Mises Wire

Home | Wire | Por qué el fin del petrodólar anuncia problemas al régimen de EEUU

Por qué el fin del petrodólar anuncia problemas al régimen de EEUU

  • petrodollar

Etiquetas Dinero y bancosEconomía de EEUUGuerra y política exterior

01/31/2023

El 17 de enero, el ministro saudí de Finanzas, Mohammed Al-Jadaan, anunció que el Estado saudí está abierto a vender petróleo en divisas distintas del dólar. «No hay ningún problema en discutir cómo liquidamos nuestros acuerdos comerciales, ya sea en dólares de EEUU, en euros o en riales saudíes», declaró Al-Jadaan a Bloomberg TV.

Si el régimen saudí adopta efectivamente un comercio sustancial en monedas distintas del dólar como parte de su negocio de exportación de petróleo, esto señalaría un alejamiento del dólar como moneda dominante en los pagos mundiales de petróleo. O dicho de otro modo, supondría el fin del llamado petrodólar.

Pero, ¿de qué magnitud es este cambio? Con los comentarios cada vez más frecuentes de Arabia Saudí sobre el comercio en divisas distintas del dólar, también hemos visto un número creciente de expertos que anuncian el «colapso» del dólar o la implosión inminente del poder mundial del dólar.

¿Un alejamiento del dólar en el comercio mundial de petróleo conducirá realmente a una gran caída relativa del dólar? Probablemente y con el tiempo. Pero antes tendrían que caer otras fichas de dominó, sobre todo la que llamamos «eurodólares».

Por otra parte, sería una tontería descartar simplemente el posible fin de la preferencia saudí por el dólar. En efecto, el fin del petrodólar debilitaría el dólar, aunque ello no supondría un golpe mortal en sí mismo. Además, es especialmente temerario ignorar el estatus del petrodólar porque ese estatus también tiene implicaciones geopolíticas. Los comentarios saudíes sobre el dólar indican que los saudíes ya no consideran que su alianza con los Estados Unidos sea tan importante como lo ha sido desde la década de 1970. Lo que no es un problema económico inmediato para el régimen de EEUU o para el dólar puede ser, sin embargo, un problema geopolítico inmediato.

En contexto, probablemente la mejor manera de ver el posible fin del petrodólar es considerarlo como una pieza de la parte de la economía mundial basada en el dólar. Desde la década de 1950, el dólar ha experimentado un inmenso apoyo en términos de comercio e inversión mundial y en términos de reservas de dólares en manos de extranjeros. Esto ha apuntalado enormemente la demanda de deuda de los EEUU y de dólares, lo que ha tenido enormes efectos desinflacionistas en la economía nacional de los EEUU. Es decir, los dólares recién creados son absorbidos por extranjeros que quieren y necesitan dólares para pagar la deuda denominada en dólares y para alimentar las reservas bancarias. Pero si el dominio mundial del dólar está realmente en declive, podríamos esperar tanto una mayor inflación de los precios internos como unos tipos de interés más altos de lo que los americanos se han acostumbrado en los últimos treinta años. En otras palabras, a medida que el dólar disminuya, el régimen de EEUU ya no podrá monetizar la deuda y amontonar nuevos e inmensos déficits sin temor a una elevada inflación de precios o a la caída de los precios del Tesoro. El fin del petrodólar no es una razón para que cunda el pánico ahora mismo, pero es la última señal de que el poder del régimen de EEUU a través del dólar está siendo frenado.

¿Qué es el petrodólar?

El petrodólar es el resultado de los esfuerzos de los EEUU por asegurarse el acceso al petróleo de Oriente Medio y, al mismo tiempo, atenuar la caída del dólar a principios de la década de 1970.

En 1974, el dólar de EEUU se encontraba en una situación precaria. En 1971, gracias al gasto despilfarrador tanto en programas de guerra como de bienestar interno, los Estados Unidos ya no podía mantener un precio mundial fijo para el oro en consonancia con el sistema de Bretton Woods establecido en 1944. El valor del dólar en relación con el oro cayó a medida que aumentaba la oferta de dólares como subproducto del creciente gasto deficitario. Los gobiernos e inversores extranjeros empezaron a perder la fe en el dólar.

En respuesta a estos acontecimientos, Richard Nixon anunció que de los EEUU abandonaría el sistema de Bretton Woods. El dólar empezó a flotar frente a otras monedas. Como era de esperar, esta devaluación no restableció la confianza en el dólar. Además, los EEUU no había hecho ningún esfuerzo por frenar el gasto deficitario. Así pues, de los EEUU necesitaba seguir encontrando formas de vender deuda pública sin que subieran los tipos de interés. Es decir, los EEUU necesitaba más compradores para su deuda. La motivación para encontrar una solución creció aún más después de 1973, cuando la primera crisis del petróleo exacerbó aún más la inflación de precios alimentada por el déficit que estaban sufriendo los americanos.

Pero en 1974, la enorme afluencia de dólares de EEUU a Arabia Saudí, el principal exportador de petróleo, sugirió una solución. Nixon llegó a un acuerdo por el que de los EEUU compraría petróleo a Arabia Saudí y le proporcionaría ayuda militar y equipamiento. A cambio, los saudíes utilizarían sus dólares para comprar bonos del Tesoro y ayudar a financiar el déficit presupuestario de los EEUU.

Desde el punto de vista de las finanzas públicas, parecía que todos salían ganando. Los saudíes recibirían protección frente a enemigos geopolíticos, y los EEUU obtendría un nuevo lugar donde descargar grandes cantidades de deuda pública. Además, los saudíes podrían aparcar sus dólares en inversiones relativamente seguras y fiables en los EEUU. Esto se conoció como «reciclaje de petrodólares». Al gastar en petróleo, los EEUU creaba una nueva demanda de deuda y dólares de EEUU.

Con el paso del tiempo, gracias al dominio de Arabia Saudí en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el dominio del dólar se extendió al conjunto de la OPEP, lo que significó que el dólar se convirtió en la moneda preferida para las compras de petróleo en todo el mundo.

Este acuerdo del petrodólar demostró ser especialmente importante en las décadas de 1970 y 1980, cuando Arabia Saudí y los países de la OPEP controlaban más del comercio de petróleo que ahora. También vinculaba estrechamente los intereses de los EEUU a los saudíes, asegurando la enemistad de los EEUU hacia los rivales tradicionales del reino, como Irán.

El petrodólar es un tipo de eurodólar

Sin embargo, desde el punto de vista económico, el petrodólar siempre ha sido un tipo de eurodólar.

¿Qué es un eurodólar? Según Robert Murphy:

El término eurodólar se refiere en realidad a cualquier depósito denominado en dólares de EEUU mantenido en una institución financiera fuera de los Estados Unidos, o incluso a un depósito en dólares de EEUU mantenido por un banco extranjero dentro de América. Por lo tanto, no tiene nada que ver con la moneda euro, y no se limita a los dólares mantenidos en Europa; son depósitos en dólares que no están sujetos a las mismas regulaciones que los dólares de EEUU mantenidos por bancos americanos, ni están garantizados por la protección de la FDIC (Corporación Federal de Seguros de Depósitos) (y por lo tanto tienden a obtener una mayor tasa de rentabilidad).

El comercio de eurodólares es enorme, aunque es difícil cuantificar exactamente su magnitud. Una estimación sitúa los activos en eurodólares en torno a los 12 billones de dólares. Para contextualizar, podemos considerar que todos los activos de los bancos de los EEUU ascienden a unos 22 billones de dólares. O dicho de otro modo, «la banca extraterritorial en dólares asciende ahora a cerca de la mitad del total de EEUU». Así pues, la economía del eurodólar es muy grande, y esta «zona dólar» es también un componente clave de muchas de las principales economías del mundo, dado que la mitad o más de la economía mundial se encuentra en esa zona.

En cambio, en 2020, el comercio de petrodólares ascendía a menos de 3,5 billones de dólares anuales. Esto no es insignificante, por supuesto, pero incluso una reducción considerable de esta cantidad no provocará por sí sola el colapso de la demanda mundial del dólar (en relación con otras divisas). Con tantos billones en préstamos denominados en dólares flotando por la economía mundial, el petrodólar sigue siendo sólo un trozo de un pastel más grande.

No obstante, también podríamos concluir que el fin del petrodólar forma parte de una tendencia más amplia e importante de alejamiento del dólar. El tamaño relativo del mercado del eurodólar ha disminuido desde 2008, pasando de un máximo del 87% del tamaño del sistema bancario de EEUU a menos del 60%. Mientras tanto, la proporción de dólares de EEUU en las reservas de los bancos centrales extranjeros ha caído, pasando del 71% hace veinte años al 60% en la actualidad. Se trata del nivel más bajo en veinticinco años. Rusia, China e India han mostrado su interés por liberar la economía mundial del dólar.

Aunque esta tendencia continúe, la demanda de dólares no desaparecerá la semana que viene, ni el mes que viene, ni el año que viene. La economía mundial sigue atesorando billones de dólares de deuda denominada en dólares, y al menos por ahora, eso significa que sigue habiendo demanda de dólares. Además, el dólar sigue siendo una de las divisas más seguras para tener a mano, dado que los bancos centrales de Japón, Europa, Reino Unido y China, apenas abrazan el «dinero duro». Dado que la economía de los EEUU sigue siendo enorme, y que los bonos del Tesoro EEUU siguen siendo al menos tan seguros como los bonos de otros regímenes, los extranjeros seguirán teniendo muchos dólares a mano para comprar activos de los EEUU. Esto también es cierto porque, a pesar del mito de que «América ya no fabrica nada», los extranjeros también compran productos y servicios de los EEUU.

Sin embargo, esto no significa que todo vaya bien para el dólar. Un alejamiento del dólar —incluso a cámara lenta— significará un aumento del coste de la vida para los americanos. Con menos extranjeros reteniendo dólares, la galopante inflación monetaria actual del régimen de EEUU creará más inflación de precios internos. En otras palabras, el alejamiento del dólar significará que el régimen de EEUU deberá monetizar menos la deuda nacional si desea evitar una inflación galopante. También conducirá probablemente a la necesidad de pagar tipos de interés más altos por los bonos del gobierno de EEUU, y eso significará la necesidad de más dinero de los contribuyentes para el servicio de la deuda. Significará que al régimen de EEUU le resultará más difícil financiar cada nueva guerra, programa y proyecto favorito que se le ocurra a Washington.

La geopolítica del petrodólar

Los efectos más evidentes a corto plazo del alejamiento del petrodólar se producirán en la geopolítica más que en el orden monetario. Además de señalar que ya no está casada con el dólar, Arabia Saudí también ha anunciado recientemente su apertura hacia Rusia y su voluntad de unirse a las naciones Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS). Este cambio en los intereses estratégicos de Arabia Saudí plantea potencialmente una amenaza inmediata para los intereses estratégicos de EEUU, en la medida en que el régimen de EEUU se ha acostumbrado a dominar toda la región del Golfo Pérsico a través de los vínculos saudíes de los EEUU. Un alejamiento saudí del petrodólar magnificará este cambio. Ello bastará para amenazar aún más el estándar de vida americano, pero no para acabar con el dólar. Después de todo, la libra esterlina no dejó de existir tras su propia caída de su cacareada posición como moneda de reserva mundial preferida. Pero sí se volvió mucho menos poderosa. El dólar va en la misma dirección.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Images