan Europeo de Recuperación Económica». Un estímulo del 1,5 por ciento del PIB para crear «millones de empleos en infraestructura, obras civiles, interconexiones y sectores estratégicos». Europa iba a salir de la crisis más fuerte que los Estados Unidos gracias al impulso keynesiano del gasto público. Sin embargo, se destruyeron 4,5 millones de puestos de trabajo y el déficit casi se duplicó mientras la economía se estancaba. Esto fue después de que el balance del Banco Central Europeo se duplicara entre 2001 y 2008. Ese enorme plan no sólo no ayudó a la zona del euro a salir más fuerte de la crisis, sino que podemos debatir si la prolongó, ya que en 2019 todavía había signos de debilidad evidente. Los aumentos de impuestos y los obstáculos a la actividad privada que acompañaron a este gran paquete de gastos retrasaron la recuperación, que en todo caso fue más lenta que la de economías comparables.

También debemos desmantelar la idea de que el Banco Central Europeo no apoyó la economía en la crisis de 2008: dos enormes programas de recompra de bonos soberanos con Trichet como presidente del Banco Central Europeo, recortes en los tipos de interés del 4,25 por ciento al 1 por ciento desde 2008 y compras de más de 115.000 millones de euros en bonos soberanos. A finales de 2011, el BCE era el mayor titular de la deuda española mientras que se le acusaba de inacción.

Durante todo este tiempo, el balance del BCE fue mayor que el de la Reserva Federal con respecto al PIB, y en mayo de 2020 se sitúa en el 44 por ciento del PIB en comparación con el 30 por ciento de la Reserva Federal.

Los estímulos nunca se han detenido en la eurozona. Un plan de recompra adicional del BCE, además de los programas de liquidez de las operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTRO) con Draghi, llevó a los bonos soberanos a sus rendimientos más bajos de la historia y el BCE compró casi el 20 por ciento de la deuda total de los principales estados. Este fue un plan de expansión del balance tan excesivo que a finales de mayo de 2020 el exceso de liquidez en el BCE era de 2,1 billones de euros. El exceso de liquidez era apenas de 125.000 millones de euros cuando se lanzó el llamado plan de estímulo de 2014.

Nadie puede negar que el impacto de estos enormes planes en el crecimiento, la productividad y el empleo ha sido más que decepcionante. Salvo un breve período de euforia en 2017, las revisiones a la baja del crecimiento de la zona del euro han sido constantes y han culminado con el estancamiento de Francia e Italia, el borde de la recesión en Alemania y una importante desaceleración en España en el cuarto trimestre de 2019. Las excusas del Brexit y la guerra comercial no ocultaron el hecho de que el resultado económico del estímulo ya era más que pobre.

Tenemos otro ejemplo importante de precaución. El llamado Plan Juncker, o «Plan de Inversión para Europa», considerado la solución a la falta de crecimiento de la Unión Europea, también tuvo un resultado extremadamente pobre. Movilizó 360.000 millones de euros, muchos de ellos para proyectos que no tenían un retorno económico real o un efecto en el crecimiento. Las estimaciones de crecimiento en la zona del euro se redujeron drásticamente, el crecimiento de la productividad se estancó y la producción industrial cayó en diciembre de 2019 al nivel más bajo de los últimos años.

También debemos ser cautelosos con los planes verdes. No podemos olvidar que una parte muy importante del plan «verde» de la Unión Europea ataca la demanda a través de aumentos de impuestos y medidas proteccionistas como un impuesto fronterizo a los países que no han firmado el Acuerdo de París (pero no a los que no lo cumplen, que no corren ningún riesgo). Esto limita las posibilidades de recuperación y aumenta la posibilidad de una nueva guerra comercial.

No podemos ignorar el impacto negativo en la industria y el empleo de los planes de política «verde» masiva de la zona del euro de 2004 a 18, que hizo que los países de la UE sufrieran las facturas de electricidad y gas natural de los hogares el doble que en los Estados Unidos, mientras el crecimiento se estancaba.

¿Cuál es el problema de los planes de estímulo europeos en comparación con los de los Estados Unidos? La primera y más importante es que provienen de la planificación central de la economía dirigida. Estos son planes con un componente muy fuerte de decisiones políticas sobre dónde y cómo se invierten. La planificación política es una parte esencial de esos estímulos y, como tal, genera un crecimiento deficiente y resultados débiles. Así, uno de los grandes problemas es que se están «estimulando» sectores que ya sufren de sobrecapacidad, o se está generando una falsa señal de demanda a través de subsidios, lo cual genera problemas de capital de trabajo y un alarmante incremento en el número de empresas zombies. Según el Banco de Pagos Internacionales, el número de empresas zombi en Europa ha explotado en medio de planes de estímulo. El pasado es rescatado y la economía es zombificada.

Otro gran problema es que se estimulan los sectores equivocados mientras mueren miles de pequeñas empresas que no tienen acceso al crédito o al favor político. No es una coincidencia que la zona euro destruya las empresas más innovadoras o impida su crecimiento cuando la regulación obliga a que el 80% de la economía real se financie a través del canal bancario (mientras que en Estados Unidos no llega al 30%). ¿Te imaginas a Apple o Netflix creciendo a través de préstamos bancarios? Imposible.

Otro gran problema es la obsesión por la redistribución. Al penalizar fiscalmente a los sectores de alta productividad y subvencionar a las industrias de baja productividad, manteniendo al mismo tiempo el gasto público por encima del 40% del PIB a cualquier costo mediante impuestos más altos, la Unión Europea incurre en un enorme riesgo de mala inversión. No es una coincidencia que Europa no tenga campeones tecnológicos. Los asusta perpetuando a los obsoletos campeones nacionales y penalizando la remuneración por méritos y la inversión alternativa a través de los impuestos.

Nada de lo que acabamos de discutir cambios en el recién anunciado paquete de planes. Es lo mismo, pero mucho más grande. Y no podemos creer que esta vez será diferente. Aunque nos hablan de planes ecológicos, la gran mayoría de los rescates serán para el aluminio y el acero, los automóviles, las aerolíneas y las refinerías. Mientras tanto, un enorme aumento de los impuestos sobre el ahorro y la inversión puede ahogar aún más a las empresas de nueva creación, la inversión en investigación y desarrollo y las empresas innovadoras.

El problema de la Unión Europea nunca ha sido la falta de estímulos, sino el exceso de éstos. La Unión Europea ha encadenado un plan de estímulo estatal tras otro desde su creación. Esta crisis necesitaba un fuerte impulso al mérito, la innovación, el capital privado y la iniciativa empresarial con medidas de oferta. Me temo que, de nuevo, se ha decidido rescatar todo lo del pasado y dejar morir el futuro.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Euros
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire